Estudiantes protestan y cierran universidad del Bienestar por incertidumbre
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Estudiantes protestan y cierran universidad del Bienestar por incertidumbre académica

Alumnos señalan que una de las razones para iniciar el paro es porque tienen miedo de que todo sea un fraude. 
20 de febrero, 2020
Comparte

Alumnos de la escuela de Derecho Ponciano Arriaga, que forma parte de las 100 Universidades del Bienestar Benito Juárez, iniciaron un paro de labores el lunes 17 de febrero en demanda de certeza en los procesos académicos, luego de cambios a la currícula, despido de profesores, y falta de reglamentos hasta para la titulación. 

Se trata de una de las universidades que creó y sostenía el partido Morena desde 2016, pero que a partir de 2019 se integró al principal proyecto de educación del presidente Andrés Manuel López Obrador: poner en operación 100 universidades en todo el país. 

universidad del bienestar

Su pliego petitorio consta de 21 puntos, entre ellos la emisión de constancias oficiales que avalen los estudios, garantía de libertad de expresión, y acceso universal a las Becas Jóvenes Escribiendo el Futuro de Educación Superior. Foto: Alejandro Ponce.

Alumnos explicaron a Animal Político que el paro fue la culminación de una serie de inconformidades por las decisiones de la directora del plantel, Verónica Castro, y de la coordinadora nacional del programa, Raquel Sosa, pero sobre todo porque tienen miedo de que todo sea un fraude. 

“Nos genera mucha incertidumbre porque invertimos tiempo, incertidumbre, nos desgastamos, hacemos mil sacrificios para terminar en tiempo y resulta que cuando llega el momento de finalizar, no hay nada seguro para titularnos”, dice América López, alumna de la escuela. 

Este jueves decenas de alumnos marcharon del Ángel de la Independencia al Zócalo capitalino para exigir que sus estudios tengan valor oficial y registro en la SEP, además de la salida de Verónica Castro y Raquel Sosa.

Ser de gobierno les quitó calidad 

El Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), el partido creado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, abrió 19 universidades públicas en la Ciudad de México, Oaxaca, Tabasco, Yucatán y Campeche desde 2016, mismas que eran administradas como una “asociación civil” y mantenidas con la donación de un porcentaje del salario de diputados y senadores de la agrupación política. 

La Escuela de Derecho Ponciano Arriaga, una de las universidades impulsadas por el gobierno del presidente López Obrador, se fue a paro el pasado lunes. Foto: Alejandro Ponce.

La Universidad Ponciano Arriaga fue una de las tres universidades que sí obtuvieron el Reconocimiento de Validez de Estudios (RVOE) emitido por la SEP al acreditar que tenían instalaciones adecuadas en un edificio de dos pisos en el Centro Histórico, un plan de estudios de calidad y profesores con el perfil académico necesario. El director era Netzaí Sandoval y entre los maestros estuvieron Bernardo Bátiz, Jaime Cárdenas, Juan Luis González Alcántara Carrancá, entre otros. 

Lee más: SEP negó validez a universidades de Morena por incumplir con la ley

La carrera de Derecho estaba orientada a los Derechos Humanos y con el Registro de Validez, los estudiantes egresarían con un título universitario reconocido por la Secretaría de Educación Pública. Por eso es que más de 600 estudiantes que forman la matrícula en tres turnos encontraron en esta escuela -que no aplica exámenes de admisión- una opción para estudiar una licenciatura. 

Los estudiantes piden la destitución de Raquel Sosa, así como de la directora del plantel, Verónica Castro Flores, una vez concluida la auditoría e investigación respecto de la operación de la escuela. Foto: Alejandro Ponce.

Sin embargo la situación cambió a partir de la decisión de que serían parte del Gobierno Federal. Los cambios subsecuentes en lugar de mejorar sus condiciones fueron en detrimento de la calidad, aseguran los estudiantes. 

El primer cambio fue renunciar al RVOE, es decir, la universidad dejó de pagar derechos del mismo por cada alumno matriculado y examen extraordinario realizado en la escuela. Esto porque al ser absorbidas por el gobierno Federal en automático forman parte de las instituciones de Educación Superior de la SEP. 

Apenas el 20 de diciembre, un año después del lanzamiento del Programa de Universidades del Bienestar, se registró como institución educativa a la Universidad Ponciano Arriaga ante la Dirección General de Profesiones de la SEP, con la clave 090886, según el oficio de trámite obtenido por este medio, pero eso ni siquiera fue informado a la comunidad, ni tampoco saben cuáles son los reglamentos que derivarían de ello. 

Lee: Gobierno federal promete crear (ahora sí) las universidades del Bienestar en 2020

Como parte de la transición para ser una institución gubernamental, encabezada por Raquel Sosa, también decidieron cambiaron la currícula, eliminaron el enfoque de Derechos Humanos y le quitaron coherencia al plan general, lo que afectó sobre todo a los alumnos de la primera generación inscritos en 2016 y que concluyeron la carrera en 2019. 

“Eliminaron materias y eso afectó hasta nuestro promedio. También nos pusieron materias que ya habíamos visto en otros trimestres y no hay reglamentos para la titulación”, asegura Karime Villarreal, estudiante de octavo semestre.  

A partir de 2019 ni siquiera tuvieron un calendario escolar organizado, sobre la marcha cambiaron la temporalidad de estudios al pasar de trimestres a semestres, con periodos de vacaciones de meses.

“Al principio sabíamos cuándo iniciábamos clases, periodos de exámenes, vacaciones, pero en esta transición no hay claridad, no hay ni calendario oficial, no sabemos cuando terminamos clases”, afirma América. 

Otro problema es la titulación. Al conseguir el RVOE se estableció que las opciones de titulación incluían promedio de excelencia o realización de tesis, pero con el nuevo proyecto no les han dicho cómo será. 

“Nos dijeron que habría que hacer un proyecto integrador, pero no definen qué es un proyecto integrador, y tampoco el resto de opciones y requisitos de titulación. Empezamos con una educación de calidad, pero ahora todo es incertidumbre”, explica América. 

A esto se suma que las políticas para los maestros también cambió: la nueva administración les exigió trabajar tiempo completo, lo que derivó en renuncias de aquellos con otros trabajos. Y los que se quedaron, se les duplicó la carga de trabajo al hacerse cargo de más materias que, incluso, no dominan. 

También dejaron de tener recursos suficientes hasta para pagar servicios de limpieza y vigilancia. De un momento a otro el personal de intendencia dejó de ir, por eso los estudiantes comenzaron a organizar jornadas de limpieza, y por la falta de seguridad, sufrieron robos de proyectores y equipos de cómputo. 

El paro se mantiene indefinidamente, organizado en el auditorio de la escuela. Foto: Alejandro Ponce.

Pero su principal demanda no es siquiera por más recursos, sino “una educación de calidad”, por la “legalidad y certeza jurídica”, porque “aunque algunos digan que somos escuelas patito, los patito son los que administran, nosotros no, aquí hay estudiantes y maestros de excelencia”, asegura Gabriel Aarón Illan. 

Por eso, dice América, “no se va abrir la escuela hasta que no tengamos respuestas, pero no verbales sino de compromisos. Buscamos un acercamiento directo con el Presidente, porque quizá hay muchas cosas que él ignora y queremos visibilizar que son causas justas, son necesidades básicas. Queremos que la escuela funcione bien, como antes, como cuando inició el proyecto. Las causas justas deben ser escuchadas y si hay una verdadera transformación, la haremos todos”.

La confrontación

El despido las únicas dos personas encargadas de la administración escolar el lunes 17 de febrero fue el punto de quiebre de esta situación. La directora Verónica Castro exigió a las empleadas que firmaran su renuncia de la anterior contratación como escuela de Morena, y sin siquiera un contrato de trabajo para la nueva administración, sino convenios de participación sin prestaciones ni seguridad laboral, las empleadas se negaron a hacerlo hasta tener certeza jurídica.  

Esto provocó que Raquel Sosa fuera personalmente a despedirlas, a llevarse equipo y documentación de la Universidad. Los alumnos, al darse cuenta de la situación, además de defender a las empleadas de esa forma de despido, exigieron a Sosa que aclarara sus dudas sobre los procesos académicos. 

Te puede interesar: Universidades de AMLO buscan captar 21% de egresados de bachillerato, pero no se sabe cómo lo lograrán

Sosa intentó convencer a los jóvenes de tener paciencia y aseguró que todo estaba en orden, y que iban a “resolver” todas sus demandas. Sin embargo, ésta vez los jóvenes no quedaban conformes con otra promesa. Algunos comenzaron a proponer organizarse para conseguir una solución.  

América Esmeralda López insiste que el interés del estudiantado es la mejoría de la escuela, e insiste en mejores condiciones para el personal docente y alumnos. Foto: Alejandro Ponce.

Ella respondió que “si eso es así, este no es el programa de Universidades del Bienestar. A lo mejor es en la UNAM, en la UAM, pero en estas cosas no se resuelve porque un grupo se concentró para hacer una protesta. Háganlo por escrito”, se le escucha en videos que los mismos estudiantes grabaron. 

También aseguran que el acabose fue cuando Sosa les dijo que “recordáramos que nosotros éramos los rechazados de otras universidades y que ella nos estaba dando la oportunidad de estudiar aquí y que si no la queríamos aprovechar, la iba a cerrar”, dice Casandra, lo que “es triste porque no somos los rechazados porque queramos sino porque no hay suficiente presupuesto para que nos puedan atender en otras escuelas. Aquí hay gente de excelencia”. 

Al terminar la improvisada reunión, con los alumnos congregados en el patio, Raquel Sosa y la directora del plantel, Verónica Castro, cerraron la oficina administrativa y salieron de las instalaciones. 

Los alumnos esperaron a sus compañeros de los turnos vespertino y nocturno y, en asamblea, decidieron tomar la escuela por la noche el mismo 17 de febrero. Pusieron sellos en todas las puertas de salones y oficinas con la fecha y hora del inicio de la huelga. Sólo mantienen abierto el auditorio y un baño para asegurarse de que los materiales y equipo de cómputo se mantengan intactos.  

Insisten en que su principal petición es tener una “educación de calidad y condiciones dignas”, por eso demandan la destitución de la directora porque no está defendiendo a la comunidad sino su puesto, mientras que la actuación de Raquel Sosa debería ser revisada por el Presidente porque “si una persona no está funcionando en su calidad de autoridad, se destituya”. 

Lo que piden, dice América, es diálogo, “porque por ahora nos sentimos ignorados, nos sentimos abandonados”. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

3 cambios drásticos que causó la pandemia en el país más rico del mundo

El covid-19 transforma el escenario económico, electoral y exterior de Estados Unidos, el primer país donde la cifra de muertos por el virus llega a seis dígitos según la Universidad Johns Hopkins.
28 de mayo, 2020
Comparte

Cuando el coronavirus se expandía en silencio por Estados Unidos a inicios del año, el constante crecimiento económico del país y un desempleo mínimo eran dos cartas clave en la campaña de reelección del presidente Donald Trump, que firmaba un ansiado acuerdo comercial con China.

Pero aquel panorama varió de forma radical con la pandemia de covid-19 y su efecto devastador en EE.UU., que el miércoles pasó la barrera simbólica de 100,000 muertos por el virus, según el conteo de la Universidad Johns Hopkins.

coronavirus.

Getty
EE.UU. pasó la barrera simbólica de 100.000 muertos por coronavirus.

Se trata de un saldo que ningún otro país ha registrado por el coronavirus hasta ahora, superior también al de otros episodios mortales que marcaron la política doméstica y exterior de EE.UU. en la historia reciente.

Incluso la combinación de estadounidenses muertos en las guerras de Vietnam y Corea, los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington, y el huracán Katrina de 2005 ya ha es superada por el número de fallecidos de covid-19 en el país.

El virus y las medidas para enfrentarlo han modificado, al menos temporalmente, el ritmo de grandes ciudades estadounidenses como Nueva York, epicentro de las infecciones en el país y donde siguen cerrados restaurantes, bares, teatros, cines y otros comercios no esenciales.

Y, así como la pandemia alteró hábitos y costumbres sociales, también transformó el escenario económico, electoral y de relaciones exteriores de la nación más rica y poderosa del planeta.

Aquí van tres de esos cambios drásticos.

1. Colapso económico, disparada del desempleo

El coronavirus forzó un giro de 180 grados para la economía estadounidense y en particular para su panorama laboral.

A comienzos de 2020, EE.UU. pasaba por su ciclo de expansión económica más largo bajo registro: 128 meses hasta febrero.

Y ese mismo mes la tasa de desempleo del país estaba en su nivel más bajo en medio siglo: 3.5%.

Hombre caminando

Getty Images
El declive económico y desempleo en EE.UU. puede avanzan a niveles desconocidos en décadas.

Entonces estalló la pandemia, los estadounidenses debieron quedarse en sus casas para detener la propagación del virus y la economía de EE.UU. se encogió 4.8% en el primer trimestre del año.

Más aún, los economistas prevén que en el segundo trimestre de 2020, que está en curso, el PIB estadounidense mostrará un declive cercano a 30%, el peor desde la Gran Depresión de 1929.

La tasa de desempleo en el país se disparó a 14.7% en abril y sigue en aumento en mayo, según expertos, con 38.6 millones de personas que han pedido subsidio de desempleo desde mediados de marzo.

“Este momento es único, dada la parada repentina de todo tipo de actividad económica. Por lo general, las crisis económicas comienzan en el sistema financiero y se expanden a otras partes de la economía. Esta vez sufrieron todos los sectores de la economía y en especial el de servicios, que es una gran parte de la economía estadounidense”, señala Jonathan Levy, un experto de la Universidad de Chicago en historia económica.

Agrega que en comparación con otros países, EE.UU. tiene la ventaja estructural de que el dólar sea la moneda más buscada en momentos de crisis.

Pero advierte que la situación sanitaria juega en contra de la potencia americana respecto a otras naciones: “En muchos aspectos, si no todos, EE.UU. está peor y eso tiene un impacto terrible en la actividad económica general”, dice Levy a BBC Mundo.

mapa

BBC

Ahora que la actividad comienza a reabrirse, la pregunta que se plantean los expertos es cuánto demorará en recuperarse la economía estadounidense.

La respuesta depende de factores aún inciertos como el tiempo que el virus siga presente, si habrá una segunda ola de infecciones, si la población se inmunizará por contagio o por una nueva vacuna, o cuán eficaz sea el gobierno en aliviar tanto la crisis sanitaria como económica.

Pero incluso asesores de la Casa Blanca admiten que es posible que la tasa de desempleo continúe en dos dígitos hasta noviembre.

2. Nuevo escenario electoral

Justo antes de la crisis de coronavirus en EE.UU., Trump parecía tener su campaña bien encaminada hacia las elecciones de noviembre, cuando buscará su reelección.

A la situación económica y de empleo favorable para el presidente se sumaba la absolución de Trump en el juicio político que enfrentaba en el Senado por abuso de poder a comienzos de febrero.

Donald Trump

Getty Images
Donald Trump enfrenta crecientes críticas por su respuesta a la pandemia.

Pero el covid-19 no sólo destruyó los índices económicos que el presidente mostraba como grandes logros de su gestión.

También levantó una oleada de críticas a Trump por su respuesta tardía y errática a la crisis sanitaria, aunque expertos del gobierno habían advertido que una pandemia supondría una amenaza seria para el país.

Cuando el covid-19 ya se propagaba por EE.UU., Trump auguró a fines de febrero que el virus iba a desaparecer como por “milagro”.

Y luego descartó que su país pudiera llegar al trágico récord que alcanzó ahora: “parece que nos dirigimos a un número (de muertes) sustancialmente inferior a 100,000”, dijo el 10 de abril.

Todo esto le ha dado munición gruesa a la oposición demócrata, que ahora tiene al ex vicepresidente Joe Biden como presunto candidato y al frente de Trump en algunas encuestas.

Joe Biden

Getty Images
Joe Biden se apresta a enfrentar a Trump en unas elecciones atípicas en EE.UU.

Así, EE.UU. se encamina a una elección muy distinta a las que suele realizar.

“De alguna manera, esta pandemia cambió drásticamente la campaña, ya que (…) los candidatos no están viajando por el país, no están organizando manifestaciones y es posible que ni siquiera puedan celebrar convenciones de nominación”, dice Alan Abramowitz, un politólogo en la Universidad Emory autor de libros sobre elecciones en EE.UU. y el ascenso de Trump.

Añade que, a diferencia de lo que pasó en otros países durante la pandemia, el presidente no logró una mejora sostenida en sus índices de aprobación en EE.UU., que están por debajo del 50% como antes de la crisis.

“(Trump) no está ganando terreno, no está expandiendo su coalición y puede estar alienando algunas partes de ella, particularmente a los votantes mayores”, dice Abramowitz a BBC Mundo. “Está algo más débil”.

manifestantes

Getty
Trump mantiene una base de apoyo pese a la crisis.

Sin embargo, aclara que todo esto está lejos de asegurar un triunfo para los demócratas.

“Sigue siendo una elección cerrada y todavía incierta”, subraya. “(Trump) tiene tiempo para recuperarse”.

3. Enfrentamiento con China

La pandemia también ha elevado la tensión entre EE.UU. y China a su mayor nivel desde que ambos países normalizaron relaciones cuatro décadas atrás, señalan expertos.

A medida que crecieron las críticas por su propio manejo de la crisis sanitaria en EE.UU., Trump ha acusado a China de falta de contención del brote que surgió en el país asiático a fines de 2019.

Trump y Xi

Getty Images
La pandemia de covid-19 ha incrementado las tensiones entre EE.UU. y China.

Estrategas del Partido Republicano de Trump estiman que esto puede favorecer las posibilidades de reelección del presidente, ya que los estadounidenses ven a China de forma cada vez más negativa según encuestas.

Pero también han surgido advertencias de que la fricción entre las dos mayores economías del mundo puede trae riesgos.

“El propósito de EE.UU. en este momento es usar incluso esta crisis para crear una nueva Guerra Fría intencionalmente”, dijo el economista estadounidense Jeffrey Sachs en una reciente entrevista con BBC Mundo. “Lo encuentro peligroso y ridículo, pero especialmente peligroso”.

China tampoco se ha quedado quieta y acusó a EE.UU. de promover “conspiraciones y mentiras” sobre el virus.

La decisión del presidente chino, Xi Jinping, de impulsar en medio de la crisis una ley de seguridad nacional que incluya a Hong Kong marcó otro foco de tensión con Washington en los últimos días.

casos

BBC

Algunos expertos creen que la pandemia ha acelerado la competencia que EE.UU. y China ya tenían en áreas como el comercio, la tecnología y la capacidad militar.

En cualquier caso, el encono actual entre ambas potencias contrasta como el día y la noche con los augurios de una nueva relación bilateral que se hicieron al pactar una tregua a su guerra comercial en enero, justo cuando el virus daba la vuelta al mundo.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Ibw92oQE5vc

https://www.youtube.com/watch?v=bDR5eXAxyfs

https://www.youtube.com/watch?v=3FlrsNfKguk&list=PLLhUyPZ7578f0mEhbsSm_1gcFYotscJgl&index=17&t=0s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.