Congreso de CDMX aprueba registro público de agresores sexuales 
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Congreso de CDMX aprueba la creación de un registro público de agresores sexuales 

El registro de agresores sexuales en la CDMX fue aprobado por unanimidad, con 55 votos favor.
Cuartoscuro Archivo
Por Notimex
10 de marzo, 2020
Comparte

El Congreso de la Ciudad de México aprobó por unanimidad -con 55 votos en favor, cero en contra y cero abstenciones- la iniciativa de Ley del Registro de Agresores Sexuales.

“Se pretende sentar las bases para la creación de un Registro Público de Agresores Sexuales que permita contar con información de las personas con sentencia firme por la comisión de delitos de carácter sexual.

Lo anterior traerá como consecuencias que las investigaciones de estos delitos sean más eficientes y se garantice el derecho de las víctimas a la no repetición y a tener una vida libre de violencia”, asienta el dictamen aprobado.

Entérate: Alertas de Violencia de Género en la 4T: ¿sin perspectivas feministas ni de género?

El sistema de información contendrá los registros de las personas sentenciadas con ejecutoria por un juez penal, y su consulta será pública.

El registro proveerá nombre, apodos y sobrenombres, fotografía actualizada y nacionalidad del agresor, pero también contempla la recopilación de información clasificada, como señas particulares, zona criminológica de los delitos, modus operandi, ficha signaléctica y perfil genético, que sólo estará disponible para el Ministerio Público.

Los delitos considerados son: feminicidio, trata de personas, agresiones a menores de 12 años de edad, turismo sexual. El registro tendrá una duración mínima de 10 años y máxima de 30 años.

De acuerdo con el dictamen aprobado, el juez será quien dicte la sentencia condenatoria y determine la pena y medidas de seguridad para cada delito, en base a la gravedad del ilícito y el grado de culpabilidad del agresor, a partir de la edad, el nivel de educación, costumbres, condiciones sociales, económicas y culturales del sujeto, y misoginia.

Para la creación del registro se modificaron el Código Penal local, la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia y la Ley de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

El legislador perredista Jorge Gaviño señaló que las reformas realizadas servirán de poco para atender el creciente número de delitos que se registran en la Ciudad de México en contra de las mujeres, pues sólo es un parche al Código Penal local y se pierde la oportunidad de crear un verdadero registro de ofensores sexuales.

“Es un intento de propaganda política para dar un mensaje a los medios de comunicación de que algo está haciendo el gobierno para atender las violaciones y los feminicidios”, criticó.

Esta ley nace a partir de dos iniciativas: el 19 de noviembre de 2019 el diputado Miguel Ángel Salazar Martínez presentó la propuesta para crear la Ley del Registro de Ofensores Sexuales de la Ciudad de México. Además el 2 de diciembre del mismo año el Gobierno de la Ciudad de México planteó la Ley del Registro de Agresores Sexuales.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo la tecnología puede hacer que ya no tengamos que aprender inglés

La tecnología de la traducción ha avanzado mucho en los últimos años y ya es posible comprar dispositivos que tardan pocos segundos en traducir lo que queremos decir. Entonces, ¿será necesario que sigamos estudiando inglés?
2 de febrero, 2020
Comparte
Estudiante de inglés

Getty Images
Con todos los avances tecnológicos en materia de traducción, ¿seguiremos necesitando aprender inglés?

¿Llevas años intentando aprender inglés sin obtener muchos resultados? Tal vez la tecnología pueda ayudarte.

Dominar el idioma de William Shakespeare lleva años siendo una de las habilidades más demandadas por las empresas. Pero también lleva mucho tiempo siendo la pesadilla de quienes han llegado a la conclusión de que no tienen la capacidad de hablar otra lengua.

La tecnología, sin embargo, ha intentado llenar este hueco con distintos tipos de herramientas de traducción.

Si bien en un principio estas podían dejar mucho que desear, su precisión y efectividad ha ido mejorando en los últimos años gracias a los avances en inteligencia artificial.

Pero, ¿han progresado lo suficiente para que podamos ya dejar de invertir tiempo y dinero en clases de inglés?

El traductor de Google, por ejemplo, ha dado pasos gigantes desde que saliera al mercado en 2006.

Tras pasar por una etapa en la que se dedicaba a buscar el equivalente en otra lengua de una frase determinada, en 2016 el gigante tecnológico le introdujo una nueva forma de operar: la traducción automática neuronal.

Pizarra con palabras en varios idiomas

Getty Images
Los traductores electrónicos pueden traducir decenas de idiomas.

El resultado son textos mucho más fluidos que tienen en cuenta el significado global del texto en vez de traducir palabra por palabra.

A esto se suman mejoras que en los últimos años han permitido que se pueda traducir también sonidos y documentos utilizando el micrófono y la cámara del celular.

Pero Google no es el único que ofrece ayuda para quienes quieren hacerse entender en un idioma que no hablan.

Traductores electrónicos

Si bien puedes utilizar software como el traductor de Google en tu celular para leer una traducción de lo que alguien está diciendo, existen en el mercado varios dispositivos que realizan el mismo trabajo con algunas ventajas.

Por ejemplo, Pocketalk, que se ha convertido en uno de los más populares en Japón. Su principal ventaja es la calidad de su micrófono, con tecnología de cancelación de ruido, lo que facilita la traducción en lugares muy transitados como cafés o aeropuertos.

