Comerciantes temen que emergencia por COVID-19 los deje sin ingresos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Itxaro Arteta

'¿Nosotros qué vamos a hacer?': Comerciantes temen que emergencia por COVID-19 los deje sin ingresos

Comerciantes y trabajadores informales "viven al día" y ya comienzan a resentir una baja de clientes, como ocurrió hace 11 años con la epidemia de influenza AH1N1.
Foto: Itxaro Arteta
17 de marzo, 2020
Comparte

David Javier tiene un puesto de revistas justo en frente de Bellas Artes y este lunes de puente, 16 de marzo, ya empieza a notar que hay un poco menos de gente en la calle que en un día festivo cualquiera, como consecuencia de la pandemia de coronavirus o Covid-19.

Esta es la situación de 1.3 millones de personas que trabajan en el sector informal en la Ciudad de México, 15.3 millones en todo el país, de acuerdo con cifras de 2019 de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Entérate: AMLO descarta estímulos fiscales como ayuda por la afectación del coronavirus a la economía mexicana

Como trabajador por su cuenta a David Javier nadie le ha dicho hasta el momento que tenga que tomar alguna medida y solo se mantiene atento a las noticias sobre el virus. No está pensando en cerrar, como no lo hizo hace 11 años cuando la epidemia de influenza AH1N1, pero no se le olvida lo difícil que se las vieron entonces.

“Mi hermano hoy no quería venir, él también se dedica a esto, tiene su puesto aquí en 5 de mayo, y le digo: no, ahorita hay que ir para lo que más se pueda guardar, porque en un dado caso de que pase lo de la influenza… No teníamos nada, nada (de clientes)”, recuerda.

Su papá atendía el negocio en ese entonces y le llamaba para decirle que ni fuera a ayudarlo con la jornada, que iba a cerrar temprano porque no había gente. Pasaron semanas antes de que la afluencia de personas volviera a lo normal y sus bolsillos se recuperaran.

Por ahora, lo que más ha sentido como efecto del coronavirus, es que lleva meses sin recibir productos de China. Además de revistas, vende dulces, cigarros y bolsas de tela estampadas. En la parte de arriba del puesto cuelgan unas de Hello Kitty, y abajo otras con imágenes de las ruinas de Chichén Itzá y un jaguar, otra de una mujer con moños y rebozo.

Las de abajo son nuevas, compradas a fabricantes mexicanos. A inicio de año, explica, su proveedor de las otras les dijo a todos los que le compran que agarraran todo lo que pudieran, porque se iba a bloquear la importación.

David no hizo mucho caso —tampoco tenía tanto dinero para invertir—, pero fue cierto.

Lo mismo han sufrido comerciantes de la zona centro. Detrás de Palacio Nacional, la calle Soledad todavía no es representativa de su nombre, pero Juan Carlos dice que sí está sola, para lo que hubiera esperado en día festivo. Su tienda presume en la entrada: “importaciones”. Venden mochilas, bolsas, carteras y otros artículos para dama, pero dos de sus tres proveedores no le están surtiendo desde hace un mes.

Eran artículos chinos que ya no están saliendo de allá, tanto porque las fábricas dejaron de producir a ritmo normal, como porque los contenedores están parados, explica. Por ahora sacaron todo lo que tenían en bodega, pero lo que más les preocupa no es tener menos mercancía, sino que vayan a bajar los clientes.

En la calle Madero, cerca de ahí, María Elena y su hijo Óscar son organilleros y ya les preocupa lo que pueda venir en las próximas semanas. Por ahora, la Unión Mexicana de Organilleros que los agrupa les ha dado la instrucción de ser estrictos con las medidas de higiene.

“Aquí pasa mucho extranjero y luego se toman fotos, hasta nos dan besos. Entonces todo eso ya no. También limpiar la manija cada que alguien toca, y ya no dejar que ellos la toquen. Pero eso del cubrebocas, no, dicen que no sirve, que hasta se contamina una más”, explica.

Ella está en silla de ruedas, tiene que pagar 180 pesos diarios por la renta del aparato, y en dos horas apenas ha sacado 70. Desde hace unos días, lamenta, apenas están logrando sacar dinero. Dice que la gente ya no quiere acercarse y tener contacto al dar una moneda. Por eso está dispuesta a seguir viniendo a tocar a pesar del riesgo de la enfermedad.

“Nosotros vivimos al día. Entonces desafortunadamente tenemos que salir, a lo que la gente nos quiera cooperar, porque tenemos que comer diario, tenemos hijos, pagamos renta, incluso renta del aparato, ¿entonces nosotros qué vamos a hacer?”, se pregunta.

Luisa tiene un puesto de dulces, botanas y refrescos sobre Avenida Juárez. Confía en que como todo lo que vende está empacado, hay menos riesgo de contagio, y eso le permita seguir vendiendo sus productos.

Todavía no ha recibido ninguna información de su asociación de vendedores ambulantes ni de autoridades de la Ciudad de México que la lleven a pensar que tendría que dejar de salir a trabajar, y espera que no haga falta, como no dejó de trabajar cuando la AH1N1 en 2009.

“Que claro, no había la venta, pero aunque sea sacábamos para comer”, recuerda.

“Esperemos que no sea tan malo. Como lo de la influenza, como que no duró mucho. Pero en ese entonces casi era en México, pero ahorita ya se expandió… Pues ojalá no pase a mayores”.

Si Luisa, María Elena o David tienen que dejar de trabajar o se quedan sin clientes por el coronavirus, no tendrán ningún respaldo económico para sostenerse los días que dure la contingencia.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Oxford-AstraZeneca hará ensayos combinando su vacuna con la rusa Sputnik V

El objetivo de este ensayo combinado es ver si aumenta la respuesta inmunitaria frente al SARS-CoV-2 y por ende su eficacia.
11 de diciembre, 2020
Comparte

La compañía británica AstraZeneca anunció que comenzará a reclutar personas mayores de 18 años para participar en ensayos clínicos que combinarán la vacuna que desarrolla junto con la Universidad de Oxford con la vacuna rusa Sputnik V, producida por el Instituto Gamaleya en Moscú.

El objetivo de combinar las dos vacunas es ver si de ese modo se incrementa la respuesta inmunitaria y mejora la protección frente al SARS-CoV-2, el virus que causa la covid-19.

Según le informó la empresa a la BBC, los ensayos se llevarán a cabo en Rusia, pero aún no está claro cuando comenzarán o en cuánta gente se probará esta inmunización.

“La colaboración científica con el Instituto de Investigación Gamaleya es importante para explorar el potencial de la combinación de vacunas para desbloquear sinergias en cuanto a la protección y accesibilidad”, señaló AstraZeneca en un comunicado de prensa.

Gráfico que compara datos de diferentes vacunas candidatas
BBC

Y añade que es “importante explorar diferentes combinaciones para ayudar a que los programas de inmunización sean más flexibles, permitiendo a los científicos una mayor elección a la hora de administrarlas”, así como para mejorar “la inmunidad en el largo plazo“.

Según la agencia de noticias Reuters, es probable que la medida sea interpretada en Moscú como un voto de confianza —largamente esperado— de un fabricante occidental a la vacuna Sputnik V.

De acuerdo a los científicos de Gamaleya, los ensayos —que aún siguen en curso— han demostrado una eficacia de más del 90%, un porcentaje más alto que la propia vacuna de AstraZeneca, similar a las estadounidenses Pfizer y Moderna.

Vacunas similares

La vacuna de Oxford, desarrollada en conjunto con AstraZeneca, y la vacuna Sputnik V son similares, porque ambas contienen material genético de la proteína en forma de espiga del SARS-CoV-2.

Funcionan de manera diferente a la vacuna Pfizer-BioNTech, que ha sido aprobada en Reino Unido, Canadá, Bahréin, Arabia Saudita y recomendada para su aprobación por expertos en Estados Unidos.

Algunos científicos en Occidente han manifestado preocupación por la rapidez con la que Rusia dio el visto bueno para ofrecer la vacuna a escala masiva antes de completar sus pruebas de seguridad y eficacia.

Vacuna de Oxford

Getty Images
La vacuna de Oxford-AstraZeneca tiene una efectividad de 70%.

Hay que recordar que Rusia fue el primer país en registrar una vacuna contra la covid para usar en caso de emergencia en agosto, a pesar de que en ese entonces solo había puesta a prueba en un puñado de gente.

Actualmente, la vacuna se ofrece en Moscú como parte de una campaña de vacunación masiva.

Por su parte, AstraZeneca admitió que “para superar la pandemia de covid-19, se necesitará más de una vacuna”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Ds3g70Jjv2E

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.