Estudiantes en paro contra el acoso rechazan clases virtuales por COVID-19
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Facebook FCPyS UNAM

Estudiantes y profesores de Ciencias Políticas que están en paro contra el acoso rechazan clases virtuales por COVID-19

Estudiantes, profesores y los propios consejeros técnicos estudiantiles de la Facultad desconocen la decisión de clases virtuales en medio de una toma de instalaciones contra el acoso sexual que lleva siete semanas.
Facebook FCPyS UNAM
25 de marzo, 2020
Comparte

Estudiantes y profesorado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM han publicado cartas y reunido firmas para rechazar que el Consejo Técnico haya sugerido a los profesores que por la contingencia de COVID-19, utilicen las tecnologías para continuar con las clases y evaluaciones. El problema es que la Facultad lleva casi dos meses sin clases no por la enfermedad, sino porque está tomada por alumnas en contra del acoso sexual.

Leer más: UNAM ya considera falta grave la violencia de género; pero no endurece sanciones

Una de las iniciativas con más apoyo es una carta que hasta este martes a las 6 de la tarde llevaba 900 firmas (8% de los 11 mil alumnos), con nombre, apellidos, carrera y número de cuenta, a la que Animal Político tuvo acceso, y que considera que la propuesta de clases virtuales “es una acción irrespetuosa e insensible a la toma de las paristas”.

Además, reclama que el Consejo Técnico también indicó que quienes no quieran tomar las clases en línea, recibirán instrucciones para dar de baja las materias.

“Es una manera de las autoridades de responsabilizar a los estudiantes por la pérdida de un semestre, del cual ya han transcurrido siete semanas, y que es el resultado de la falta de respuesta de Rectoría a las demandas de los planteles y facultades que sostienen el paro”, señala.

El documento no surgió al interior del paro, sino de diversos estudiantes de la Facultad, que primero hicieron pronunciamientos por carrera y luego se unieron en un reclamo conjunto. Al menos en tres ocasiones han enviado esta carta a las autoridades directivas, con las firmas actualizadas cada vez, sin que haya habido respuesta.

Entérate: UNAM responde a pliego petitorio de alumnas de Prepa 9: Promete ‘seguimiento puntual’ a denuncias por acoso

La FCPyS declinó dar entrevistas a Animal Político y remitió a un nuevo comunicado publicado este miércoles, en el que rechazó que haya habido abstenciones o votos en contra en la sesión del Consejo Técnico del 19 de marzo. Reiteró el acuerdo de dar clases en línea, que serían de manera voluntaria y optativa, aunque señaló que quien no quiera tomarlas tendrá que darse de baja del semestre, que originalmente estaba paralizado por la toma de instalaciones contra la violencia machista.

La dirección de la Facultad rechazó las acusaciones de que con esta acción se está invisibilizando el reclamo de las mujeres contra la violencia de género. En contraste, lamentó que profesores han sido “víctimas” de ataques y descalificaciones a partir de su apoyo a las clases en línea.

A diferencia de la respuesta que ha tenido a las denuncias de acoso, en las que pide que las mujeres víctimas sean las que acudan a presentar denuncias formales, en este caso de ataques a los profesores pidió “a las personas que incurrieron en estas prácticas intimidatorias” que expresen sus inconformidades por los canales institucionales de la Universidad.

Por último, señaló que se convocará a una nueva sesión extraordinaria del Consejo Técnico “en cuanto existan condiciones”.

La propuesta de clases virtuales

El pasado jueves 19 de marzo se realizó una sesión extraordinaria de Consejo Técnico de la FCPyS “para analizar y debatir la situación e impacto del COVID 19”, según consta en la circular que está publicada en la página del plantel. En ella, no se menciona nunca la toma de instalaciones en curso, sino una “situación de incertidumbre derivada de la pandemia”.

Enumera siete acuerdos tomados: usar la tecnología para los procesos de enseñanza y aprendizaje, hacer ajustes al calendario considerando la evolución de la emergencia sanitaria, invitar a la comunidad académica a aprovechar la ventaja de las tecnologías de la información para retomar el cumplimiento de los programas de estudio, considerar la evaluación de las asignaturas cursadas de manera voluntaria, señalar que los alumnos pueden solicitar la cancelación de su inscripción al semestre actual, brindar apoyo institucional técnico para el uso de recursos digitales, y por último, señala que “a partir del próximo lunes 23 de marzo iniciarán estos procesos educativos”.

Los Consejos Técnicos se integran por miembros de la Dirección, profesores y estudiantes.

Sin embargo, este martes 24 de marzo, las Consejerías Técnicas Estudiantiles por carrera emitieron un pronunciamiento desconociendo la legitimidad de la votación del 19 de marzo y pidiendo una nueva sesión extraordinaria para rectificar la decisión de impartir clases en línea.

Entre las razones, exponen que no se envió con suficiente anterioridad a los consejeros la propuesta de sesión con los temas a abordar; que tres días antes se canceló una junta de la comisión de género por la contingencia sanitaria, pero se fomentó la realización de la sesión que aprobaría las clases en línea.

Aseguran también que se había acordado que una comisión de las Mujeres Organizadas de la facultad estuvieran presentes, pero las autoridades no atendieron esa petición, y por ello los consejeros estudiantiles se abstuvieron de votar; en contraste, denuncian que sí levantaron la mano a favor de las clase virtuales los consejeros técnicos-académicos, que según el reglamento interno, no pueden votar.

“Por esta razón, negamos nuevamente que hubo ‘consenso’ y repudiamos los comunicados que coordinaciones, centros y otros departamentos de la facultad han estado circulando, los cuales buscan desinformar a la comunidad”, señalaron.

Por todo esto, exigen una nueva sesión extraordinaria para “discutir e impugnar la impartición de clases en línea”, ya que “la comunidad ha demostrado su oposición a esta medida”, y enlistan 12 cartas redactadas por distintos grupos de estudiantes y profesores. 

La comunidad académica también rechaza propuesta

Por su parte, el profesorado también ha emitido cartas denunciando que ha recibido correos electrónicos de la universidad con “un claro intento de presión para que el personal académico realice estas clases virtuales”.

En una de ellas, tachan de ambiguo el comunicado enviado por el Consejo, ya que planteó iniciar las clases el 23 de marzo sin que haya un nuevo calendario del semestre, y les pidió implementar un método educativo de inmediato, para el cual no tienen preparación ni planeación.

“El comunicado omitió que la Facultad está tomada para visibilizar la violencia de género, problema que una vez más no es nombrado como tal”, reclama.

“Condenamos el uso de una pandemia como es el COVID-19 para dar clases en línea en estas circunstancias en las que se omite intencionadamente qué nos llevó a no tener clases, y expresamos que no participaremos en dicha propuesta”.

Te puede interesar: Graue acepta que UNAM no ha atendido violencia y anuncia creación de Comisión de Igualdad de Género

Un maestro contó a Animal Político que varias veces en el semestre había solicitado a la Dirección información cómo se estaban atendiendo las demandas contra la violencia de género al interior del plantel, sin tener respuesta, y este sábado repentinamente, después de la iniciativa para las clases virtuales, él y toda la plantilla académica recibieron un correo en el que se presumen “las acciones en materia de género que ha llevado a cabo la Administración”, algunas como resultado de los acuerdos alcanzados con la Asamblea Separatista, la organización que mantiene tomadas las instalaciones, en noviembre pasado, cuando se realizó el primer paro en esta facultad.

Entre ellas, nombrar una titular de la Unidad de Género, crear la Unidad Jurídica Especializada en asuntos de género, y programar cursos y talleres para personal académico y administrativo. También informa que desde 2016 se han atendido 90 denuncias, pero enumera menos de 50 sanciones, de las que solo 33 fueron definitivas y las demás, suspensiones provisionales, amonestaciones o procedimientos alternativos.

Quitando esas acciones, resumidas en dos de seis párrafos que tiene el comunicado, el resto se enfoca en asegurar que la Facultad sí ha sido sensible a los reclamos de violencia de género y menciona que la actual toma de instalaciones de las Mujeres Organizadas de la FCPyS no tiene pliego petitorio, sino que es en solidaridad con otros planteles que están en paro.

Otra carta de profesoras y profesores de la Facultad, que desde el 20 de marzo tenía 55 firmas, lamenta que el posicionamiento emitido por el Consejo Técnico de la Facultad replique el discurso de rectoría ante la pandemia por el nuevo coronavirus, en el que se ha invisibilizado la existencia de paros en varios planteles, y manifiesta su preocupación por los riesgos sanitarios que puedan enfrentar las chicas que permanecen en las instalaciones, además de los riesgos que ya han enfrentado por denunciar el acoso sexual.

Posted by Martín López Gallegos on Monday, 23 March 2020

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Por qué el objetivo debe ser aprender a vivir con la COVID, no luchar contra él

Eliminar al coronavirus de la faz de la Tierra sería extraordinario. La erradicación total de un virus solo se ha logrado una vez en la historia.
Getty Images
18 de febrero, 2021
Comparte

El gobierno británico dijo recientemente que espera transformar la COVID-19 en una enfermedad manejable, como la gripe.

Las vacunas y los nuevos tratamientos, argumentan ministros y sus asesores científicos, reducirán la tasa de mortalidad y nos permitirán vivir con el virus, en vez de estar luchando constantemente contra él.

¿Pero es esto posible?

Objetivo inalcanzable

Eliminar la COVID de la faz de la Tierra sería grandioso, por supuesto, dadas las muertes y la destrucción que causa.

Pero el único problema es que la erradicación solo ha sido lograda con un virus: la viruela, en 1980.

Tomó décadas llegar a este punto, y científicos y gobiernos solo pudieron lograrlo gracias un serie de circunstancias únicas.

Primero, la vacuna era tan estable que no necesitaba ser refrigerada y, cuando era suministrada, era obvio de forma inmediata si había funcionado o no.

También era evidente cuando una persona se había infectado. No era necesario para ello hacer un test de laboratorio, lo cual era una gran ventaja a la hora de contener brotes.

La COVID, como todos sabemos, es completamente diferente.

La estrategia “COVID cero”

En cambio, el movimiento llamado “cero COVID” tiende a hablar de eliminación. Esto significa básicamente reducir el número de casos a cerca de cero en un territorio y mantenerlo así.

Viruela

Getty Images
Una serie de circunstancias únicas hicieron que la viruela pudiese erradicarse en 1980.

Uno de los defensores de más alto perfil de esta teoría es la profesora Devi Sridhar, experta en salud pública de la Universidad de Edimburgo, en Escocia.

Sridhar cree que deberíamos tratar a la COVID-19 como al sarampión, que ha sido mayormente eliminado en los países ricos.

La profesora argumenta que las continuas restricciones para reducir el número de casos junto con un sistema más efectivo de rastreo y testeo, más vacunación, permitiría contener al virus y regresar a una “suerte de vida doméstica normal”, donde la apertura de restaurantes, bares y la realización de eventos deportivos y musicales fuera posible.

Pero el precio a pagar, dice, sería restringir los viajes internacionales e imponer restricciones en las fronteras, así como “cuarentenas breves y severas” cuando los casos suban de forma inevitable.

Deepti Gurdasani, epidemióloga clínica de la Universidad de Londres, es otra defensora de esta estrategia. Ella es una de más de 4.000 signatarios de la petición “COVID cero”, que hace un llamado para que se debata esta propuesta en el parlamento británico.

“La vida podría retornar a algo parecido a la normalidad. Podríamos incluso abrir corredores de viaje con otros países que han seguido ese camino”, dice.

El problema del enfoque del sarampión

Quizás sea una perspectiva tentadora, pero una que muchos creen que está fuera del alcance o que requeriría restricciones tan sostenidas que los costos económicos y sociales serían enormes.

“COVID cero no es compatible con los derechos individuales y las libertades que caracterizan a las democracias de posguerra”, señala el profesor Francois Balloux, director del Instituto de Genética del University College de Londres.

Países como Nueva Zelanda, Taiwán y Australia han logrado esto porque pudieron evitar que el virus se afianzara, y todo parece indicar que una vez que las poblaciones de estos países estén vacunadas, comenzarán a levantar las restricciones en las fronteras.

Aeropuerto

Getty Images
Una condición de la estrategia COVID cero es el cierre de fronteras.

Pero ningún país que haya visto la propagación del virus como ocurrió en Reino Unido ha logrado suprimirlo hasta el punto de eliminarlo.

Las vacunas en teoría son una nueva herramienta para alcanzar esto, como ha pasado con el caso del sarampión.

Pero hay una falla significativa en este argumento, explica la profesora Jackie Cassell, experta en salud pública de la Universidad de Brighton.

El sarampión, dice, es un virus “inusualmente estable”. Esto significa que no cambia de una manera que le permita evadir el efecto de la vacuna. De hecho, la misma vacuna se ha utilizado esencialmente desde la década de 1960, y también proporciona inmunidad de por vida.

Ya está claro que, “lamentablemente”, este no es el caso de este coronavirus, dice Cassell.

El desafío es mantenerse por delante del virus

Las variantes que han surgido en Sudáfrica y Brasil le permiten al virus cambiar para evadir parte de la inmunidad creada por las vacunas.

El virus que circula en Reino Unido también ha mutado y ha conseguido un cambio clave -conocido como E484- que permite que esto suceda.

A medida que se vacunen más personas, es probable que esto aumente. Esto se debe a que las mutaciones que pueden sortear la respuesta inmune de alguna manera tendrán una ventaja selectiva, señala Adam Kucharski, profesor de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, quien ha llevado a cabo una investigación sobre brotes globales desde Zika hasta Ébola.

“No podemos salvarnos de esto. Puede que necesitemos actualizar las vacunas”.

Vacuna

PA Media
Las vacunas en teoría son una nueva herramienta para detener la propagación del virus.

El desafío es, entonces, “estar por delante del virus”, explica. Pero esto no es, según cree, tan difícil como parece.

Los coronavirus cambian menos que la gripe, dice, lo que significa que las vacunas deberían seguir siendo efectivas en una gran medida.

Es más, el hecho de que las mutaciones que se están viendo compartan algunas características clave nos da una buena idea de la ruta que están siguiendo. “Es de esperar que sea más fácil de actualizar que la vacuna de la gripe, donde hay muchas cepas diferentes”.

Aunque advierte que se debe tener sumo cuidado en este momento, ya que una población que está construyendo inmunidad en un momento en que hay mucha infección alrededor proporciona un caldo de cultivo ideal para que las variantes escapen de esas vacunas.

Kucharski dice que es demasiado pronto para saber si llegaremos al punto en que el coronavirus pueda tratarse como una gripe, ya que aún no hemos visto por completo el impacto que tendrán las vacunas.

Eliminar el riesgo

Esta precaución es comprensible, ya que los científicos quieren ver primero la evidencia del despliegue del programa de vacunación en el mundo real. Salud Pública de Inglaterra está llevado a cabo un estudio en que analiza esto, y se espera que se publique antes de que se levanten las restricciones.

Pero todas las indicaciones de los ensayos clínicos y la experiencia de Israel, que lidera el tema de la vacunación de la población en el mundo, es que tendrán un impacto significativo en las infecciones, y donde no, al menos contribuirán a evitar casos serios de COVID-19, complicaciones cuando los síntomas se prolongan, así como muertes.

Coronavirus

Getty Images
Todo indica que podemos llegar a un punto en que, como dijo el principal asesor médico de Inglaterra, Chris Whitty, la COVID no sea un riesgo.

Para aquellos que todavía son susceptibles porque se niegan a vacunarse o porque la vacuna no ha funcionado en ellos, el avance en los tratamientos será vital.

Todo indica que podemos llegar a un punto en que, como dijo el principal asesor médico de Inglaterra, Chris Whitty, la COVID no sea un riesgo.

Esto no significa que nadie morirá. Whitty ha hablado de llegar a un tasa de muertes “tolerable”. Y ciertamente muchos esperan que el próximo invierno sea un desafío, con especial preocupación de que las comunidades más desfavorecidas sean las más afectada, por el temor de que la aceptación de la vacunación haya sido más baja en estas áreas.

Pero es fácil olvidar que la gripe también puede matar a gran escala. En 2017-18, por ejemplo, más de 20.000 personas murieron en Reino Unido a causa de la gripe.

Fue un invierno duro y frío y las muertes por otras causas, como enfermedades cardíacas y demencia, también aumentaron, lo que llevó el exceso de muertes invernales a cerca de 50.000. La sociedad apenas parpadeó.

“Hemos convivido con los virus durante milenios”, dice el profesor Robert Dingwall, miembro del Grupo de Amenazas de Virus Respiratorios Nuevos y Emergentes del gobierno. “Haremos lo mismo con la COVID”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=5BNNcz1-soc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.