Mexicanos en Italia y España: así viven la cuarentena por COVID-19
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cortesía

Mexicanos en Italia y España: así viven la cuarentena por COVID-19

Italia y España son los principales focos de la expansión de la pandemia por COVID-19. Hablamos con mexicanos residentes en ambos países en los que se ha decretado cuarentena y donde apenas se permite salir de casa para tratar de frenar el contagio.
Cortesía
Comparte

“En Madrid se tomó a la ligera en un inicio, se tienen que tomar medidas”.

Román Sánchez Armolejo. Nayarit. 23 años. Estudiante en Madrid. 

La cuarentena obligada por el coronavirus tomó por sorpresa a Román Sánchez Armolejo, de 23 años, originario de Tepic, Nayarit, y estudiante en Madrid. Un día estaba en clase tranquilamente en la Universidad Autónoma, donde estudia una maestría de Gobernanza y Derechos Humanos, y al día siguiente se estaba preparando para el confinamiento. 

Desde el miércoles permanece encerrado en su departamento de Cuatro Caminos, en el noreste de la capital española, aunque fue hasta el viernes que se decretó el estado de alarma y el sábado que se impuso la limitación de movimientos. Para entonces, todos sus compañeros de casa se habían marchado a sus lugares de origen, salvo Jorge, otro estudiante de Nayarit con el que comparte departamento. 

Lee: ¿Por qué no se hacen más pruebas para detectar COVID-19? Esto dice Salud

En España hay casi 8 mil casos de contagio y cerca de 300 muertos, según los últimos datos del ministerio de Sanidad. El sábado, el presidente Pedro Sánchez anunció el confinamiento total de la población: solo se puede salir para trabajar, urgencias y realizar compras básicas. Hay policías en las calles vigilando que se cumpla la cuarentena que, por el momento, se alargará durante 15 días.

Sánchez Armorejo no se imaginaba que terminaría enclaustrado cuando comenzó a escuchar noticias sobre el COVID-19. Nadie podía pensarlo. 

“Era una cosa lejana, tenía conocidos que estudiaban en China y se regresaron a México. Lo veía como algo lejano, no como algo que pudiera afectarnos acá en España”, dice el estudiante, que llegó a Madrid en enero y tiene prevista una estadía de seis meses. 

La situación, dice el joven, cambió a primeros de marzo. “Hace como dos semanas se empezó a ver un poco más de información con lo de Italia. No existía una conciencia dentro de la ciudadanía, no se tomaban precauciones y no había mucha información”, dice. 

“Hasta el día lunes todavía fui a la escuela normal, el lunes en la noche o el martes avisaron que se suspendía y fuimos a la universidad a una reunión con el director para ver qué procedía”, explica.

“El miércoles madrugamos, compramos víveres y, a partir de ahí, tratamos de no salir más que para comprar víveres nuevamente”, dice. Las imágenes de compras compulsivas son uno de los símbolos de la crisis. Sánchez Armorejo advierte que no hay desabasto, que a pesar de la cuarentena. Es decir, que no hay que acaparar compulsivamente rollos de papel higiénico. Al día siguiente, los anaqueles de los supermercados volverán a reponerse.

Los días que transcurrieron entre la suspensión de clases en Madrid y la orden de no salir de casa, implementada bajo amenaza de elevadas multas, fueron una especie de vacaciones anticipadas. Las aulas estaban vacías, pero los parques, las terrazas y los bares, llenos. Sánchez Armorejo dice que él se recluyó desde el miércoles. Y que mata el tiempo con Netflix, viendo memes o platicando del coronavirus. 

Lee: México suma 53 personas con COVID-19; dos están graves

Al joven le preocupan las noticias que llegan desde México. “Siento que hay falta de conciencia”, dice. Pone como ejemplo la feria de Nayarit. “Aún se han hecho eventos masivos”, afirma. En su opinión, “no hay que tomar a la ligera lo que está ocurriendo, hay que prevenir, sacrificar un poquito la diversión”. “Aquí en Madrid al principio se tomó a la ligera, pero hay que tomar medidas. El mundo está globalizado y todo puede escalar rápido. Una etapa de prevención no está de más”.

“Cuando se filtró la cuarentena del norte de Italia, la gente corrió a hacer las maletas para ir al sur”

Nayeli Díaz. 38 años, Ciudad de México. Trabaja en Milán.

“Llevamos tres semanas, pero parece que hayan pasado tres meses”, dice Nayeli Díaz, originaria de Ciudad de México y residente desde hace año y medio en Milán junto a su esposo y su hija. 

La primera vez que Díaz escuchó sobre el coronavirus apenas le prestó importancia. Dijeron en las noticias que dos turistas italianos que habían estado en China habían dado positivo. Se les hizo pruebas, se les aisló y ahí quedó la cosa. Eran los tiempos en los que el COVID-19 era cosa de Wuhan, provincia china, y en Europa se observaba la pandemia a través de los corresponsales. 

El 21 de febrero se confirmó un primer caso en el norte de Italia. 

A 15 de marzo, el número de contagios alcanzó los 24 mil 747 y los fallecidos eran 1,809.

Son algo más de tres semanas, pero la realidad se ha transformado como si le hubiese pasado por encima la apisonadora de la historia.  

Ni Díaz ni su familia podía imaginar qué le depararía el futuro en aquella primera semana, cuando se cerraron gimnasios, teatros y albercas durante una semana pero se mantuvieron los trabajos y servicios. Siete días después, y ante la alarma creada entre la población, la vida regresó a la normalidad aunque con algunas restricciones. “Hubo una falsa sensación de seguridad”, dice la mujer.

Incapaz de controlar la expansión de la pandemia, el gobierno italiano preparaba medidas drásticas: el confinamiento de Lombardía y otras 14 provincias. Su gran error: la filtración del bloqueo antes de poder hacerlo efectivo.

“Como se filtró, explotó. Esa noche la gente corrió, hizo maletas y se fue a estaciones del tren para ir al sur”, dice Díaz.

Así que miles de residentes en el principal foco de coronavirus de Italia huyeron hacia otras zonas del país para evitar ser confinadas, permitiendo así que la enfermedad se extendiese sin control. 

Dos días después, el decreto se extendió a todo el país. 

“A pesar de esto las cifras han seguido en aumento, por lo que se decidió cerrar restaurantes, bares y servicios que no fueran de primera necesidad. Para empresas e industria se permite,  pero cumpliendo medidas de seguridad”, explica. 

En su opinión, las cifras “no han llegado a su pico”. Por eso, las medidas de cuarentena se mantienen. “Llevamos una semana en la que estamos completamente encerrados”, explica. La situación se extenderá hasta el 3 de abril, al menos.  

“Sentimos un poco de incertidumbre”, explica. Un ejemplo: las compras en el supermercado. “Uno va al super y solo puede entrar uno por familia, y de cinco a diez personas como clientes. Los que no, tenemos que estar fuera, en fila, a un metro de distancia. Entras con angustia, las compras se hacen rápido, da una sensación no agradable”, dice. 

“No saber cuándo va a regresar la normalidad crea angustia”, afirma.

Nayeli cree que la rápida expansión del virus fue fruto de diversas causas: la población joven que apenas tenía síntomas, que se cerraron las escuelas pero no los bares y restaurantes, que se mantuvo el consumo y que la gente seguía acudiendo a eventos masivos, como los parques. 

“La gente no dejo de salir en la totalidad. Tardamos en entender lo que nos habían dicho desde el primer día: si no tienen a que salir, no salgan”, resume. 

“Somos cuatro en el departamento y dos hemos empezado a presentar síntomas”

Gerardo Aznar. 30 años, Ciudad de México. Estudiante en Cuenca, España.

“En Madrid se retrasaron bastante las medidas y ahora estamos viendo la expansión de tantos casos”. Gerardo Aznar tiene 30 años y realiza una maestría en estudios artísticos en la universidad de Cuenca, un municipio al sureste de Madrid y conocido por las Casas Colgantes, su principal reclamo turístico. 

En España, la pandemia llegó por sorpresa, como si nadie hubiese escuchado que se extendía en China e Italia. 

Lee: COVID-19: Adultos mayores son más vulnerables, ¿cómo deben cuidarse y cómo apoyarlos?

Aznar, por ejemplo, relata que hizo vida normal hasta hace apenas tres días, cuando se impusieron las restricciones por parte del gobierno español. Hasta que tuvo recluirse fue a clase, a exposiciones, a conferencias, a bares y restaurantes. 

“No nos esperábamos que la expansión fuera a ser así”, dice, desde su departamento en Cuenca. Son cuatro personas las confinadas en la vivienda. De ellas, dos ya muestran síntomas. “Tengo fatiga, tos seca y nada más, por ahora no tengo fiebre”, explica. 

“Estamos tratando de seguir todas las indicaciones”, afirma.

Actualmente, la sanidad española considera que si un paciente presenta síntomas hay que considerar que tiene la enfermedad. Por eso la recomendación es quedarse en casa (no hay otro remedio desde el sábado, que se declaró la limitación de movimientos) y avisar por teléfono a los servicios sanitarios. La atención es telefónica salvo en los casos más graves, los que son trasladados al hospital. Existe el miedo de que los servicios colapsen. 

“Las líneas están saturadas y la recomendación es estar en casa, seguir los cuidados básicos de higiene y en caso de que se presenten síntomas más graves acudir al hospital”, dice Aznar. “Varios amigos y amigas han presentado síntomas, pero afortunadamente no son de gravedad”, explica. 

En su caso, explica que estuvo en Arco, la feria de arte contemporáneo de Madrid, hace dos semanas. “Ya se habían dado los primeros casos y la gente estaba como si nada”. Esta misma semana mantuvieron un encuentro con un maestro procedente de la capital de España. “Vino gente de Madrid para acá y varios de los que estuvimos en esta reunión somos los que tuvimos estos síntomas leves. Probablemente ahí fue”, dice.

Mientras se recupera, el joven explica que mantiene la comunicación con su familia y sigue atento a las noticias en México. 

“Me parece increíble la poca seriedad, ayer hubo un festival de música y me parece increíble”, dice, en referencia al Vive Latino, que congregó a más de 40 mil personas en Ciudad de México.

Se mueve entre la cautela y la preocupación. “La forma en que se esté comportando el virus es distinto, en cada espacio geográfico funciona de forma distinta, pero con la cantidad de gente que vive en México puede ser grave”, dice. 

Como la enfermedad no le ha obligado a guardar cama, explica Aznar que junto a sus compañeros de departamento tratan de programar actividades para matar el tiempo encerrados: juegos, películas, lectura, cocina. Tienen por delante al menos 15 días de reclusión forzosa. 

“No hay que entrar en pánico”

Ana Paula Flores González, 21 años, Ciudad de México. Turín, Italia.

Ana Paula Flores González es estudiante de Arquitectura y es parte de un programa de movilidad universitaria en Turín, Italia. Lleva una semana encerrada en su departamento. 

“Yo estaba en España cuando empezó la crisis y cancelaron las clases el 26 de febrero. Nosotros estábamos en exámenes finales y varios compañeros no pudieron terminar”, dice.

Ana Paula Flores González y José Pablo Alcantara, estudiantes en Turín. Foto: Cortesía.

La incertidumbre se extendió al mismo tiempo que las autoridades posponían el regreso a las aulas.  

“Nos dijeron que era una medida de dos semanas, que empezábamos el 2 de marzo. Pero lo alargaron. Yo volé desde Barcelona el 4 de marzo. El avión venía la mitad de lleno. En España se espantaban. Yo estaba un poco preocupada, pero encontré la ciudad normal, dice”.

Todo cambió el 8 de marzo, sábado, cuando se filtra el decreto de que se van a confinar territorios en el norte. 

“Empezó el pánico. Toda la gente intento salirse de Milán”, dice. 

Dos días después, todo el país estaba confinado y las medidas de control se mantendrán, al menos, hasta el 3 de abril. 

“Fue cuestión de días. El lunes dijeron que todo paraba y para el jueves no había nadie en la calle”, explica. 

La única actividad que se permite en la calle es salir a la compra. “Los super están normales, No hay desabasto, no hay compras de pánico, solo que no se puede entrar por grupos y las filas tienen marcado el metro de distancia”, explica.

Al contrario que en aquellos primeros días de incertidumbre, cuando la cuarentena era solo el borrador de un decreto, Flores González dice que la población está acatando las medidas de control. Solo permiten estar en la calle a quien presenta documentos que justifican su salida. “Si no te pueden detener o multar, aunque a mi no me ha tocado ver nada de eso”, dice.

Resignada al encierro, la mexicana explica que mucha gente pasa el día en los balcones. A las 12, la gente sale a aplaudir, como homenaje a los sanitarios. A las 18 se ha acordado poner música y dar conciertos. 

Sus consejos para los mexicanos que siguen la crisis desde la distancia: “lo primero, no entrar en pánico”. Lo segundo, respetar las medidas higiénicas. 

En principio, el confinamiento debería terminar el 3 de abril. Pero nadie ofrecer ninguna certeza de ello. Antes tiene que disminuir la curva de contagio y, por el momento, las cifras no hacen más que dispararse.

Así que Flores González y sus dos compañeros de departamento, también de Ciudad de México, matan el tiempo como pueden. “En la casa hacemos de todo. Corrimos a comprar un rompecabezas, cocinamos, aprendimos a hacer tortillas, vemos series, hacemos limpieza profunda… ahora estamos tomando clases en línea, apenas empezamos”, explica. 

“Lo importante es mantenerse ocupados”, dice. 

“El lunes parecía una locura lo que estaba pasando en Italia y ahora estamos viviendo lo mismo”

Brenda Navarro, 38 años, Ciudad de México. Escritora y autora de ‘Casas Vacías’. Es residente en Madrid.

Cuando Brenda Navarro recibió la noticia de que no habría clases por causa del coronavirus, tuvo un “deja vu”. “Tengo la experiencia de la influenza, del H1N1 y cuando empezaron a hablar de cerrar colegios, ya anticipaba de qué iba la cosa”, explica. 

Dice que el anuncio de la suspensión de clases fue para ella el punto de inflexión. Antes, parecía estar todo bajo control. Y, de repente, el caos.

“El lunes nos parecía una locura lo que estaba pasando en Italia y ahora estamos viviendo lo mismo”, dice.

El confinamiento provocado por la pandemia ha mostrado las costuras de la sociedad. 

“Me parece una locura, no se la lógica de comprar las cosas como si fuéramos a tener desabastecimiento. Me parece un acto bastante egoísta”, dice Navarro.

La escritora apunta también a las dificultades que puede generar acostumbrarnos a trabajar desde casa. “El teletrabajo se toma como que vamos a tener mas tiempo libre, pero para quien tiene familia es difícil de gestionar, es triple trabajo al día”, explica. Por un lado, el trabajo, que ahora se queda en la casa. Por otro, las tareas de la vivienda. Y, por último, los hijos, a los que también mandan a casa.  

“Nos han revolucionado la vida. Todos se lo toman como si fueran vacaciones, pero no lo es”, dice. 

“Sentimos desazón porque hay gente que no se lo está tomando en serio. Esto es solidaridad hacia toda la ciudadanía”, explica. 

Navarro muestra también otra cara del confinamiento, el de la solidaridad y el apoyo mutuo. 

“Ayer cuando salieron a las 9 de la noche a aplaudir al personal sanitario una se dejo llevar por la emoción, por gestos que nos hacen sentir menos solos”, dice. 

En opinión de la escritora, la cuarentena deja “un impacto psicológico”. 

“Se tiene que detener el contagio del pánico social. Quizás habría que tomar medidas drásticas para calmar a la gente”, explica. 

Los aplausos que todas las noches se lanzan desde los balcones hacia los sanitarios llevan a Navarro a reflexionar sobre el modelo de salud. “Si tienes sanidad pública, haz exigencias al gobierno, empezar a exigir al gobierno que empiecen a generar cosas para paliar la crisis sanitaria.

Una de las últimas medidas en España: que la sanidad privada se ponga al servicio de lo público ante la crisis. Una propuesta que, a juicio de Navarro, debería ponerse sobre la mesa también en México. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Viernes 13: ¿cómo se originó la superstición que considera esta fecha como un día de mala suerte?

¿De dónde viene la superstición que dio paso a la mitología del viernes 13 que culminó con las películas y las series de televisión en los 80?
13 de noviembre, 2020
Comparte
calendario

Getty Images
Aunque parezca poco frecuente, todo mes que comience en domingo, siempre tendrá en viernes 13.

Otra vez es viernes 13, y si eso nos preocupa, quizás podemos echar la culpa a un grupo de caballeros estadounidenses que eran enemigos de las supersticiones.

Desde tiempos inmemoriales muchos han temido los viernes y los días 13.

Pero, ¿por qué se juntaron ambos temores para generar una creencia con vida propia en el mundo angloparlante?

En Hispanoamérica y España, en cambio, la superstición se aplica a los martes 13.

En cuanto a los países de habla inglesa, las razones no parecen ser místicas.

“Desde el punto de vista astrológico, no hay necesidad de preocuparse por el viernes 13”, dice Robert Currey, de Equinox Astrology.

Las fechas y días de la semana solían estar estrechamente relacionados con los movimientos planetarios y las fases de la Luna en un sistema que se remonta a los babilonios, explica, pero ya no es el caso.

Sonia Ducie, una consultora de numerología que cree firmemente en la energía innata de los números, cree que 13 “tiene que ver con la transformación y el cambio“.

Viernes 13

Getty Images
Viernes 13, la película, tuvo su base en el mito.

Ducie considera al viernes el quinto día de la semana que se asocia con el movimiento.

“Uno puede ver cómo con esos dos números juntos podrían ser muy inquietos”, pero aclara: “Depende de nosotros. La energía es neutral”.

¿Por qué surgió esta superstición combinada?

En 1907, un libro llamado “Viernes, el XIII” fue publicado por un corredor de bolsa llamado Thomas Lawson. Fue la inspiración para la mitología del viernes 13 que culminó con las películas y las series de televisión en los 80.

El libro de Lawson es una fábula oscura de Wall Street cuyo personaje central genera bonanzas y caídas en el mercado para vengarse de sus enemigos, dejando a muchos en la miseria y la ruina.

Y se aprovecha de los temores que la fecha viernes 13 podía generar en los negociantes.

“Cada hombre en la bolsa y en Wall Street tiene su ojo puesto en él. En viernes 13 rompería el mejor mercado alcista (bull market) de la historia que estaba en marcha”, dice uno de los personajes.

viernes

Getty Images
En 1907 el miedo a esa fecha ya era una superstición establecida

Así que en 1907 el miedo a esa fecha ya era una superstición establecida.

No lo era un cuarto de siglo antes.

The Thirteen Club (El club del trece), una reunión de caballeros alegres decididos a desafiar todas las supersticiones, se reunió por primera vez el 13 de septiembre 1881 (un miércoles) a pesar de que se organizó formalmente el viernes 13 de enero de 1882.

Se reunían el día 13 de cada mes, se sentaban en la mesa 13, rompían espejos, derramaban sal con exuberancia y llegaban a la cena caminando bajo escaleras cruzadas.

Los informes anuales del club especificaban cuidadosamente cuántos de sus miembros habían muerto y cuántos habían fallecido durante el año siguiente tras asistir a una cena en el club.

Viernes 13

Getty Images
El objetivo del club era demostrar lo inútil de las supersticiones.

Fue fundado por el capitán William Fowler en su restaurante Cottage Knickerbocker en la Sexta Avenida de Manhattan, en Nueva York.

A Fowler se lo asociaba con “la buena camaradería, un gran corazón y una caridad sencilla y sin ostentación”.

Como mariscal del club, “siempre lideró el camino valientemente y sin temor hacia la sala del banquete”, aseguró el “gobernante jefe” del club, Daniel Wolff.

El club hizo un llamado al presidente de Estados Unidos, a gobernadores y jueces para dejar de elegir al viernes como el día de “colgar” gente y realizar ejecuciones otros días también.

El diario estadounidense The New York Times informó que en la primera reunión, el comensal número 13 estaba retrasado, y Fowler presionó a uno de los camareros para que compensara la ausencia del comensal que completaría el número de mala suerte.

“A pesar de sus gritos estaba siendo empujado por debajo de las escaleras cuando llegó el invitado que faltaba”, narró el diario.

El primer objetivo del club era el temor de que si 13 personas cenaban juntas una podría morir pronto. Pero una segunda superstición surgió poco después.

En abril de 1882, se adoptó una resolución que deploraba el hecho de que el viernes había sido “considerado durante muchos siglos un día de mala suerte… por motivos sin sentido“.

Viernes 13

Getty Images
El grupo buscaba terminar con los mitos vinculados el número 13.

El club hizo un llamado al presidente de Estados Unidos, a gobernadores y jueces para dejar de elegir al viernes como el día de “colgar” gente y que se realizasen ejecuciones otros días también.

Pero no hay ninguna señal en el club de la mezcla de la superstición del viernes con el 13.

Debió aparecer en algún momento entre 1882 y la publicación del libro de Lawson en 1907.

¿Responsabilidad de los enemigos de la superstición?

A lo largo de las décadas, muchos se han preguntado si la superstición podría ser culpa del propio club.

Allí aprovechaban cada oportunidad para ridiculizar ambos temores.

El diario Los Angeles Herald informó en 1895: “Cada vez que durante los últimos 13 años el viernes ha caído el 13 del mes, esta peculiar organización nunca ha dejado de celebrar una reunión especial para regocijarse”.

El club se enorgullecía de que había puesto la superstición en el centro de atención. Su fama era grande: de los 13 miembros originales había pasado a cientos a comienzos del siglo XX. Y se habían fundado clubes similares en otras ciudades de Estados Unidos y en Londres.

Viernes 13

Getty Images
La superstición a veces ha inspirado motivos y disfraces para fiestas como Halloween.

La doctrina del The Thirteen Club era “que la superstición debía ser atacada y combatida y expulsada de la Tierra”

Dos de estas supersticiones vulgares han combatido con decisión y sin inmutarse“, escribió el integrante Charles Sotheran a otros miembros del club en Nueva York en 1883, “es decir, la creencia en que el 13 es un número de mala suerte y el viernes un día de mala suerte. Han creado un sentimiento popular a favor de ambos”.

Sotheran debe haber querido decir que “hicieron los viernes y el 13 menos impopulares”, pero su frase es ambigua y podría haber significado “hicieron las supersticiones populares”. ¿Fue esta interpretación la que estableció la superstición en la opinión pública?

La doctrina del The Thirteen Club era “que la superstición debía ser atacada y combatida, y expulsada de la Tierra”.

Si por el contrario generó una de las supersticiones más comunes y persistentes, fue de hecho un accidente desafortunado.


(*) Este artículo fue publicado originalmente el 13 de noviembre de 2015. Un viernes 13, por supuesto.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.