El origen del Blue Monday, el día más triste del año y las críticas a quien lo inventó
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images

El origen del Blue Monday, el día más triste del año y las críticas a quien lo inventó

Las deudas, el clima, la falta de motivación y las frustradas resoluciones de año nuevo son algunos de los factores que el psicólogo Cliff Arnall tuvo en cuenta para calcular cuál es el día más triste del año.
Getty Images
18 de enero, 2020
Comparte

Puede que no lo hayas notado, pero se supone que este es el día más triste del año, al menos en el hemisferio norte.

En muchos lugares llueve y hace frío. Pocos bolsillos se han recuperado de los excesos navideños. Y de las resoluciones de año nuevo, ¿quién se acuerda?

Por eso este 18 de enero, el tercer lunes de enero, es conocido en inglés como “Blue Monday”, que en español traduce “lunes triste”.

Las redes sociales están llenas de “mensajes de ánimo” para pasar estas 24 horas deprimentes. Este lunes en Twitter es tendencia la etiqueta #BlueMonday.

¿Pero de verdad es un día triste? ¿De dónde viene esta idea?

El día malo

Todo empezó en 2005 con el intento del psicólogo Cliff Arnall de diseñar una fórmula para calcular cuál es el peor día del año.

Además del clima, los excesos navideños y las frustradas resoluciones de año nuevo, Arnall también introdujo en sus cálculos los niveles de motivación y la necesidad de tomar medidas.

Su resultado ha sido cuestionado pero cada año se comenta, se critica y se debate sobre este día.

El origen de esta fórmula fue una campaña publicitaria para la compañía de viajes Sky Travel, ya desaparecida.

Arnall, que trabajó en un centro adjunto de la Universidad de Cardiff (Gales) y ahora imparte cursos sobre la felicidad y el bienestar personal, ha sido criticado por algunos compañeros de profesión.

Según contó Arnall al diario británicoThe Telegraph en una entrevista en 2010, al principio le pidieron que calculara “cuál sería el mejor día para planificar las vacaciones de verano”.

Pero Arnall, pensando en lo que le cuentan sus pacientes, analizó los factores que estresan a quienes acuden a sus talleres y concluyó que el tercer lunes de enero “es particularmente deprimente”.

El neurocientífico Dean Burnett, que trabajó en el departamento de psicología de la británica Universidad de Cardiff, tachó la fórmula de “pseudociencia sin sentido” en un artículo en el diario británico The Guardian.

Para el científico Ben Goldacre, las ecuaciones de Arnall son “estúpidas y algunas de ellas ni siquiera tienen sentido matemático”, escribió en The Guardian.

“No es ninguna sorpresa, puesto que vienen preparadas por compañías de relaciones públicas que solo buscan el nombre de un científico”, agregó.

Mensajes felices

La fecha en el calendario ha servido para que las redes sociales se inunden de mensajes de ánimo y buenos propósitos para contrarrestar el que se supone que es el día más triste del año.

Pero también hay empresas que intentan aprovechar el tirón de este día para ofrecer algún producto con el que ayudar a levantar el ánimo.

De hecho, en 2016 Arnall hizo parte de la campaña #StopBlueMonday que impulsa el gobierno de las Islas Canarias en la que dice “no dejes que esta fórmula te dé permiso para reír o llorar…Estas 24 horas te pertenecen, no dejes que nadie te las arrebate, ni siquiera un tal Cliff Arnall”.

*Esta es una versión actualizada de un artículo publicado originalmente el 18 de enero de 2016.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Conacyt descarta limitar libertad de expresión en código de ética que pide no criticar a la institución

Insistió en que este año no se ha emitido un nuevo código, sino la actualización de 2021, y que está obligado a divulgarlo periódicamente, por lo que descartó que haya relación con las recientes manifestaciones de investigadores que han exigido mejores condiciones laborales.
Cuartoscuro
11 de octubre, 2021
Comparte

El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) descartó que las modificaciones a su Código de Ética impliquen limitar la libertad de expresión, pese a que ordenan evitar críticas a la institución.

En un posicionamiento, la institución afirmó que notas periodísticas “atribuyen de manera equivocada una intención y consecuencias distintas de las que orientaron su redacción”, por lo que sostuvo que en el Conacyt “todas y todos somos libres de manifestar nuestros puntos de vista a título personal”.

Insistió en que este año no se ha emitido un nuevo código, sino la actualización de 2021, donde agregaron “aspectos relacionados con el teletrabajo” y que está obligado a divulgarlo periódicamente, por lo que descartó que haya relación con las recientes manifestaciones de investigadores que han exigido mejores condiciones laborales.

También dijo que solo aplica para todas las personas que desempeñan algún cargo o comisión dentro del Conacyt, incluyendo a los que fungen como evaluadores de los proyectos y que no está dirigido a becarios e investigadores que son beneficiarios del Conacyt ni a la comunidad científica en general.

“Cabe señalar que los Centros Públicos de Investigación del Conacyt, como el resto de las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal, tienen la obligación de emitir su respectivo Código de Conducta, en cuya elaboración el Conacyt no tiene injerencia alguna”, sostuvo.

En el Código de Ética, en el apartado “Identidad institucional”, el Conacyt les pide que sean “prudentes al emitir opiniones en tus redes sociales y procura preservar la integridad de la imagen institucional”.

También les prohíben dar entrevistas pues, deben dirigir “las solicitudes de información susceptible de ser publicada en medios de comunicación al área de comunicación social, ya que es el área competente para hablar en nombre del Conacyt”.

Otro de los puntos es “abstenerse de publicar y de denunciar a la ciudadanía información por escrito o en formato electrónico, así como de pronunciar discursos, conceder entrevistas o hacer apariciones públicas en nombre o como representante del Conacyt sin la autorización del área de comunicación social”.

Esto sucede en medio del embate judicial del Conacyt contra 31 científicos por presunto desvío de recursos en el Foro Consultivo, un organismo con 18 años de existencia; el rechazo a mejorar condiciones de trabajo para los investigadores del programa Cátedras Conacyt y el cese del director regional del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) en el centro del país, Alejandro Madrazo, por supuesta “pérdida de confianza”, luego de publicar un video en donde muestra su apoyo a investigadores que protestaron en demanda de certeza laboral”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.