Resuelve tu Deuda, una Fintech que confía en los deudores
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Contenido patrocinado
María del Rosario Monroy encontró una solución confiable en las reparadoras de crédito. Foto: Especial
Resuelve tu Deuda, una Fintech que confía en los deudores
Resuelve tu Deuda es una Fintech con una historia de éxito y de crecimiento constante, desde hace 10 años.
María del Rosario Monroy encontró una solución confiable en las reparadoras de crédito. Foto: Especial
28 de febrero, 2020
Comparte

Resuelve tu Deuda es una Fintech con una historia de éxito y de crecimiento constante, desde hace 10 años. Su modelo de negocio ofrece a los deudores una salida de negociación con sus acreedores para poder sanear sus finanzas personales. Sin embargo, la figura de “reparadoras de crédito” no está incluida en la legislación mexicana que regula a estas empresas emergentes de tecnología financiera, también conocidas como Fintech.

Aún cuando no existe la figura de reparadora de crédito —como ocurre con la inscripción de seguros o de las afores— dentro del marco regulatorio tradicional de las instituciones financieras, es responsabilidad de cada uno de los jugadores hacer lo necesario para brindar certeza a las personas con problemas financieros que encuentran en ellos una alternativa para salir de deudas.

Marco Carrera, experto en educación e inclusión financiera, explica que uno de los principales retos de las Fintech —como las reparadoras de crédito— radica en tener la validación de las autoridades, pues al ser empresas que presentan soluciones financieras innovadoras y disruptivas dentro del sistema bancario tradicional no cuentan con un “cajón” legal a su medida.

En el caso de las reparadoras de crédito, la autoridad no puede aún validarlas pues no aparecen en la ley. “Sin embargo, esto  no significa que sus clientes queden desprotegidos. Aquellas que sean empresas formales deberán estar legalmente constituidas y presentar un contrato de servicios con cláusulas claras que en caso de ser incumplidas podrán ser reportadas ante la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco)”, explica Carrera.

¿Resuelve tu Deuda es un fraude?

Irene Flores, editora de contenidos y educación financiera de la plataforma de recomendaciones de servicios financieros Coru.com, explica que el contrato con una reparadora de deuda es la compra y venta de un servicio de asesoría y mediación, en la mayoría de los casos. “Hasta allí. Nada toca necesariamente al fraude como serían la clonación de tarjetas, las pirámides de préstamos o los cheques alterados”, comenta.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) explica que los fraudes financieros son acciones que una persona realiza con el fin de obtener un beneficio propio a costa de dañar la economía de otra. Para atender este tipo de delitos, la dependencia incluso habilitó un portal para denunciar números telefónicos, sitios falsos, correos electrónicos de posibles defraudadores que buscan conseguir datos bancarios para “realizar una acción ilícita”.

En sus oficinas corporativas de la CDMX, el equipo de Resuelve tu Deuda está especializado en servicios de negociación con acreedores. Foto: Especial

Flores explica que las reparadoras son “intermediarios y acompañantes” de las personas que llegan a un determinado nivel de endeudamiento, aunque hay quienes podrían considerar que sus servicios son “en vano” y que cualquier deudor podría realizar por sí mismo las gestiones de negociación que ellos realizan.

“Las reparadoras existen y funcionan para la gente que no entiende muy bien o desconoce lo que dicen los despachos de cobranza, para quienes no saben interpretar los mensajes legales o avisos de los departamentos jurídicos o de cobranza, para quienes no saben cómo acercarse a negociar la resolución de una deuda. Son una opción para aquellas personas que no saben lo que pueden negociar y quieren terminar de una vez por todas con sus deudas”, comenta la especialista de Coru.com

Subraya que las reparadoras no ofrecen un producto, sino servicios de asesoría legal y de negociación con los acreedores. “Puede ocurrir que una persona contrate a una reparadora y, luego de un tiempo, piensa que (las gestiones realizadas por la reparadora) pudo realizarlas solo y sin ayuda”, dice Flores.

Aunque las reparadoras cuentan con personal especializado y conocen la ruta a seguir con cada acreedor y sólo las más confiables cuentan con cláusulas de garantía.  

La recomendación de Coru.com para las personas que están considerando usar una reparadora de crédito, así como cualquier otro servicio financiero es informarse exhaustivamente sobre el servicio que van a contratar.  

Una reparadora paso a paso

En México, Resuelve tu Deuda apareció en la escena financiera como una solución novedosa que llenó un vacío en el proceso de negociación entre deudores y acreedores. Su crecimiento los ha llevado a tener presencia en Colombia, Argentina y España, sumar a más de 1,200 empleados y haber atendido a 200 mil clientes que lograron sanear sus finanzas a través de su sistema de ahorro.

A María del Rosario Monroy García le pasó lo que normalmente le ocurre a cientos de clientes de las reparadoras: el desconocimiento del manejo de los préstamos personales los lleva a confundir el crédito con dinero propio. Se endeudan con una tarjeta de la que solamente pagan los mínimos y luego adquieren otro préstamo para tratar de pagar el primero. 

Ese tipo de manejo, “usar una tarjeta para pagar la otra”, llevó a Rosario a endeudarse por 1 millón y medio de pesos. Su crisis financiera personal le llegó cuando había gestionado su jubilación, luego de 30 años de trabajo en una institución gubernamental. Planeaba retirarse para atender a su padre que necesitaba atención médica especializada en casa. Así que comenzó a endeudarse para construir una habitación “tipo hospital” en su domicilio. 

“Llegó un momento en que no pude solventar. Mis amigas me ayudaron prestándome dinero. Pero llegó un momento en el que ya no pude ni pagarle a mis amigas ni pagar mis tarjetas. Casi un año, estuve comiendo de lo que me daban mis vecinas y era triste para mí, porque yo tenía una pensión”, es cómo recuerda los momentos más álgidos.

Decidió contratar los servicios de una reparadora para saldar su deuda a través del ahorro y sin adquirir un nuevo compromiso económico. El modelo de negocio de estas Fintech les permite funcionar como una institución que administra el ahorro de sus clientes y una vez que dicho ahorro es suficiente para liquidar un adeudo, se sientan con el acreedor a negociar un descuento.

Los clientes de las reparadoras suelen ser personas que tienen más de un adeudo. Es decir, se endeudaron con más de una tarjeta y rebasan montos de 100 mil pesos. Es por eso que las labores de gestión implican sentarse a negociar con más de un acreedor. 

Al menos el 55% de los mexicanos pide créditos para pagar deudas y cubrir necesidades económicas básicas, según datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV). Eso evidencia la baja educación financiera y cultura del ahorro entre la población. Cuando estos deudores llegan con una reparadora, encuentran la posibilidad de rehabilitarse como sujetos de crédito y además aprenden a manejar sus finanzas personales. 

Quienes concluyen exitosamente su programa de ahorro y liquidan sus deudas son quienes entienden que la reparadora les cobrará honorarios por ayudarlos a aprender a ahorrar y asignarles a un ejecutivo que negociará con sus acreedores es parte de ese proceso educativo.

 

Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts