Solo 3 de cada 100 asesinatos de mujeres son esclarecidos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Suben penas por feminicidios, pero solo 3 de cada 100 asesinatos de mujeres son esclarecidos y llegan a condena

Hay 8 estados en donde en cuatro años no se ha dictado una sola condena por feminicidio. Faltan protocolos y personal especializado para indagar con perspectiva de género asesinatos de mujeres, dicen especialistas.
Cuartoscuro
21 de febrero, 2020
Comparte

En los últimos años el Congreso federal y 13 congresos estatales han reformado sus códigos penales para agravar las penas de feminicidio, en un intento por inhibir el crecimiento de este delito. Sin embargo, en los hechos solo 3 de cada 100 asesinatos de mujeres son esclarecidos y llegan a una condena por dicho ilícito.

Así lo prueban datos oficiales de las fiscalías estatales y de los poderes judiciales locales recolectados y reportados por Inegi, los cuales arrojan que de 2015 a 2018 fueron asesinadas en nuestro país 12 mil 378 mujeres en total, pero en ese mismo lapso solo se dictaron sentencias condenatorias en 407 casos.

Aunque no necesariamente las condenas de un año corresponden a los casos registrados en ese lapso, los especialistas de Inegi señalan que sí puede hacerse una aproximación al nivel de efectividad entre casos y sentencia.

De esta forma, las 407 condenas de feminicidio equivalen apenas al 3.2% de todos los casos de mujeres que han sido asesinadas en México en el lapso señalado.

Incluso hay ocho estados del país, la cuarta parte de las entidades, donde no se dictó una sola condena de feminicidio en el referido plazo.

Lo anterior significa que aun cuando se endurezcan las penas por feminicidio, dicha medida solo puede materializarse en una fracción de los asesinatos de mujeres, ya que la enorme mayoría de ellos no llega a una condena por este delito.

Animal Político publicó el jueves pasado que de 2015 a 2018 los asesinatos de mujeres crecieron 57% aun y cuando múltiples estados han optado por agravar la pena de prisión por feminicidio, como lo hizo esta semana el Congreso de la Unión a nivel federal.

¿Por qué hay pocas sentencias?

Un primer dato que explica la baja efectividad en cuanto a condenas de feminicidio es que la mayor parte de los casos de asesinatos de mujeres ni siquiera se indagan como un posible crimen por razón de género, pese a que así lo marcan criterios nacionales e internacionales.

Este medio publicó el pasado 10 de febrero que solo 1 de cada 5 asesinatos de mujeres se indagan como posible feminicidio, lo que significa que el 80% de los asesinatos de mujeres quedan, casi desde un inicio, fuera de la posibilidad de una condena por dicho delito grave.

De acuerdo con las cifras de Inegi, los casos que las fiscalías sí consideraron como posible feminicidio de 2015 a 2018 ascendieron a 3 mil 114, pero no todos han llegado al juez. En el mismo lapso sumaron 1 mil 792 los feminicidios en donde la investigación avanzó lo suficiente para consignarla a un juzgado.

Y finalmente los datos arrojan para el mismo lapso un total de 407 sentencias condenatorias por feminicidio, en dicho periodo de cuatro años. Se trata de menos del 15% de casos que sí se investigaban oficialmente como feminicidio y que, como ya se dijo, son apenas la quinta parte de total de mujeres asesinadas.

La cifra anual de sentencias condenatorias de feminicidio se ha incrementado. Mientras que en 2015 se reportaron solo 78 de ellas, para 2018 la cifra ascendió a 136, un alza de más del 70%. Sin embargo, la cifra de condenas es extremadamente baja respecto al universo de la violencia feminicida: mientras que en 2015 se registraron 2 mil 383 mujeres asesinadas, para 2018 la cifra llegó hasta las 3 mil 752 víctimas.

La cuarta parte de estados, sin condenas

Aunque el delito de feminicidio está tipificado en la mayor parte de los estados desde principios de la década pasada, entre 2015 y 2018 hubo ocho entidades – la cuarta parte del país – en donde no se dictaron sentencias por este delito. Ello pese a que en dichas entidades se registraron 2 mil 422 asesinatos de mujeres en ese mismo lapso.

Estas entidades son Nayarit, Colima, Chihuahua, Tlaxcala, Tamaulipas, Baja California Sur, Oaxaca y Aguascalientes.

Llama la atención el caso de Tlaxcala que tiene una de las penas más altas del país para feminicidio: 70 años de prisión. Es letra muerta porque no registra un solo caso en donde haya podido aplicarse una condena. Otros estados de la lista, como Chihuahua y Aguascalientes, también registran sanciones altas de hasta 60 años, que no se han aplicado en ningún caso.

Los poderes judiciales del resto de los estados sí reportaron sentencias condenatorias de feminicidio, aunque muchos en niveles muy bajos. Por ejemplo, Baja California, Campeche, y Querétaro, reportaron una sola sentencia condenatoria cada uno en un periodo de cuatro años.

Y hay ocho estados en donde en cuatro años se han dictado entre 2 y 5 sentencias condenatorias solamente: Quintana Roo, Durango, Michoacán, San Luis Potosí, Puebla, Tabasco, Veracruz y Chiapas.

Por el contrario, Ciudad de México es la entidad con el mayor número de sentencias por feminicidio en el referido lapso, con 90 en total. Le sigue Guanajuato con 82 condenas, aunque ello no fue factor para que en el mismo periodo se reportaran más de 800 asesinatos de mujeres, con un crecimiento de casi 240% en la violencia feminicida.

Hay cinco estados del país en donde la muerte violenta de mujeres se ha disparado por encima de 200% en cuatro años. Dos de ellos son Nayarit y Colima, donde no se reporta ni una sentencia, y el otro es Quintana Roo con 4 condenas. En todos ellos agravar las sanciones en los hechos no significa nada, dado que prácticamente no hay investigaciones que lleguen a sentencias.

¿Qué hacer entonces?

Prácticamente todas las especialistas consultadas coinciden en que el elevar sanciones es una medida en el mejor de los casos simbólica, sin ningún impacto en la prevención del feminicidio y la reducción de la violencia. Ello se debe a que el problema de fondo en este, como en otros delitos, es la pobre investigación y la impunidad.

María de la Luz Estrada, Coordinadora Ejecutiva del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, advierte que en lo que debe trabajarse es en las fiscalías, y en las capacidades que estas tienen para indagar los casos.

Como prioridades identificó el diseño de un protocolo para la investigación de feminicidios que se aplique en todo el país. “Estamos ante la posibilidad de que la tipificación de este delito vaya a homologarse en un próximo Código Penal único, lo cual está bien, pero no es suficiente. Hace falta un protocolo”, dijo.

Estrada consideró relevante el que también se pongan en marcha las denominadas “Unidades de Análisis de Contexto”, que se encargarían de estudiar el entorno relacionado con cada crimen de una mujer, factor que es determinarte para poder identificar y acreditar las circunstancias de género que separan a un feminicidio de un homicidio de otro tipo.

Y a ello se suma la urgencia de contar con personal especializado en perspectiva de género. Dijo que se necesitan desde policías, hasta fiscales y peritos que tengan los conocimientos del tipo de investigación que requiere un feminicidio, y que son distintos a los de un homicidio de otro tipo.

“El feminicidio necesita necropsias que describan la forma en cómo se lesionó el cuerpo para acreditar lesiones degradantes, para la violencia sexual, necesitas peritajes de especialistas con perspectiva de género. Sin eso los casos se caen. Es en estas cosas donde el Congreso y los gobiernos deberían por énfasis. No en improvisaciones”, dijo.

Karla Salas Ramírez, abogada feminista directora del Grupo de Acción por los Derechos Humanos y la Justicia Social, advirtió además que una sentencia tampoco es garantía de justicia, pues muchas de ellas no cumplen con los parámetros de perspectiva de género que exige el feminicidio.

“En los casos de feminicidio, las juezas y los jueces tienen frente a las víctimas tres obligaciones: garantizar el derecho a la verdad, que implica el derecho de las y los familiares a conocer lo que ha ocurrido; hacer justicia y que no exista impunidad, y reparar el daño causado a las y los familiares. Y esto muchas veces no ocurre”, dijo Salas.

La especialista precisó que, si bien las investigaciones en la mayoría de los casos son deficientes, los jueces también tienen la facultad de subsanar fallas en el proceso.

“No basta con tener sentencias condenatorias, sino se han garantizado los derechos de las víctimas, esa no es la calidad de justicia que exigen las víctimas ni la sociedad”, dijo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El escándalo de corrupción que llevó a la renuncia a uno de cardenales más poderosos del Vaticano

El cardenal Giovanni Angelo Becciu, uno de los personajes de mayor rango dentro del Vaticano, renunció inesperadamente a su puesto y a su título, según anunció la Santa Sede.
26 de septiembre, 2020
Comparte

Un nuevo escándalo sacude los muros de San Pedro.

El cardenal Giovanni Angelo Becciu, uno de los personajes de mayor rango dentro del Vaticano, renunció inesperadamente a su puesto y a su título, según anunció la Santa Sede.

“El Santo Padre aceptó la renuncia al cargo de Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos y de los derechos vinculados al Cardenalato, presentada por Su Eminencia el Cardenal Giovanni Angelo Becciu”, indicó en un comunicado.

Pero en una movida inesperada, el cardenal reveló que la renuncia no había sido voluntaria, sino que lo había hecho a petición del papa Francisco que recibió denuncias de corrupción en su contra.

Según contó Becciu a la prensa italiana, recibió presiones de la Santa Sede por sospechas de que “había dado dinero de la Iglesia a sus hermanos”, algo que negó de forma terminante.

“No robé ni un euro. No estoy bajo investigación, pero si me envían a juicio, me defenderé”, dijo.

Cardinal Giovanni Angelo Becciu poses after a consistory ceremony lead by Pope Francis to create 14 new cardinals at St. Peters Basilica on June 28, 2018

Getty Images
Francisco nombró cardenal a Becciu en 2018.

En una conferencia de prensa el viernes, Becciu contó que su destitución llegó “como un rayo de la nada” y que el Papa “estaba sufriendo” cuando le dio la noticia.

“Todo es surrealista. Hasta ayer me sentía amigo del Papa, el fiel ejecutor del Papa”, dijo.

“Entonces el Papa me dijo que ya no tenía fe en mí porque recibió un informe de los magistrados de que cometí un acto de apropiación indebida”. agregó.

Las renuncias a este nivel del Vaticano son extremadamente raras y la Santa Sede aclaró poco en su comunicado publicado el jueves por la noche.

¿Quién es el cardenal Becciu?

El cardenal Becciu fue un colaborador cercano de Francisco y anteriormente tuvo un trabajo clave en la Secretaría de Estado del Vaticano.

Sin embargo, su nombre comenzó a causar revuelo luego de que se revelara que estuvo vinculado en un controvertido acuerdo para invertir en un edificio de lujo en Londres con fondos de la Iglesia.

Desde entonces, esa inversión ha sido objeto de una investigación financiera.

Giovanni Angelo Becciu

Getty Images
El cardenal era uno de los jerarcas más poderosos de la Iglesia católica.

El cardenal fue durante años, en términos del Vaticano, un diplomático de carrera: de 2011 a 2018 tuvo el poderoso rol de Suplente de Asuntos Generales en la Secretaría de Estado, lo que lo llevó a reunirse a diario con el Papa.

Fue Francisco quien lo nombró cardenal en 2018, cuando asumió un nuevo cargo de dirección del departamento que se ocupa de nombrar los nuevos santos y beatos de la Iglesia.

“Le dije al Papa: ¿por qué me haces esto frente al mundo entero?”.

Las angustiadas palabras son de uno de los cardenales más importantes de la Iglesia católica, ahora despedido y despojado de su derecho a elegir al próximo Papa.

Giovanni Angelo Becciu se había desempeñado como subsecretario de Estado, un rol con acceso ilimitado al papa Francisco, y más tarde fue jefe del departamento que elige a los futuros santos.

Pero el jueves por la noche, fue convocado para una reunión supuestamente tensa con su jefe.

El cardenal Becciu había gestionado una controvertida compra por US$232 millones de una propiedad en Londres con fondos de la Iglesia, incluido dinero de las limosnas.

Otros informes alegan que apoyó un hospital romano en ruinas que empleaba a su sobrina.

“El Santo Padre explicó que le había dado favores a mis hermanos y sus negocios con dinero de la Iglesia … pero estoy seguro de que no hay delitos”, le dijo al diario italiano Domani.

Pero su negación no fue suficiente. Lo sucedido ha sido llamado “un terremoto en el Vaticano”.

La coreografía de su despido puede parecer de capa y espada, pero es un recordatorio de que el escándalo y la corrupción que acosan a los gobiernos de todo el mundo también alcanzan los más altos escalones de la Santa Sede.


¿Qué se sabe del acuerdo inmobiliario de Londres?

Fue durante su época como sustituto de asuntos generales cuando el religioso estuvo vinculado a un negocio de una propiedad de lujo en una zona adinerada de Londres.

La compra del bloque de apartamentos en Sloane Avenue fue hecha con dinero de la Iglesia a través de fondos y empresas extraterritoriales, según documentos oficiales.

Cinco miembros del personal del inmueble fueron suspendidos el año pasado luego de una redada y agentes de la policía del Vaticano incautaron documentos y computadoras.

El papa Francisco

AFP
El papa Francisco ha tenido que lidiar con varios escándalos durante su mandato al frente de la Iglesia.

Luego, en junio, el empresario italiano Gianluigi Torzi fue arrestado por la policía del Vaticano bajo sospecha de extorsión y malversación.

A principios de este año, el cardenal Becciu defendió la compra.

“Se hizo una inversión en un edificio. Fue una buena y oportuna ocasión, que hoy mucha gente nos envidia”, dijo en febrero.

También negó que el dinero recaudado para los pobres, llamado Peter’s Pence, se hubiera utilizado en el trato.

¿Por qué ahora?

Medios italianos consideran que la repentina partida del cardenal puede estar relacionada no solo con la propiedad de Londres.

En su entrevista del viernes, el cardenal dijo que el Papa lo confrontó también por el dinero de la Iglesia que había dado a negocios administrados por sus hermanos.

Una cooperativa en Cerdeña, dirigida por su hermano Tonino Becciu, brindó ayuda a los migrantes y el cardenal dijo que se había contabilizado todo el dinero.

Otros fondos se utilizaron para renovar el edificio de la Santa Sede en Cuba.

Cardenales

AFP
El cardenal no podrá estar entre los cardenales que elegirán el futuro papa.

Los reportes de prensa italianos también sugieren que el Papa estaba descontento con el uso de los fondos de los pobres para otras inversiones.

El año pasado, el semanario italiano L’Espresso publicó un informe de la autoridad anticorrupción del Vaticano en el que alegaba inversiones especulativas más generalizadas por valor de US$725 millones.

El cardenal Becciu mantendrá su título a pesar de su renuncia a la congregación. Sin embargo, no podrá votar por el próximo Papa.

El último cardenal que renunció a su derecho a votar por un nuevo Papa fue el cardenal escocés Keith O’Brien, quien renunció en 2013 en medio de un escándalo sexual. Murió cinco años después.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=MCmqUp2XTPY&t=98

https://www.youtube.com/watch?v=j5UTs94JcUE&t=1

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.