Pagar a Fucam o esperar en hospitales: opciones para mujeres con cáncer
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Pagar en Fucam o esperar en hospitales públicos, las opciones para mujeres con cáncer

Quienes llegaron a la fundación después del 31 de diciembre de 2019 ya no podrán recibir atención gratuita, la mayoría no tiene para pagar cuotas de recuperación y no saben qué hacer ni a dónde ir.
Cuartoscuro
27 de febrero, 2020
Comparte

Martha supo este martes que tiene cáncer. Así se lo confirmaron en la Fundación de Cáncer de Mama (Fucam) después de hacerle una biopsia, por la que debió pagar 1,200 pesos.

El médico le dijo que necesitaba practicarle más estudios para recomendarle un tratamiento, pero que estos se los cobrarían.

“Le dije que ya no tenía dinero. Y fue allí que el médico me dijo que entonces fuera al Hospital Juárez o al Instituto Nacional de Cancerología”.

Te puede interesar | “Cáncer no, vida sí”: Pacientes de Fucam exigen se regrese el apoyo del gobierno a la fundación

El médico le advirtió a Martha que su cáncer debía atenderse rápido. “Yo ahorita no sé ni a dónde tengo que ir. No sé ni a qué hospital de los públicos que dicen me convendría acudir. Le pregunté al médico si en alguno podría llegar directo a urgencias para que me atendieran rápido y me dijo que no, que debo ir y sacar cita, como todos”.

Martha llegó a Fucam con la esperanza de encontrar una buena atención médica y además gratuita, después de tener un mal diagnóstico que agravó su problema. Hace año y medio se sintió una bolita en su seno derecho, como no tiene seguridad social, acudió al consultorio de una farmacia, y hasta se hizo una mastografía, pero el médico le dijo que no era nada grave, que todo era una cuestión hormonal.

La bolita en su pecho siguió creciendo y empezó a causar molestias. Martha se preocupó. Una conocida le recomendó acudir a la Fucam. Le comentó que ahí atendían bien y rápido, que el trato era amable y cálido y todo gratuito.

Pero Martha se encontró con que eso era antes del 1 de enero de 2020. A partir de este año el Fucam cobra cuotas de recuperación a las pacientes, porque salió del esquema de servicios subrogados al gobierno federal, por el cual el extinto Seguro Popular le transfería presupuesto para atender a las pacientes sin costo alguno para ellas.

Solo quienes hayan llegado a la fundación antes del 31 de diciembre de 2019 tendrán atención gratuita, el resto si quieren atención sin costo deberán ir a los hospitales públicos, en el caso de la Ciudad de México, al Hospital General de México, al Juárez o al Instituto Nacional de Cancerología.

A Martha le preocupa lo que le dicen otras personas enfermas de cáncer, que en los hospitales públicos la atención es tardada, que no es buena y que no es igual de cálida que el Fucam.

“Sí estoy muy preocupada. Además del golpe de saber que tengo cáncer, es ahora el golpe de pensar qué hacer, por lo pronto mañana me voy al Instituto de Cancerología”.

Con la misma doble preocupación están otras mujeres que salen de Fucam con el rostro lánguido y la mirada extraviada. Isela es otra de ellas. Vino desde Chiapas para recibir atención médica. Ya sabe que tiene cáncer. Entre los estudios que le hicieron en otros lados y la biopsia que le practicaron en Fucam, a donde llegó por primera vez el 10 de enero de 2020, ya ha gastado cerca de 6 mil pesos.

“El 5 de marzo tengo reunión aquí en la fundación con los médicos, me van a decir qué tipo de tratamiento requiero y cuánto me costaría. No quiero imaginarme la cantidad. Lo más seguro es que no pueda pagarla, aunque sea una cuota mínima. Trataré de irme a un hospital público, pero no nos dicen a cuál nos conviene ir, ni si podemos acudir con alguien en específico o qué hacer”, dijo Isela.

A ella la escucha Esperanza. Está sentada en una de las bancas colocadas afuera de la fundación para los familiares de los pacientes. Comentó que es su hermana la que tiene cáncer de mama. Justo en ese momento está adentro en una nueva consulta. Han venido desde Poza Rica, Veracruz, para conseguir atención médica, pero se topan con lo mismo, van a necesitar dinero para pagar.

“Ya nos cobraron 2 mil 400 pesos por dos biopsias, una en cada seno de mi hermana. Ya le dijeron que sí es cáncer, pero apenas le van a decir qué tipo de tratamiento requiere y cuánto nos costaría. Ella me dice que si es mucho dinero que entornes así la dejemos, porque sabe que no tenemos y no quiere cargarnos el peso, pero no, cómo la vamos a dejar morir”. Esperanza dice esa última frase y se le salen las lágrimas.

Sobre ir a un hospital público dice que sí, que si deben ir, pero les preocupa lo mismo: ¿cuánto tiempo tardarán en atender a su hermana y si la atención será buena?

Atención gratuita en otros hospitales

La Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad (CINSHAE) confirmó a Animal Político que en el caso de la Ciudad de México las pacientes que hayan llegado a Fucam a partir del 1 de enero de 2020 recibirán atención, sin ningún problema ni pero, en los hospitales Juárez, General de México y el Instituto Nacional de Cancerología.

La recomendación es que lleven su documentación, sobre todo el expediente médico que deben entregarles en Fucam, con la evidencia histopatológica del diagnóstico. Pero para Martha, Isela y la hermana de Esperanza aún hay dudas sobre si el servicio que prometen en los hospitales públicos será bueno, cálido y gratuito como lo era hasta hace un par de meses en el Fucam.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La sorprendente imagen de dos ratones peleando en el metro que ganó un concurso de foto

La imagen de dos ratones disputándose unos restos de comida en una estación del metro londinense fue la favorita del público en un concurso de fotografía de vida silvestre.
12 de febrero, 2020
Comparte

Cualquiera que haya viajado en el sistema de metro de Londres estará familiarizado con ellos: los pequeños ratones que se corren por los andenes y se escabullen entre las vías.

Sam Rowley estaba tan fascinado con estos roedores subterráneos que pasó una semana en el metro tratando de fotografiarlos.

Una noche, captó la imagen de dos de estos animalitos peleándose por un trozo de comida que un pasajero dejó caer.

La persistencia del fotógrafo para lograr la imagen le hizo ganar el premio del público del concurso Fotógrafo de Vida Silvestre del Año LUMIX.

El internacionalmente famoso concurso anual, conocido por sus siglas en inglés como WPY, solicitó a sus seguidores que clasificaran algunas de las imágenes que no alcanzaron a ganar los principales premios otorgados el pasado octubre pero que, no obstante, eran fabulosas.

Una madre jaguar con su cachorro sosteniendo una anaconda con sus colmillos

Michel Zoghzoghi/WPY
Un par de jaguares encaran una anaconda – por Michel Zoghzhog

Unas 28.000 personas seleccionaron como su preferida la foto de Sam “Station Squabble” (Riña en la estación) dentro de la categoría “las mejores del resto”.

El fotógrafo pasó noches enteras en una estación del metro en el centro de Londres, postrado en el suelo tratando de lograr el ángulo bajo perfecto.

Los dos sujetos habían estado buscando comida individualmente hasta que se encontraron al mismo tiempo el mismo bocado. Por un instante, se disputaron el tesoro antes de irse cada uno por su camino.

“Usualmente tomo una serie de fotos y tuve suerte con esta toma pero, por otro lado, había pasado cinco días tendido en el andén, así que probablemente iba a suceder en algún momento”, explicó Sam.

Actualmente, el fotógrafo londinense trabaja en la ciudad de Bristol (oeste de Inglaterra) para el equipo de documentales de historia natural de la BBC.

Sam dice que su pasión es fotografiar la vida silvestre urbana. Piensa que la gente tiene una conexión con los animales de nuestras ciudades y pueblos porque estas criaturas viven entre nosotros.

También admira la tenacidad de los animales que a duras penas subsisten en lo que es un ambiente muy difícil.

“Estos ratones del metro, por ejemplo, nacen y pasan el resto de sus vidas sin jamás ver el sol o sentir el césped. A cierto nivel, es una situación desesperada -el escabullirse entre los lúgubres pasajeros durante unos meses, tal vez uno o dos años, antes de morir. Y como hay tantos ratones y tan pocos recursos, tienen que pelear por algo tan irrelevante como una migaja”.

Orangután

Aaron Gekoski/WPY
Este orangután estaba siendo explotado como espectáculo – por by Aaron Gekoski

La competencia Fotógrafo de Vida Silvestre del Año es organizada por el Museo de Historia Natural de Londres.

Michael Dixon, director de la institución, comentó sobre la foto: “La imagen de Sam ofrece un vistazo fascinante de cómo funciona la vida silvestre en un ambiente dominado por humanos. El comportamiento de los ratones está forjado por nuestra rutina diaria, el transporte que utilizamos y la comida que desechamos. Esta imagen no recuerda que, aunque los pasemos de largo todos los días, los humanos estamos inherentemente entrelazados con la naturaleza que tenemos a nuestros pies. Espero que inspire a la gente a pensar y valorar más esta relación”.

Hubo otras cuatro imágenes que recibieron menciones especiales o fueron “altamente recomendadas” en la votación LUMIX.

Estas incluyen la de un desafortunado orangután siendo explotado para un espectáculo, tomada por Aaron Gekoski; la dramática foto de una madre jaguar con su cachorro enfrentándose a una anaconda, captada por Michel Zoghzhogi; el conmovedor retrato de un guarda forestal y el rinoceronte negro bebé en su cuidado, registrada por Martin Buzora; y un grupo de renos árticos blancos en la nieve fotografiado por Francis De Andres.

Renos blancos del Ártico en la nieve

Francis De Andres/WPY
Este grupo de renos blancos del Ártico fue fotografiado por Francis De Andres.

Guarda forestal con un rinoceronte negro bebé

Martin Buzora/WPY
Un conmovedor retrato de un guarda forestal con un rinoceronte negro bebé – por Martin Buzora.

Todas la fotos tienen derechos reservados.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qd1YehNpbV4

https://www.youtube.com/watch?v=kw3FYvWT-Po

https://www.youtube.com/watch?v=-O7sw3Pe5TI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts