Filtraciones en casos de feminicidios en CDMX son recurrentes porque no hay castigo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Filtraciones en casos de feminicidios en CDMX son recurrentes porque no hay castigo

Filtrar datos y fotos es una práctica recurrente de las autoridades, pues aunque hay llamadas de atención no se ha castigado a funcionarios, señalan abogadas.
Cuartoscuro
11 de febrero, 2020
Comparte

Ingrid Escamilla fue asesinada a manos de quien fuera su pareja, Érick Francisco “N”. El caso cobró relevancia por la filtración por parte de autoridades de detalles de su muerte y fotografías explícitas de su cuerpo, que luego fueron publicadas por medios de comunicación.

Las filtraciones de información e imágenes de víctimas por parte de autoridades locales es una práctica recurrente, señala Verónica Berber, abogada integrante del Círculo Feminista de Análisis Jurídico.

Esto incluso fue motivo para que la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHDM) emitiera la recomendación 4/2017 a la entonces Procuraduría General de Justicia y el Tribunal Superior de Justicia – ambos de la Ciudad de México – por el caso del multihomicidio en la colonia Narvarte, ocurrido en 2015.

Lee: A sus 25 años Ingrid disfrutaba de sus mascotas y viajar, hasta que fue asesinada por su pareja

La recomendación de investigar a los funcionarios responsables de las filtraciones del caso Narvarte no fue cumplida, por lo que ha continuado esa práctica en la Fiscalía, señaló Berber, quien también es docente en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

De acuerdo con la abogada, la filtración de la fotografía de Ingrid dañó su honra, su dignidad y su imagen, y afectó también a su familia.

Tras las críticas por la filtración de la fotografía, así como un video en el que el hombre acusado de asesinarla confiesa el delito, la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Ciudad de México (SSDDHH) condenó la reproducción de estos materiales y llamó a no revictimizarla con fines lucrativos y de morbo.

A través de redes sociales, la SSDDHH calificó estas filtraciones como “expresiones de odio e indolencia que se emiten incluso después de su deceso”, y reconoció la obligación de las autoridades de investigarlas.

“Las filtraciones de imágenes del cuerpo de Ingrid son actos profundamente indignantes que atentan contra la víctima y la sociedad en general. Estos actos también deben ser investigados y deben deslindarse responsabilidades”, indicó.

Por su parte, la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX) informó que ya investiga a seis funcionarios que acudieron al lugar de los hechos y que posiblemente hicieron mal uso de las imágenes que tomaron durante los primeros peritajes y el levantamiento del cuerpo de Ingrid.

Te puede interesar: Incompetencia, misoginia y manejo político afectan el registro de feminicidios en los estados, alertan expertas

Verónica Berber explicó que la filtración en el caso de Ingrid podría no solo proceder ante el Órgano Interno de Control (OIC) de la Fiscalía –ante el cual la familia tendría que presentar una queja para que se investigue quiénes son los funcionarios responsables de que se diera a conocer la fotografía-, sino también por la vía penal.

En el caso de la denuncia ante el Ministerio Público por la vulneración de los derechos a la dignidad y a la honra de Ingrid por la reproducción en medios de la fotografía, y los que resultaran, “esta puede realizarla cualquier persona o colectivo a partir de lo que se hizo público, porque solo es hacer del conocimiento de los hechos a la Fiscalía, que son posiblemente delictivos”.

Fotografiar a víctimas está prohibido

De acuerdo con la abogada Karla Michel Salas, tomar o videograbar el cuerpo de cualquier víctima se encuentra prohibido, como señala el Protocolo para la Investigación del Delito de Feminicidio, vigente en la Ciudad de México desde 2011.

“Es muy preocupante esta práctica que tiene la Fiscalía, antes Procuraduría General de Justicia, particularmente por lo que hace a los Ministerios Públicos, policías y peritos que se encuentran en el lugar de los hechos y que indebidamente fotografían el cuerpo y posteriormente venden las fotografías”, explicó la abogada.

La especialista en litigio estratégico de casos de feminicidio acusó que otra práctica recurrente por parte del personal de investigación es permitir el acceso al lugar de los hechos a personas ajenas a las instituciones de seguridad, como periodistas, a quienes les permiten tomar imágenes a cambio de dinero o favores.

“Es claramente una responsabilidad administrativa, hay una prohibición expresa, por otro lado hay ya un protocolo que se estaba trabajando para el tema de filtraciones, porque ha sido una recomendación recurrente, ha sido motivo de diversas medidas cautelares que ha lanzado la comisión local de derechos humanos a la FGJCDMX. No es un tema nuevo”, dijo.

En entrevista con Animal Político, la abogada detalló que esta responsabilidad administrativa puede resultar en una responsabilidad penal, “pero depende, necesitamos investigar y saber si lo están haciendo las autoridades a cambio de dinero, a cambio de favores, no sabemos, porque también es claro los medios a los cuales les filtran y qué tipo de información les dan. Me parece importante ponerlo sobre la mesa”.

Lee más: Fiscalías indagan como feminicidio solo 1 de cada 5 asesinatos de mujeres

El periodismo no debe naturalizar la violencia

En opinión de Lucía Lagunes, directora de Comunicación e Información de la Mujer, A.C. (CIMAC), la reproducción masiva de imágenes sobre los cuerpos de víctimas del feminicidio, contribuye a la normalización de la violencia contra las mujeres y envía el mensaje de que cualquier niña o adulta puede ser la siguiente.

“La pedagogía que va haciendo este tipo de imágenes reafirma en los hombres el mandato social de la masculinidad nociva, violenta que atenta contra las mujeres, y en el lado de las niñas envía el mensaje de que pueden ser las próximas víctimas, y necesitamos romper de un lado y el otro”, dijo.

Para ella, actualmente hay dos tipos de periodismo en el tema de la violencia contra las mujeres, por un lado, están los medios de comunicación “que por desgracia hace años crecieron convencidos de que la sangre vende, de que el morbo es noticia y fueron educando a la población en esta lógica y que han construido cadenas de corrupción para poder mantener el sensacionalismo sobre la violencia y el dolor ajeno”.

Por otro lado, “están los medios que han escuchado la exigencia de la ciudadanía de decir ‘queremos ser tratadas con respeto, las mujeres, las víctimas’ y que ha cuestionado realmente si eso de filtrar imágenes o de colocar estas imágenes desgarradoras es periodismo”, señaló.

Sin embargo, aseveró, todos los medios de comunicación y periodistas “hoy como nunca estamos llamados a una ética a toda prueba, una ética que sancione y que elimine estas prácticas misóginas, sexistas, anquilosadas, viejas, que han hecho tanto daño a la humanidad”.

“No puede justificarse que se siga alimentando la naturalización de la violencia contra las mujeres y se siga justificando a los agresores como enfermos, poseídos, trastocados”, concluyó.

La Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim) condenó la forma en que varios medios de comunicación difundieron la información e imagen del feminicidio, ya que revictimizaron a Ingrid.

Pidió a las autoridades capitalinas investigar quiénes filtraron la información a los medios. 

A los medios de comunicación la Conavim recomendó capacitar y profesionalizar a sus trabajadores para que conozcan el lenguaje incluyente y lo que señala la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El pedazo de hielo del tamaño de Londres que se desprendió de la Antártida

El enorme témpano se separó de la plataforma de hielo Brunt, ubicada en el mar de Weddell, al sur del océano Atlántico.
27 de febrero, 2021
Comparte

Un gran iceberg de unos 1.270 kilómetros cuadrados, aproximadamente el tamaño de la zona metropolitana de Londres, se desprendió de la Antártida.

Este viernes, los instrumentos de detección en la superficie de la plataforma de hielo Brunt confirmaron la separación.

No muy lejos, el British Antarctic Survey (BAS), una institución de Reino Unido dedicada a la investigación de la Antártida, opera la estación Halley. Desde 2017 lo ha hecho con una capacidad reducida debido a la perspectiva inminente de un desprendimiento.

Actualmente no hay nadie en la base, por lo que no hay riesgo para la vida humana.

BAS tiene una variedad de dispositivos GPS en la plataforma Brunt que transmiten información sobre los movimientos del hielo a la sede de la agencia en Cambridge.

Los expertos inspeccionarán las imágenes satelitales de lo ocurrido cuando estén disponibles.

Querrán verificar que no aparezcan inestabilidades inesperadas en la plataforma de hielo restante donde está ubicada la estación Halley.

“Aunque la ruptura de grandes pedazos de las plataformas de hielo de la Antártida es algo completamente normal de su funcionamiento, los grandes desprendimientos como el detectado en la plataforma de hielo de Brunt el viernes siguen siendo bastante raros y emocionantes”, dijo el profesor Adrian Luckman, quien ha estado rastreando imágenes de satélite del Brunt durante las últimas semanas y predijo la ruptura.

“Con tres largas fisuras que se han estado desarrollando activamente en el sistema de la plataforma Brunt durante los últimos cinco años, todos hemos estado anticipando que algo espectacular iba a ocurrir”, dijo a la BBC.

“El tiempo dirá si este desprendimiento provocará que en los próximos días y semanas se rompan más pedazos. En la Universidad de Swansea estudiamos el desarrollo de las grietas en la plataforma de hielo porque mientras algunas conducen a grandes desprendimientos, otras no; y las razones de esto pueden explicar por qué existen las grandes plataformas de hielo “, agregó.

Borde del iceberg A68

Mario Tama/Getty Images
Aunque el nuevo iceberg es enorme, no es tan grande como el A68 (fotografiado en esta imagen) cuyo tamaña equivale a cuatro veces el de Londres.

¿Dónde exactamente se produjo la ruptura?

El desprendimiento detectado este viernes está en la plataforma de hielo Brunt, que es la protuberancia flotante de glaciares que han fluido de la tierra hacia el mar de Weddell.

En un mapa, el mar de Weddell es ese sector de la Antártida directamente al sur del océano Atlántico. El Brunt está en el lado este del mar.

Como ocurre con todas las plataformas de hielo, periódicamente de ella se desprenden icebergs. El último gran trozo que se desprendió en esta área lo hizo a principios de la década de 1970.

¿Cuán grande es el nuevo iceberg?

Se estima que mide unos 1.270 kilómetros cuadrados. Eso es grande desde cualquier punto de vista, aunque no tan grande como el iceberg A68 que se desprendió en julio de 2017 de la plataforma de hielo Larsen C, en el lado occidental del mar de Weddell.

Pero incluso con una cuarta parte del tamaño de A68 será necesario rastrear este bloque del Brunt debido al riesgo futuro que podría representar para la navegación.

El Centro Nacional de Hielo de Estados Unidos le dará al nuevo desprendimiento un nombre a su debido tiempo. Dado que está en el mismo cuadrante antártico (0-90W) en el que se originó el A68, también llevará la letra “A” en su nombre. Es probable que se llame A74.

¿Es esto consecuencia del cambio climático?

No. El desprendimiento de témpanos en el borde delantero de una plataforma de hielo es un comportamiento muy natural.

La plataforma tiende a mantener el equilibrio y la expulsión de témpanos es una forma de equilibrar la acumulación de masas derivada de las nevadas y la entrada de más hielo procedente de los glaciares que se alimentan en tierra.

A diferencia de la península Antártica, al otro lado del mar de Weddell, los científicos no han detectado cambios climáticos en la región de Brunt que alterarían significativamente el proceso natural descrito anteriormente.

Además, las estimaciones sugieren que el Brunt había logrado su mayor extensión en los últimos 100 años cuando se produjo este desprendimiento. Esta ruptura hace tiempo de debía ocurrir.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-O7sw3Pe5TI&t=20s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.