Otras marcas alternativas incluyen Langogo y Buoth Smart Voice, todas rondan el precio de US$300. ¿Vale la pena pagar por algo que se puede hacer con una app en el celular? Quienes invierten en ellas destacan el hecho de que les ayudan a ahorrar en batería del teléfono y que ofrecen una traducción más precisa.

Mujer hablando al teléfono

Getty Images
¿Vale la pena pagar por un dispositivo traductor pudiendo usar el traductor de Google?

Otra opción más reciente que todavía está por popularizarse es la de los audífonos que traducen en tiempo real.

Si bien Google lanzó los suyos, los Pixel Buds, hace un par de años, las críticas no fueron buenas. Hoy, se puede comprar alternativas como el WT2Plus, al que pronto le saldrá competencia: el Ambassador de Wavery Labs, con sede en Nueva York.

Ambos requieren estar conectados a un celular para poder funcionar y que cada hablante se ponga uno de los dos audífonos en la oreja.

“Enviamos la señal de lo que se está diciendo a la nube, donde la transcribimos y la traducimos, y luego la devolvemos a los audífonos. Así que, en efecto, lo que sucede es que yo te hablo en español y un minuto y medio después tú oirás la traducción directamente en el auricular”, afirmó Andrew Ochoa, director de Waverly Labs, sobre el Ambassador.

Teléfono y audífonos

Waverly Labs
Cada hablante debe ponerse un Ambassador en la oreja y conectarlos a un celular.

En una entrevista en el programa de radio de la BBC Business Daily, el empresario explicó cómo se desarrollaron los audífonos que saldrán a la venta durante el segundo trimestre de 2020 por un costo menor al de los traductores electrónicos: US$149.

“Es una combinación de muchas cosas. Por el lado del hardware, tenemos sensores mecánicos microelectrónicos que ya están miniaturizados. Cosas como acelerómetros o micrófonos que ahora puedes meter en dispositivos pequeños. Son baratos y puedes conseguir muchos de ellos”.

“Por el lado del software, tienes estos nuevos modelos de inteligencia artificial que impulsaron por completo la precisión del reconocimiento de voz y traducción”.

Ochoa confía tanto en la capacidad de la inteligencia artificial para traducir, que se atreve a asegurar que los traductores profesionales corren el riesgo de quedarse sin trabajo pronto.

Aunque advierte: “Si intentas negociar un tratado de paz nuclear, usa un intérprete profesional, ¿OK?”

El empresario argumenta que hay muchas aplicaciones en las que las tecnologías de traducción hoy en día que “son lo suficientemente buenas para reemplazar algunas interacciones”. Y vaticina que “dentro de siete o 10 años, empezaremos a alcanzar la paridad con los humanos“.

Pocketalk

Getty Images
Dispositivos como el Pocketalk rondan los US$300.

Aunque también admite que hay limitaciones.

“Hay problemas como: ¿y qué si hay varias personas hablando diferentes idiomas al mismo tiempo?… Imagina que estás en una habitación con una docena de personas a tu alrededor. El oído humano puede hacer un muy buen trabajo concentrándose en la persona a quien quiero oír. Pero las máquinas no pueden hacer eso“.

A este se suma el del ritmo: “Ahora mismo, funciona así: hablas y paras, hablas y paras… Pero queremos llegar al punto en que sea simultánea, que es lo que ves en televisión cuando alguien habla y un intérprete traduce en tiempo real lo que está diciendo…”

Algo que cree que puede empezar a verse, al menos en forma de prototipos, tan pronto como en 2020: “Cuando eso suceda, revolucionará inmensamente la tecnología de la traducción”.

Escasez de profesores

Hablantes y estudiantes de inglés sumarán alrededor de 2.000 millones en 2020, según el British Council, el instituto cultural público de Reino Unido.

Mujer traduciendo

Getty Images
Andrew Ochoa asegura que los traductores pueden quedarse sin trabajo pronto.

La demanda de estudios de inglés es tan grande, que ya se está hablando de una escasez de profesores nativos, como explicaba a Business Daily Melanie Butler, editora de la publicación especializada en el sector de la enseñanza de inglés English Language Gazette.

“A las escuelas de idiomas locales les está yendo bien, pero se está volviendo imposible proveerlas de hablantes nativos de inglés porque el mundo es demasiado grande”, afirmó.

Solo en China, por ejemplo, existen entre 50.000 y 55.000 academias de inglés que emplean a 400.000 profesores, según Butler, que estima que 260.000 ejercen la profesión de manera ilegal al no cumplir los requisitos necesarios.

Ante los avances de la tecnología y la dificultad de responder a la demanda de profesores de inglés nativos, ¿podrán dispositivos como los Ambassadors hacer desaparecer la necesidad de que aprendamos inglés y ocupar su lugar como lengua franca?

“Supongo que es posible, nunca pensé en eso”, respondió Ochoa.

De lo que sí está seguro es de que productos como el suyo, pese a sus limitaciones, “harán más divertida la experiencia de explorar diferentes culturas”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=cyKX3E21fLA

https://www.youtube.com/watch?v=FvlCP0Jjg-c

https://www.youtube.com/watch?v=S7CVPFbVMLg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts