Río Santiago: el estudio oculto por 10 años que alertaba sobre metales contaminantes a poblaciones de Jalisco
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Río Santiago: el estudio oculto por 10 años que alertaba sobre metales contaminantes a poblaciones de Jalisco

El gobierno de Jalisco rechazó haber ocultado el estudio durante la actual administración, y prometió iniciar procedimientos administrativos contra los funcionarios involucrados.
Cuartoscuro
5 de febrero, 2020
Comparte

Desde 2010, las autoridades de Jalisco recibieron un estudio que alertaba la presencia de metales pesados en niños de distintas localidades cercanas a la cuenca del Río Santiago, sin embargo el documento no fue publicado en su momento, y las afectaciones graves a la salud de la población se cumplieron. 

10 años después, un grupo de 330 personas reclama la violación de sus derechos, pues su salud se deterioró por diversos padecimientos como cáncer, enfermedades respiratorias o insuficiencia renal. El estudio arrojó que la sangre de los menores de edad presentaba altos niveles de plomo, arsénico, mercurio y cadmio, así como otros elementos. 

Los encargados de realizarlo fueron la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP) y la Comisión Estatal del Agua de Jalisco (CEA), como una “Propuesta metodológica para la implantación de una batería de indicadores de salud que favorezcan el establecimiento de programas de diagnóstico, intervención y vigilancia epidemiológica en las poblaciones ubicadas en la zona de influencia de la Presa Arcediano en el Estado de Jalisco”. 

El noticiero En Punto, de Televisa, habló con personas que desarrollaron diversos padecimientos tras vivir en los alrededores de la cuenca, así como con Gabriela Domínguez, responsable de la investigación hecha en 2010, quien aseguró que tuvo la orden de no dar a conocer los resultados. 

“Se me hizo saber que no podía difundir la información, pero que ellos como Secretaría de Salud se iban a hacer cargo, sin embargo esto nunca se cumplió”, dijo la investigadora de la UASLP al programa conducido por la periodista Denise Maerker. 

En enero pasado, el gobierno de Jalisco rechazó haber ocultado el estudio durante la actual administración, y prometió iniciar procedimientos administrativos, “para deslindar responsabilidades de los funcionarios de administraciones estatales pasadas por haber ocultado esta información”. 

También aseguró que el documento lo obtuvo un ciudadano a través de una solicitud de transparencia realizada en diciembre de 2019 a la CEA, pues, dijo, el documento “no fue objeto de la entrega recepción de la actual administración en el contexto reciente del Río Santiago, y en cambio se trataba de un documento archivado en las carpetas del proyecto abandonado de la Presa de Arcediano”. 

“Si bien ya no es vigente el estudio, su contenido sirve de referencia para los trabajos que en este momento se realizan para atender la problemática de la zona. Es decir, aunque el informe fue realizado hace una década, este Gobierno ya toma en cuenta este documento como una referencia más que permite robustecer el plan integral de acciones para recuperar el Río Santiago”, explicó la administración estatal, hoy encabezada por Enrique Alfaro. 

También aseguró haber realizado distintas acciones desde marzo de 2019, para la recuperación del río, como un hacer un registro de descargas; el cierre del relleno sanitario cercano a la cuenca llamado Los Laureles; reordenamiento territorial, así como medidas de salud a comunidades involucradas. 

Sin embargo, pobladores organizados en la asociación Un Salto de Vida han respondido que no hay acciones dirigidas a quienes ya tienen un salud deteriorada por la contaminación del Río Santiago, por lo que ya presentaron una queja el pasado 3 de febrero ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDH) solicitando medidas cautelares y recomendaciones al respecto a las autoridades estatales.

“De lo que hablamos es de gente enfermando y muriendo todos los días sin que una solo acción vaya dirigida a atender esta situación mientras se llega a solucionar el problema de descargas”, señalaron en un pronunciamiento público. 

Queja CEDHJ de los pueblos … by Alan CG on Scribd

En tanto, la comisión recordó haber emitido la recomendación 1/09 por la violación flagrante de los derechos humanos a la salud y a un medio ambiente sano y ecológicamente equilibrado, donde aseguró haber señalado que la “polución resulta evidente por el color del agua, la excesiva espuma generada y los malos olores expedidos por el afluente, y afecta principalmente a los municipios de Juanacatlán y El Salto, incidiendo en daños a la salud y a la calidad de vida”. 

Incluso, aseguró que el 27 de enero de 2009, le solicitó el cumplimiento de 100 puntos al entonces gobernador, de los cuales “43 fueron aceptados, 57 no lo fueron y se reporta hasta este día, avances solo en 37”. 

Para los ayuntamientos de Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque, Tonalá, Tlajomulco de Zúñiga, El Salto, Juanacatlán, Ixtlahuacán de los Membrillos, Chapala, Poncitlán, Ocotlán, Tototlán, Atotonilco el Alto y Arandas, se emitieron  68 puntos a cada uno; a organismos como la Comisión Estatal del Agua, con 13 puntos; y al Sistema Intermunicipal para los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado, con 24 puntos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cubrebocas contra el coronavirus: ¿a quién protegen de la COVID, a ti o a los demás?

No todos las mascarillas son iguales. Te explicamos cuáles son las que están diseñadas para proteger al usuario y cuáles se utilizan para proteger a la persona que las usa y por qué es importante conocer la diferencia.
16 de julio, 2020
Comparte
Si están bien diseñados los cubrebocas pueden ser efectivos para reducir la extensión de la propagación del virus.

AFP
Si están bien diseñados los cubrebocas pueden ser efectivos para reducir la extensión de la propagación del virus.

¿Debemos usar mascarillas? Le decimos a nuestros hijos que se cubran la boca cuando tosen, de manera que cuando no podemos predecir quién se enfermará o no de covid-19, tiene mucho sentido usar una mascarilla en público.

Pero no todas las mascarillas son iguales.

Pueden dividirse en dos categorías amplias: las mascarillas respiratorias diseñadas principalmente para proteger al usuario, y los cubrebocas, que pueden considerarse que actúan más como dispositivos para desviar la respiración.

Aunque los dispositivos para desviar la respiración ofrecen poca protección, especialmente con las salpicaduras de líquidos, su principal función es evitar que las exhalaciones se alejen demasiado del usuario.

Tiene sentido usar una si el objetivo es evitar respirar sobre otras personas.

Aunque el virus en sí mismo fácilmente puede pasar a través de estos cubrebocas, si están bien diseñados pueden ser efectivos para reducir la extensión de la propagación.

Por eso es que recientemente se ha aconsejado llevar cubrebocas, especialmente en lugares cerrados.

El otro tipo, las mascarillas respiratorias, se presentan en una variedad de tipos y medidas que van desde los equipos de respiración autónoma (ERA), hasta las mascarillas desechables llamadas mascarillas filtrantes parciales (FFP).

En Reino Unido y Europa, las FFP pueden dividirse en tres categorías dependiendo en cuántas partículas de sal (diámetro promedio de 0,6 micrómetros) y partículas de aceite (diámetro promedio de 0,4 micrómetros) dejan pasar, junto con varios otros parámetros (para comparación un cabello humano tiene 75 micrómetros de ancho).

Las mascarillas FFP1 pueden evitar que 80% de las partículas de prueba pasen a través de ellas. Las FFP2 el 94% y las FFP3 99%.

Esta eficacia relativamente alta de filtración de las mascarillas FFP también hace que sea bastante difícil respirar con ellas, así que en ocasiones se les agrega una válvula.

Ya que el objetivo de la válvula es facilitar la respiración del usuario, las válvulas tienden a filtrar el aire que entra, pero no el que sale.

Como resultado, estos dispositivos están diseñados para proteger al usuario del medio ambiente, no al medio ambiente del usuario.

¿A quién protegemos?

Esta distinción entre los cubrebocas diseñados para proteger al usuario y las mascarillas que pueden proteger a otras personas, ha sido central en el reciente debate sobre estos dispositivos.

En los ambientes clínicos, las mascarillas normalmente se usan como parte de un equipo de protección personal (EPP).

Los cubrebocas actúan más como dispositivos para desviar la respiración.

EPA
Los cubrebocas actúan más como dispositivos para desviar la respiración.

Sin embargo, la severa escasez de EPP durante de la pandemia ha llevado a que los equipos más efectivos de EPP queden reservados para los trabajadores salud y otras personas que están en el frente de la pandemia.

Las compras de pánico de EPP pusieron a los trabajadores sanitarios en riesgo.

Fuera de los ambientes clínicos, la situación es muy diferente.

Aunque desde una perspectiva personal a todos nos gustaría estar protegidos del virus, la escasez de EPP significa que el principal objetivo es evitar que el virus se propague en la población general, no proteger a individuos específicos.

Es por eso que, en lugar de EPP, se nos aconseja cubrirnos la boca para desviar nuestra respiración de manera que si somos portadores del virus haya menos probabilidades de que este se contagie a otras personas.

Las mascarillas quirúrgicas son el único tipo de dispositivo para desviar la respiración que está fabricado con estándares específicos (son considerados dispositivos médicos en la Unión Europea).

Cubrebocas

Getty Images
La vasta mayoría de los otros cubrebocas que la gente compra o hace no están fabricados con algún estándar específico, lo que quiere decir que su efectividad varía mucho.

La vasta mayoría de los otros cubrebocas que la gente compra o hace no están fabricados con algún estándar específico, lo que quiere decir que su efectividad varía mucho, aunque los nuevos lineamientos para crear cubrebocas hechos en casa ya están recomendando qué diseños y materiales funcionan mejor.

En lo que se refiere a buen diseño, un cubrebocas bien ajustado debe cubrir la boca, la nariz y la barbilla, con ajustes alrededor de las orejas para asegurar que no quedan brechas a los lados.

Esto es importante porque aunque tu respiración pasará a través de la tela, el objetivo es reducirla para que no se propague tanto.

Irónicamente, si el objetivo es desviar la respiración para proteger a otras personas, un segundo argumento en contra de usar mascarillas diseñadas para los EPP se vuelve irrelevante.

En lugar de desviar la respiración, las mascarillas FFP con válvulas dirigen la respiración hacia afuera en una dirección específica a través de la válvula.

Como resultado, la protección del usuario viene a expensas de aquellos que están parados frente a la válvula.

Prohibidas

Esta es la razón por la que el Área de la Bahía de San Francisco prohibió el uso de mascarillas con válvulas en público.

El departamento de bomberos de San Francisco hizo un video instando al uso de doble mascarilla para asegurar que tanto el usuario como quienes lo rodean estén protegidos.

Otros sugieren cubrir las válvulas con cinta adhesiva.

Mujer con cubrebocas

Getty Images
Sin estándares obligatorios, la efectividad de los cubrebocas siempre será variable.

También hay que notar que estas mascarillas casi siempre se usan con una pantalla facial de plástico en ambientes clínicos para que tanto el trabajador sanitario como el paciente estén protegidos.

Sin estándares obligatorios, la efectividad de los cubrebocas siempre será variable.

Esta variabilidad ha sido la causa de gran parte del debate sobre el uso de los cubrebocas.

Desafortunadamente, ha tomado muchos meses, en particular en las naciones occidentales, entender que la razón por la que debemos cubrirnos la cara en público no es proteger a individuos, sino hacer una pequeña contribución para proteger a todos.

*Simon Kolstoe es profesor de cuidados a la salud basados en evidencia de la Universidad de Portsmouth, Inglaterra.

*Este artículo fue publicado en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia Creative Commons. Haz clic aquí para leer la versión original en inglés.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=JGg3BXeb_Gc

https://www.youtube.com/watch?v=7BDFWi95rm8

https://www.youtube.com/watch?v=yP0AgFBUKVQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.