Brely lucha contra el sistema: la discriminan por tener Síndrome de Down
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Brely de la Rosa

‘No creo en la palabra difícil’: Brely lucha contra el sistema educativo que la discrimina por tener Síndrome de Down

La joven con síndrome de Down interpuso un amparo para que la Normal de Coahuila no la discrimine y sea justo en el examen de admisión.
Brely de la Rosa
28 de febrero, 2020
Comparte

“No creo en la palabra difícil, para mí todo es posible”, asegura Brely de la Cruz y Flores. La joven de 20 años tiene síndrome de Down, pero eso nunca había sido impedimento para terminar sus estudios, hasta que intentó ingresar a la universidad y cumplir su sueño de ser maestra.

Originaria del municipio de San Juan de Sabina, en Nueva Rosita, Coahuila, Brely siempre ha estudiado en escuelas públicas.

Desde el preescolar hasta la preparatoria no enfrentó tantas barreras para integrarse con sus compañeros y graduarse a la par de ellos, como lo vivido en el nivel superior, donde encontró discriminación y de falta de tolerancia de los profesores.   

Brely ha pasado por dos universidades: la Universidad Autónoma del Noreste (UAN), campus Sabinas, donde estudió un semestre de Psicología, y la Universidad Pedagógica Nacional (UPN), campus Coahuila, donde estuvo un semestre y medio en la carrera de Psicología Educativa.

Lee: Personas con cáncer enfrentan discriminación y presión para renunciar a su trabajo

En ambas vivió situaciones que le obligaron a darse de baja. En la UAN, “los maestros no se hacían responsables por mí (…) yo estudiaba como cualquier otro alumno pero con la dificultad de la aceptación y paciencia”. 

Mientras que en la UPN “me recibieron muy bien y dijeron que ahí tendría las comodidades necesarias pero no fue así. En una ocasión me hicieron dos exámenes en un solo día, solo a mí, fue mucha presión pero me ayudó a seguir adelante”.

Después de un semestre y medio en la UPN, Brely dejó la institución tras “ciertas incomodidades y actos de discriminación por parte de tres maestros”.

A pesar de estas dos experiencias, Brely no ha dejado de intentar ser maestra por lo que ahora busca ingresar a la Escuela Normal Experimental de San Juan de Sabinas. 

En dos ocasiones ha presentado el examen pero no ha alcanzado el número de aciertos requeridos por la institución. 

“No existe la inclusión que promueven”

Tanto la joven como sus padres consideran que no alcanzar el puntaje requerido por la Normal es un reflejo de la discriminación que hay hacia las personas con alguna discapacidad.

Por lo que interpusieron un amparo ante un juzgado federal, argumentando que la escuela tenía que hacer adecuaciones en el proceso de selección para Brely y hacer el concurso más justo.

Entérate: Niños trabajadores en el Metro y Central de Abasto enfrentan rezago educativo, discriminación y violencia

Hace unos días, el juez Tercero de Distrito con residencia en Piedras Negras otorgó la suspensión definitiva del acto reclamado por Brely y ordenó al director de la escuela admitirla e inscribirla como alumna. 

Este miércoles, la familia se presentó en la escuela con este documento, sin embargo el director de la misma, Gabriel Mares, se negó a acatar la orden.

Argumentó que es una decisión que no depende de él ya que su responsabilidad es acatar los lineamientos establecidos por la Secretaría de Educación Pública (SEP) para el proceso de selección. 

“No es por un acto de discriminación, yo me debo a las indicaciones que marca Secretaría de Educación ya sus normatividades, las cuales piden reunir ciertos requisitos y no marcan excepciones para estos casos (…) yo tengo que acatar lo que marca mi autoridad”, dijo Mares a Animal Político.

El director explicó que será el área jurídica de la Normal de Saltillo la que resuelva la situación una vez que se tenga el fallo definitivo del caso, lo cual ocurrirá este viernes.

“Yo soy la persona menos indicada para decir acepto o no acepto, aquí quien tiene que atender este tipo de solicitudes es la SEP porque son normas a nivel federal”, agregó el director. 

No piden preferencia solo inclusión

Sin embargo, para Brenda Flores, madre de Brely, el que su hija sea rechazada bajo los mismos criterios que el resto de los alumnos es un acto de discriminación, además de que “se está violando su derecho de educación”.

Brenda sustenta su argumento en el artículo 3 de la Constitución, referente al derecho a la educación, y en el 12 de la Ley General para la Inclusión de Personas con Discapacidad, que impulsa la inclusión de las personas con discapacidad en todos los niveles del Sistema Educativo Nacional. 

“Están poniendo una barrera para la inclusión porque te piden algo que quizá no puedes cumplir como el resto (…) el reclamo como padres es que cómo promueves una inclusión educativa si en la práctica no son capaces de cumplirla”, añade.

En ese sentido, tanto Brenda como Brely aclaran que no piden una modificación al examen de admisión, sino a los requisitos de selección, es decir, al número de aciertos o requisitos que deben cumplir las personas con alguna discapacidad. 

“El examen de admisión no es una barrera para nosotros, quizá lo único sea el tiempo, que dura como dos horas, pero cualquier victoria tiene sus fracasos y sacrificios y uno tiene que soportar las dos horas del examen y aplicarlo para poder entrar y estudiar lo que desees”, señala Brely. 

Lee también: Discriminación, abandono y violencia, lo que viven niños con madres y padres en prisiones mexicanas

La joven no se confía en el fallo a su favor y sabe que es probable que la Escuela Normal no la inscriba como lo ordenó el juez, por lo que hará un tercer intento con el examen de admisión en los próximos meses.

De acuerdo con Brenda, en las dos ocasiones anteriores, su hija se ha quedado a pocos aciertos de estar dentro de los alumnos aceptados por lo que espera que con la resolución del juez, la Escuela Normal Experimental, a través de la Secretaría de Educación Pública, haga los ajustes necesarios y su hija sea aceptada.

Un sistema que requiere cambios

Brely considera que la situación para las personas con discapacidad va mucho más allá de las barreras en el proceso de admisión. 

“Mi queja es por el sistema en general y no por el examen, creo que lo importante es que no nos sintamos presionados por las dificultades que tenemos, se tiene que mejorar la interacción entre docente y alumno, que nosotros sepamos que podemos contar con los maestros, que pueden darse una relación de confianza”.

Por las malas experiencias con varios de sus maestros, Brely cree que las autoridades educativas deben trabajar más en la preparación y concientización de los maestros sobre los ritmos de aprendizaje para las personas con discapacidad. 

Aunque lo más difícil ha sido su paso por la universidad, la joven acepta que desde la secundaria le costó un poco llevar el ritmo de sus compañeros.

“En la secundaria estuve como cualquier alumno, pero no hubiera sobrevivido sin la ayuda de un amigo que me ayudaba mucho. En la prepa yo no tenía prisa por ir al ritmo de los demás, tuve dificultades con algunos docentes pero siempre lo tomé con paciencia”. 

Su madre está orgullosa de los logros de Brely.

“Siempre la hemos apoyado pero ha sido un trabajo más difícil estos dos últimos años (…) hemos tenido maestros que decían yo no soy maestro de educación especial y no puedo con esto, pero siempre veíamos la manera de apoyarla con tutoras por la falta de atención de los maestros”, relata.

Dice que les tomó por sorpresa el hecho de que sea en el nivel superior donde más exclusión y discriminación hay, cuando se tiene la idea de que es donde los maestras brindarán mayor apoyo. 

“Creímos que habría más inclusión educativa en las carreras que eligió, psicología educativa y en educación preescolar, que son áreas muy cercanas la discapacidad, pero no fue así”, acota.

El sueño de ser maestra

Desde muy pequeña, Brely mostró interés por prepararse y compartir ese conocimiento con los demás, pero fue hasta la preparatoria que definió que quería ser maestra, tal como su padre y su abuela.

A pesar de los tropiezos, Brely nunca ha dejado de prepararse. Habla el inglés a la perfección, además de un poco de portugués y francés. 

También tiene una ONG llamada Fundación Rompe Barreras A.C, que inició hace un año con la intención de apoyar y asesorar a personas con discapacidad. 

Brely lucha contra el sistema que la discrimina por tener Síndrome de Down

Actualmente, en lo que define su ingreso a alguna universidad, Brely toma sus clases de idiomas y un curso de mecanografía por computadora. 

“Lo que me motiva es mi familia, mis padres, y todo el apoyo que me dan (…) ellos han sido más que mis mentores siempre me impulsan a querer más y lograrlo”. 

Brely acepta no entrar a la Normal fue una experiencia dura “sentí decepción y desesperanza no quería hacer otro examen pero mi padre me animó y sigo luchando y estudiando, creciendo cada vez más”. 

La joven desea lograr su ingreso para alcanzar su sueño de ser maestra de preescolar y activista en defensa de las personas con discapacidad.

A las personas con alguna discapacidad que quieren continuar sus estudios, Brely les dice que no se rindan, que luchen y cumplan todo lo que se propongan. 

Mientras que a los maestros y personas en general les pide que “hagan conciencia de la inclusión y aceptación (…) necesitamos que la gente tome conciencia, que aprendan a respetar a otros seres humanos y no por su apariencia ya que todos sentimos igual; por fuera parecemos diferentes, pero por dentro no, somos iguales en los sentimientos, y por eso no hay que discriminar”. 

Brenda, su madre, espera que las autoridades educativas le brinden una oportunidad como a cualquier otra persona y espera que su hija siente un precedente en el tema de la inclusión educativa en el nivel superior. 

“Vamos hacia delante en este camino que nos tocó. Brely va abriendo su camino, nunca la hemos limitado y nunca lo haremos, su vida ha sido reto tras reto”, finaliza. 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo el COVID-19 generará la mayor deuda pública mundial de la historia (y por qué no es necesariamente algo malo)

El aumento del gasto en todo el mundo para hacer frente a la pandemia ha llevado a que por primera vez en la historia la deuda pública global sea cercana al 100% del PIB internacional. Sin embargo, muchos -entre ellos el FMI- aconsejan que no se recorte el gasto.
20 de noviembre, 2020
Comparte

Los países en todo el mundo han aplicado distintas estrategias para combatir la pandemia del coronavirus, pero casi todos han hecho algo en común: aumentar su gasto público para hacer frente a la crisis sanitaria.

Además de los gastos en salud, la mayoría de los gobiernos han ofrecido ayuda financiera a las personas y los negocios afectados económicamente por la parálisis que trajo la pandemia.

En un informe sobre la situación fiscal de la economía mundial publicado en octubre pasado, el Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó que a nivel mundial se han gastado unos US$12 billones en “amortiguar el golpe” del covid-19.

Estas medidas fiscales “han salvado vidas y medios de subsistencia”, resaltó el organismo.

Sin embargo, semejante incremento del gasto público internacional, sumado a la fuerte caída en los ingresos tributarios como consecuencia de la parálisis de la actividad, también ha generado algo inédito.

Ha llevado a que la deuda pública mundial alcance su máximo histórico y por primera vez sea cercano al 100% del Producto Interno Bruto (PIB) internacional.

Dicho de otra forma, ha provocado que por primera vez en la historia la deuda pública global iguale al tamaño de la economía mundial.

No obstante, lejos de lo que podría pensarse, el FMI no aconseja recortar el gasto.

Por el contrario. La directora del organismo, Kristalina Georgieva, ha enfatizado repetidamente los riesgos de una reducción prematura del estímulo.

Tijeras y un billete de US$100 cortado

iStock
No es momento para cortar el gasto estatal, dice el FMI.

“Donde persiste la pandemia, es fundamental mantener líneas de vida en toda la economía, para las empresas y los trabajadores, como aplazamientos de impuestos, garantías de crédito, transferencias de efectivo y subsidios salariales”, señaló Georgieva.

“Es igualmente importante la acomodación monetaria continua y las medidas de liquidez para asegurar el flujo de crédito, especialmente a las empresas pequeñas y medianas, apoyando así el empleo y la estabilidad financiera”, dijo en un discurso a comienzos de octubre.

“Corta las líneas de vida demasiado pronto y el largo ascenso (de la recuperación) se convierte en una caída precipitada“, advirtió.

Déficit

A pesar de que el FMI estima que los déficits presupuestarios de los gobiernos aumentarán del 3,9% del PIB al 12,7% en 2020, lo considera algo transitorio.

“Lo que vemos es un aumento único de la deuda en 2020, luego una estabilización después de 2021, e incluso una ligera tendencia a la baja en 2025“, le dijo a Reuters el director de Asuntos Fiscales del FMI, Vitor Gaspar.

El organismo incluso está incentivando a algunos países, reacios a aumentar el gasto, a aprovechar las bajas tasas de interés para invertir en infraestructura.

Sus estimaciones sugieren que una inversión en infraestructura pública del 1% del PIB podría impulsar la producción en un 2,7%, creando entre 20 y 33 millones de puestos de trabajo.

Según Gaspar, la reanudación del crecimiento económico y las tasas de interés extremadamente bajas ayudarán a aliviar los déficits presupuestarios primarios.

“La diferencia entre las tasas de interés y el crecimiento no solo es negativa, sino más negativa, en nuestras proyecciones, de lo que era antes del covid-19. Por lo tanto, las bajas tasas de interés juegan un papel importante en la dinámica de la deuda”, aseguró.

Un martillo que dice 2020 rompiendo un chanchito con ahorros

iStock
El FMI estima que muchos países podrán estabilizar su deuda tras la crisis sanitaria.

Deuda récord

El FMI no es el único que afirma que el inédito nivel de deuda pública no es algo necesariamente malo.

Son varios los actores económicos que coinciden en que, lejos de generar pánico, este gasto récord es exactamente lo que se necesita para reactivar la economía global.

“La pandemia parece estar cambiando lo que muchos piensan sobre una deuda pública considerable”, observa John Letzing, editor digital de Inteligencia estratégica del Foro Económico Mundial.

“Aquellos que alguna vez pudieron haberse asustado con el concepto parecen ahora estar de acuerdo con él, si el dinero se utiliza bien y los intereses adeudados siguen siendo relativamente bajos”.

Según Letzing, hace no tanto existía un consenso generalizado de que la carga de la deuda pública de un país debía mantenerse muy por debajo del tamaño de su economía.

“En Estados Unidos la deuda pública ascendía a aproximadamente el 60% del PIB en vísperas de la crisis financiera mundial hace poco más de una década”, detalla.

“Y el tratado de fundación de la Unión Europea (UE) de hecho estableció un límite de deuda pública del 60% del PIB”.

“Pero al igual que otras cosas que alguna vez se dieron por sentadas, la pandemia ha eliminado, al menos temporalmente, esa directriz de la UE, mientras los responsables políticos se apresuran a apuntalar las economías”, afirma.

Pilas de yen que van en aumento

iStock
La deuda pública de Japón es la más alta del mundo y crecerá casi 30% como consecuencia del aumento del gasto por el coronavirus.

Las mayores deudas

Según los cálculos del FMI, 30 países superarán el 100% de deuda respecto a su PIB en 2020, debido a su respuesta a la pandemia.

Al tope de la lista está Japón, que ya era el país más endeudado, con una deuda pública del 238% del PIB. Este año, la cifra ascendería casi 30 puntos más, a 266%, según ese organismo.

También Sudán y Grecia tendrán deudas por encima del 200% de su PIB, de acuerdo con las estimaciones. El país africano pasaría de 202% a 259% y el europeo de 181% a 205%.

Completan el ranking de los 20 países más endeudados Eritrea, Líbano, Italia, Portugal, Cabo Verde, Belice, Barbados, EE.UU., Singapur, Baréin, España, Mozambique, Bután, Angola, Francia, Chipre y Bélgica.

Estas perspectivas han llevado a algunos legisladores en estos países a exigir a los gobiernos que empiecen a recortar el gasto relacionado con el covid, antes de que la creciente deuda genere un problema.

Muchos de estos políticos proponen que, en vez, se levanten las cuarentenas y restricciones y se reabran las economías.

Sin embargo, think tanks como el Centro de Prioridades Presupuestarias y Políticas de EE.UU. advierten que esto sería un error.

“Contrariamente a algunas teorías previas, no hay evidencia de que una cierta proporción de deuda con respecto al PIB precipite una crisis de deuda“, señaló el instituto en un informe.

“La reapertura de la economía ha fracasado como estrategia para fortalecer las finanzas familiares y estatales, y esta estrategia no puede justificar el retiro a nivel federal de la sólida ayuda fiscal para las familias y los estados”, agregó.

Un mendigo durante la Gran Depresión en EE.UU.

Getty Images
Recortar el gasto impidió la recuperación después de la Gran Depresión, advierten los expertos del Centro de Prioridades Presupuestarias y Políticas de EE.UU.

El centro de investigación también advirtió que “un giro equivocado y prematuro hacia la austeridad fiscal impidió la recuperación después de la Gran Depresión, y los legisladores deben evitar cometer el mismo error ahora”.

Riesgo para los más pobres

No obstante, los mismos actores que consideran que la histórica deuda pública mundial no debería causar alarma ni llevar a los gobiernos a reducir su gasto durante la pandemia, también advierten que la situación no será igual para todos.

Letzing, del Foro Económico Mundial, reconoce que “los niveles récord de deuda pública crearán desafíos financieros en muchas partes del mundo”.

“Los países en desarrollo, por ejemplo, podrían ser incapaces de aprovechar los mismos recursos que sus pares más ricos, y es probable que pronto se vean obligados a pagar miles de millones de dólares en pagos de deuda”, alerta.

También Georgieva, la directora del FMI, ha advertido que “muchos países se han vuelto más vulnerables” debido a sus niveles de deuda.

La economista sostiene que se debe actuar de forma coordinada para ayudar a estos países a “lidiar con su deuda”.

“Entraron en esta crisis con niveles de deuda ya elevados y esta carga solo se ha vuelto más pesada. Si quieren luchar contra la crisis y mantener un apoyo político vital; si quieren evitar la reversión de los avances en desarrollo logrados durante décadas, necesitarán más ayuda y rápido“, señaló.

“Esto significa acceso a más subsidios, crédito en condiciones favorables y alivio de la deuda, combinado con una mejor gestión de la deuda y transparencia”, detalló.

Kristalina Georgieva

Reuters
Kristalina Georgieva, del FMI, afirma que habrá que ayudar a los países más pobres que no pueden hacer frente a su carga de deuda.

Georgieva adelantó que “en algunos casos, será necesaria la coordinación global para reestructurar la deuda soberana, con la plena participación de los acreedores públicos y privados”.

“El largo ascenso”

Según la jefa del FMI, el mundo atraviesa en este momento un “largo ascenso” para salir de la crisis que trajo el coronavirus.

Este difícil ascenso será “desigual, incierto, y propenso a contratiempos”, advirtió.

“Mientras nos embarcamos en este ‘ascenso’, todos estamos unidos por una sola cuerda, y somos tan fuertes como los escaladores más débiles. Necesitarán ayuda para subir”, concluyó.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=BgQV9-rD-UU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.