Brely lucha contra el sistema: la discriminan por tener Síndrome de Down
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Brely de la Rosa

‘No creo en la palabra difícil’: Brely lucha contra el sistema educativo que la discrimina por tener Síndrome de Down

La joven con síndrome de Down interpuso un amparo para que la Normal de Coahuila no la discrimine y sea justo en el examen de admisión.
Brely de la Rosa
28 de febrero, 2020
Comparte

“No creo en la palabra difícil, para mí todo es posible”, asegura Brely de la Cruz y Flores. La joven de 20 años tiene síndrome de Down, pero eso nunca había sido impedimento para terminar sus estudios, hasta que intentó ingresar a la universidad y cumplir su sueño de ser maestra.

Originaria del municipio de San Juan de Sabina, en Nueva Rosita, Coahuila, Brely siempre ha estudiado en escuelas públicas.

Desde el preescolar hasta la preparatoria no enfrentó tantas barreras para integrarse con sus compañeros y graduarse a la par de ellos, como lo vivido en el nivel superior, donde encontró discriminación y de falta de tolerancia de los profesores.   

Brely ha pasado por dos universidades: la Universidad Autónoma del Noreste (UAN), campus Sabinas, donde estudió un semestre de Psicología, y la Universidad Pedagógica Nacional (UPN), campus Coahuila, donde estuvo un semestre y medio en la carrera de Psicología Educativa.

Lee: Personas con cáncer enfrentan discriminación y presión para renunciar a su trabajo

En ambas vivió situaciones que le obligaron a darse de baja. En la UAN, “los maestros no se hacían responsables por mí (…) yo estudiaba como cualquier otro alumno pero con la dificultad de la aceptación y paciencia”. 

Mientras que en la UPN “me recibieron muy bien y dijeron que ahí tendría las comodidades necesarias pero no fue así. En una ocasión me hicieron dos exámenes en un solo día, solo a mí, fue mucha presión pero me ayudó a seguir adelante”.

Después de un semestre y medio en la UPN, Brely dejó la institución tras “ciertas incomodidades y actos de discriminación por parte de tres maestros”.

A pesar de estas dos experiencias, Brely no ha dejado de intentar ser maestra por lo que ahora busca ingresar a la Escuela Normal Experimental de San Juan de Sabinas. 

En dos ocasiones ha presentado el examen pero no ha alcanzado el número de aciertos requeridos por la institución. 

“No existe la inclusión que promueven”

Tanto la joven como sus padres consideran que no alcanzar el puntaje requerido por la Normal es un reflejo de la discriminación que hay hacia las personas con alguna discapacidad.

Por lo que interpusieron un amparo ante un juzgado federal, argumentando que la escuela tenía que hacer adecuaciones en el proceso de selección para Brely y hacer el concurso más justo.

Entérate: Niños trabajadores en el Metro y Central de Abasto enfrentan rezago educativo, discriminación y violencia

Hace unos días, el juez Tercero de Distrito con residencia en Piedras Negras otorgó la suspensión definitiva del acto reclamado por Brely y ordenó al director de la escuela admitirla e inscribirla como alumna. 

Este miércoles, la familia se presentó en la escuela con este documento, sin embargo el director de la misma, Gabriel Mares, se negó a acatar la orden.

Argumentó que es una decisión que no depende de él ya que su responsabilidad es acatar los lineamientos establecidos por la Secretaría de Educación Pública (SEP) para el proceso de selección. 

“No es por un acto de discriminación, yo me debo a las indicaciones que marca Secretaría de Educación ya sus normatividades, las cuales piden reunir ciertos requisitos y no marcan excepciones para estos casos (…) yo tengo que acatar lo que marca mi autoridad”, dijo Mares a Animal Político.

El director explicó que será el área jurídica de la Normal de Saltillo la que resuelva la situación una vez que se tenga el fallo definitivo del caso, lo cual ocurrirá este viernes.

“Yo soy la persona menos indicada para decir acepto o no acepto, aquí quien tiene que atender este tipo de solicitudes es la SEP porque son normas a nivel federal”, agregó el director. 

No piden preferencia solo inclusión

Sin embargo, para Brenda Flores, madre de Brely, el que su hija sea rechazada bajo los mismos criterios que el resto de los alumnos es un acto de discriminación, además de que “se está violando su derecho de educación”.

Brenda sustenta su argumento en el artículo 3 de la Constitución, referente al derecho a la educación, y en el 12 de la Ley General para la Inclusión de Personas con Discapacidad, que impulsa la inclusión de las personas con discapacidad en todos los niveles del Sistema Educativo Nacional. 

“Están poniendo una barrera para la inclusión porque te piden algo que quizá no puedes cumplir como el resto (…) el reclamo como padres es que cómo promueves una inclusión educativa si en la práctica no son capaces de cumplirla”, añade.

En ese sentido, tanto Brenda como Brely aclaran que no piden una modificación al examen de admisión, sino a los requisitos de selección, es decir, al número de aciertos o requisitos que deben cumplir las personas con alguna discapacidad. 

“El examen de admisión no es una barrera para nosotros, quizá lo único sea el tiempo, que dura como dos horas, pero cualquier victoria tiene sus fracasos y sacrificios y uno tiene que soportar las dos horas del examen y aplicarlo para poder entrar y estudiar lo que desees”, señala Brely. 

Lee también: Discriminación, abandono y violencia, lo que viven niños con madres y padres en prisiones mexicanas

La joven no se confía en el fallo a su favor y sabe que es probable que la Escuela Normal no la inscriba como lo ordenó el juez, por lo que hará un tercer intento con el examen de admisión en los próximos meses.

De acuerdo con Brenda, en las dos ocasiones anteriores, su hija se ha quedado a pocos aciertos de estar dentro de los alumnos aceptados por lo que espera que con la resolución del juez, la Escuela Normal Experimental, a través de la Secretaría de Educación Pública, haga los ajustes necesarios y su hija sea aceptada.

Un sistema que requiere cambios

Brely considera que la situación para las personas con discapacidad va mucho más allá de las barreras en el proceso de admisión. 

“Mi queja es por el sistema en general y no por el examen, creo que lo importante es que no nos sintamos presionados por las dificultades que tenemos, se tiene que mejorar la interacción entre docente y alumno, que nosotros sepamos que podemos contar con los maestros, que pueden darse una relación de confianza”.

Por las malas experiencias con varios de sus maestros, Brely cree que las autoridades educativas deben trabajar más en la preparación y concientización de los maestros sobre los ritmos de aprendizaje para las personas con discapacidad. 

Aunque lo más difícil ha sido su paso por la universidad, la joven acepta que desde la secundaria le costó un poco llevar el ritmo de sus compañeros.

“En la secundaria estuve como cualquier alumno, pero no hubiera sobrevivido sin la ayuda de un amigo que me ayudaba mucho. En la prepa yo no tenía prisa por ir al ritmo de los demás, tuve dificultades con algunos docentes pero siempre lo tomé con paciencia”. 

Su madre está orgullosa de los logros de Brely.

“Siempre la hemos apoyado pero ha sido un trabajo más difícil estos dos últimos años (…) hemos tenido maestros que decían yo no soy maestro de educación especial y no puedo con esto, pero siempre veíamos la manera de apoyarla con tutoras por la falta de atención de los maestros”, relata.

Dice que les tomó por sorpresa el hecho de que sea en el nivel superior donde más exclusión y discriminación hay, cuando se tiene la idea de que es donde los maestras brindarán mayor apoyo. 

“Creímos que habría más inclusión educativa en las carreras que eligió, psicología educativa y en educación preescolar, que son áreas muy cercanas la discapacidad, pero no fue así”, acota.

El sueño de ser maestra

Desde muy pequeña, Brely mostró interés por prepararse y compartir ese conocimiento con los demás, pero fue hasta la preparatoria que definió que quería ser maestra, tal como su padre y su abuela.

A pesar de los tropiezos, Brely nunca ha dejado de prepararse. Habla el inglés a la perfección, además de un poco de portugués y francés. 

También tiene una ONG llamada Fundación Rompe Barreras A.C, que inició hace un año con la intención de apoyar y asesorar a personas con discapacidad. 

Brely lucha contra el sistema que la discrimina por tener Síndrome de Down

Actualmente, en lo que define su ingreso a alguna universidad, Brely toma sus clases de idiomas y un curso de mecanografía por computadora. 

“Lo que me motiva es mi familia, mis padres, y todo el apoyo que me dan (…) ellos han sido más que mis mentores siempre me impulsan a querer más y lograrlo”. 

Brely acepta no entrar a la Normal fue una experiencia dura “sentí decepción y desesperanza no quería hacer otro examen pero mi padre me animó y sigo luchando y estudiando, creciendo cada vez más”. 

La joven desea lograr su ingreso para alcanzar su sueño de ser maestra de preescolar y activista en defensa de las personas con discapacidad.

A las personas con alguna discapacidad que quieren continuar sus estudios, Brely les dice que no se rindan, que luchen y cumplan todo lo que se propongan. 

Mientras que a los maestros y personas en general les pide que “hagan conciencia de la inclusión y aceptación (…) necesitamos que la gente tome conciencia, que aprendan a respetar a otros seres humanos y no por su apariencia ya que todos sentimos igual; por fuera parecemos diferentes, pero por dentro no, somos iguales en los sentimientos, y por eso no hay que discriminar”. 

Brenda, su madre, espera que las autoridades educativas le brinden una oportunidad como a cualquier otra persona y espera que su hija siente un precedente en el tema de la inclusión educativa en el nivel superior. 

“Vamos hacia delante en este camino que nos tocó. Brely va abriendo su camino, nunca la hemos limitado y nunca lo haremos, su vida ha sido reto tras reto”, finaliza. 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
JANAÍNA N. ÁVILA

7,500 millones de años: descubren el material más antiguo sobre la Tierra en el interior de un meteorito

Un equipo de científicos encontró polvo con hasta 7,500 millones de años en el interior de una roca espacial. Se trata de material más antiguo que el mismo Sistema Solar.
JANAÍNA N. ÁVILA
13 de enero, 2020
Comparte

Dentro de un meteorito que cayó a la tierra hace más de 50 años se descubrió el material más antiguo que se sabe que existe en la Tierra.

Un equipo de científicos encontró granos de polvo que tienen hasta 7,500 millones de años en el interior de esa roca espacial.

Se trata de material formado en estrellas que cobraron vida mucho antes de que naciera el Sistema Solar.

El hallazgo fue presentado por un equipo de investigadores y presentado en la revista especializada Proceedings of the National Academy of Sciences, con sede en Washington.

Polvo de estrellas

Cuando las estrellas mueren, las partículas formadas dentro de ellas son arrojadas al espacio.

Estos llamados “granos presolares” pueden incorporarse a nuevas estrellas, planetas, lunas y meteoritos.

Son muestras sólidas de estrellas, polvo de estrellas“, explicó el autor principal de la investigación Philipp Heck, miembro del Field Museum de Chicago y profesor asociado de la Universidad de Chicago.

El equipo de investigadores de EE.UU. Y Suiza analizó 40 granos contenidos en una porción del meteorito Murchison, que cayó en Australia en 1969.

“Una vez que los materiales quedan separados (del meteorito), queda una especie de pasta y tiene una característica desagradable: huele a mantequilla de maní podrida”, dijo la coautora Jennika Greer, del Field Museum y la Universidad de Chicago.

Después, esta pasta blanquecina fue disuelta en ácido dejando solo el polvo de estrellas.

“Es como quemar el pajar para encontrar la aguja”, dijo Philipp Heck.

La antigüedad

Para determinar la antigüedad de los granos, los investigadores midieron cuánto tiempo estuvieron expuestos a los rayos cósmicos en el espacio. Estos rayos son partículas de alta energía que viajan a través de nuestra galaxia y penetran en la materia sólida.

Algunos de estos rayos interactúan con la materia que encuentran y forman nuevos elementos. Cuanto más tiempo están expuestos, más se forman estos elementos. Los investigadores utilizaron una forma particular (isótopo) del elemento neón para determinar la antigüedad del polvo espacial.

“Comparo esto con poner un balde en una tormenta. Suponiendo que la lluvia sea constante, la cantidad de agua que se acumula en el balde te dice cuánto tiempo duró”, explicó Heck.

Medir cuántos de los nuevos elementos están presentes les dice a los científicos cuánto tiempo estuvo expuesto el grano a los rayos cósmicos. Esto a su vez les informa cuántos años tiene.

Así fue que descubrieron que algunos de los granos presolares resultaron ser los más antiguos jamás descubiertos en el planeta.

Según la cantidad de rayos cósmicos que habían interactuado con el material estudiado, la mayoría tenía entre 4,600 y 4,900 millones de años. A modo de comparación, el Sol tiene 4,600 millones de años y la Tierra tiene 4,500 millones.

Sin embargo, parte del polvo arrojó una antigüedad de alrededor de 7,500 millones de años.

Más por encontrar

Philipp Heck afirmó a la BBC que esta seguro que hay minerales presolares más antiguos en el meteorito Murchison y otros meteoritos.

“Simplemente no los hemos encontrado todavía“, indica con optimismo.

Anteriormente, el grano presolar más antiguo fechado con isótopos de neón tenía alrededor de 5,500 millones de años.

Los hallazgos arrojan luz sobre un debate respecto a si las nuevas estrellas se forman o no a un ritmo constante, o si hay altibajos en el número de nuevas estrellas a lo largo del tiempo.

“Gracias a estos granos, ahora tenemos evidencia directa de un período de formación estelar mejorada en nuestra galaxia hace 7,000 millones de años con muestras de meteoritos. Este es uno de los hallazgos clave de nuestro estudio“, dijo Heck.

Los investigadores también aprendieron que los granos presolares a menudo flotan en el espacio unidos en grandes grupos.

“Nadie pensó que esto fuera posible a esa escala”, concluyó.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=RYBMPAGd6PA&t=31s

https://www.youtube.com/watch?v=qd1YehNpbV4

https://www.youtube.com/watch?v=H8NO-TEa5QQ&t=75s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts