Mesas vacías: el coronavirus amenaza pequeños restaurantes en CDMX
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Mesas vacías: el coronavirus amenaza pequeños restaurantes en la CDMX

Encargados y pequeños empresarios del sector restaurantero piden al gobierno implementar un esquema de rescate que incluya créditos de bajo interés, control de precios de productos básicos.
Cuartoscuro
19 de marzo, 2020
Comparte

Felipe Mendoza Gómez se desespera porque es la hora del almuerzo y no ha llegado ni un cliente.

“Nosotros teníamos gente, pero mire ahorita cómo estamos, vacío, ¡ni una mesa!”, dice.

Tiene 25 años trabajando en La casa del Pavo, por lo que el señor Felipe es un conocedor de varias crisis: le tocó la epidemia de la influenza de 2009 y también el crac de 1994, aguantando, dice, en este mismo lugar, que tiene 118 años de existencia.

Lee: Pandemia larga, pero manejable, la apuesta de las autoridades de Salud

En tiempos normales, se acuerda, los 10 empleados apenas pueden con el hervidero de gente que viene al Centro Histórico, si hasta Alfonso Cuarón rodó aquí una escena de Roma en la que Yalitza Aparicio se come una torta de pavo: una postal en blanco y negro que se parece a este día en que el único ruido de fondo es el de un televisor que nadie ve.

“Lo que platico con mi patrón es que la situación por el coronavirus está tan grave que no sale para los sueldos, no salen gastos, aquí se paga luz, se paga agua, se paga teléfono, ¿y de dónde sale, si no hay venta?”, cuestiona Felipe, que funge de encargado.

No solo eso, añade: ya tienen deudas con sus proveedores y hasta han tenido que reducir el volumen de insumos como carne y bebidas.

“Un negocio, hoy en día, de por sí es difícil, y con esto se viene a agravar demasiado, entonces se han ido atrasando con pagos a proveedores y eso es un problema”, plantea.

Lee: “Me da miedo el coronavirus, pero me da más miedo morirme de hambre si no trabajo”

“Si se compraban 15 pavos, ya se están comprando siete, inclusive cuatro pavos al día. Y eso tiene que ver con la baja de clientes. No se puede hacer tampoco mucho porque, en primera, no hay para comprar, y, en segunda, si se compra y no hay para consumir, ¿de dónde?, es un círculo, ¿no?”.

Encargados y pequeños empresarios del sector restaurantero de la Ciudad de México coinciden en que el gobierno debe implementar un esquema de rescate que incluya créditos de bajo interés, control de precios de productos básicos, así como prórrogas para el pago de servicios públicos y del seguro social de sus trabajadores en nómina.

Sus exigencias son semejantes a las planteadas por las principales cámaras empresariales, como el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin) y Concanaco-Servytur, que además pidieron otras medidas como la devolución del IVA y la reducción del impuesto sobre la nómina.

Te puede interesar | Fondos ciudadanos, condonación de impuestos y seguros de desempleo: medidas de ayuda que aplican países por COVID-19

“Muchos negocios van a quebrar, muchos nos vamos a quedar sin empleo, el gobierno tiene que ver esa situación, de alguna manera tiene que darle apoyo a los empresarios para que esto siga subsistiendo”, demanda Felipe, y agrega que está dispuesto a renunciar a una parte de su salario para colaborar.

“Uno también, como empleado, entiende: es nuestra fuente de empleo, es cuestión de que todos tenemos que poner de nuestra parte y el gobierno tiene que hacer la suya, ¿no?”, dice.

A las 3 de la tarde, Briseida José Juárez, dueña del Café Alameda, ubicado en Santa María la Ribera, es la única persona comiendo en una de las 12 mesas de su propio local.

“Es raro: a esta hora ya estaríamos como locas”, comenta aludiendo a las cuatro trabajadoras que tiene contratadas; dos de ellas están sentadas a otra mesa, una juega con su hijo pequeño.

El Café Alameda da empleo a cuatro mujeres; la dueña, de 29 años, es madre de dos hijas.

El Café Alameda da empleo a cuatro mujeres; la dueña, de 29 años, es madre de dos hijas.

“¿De qué van a vivir?”, murmura Briseida para que no la oigan ellas. “¿Voy a quitarles el trabajo? Viven al día, igual que muchos; yo les voy a pagar su semana, ya tengo apartado su sueldo para que pasemos esta cuarentena, para un mes… Ya después no sé cómo se vayan a poner las cosas, la veo complicada”.

Entérate: COVID-19: Ya son 118 casos confirmados en México; 314 son sospechosos

Briseida tiene 29 años y es madre soltera de dos niñas. No solo sus hijas dependen de ella, dice, sino también sus trabajadoras y hasta sus mismas familias. Ve el local vacío y Briseida comparte que está preocupada, que perdió el sueño, que sufre estrés.

“Si no vendo, no me va a salir ni para la venta, ni para sueldos, para surtir, todo se va a parar. Yo tengo dos hijas que dependen de mí, la escuela, la comida, todo depende de mí, y todo eso me preocupa, y también las trabajadoras, porque tienen hijos, y si yo tengo que cerrar ellas se van a quedar sin trabajo, son mujeres con hijos, una de ellas es madre soltera, realmente necesitan el trabajo…”, dice casi de un golpe. “Sí te quita el sueño, te quedas pensando: ¿qué va a pasar?”.

Vicente Ramírez Mauro, dueño de la fonda La Santa María, ubicada en la misma colonia, cerca del Kiosco Morisco, resume: “Sí para la economía, pero los gastos no”. Su principal preocupación, cuenta, es el pago de la nómina de las cinco mujeres que emplea. Calcula que requiere 38 mil pesos para cubrir un mes de sueldos, pero le molesta pensar en que tendrá que recurrir a un préstamo en medio de una crisis.

“El gran problema que ha tenido el país es vivir de prestado”, justifica.

En su local, también vacío a la hora de la comida, Vicente recuerda cómo ha preparado el escenario para un cierre definitivo.

“Guárdense unos centavitos”, les advirtió ya a las trabajadoras, “ahorren lo más que puedan, porque, si entramos en cuarentena, yo no les voy a poder pagar 40 días sin trabajar, ahorren lo más que puedan, vayan pensando qué van a hacer, compren despensa, yo también tengo que ir pensando cómo le voy a hacer”.

El restaurante La Santa María, abierto hace 7 años, da empleo a 5 mujeres.

El restaurante La Santa María, abierto hace 7 años, da empleo a 5 mujeres.

Vicente evoca emergencias sanitarias del pasado: la influenza AH1N1, el dengue, el zika.

“Uno se pone a pensar que no es tan grave la situación ahora”, comparte.

Al local entra una pareja y él hace un gesto con la mano como diciendo: ¿ves?

“Estamos acostumbrados a las crisis”, dice.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué es la 'coronafobia', el miedo 'desadaptativo' que no nos protege del COVID

Los individuos con este miedo extremo tienden a experimentar un conjunto de síntomas fisiológicos desagradables desencadenados por pensamientos o información relacionada con esta enfermedad.
10 de enero, 2022
Comparte

Para el año 2030, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que los problemas de salud mental serán la principal causa de discapacidad en el mundo.

Según un informe del Ministerio de Sanidad español, el trastorno de ansiedad es el más frecuente: afecta al 6,7 % de población (8,8 % en mujeres, 4,5 % en hombres). Esta cifra alcanza el 10,4 % si se incluyen signos o síntomas de ansiedad.

Dentro de este espectro de problemas mentales, uno de los diagnósticos más frecuentes es el trastorno de ansiedad fóbica o fobia específica.

La última edición de Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM V) define estos trastornos como la aparición de miedo o ansiedad intensa, inmediata (casi siempre) y desproporcionada ante objetos o situaciones específicas que, de forma general, no serían consideradas peligrosas y que, además, el paciente intenta evitar o resistir activamente.

El miedo “desadaptativo”, el que no nos protege

Las fobias tienen como punto de partida la emoción básica de miedo.

Normalmente, esta tiene una función eminentemente adaptativa para la supervivencia. Permite detectar amenazas inminentes reales y generar una respuesta apropiada frente a las mismas.

Sin embargo, cuando dicho miedo interfiere de forma negativa en el funcionamiento cotidiano de la persona en alguno de los ámbitos de su vida por ser persistente, desproporcionado, irracional e infundado, pierde su carácter adaptativo.

De hecho, la quinta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM V), de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, contempla el siguiente criterio diagnóstico para la fobia: el miedo, la ansiedad o la evitación causa malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.

Y esta es precisamente la característica fundamental que convierte a la fobia en un problema de salud mental.

La pandemia, un caldo de cultivo para las fobias

La pandemia de covid-19 ha erosionado la salud mental de una gran parte de la sociedad.

Del mismo modo, en personas vulnerables o con predisposición ha supuesto un aumento alarmante de los trastornos mentales. Los más prevalentes son la depresión y la ansiedad.

De forma más concreta, cualquier situación alarmante o catastrófica (como una pandemia) supone el caldo de cultivo perfecto para la aparición de trastornos relacionados con el miedo excesivo.

niños en la escuela

Malte Mueller/Getty Images
Las medidas de contención y el aislamiento social han perjudicado la salud mental de muchas personas.

Así, diversos estudios que han evaluado brotes previos de enfermedades infecciosas como la gripe española de 1918 o el brote de ébola en África Occidental en 2014 han asociado estos a respuestas cognitivas, afectivas o conductuales desproporcionadas frente a cualquier aspecto asociado a las mismas.

Son destacables aspectos como el riesgo de infección a través del contacto físico o los espacios cerrados, la muerte o infección de seres queridos, las medidas de contención, el aislamiento social y la soledad, la pérdida masiva de empleo o la inestabilidad financiera, entre otros.

En este contexto, sabemos que no todo el mundo tiene la misma posibilidad de desarrollar una fobiaante un determinado evento desencadenante. Dependerá de la presencia de factores genéticos y ambientales, además de otros factores específicos de cada tipo de fobia.

Por ejemplo, en el caso de las fobias asociadas a las pandemias (como la de covid-19), se ha visto que las variables de diferencia individual como la falta de tolerancia a la incertidumbre, la vulnerabilidad percibida a la enfermedad o la propensión a la ansiedad parecen desempeñar un papel fundamental.

Fobias asociadas al confinamiento

La medida del confinamiento impuesta en prácticamente todos los países al inicio de la pandemia llevaron a un aislamiento.

Esto se ha traducido en una reducción drástica del contacto físico y social y una afectación de la salud mental. En este proceso también participaron las restricciones en el ocio y tiempo libre.

Las consecuencias de ello han sido diversas en relación a la salud mental de las personas.

Por un lado, asociado directamente al aislamiento social destaca la agorafobia, un trastorno de ansiedad fóbica en el que la persona experimenta un miedo intenso ante lugares o situaciones de los cuales sería difícil huir o pedir ayuda en caso de urgencia.

Por otro lado, el aislamiento también puede llevar asociada una afectación negativa de las habilidades sociales, con una mayor propensión a la fobia social.

ilustración: confinamiento

Malte Mueller/Getty Images
El confinamiento puede dejar una huella psicológica.

El grupo poblacional que más se ha visto afectado son los adolescentes. En este caso, el miedo se da ante situaciones sociales en las que el individuo está expuesto al posible examen por parte de otras personas.

“Coronafobia” y otras fobias asociadas al contagio

A un lado, una de las fobias que la actual pandemia ha generado de forma específica es la conocida como ‘coronafobia’, una ansiedad excesiva a contraer el covid-19.

Así, los individuos con este miedo extremo tienden a experimentar un conjunto de síntomas fisiológicos desagradables desencadenados por pensamientos o información relacionada con esta enfermedad.

Esta fobia es realmente incapacitante en la medida en que está fuertemente relacionada con el deterioro funcional y la angustia psicológica y, por tanto, tiene importantes implicaciones para el bienestar mental.

Asimismo, relacionado con el miedo excesivo al contagio, es destacable el trastorno obsesivo compulsivo (TOC), otra alteración relacionada con la ansiedad cuyos síntomas pueden verse exacerbados en el contexto del covid-19.

El DSM V define el TOC como la presencia de obsesiones, compulsiones o ambas.

ilustración: mujer con mascarilla

Malte Mueller/Getty Images
El miedo al contagio es más dañino para algunas personas que el contagio en sí mismo.

En primer lugar, las obsesiones son pensamientos, impulsos o imágenes recurrentes y persistentes no deseadas. Por ejemplo, en el contexto de la pandemia, la idea de contagiarse o de contagiar a los seres queridos.

En segundo lugar, las compulsiones pueden aparecer para hacer frente al malestar generado por las obsesiones en forma de comportamientos repetitivos que la persona aplica de manera rígida.

Por ejemplo, lavarse las manos con frecuencia se ha planteado como una medida de prevención más frente a la infección.

Sin embargo, esta conducta suele ser una compulsión frecuente del TOC asociado a la contaminación.

Así, esta acción que es adecuada y saludable (no solo en época de pandemia si no de forma general) puede convertirse en la base del aumento de la prevalencia del TOC asociado al covid-19 en este caso.

Evaluación de la coronafobia

La coronafobia es un problema relativamente nuevo dado que se trata de una fobia específicamente asociada al covid-19.

No obstante, existen estudios sobre fobias relacionadas con otras enfermedades infecciosas como se ha comentado anteriormente.

ilustración: terapia covid

Malte Mueller/Getty Images
Los psiquiatras están desarrollando herramientas para evaluar la coronafobia.

Debido a ello, y siguiendo las recomendaciones de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría (APA), se están desarrollando herramientas con propiedades psicométricas válidas para un correcto diagnóstico de este trastorno en auge.

Un ejemplo de este tipo de instrumentos de evaluación es la Escala de Fobia COVID-19.

Esta ha demostrado validez convergente y discriminante así como consistencia interna. Además, ha sido validada en poblaciones de diferentes partes del mundo como Estados Unidos, Corea e Irán.

Dada la situación tan alarmante asociada a la pandemia que se mantiene a largo plazo de manera más o menos latente, este tipo de instrumentos son fundamentales.

No solo son importantes para diagnosticar nuevos casos específicos de coronafobia, sino también por la posible exacerbación de la sintomatología de pacientes en tratamiento.

O, incluso, por las recaídas que puedan presentar antiguos pacientes que ya habían sido dados de alta.


*Aránzazu Duque Moreno es doctora en Neurociencias, directora del Grado en Psicología y Secretaria de la Cátedra de Humanización de la Asistencia Sanitaria y miembro del grupo de investigación Psicología y Calidad de Vida en la Universidad Internacional de Valencia (España).

*Basilio Blanco Núñez es personal docente investigador de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Internacional de Valencia (España).

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation y se publica en BBC Mundo bajo licencia Creative Commons. Puedes leer la versión original aquí.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ua0Aeej9Cnk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.