Mexicanos en Italia y España: así viven la cuarentena por COVID-19
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cortesía

Mexicanos en Italia y España: así viven la cuarentena por COVID-19

Italia y España son los principales focos de la expansión de la pandemia por COVID-19. Hablamos con mexicanos residentes en ambos países en los que se ha decretado cuarentena y donde apenas se permite salir de casa para tratar de frenar el contagio.
Cortesía
Comparte

“En Madrid se tomó a la ligera en un inicio, se tienen que tomar medidas”.

Román Sánchez Armolejo. Nayarit. 23 años. Estudiante en Madrid. 

La cuarentena obligada por el coronavirus tomó por sorpresa a Román Sánchez Armolejo, de 23 años, originario de Tepic, Nayarit, y estudiante en Madrid. Un día estaba en clase tranquilamente en la Universidad Autónoma, donde estudia una maestría de Gobernanza y Derechos Humanos, y al día siguiente se estaba preparando para el confinamiento. 

Desde el miércoles permanece encerrado en su departamento de Cuatro Caminos, en el noreste de la capital española, aunque fue hasta el viernes que se decretó el estado de alarma y el sábado que se impuso la limitación de movimientos. Para entonces, todos sus compañeros de casa se habían marchado a sus lugares de origen, salvo Jorge, otro estudiante de Nayarit con el que comparte departamento. 

Lee: ¿Por qué no se hacen más pruebas para detectar COVID-19? Esto dice Salud

En España hay casi 8 mil casos de contagio y cerca de 300 muertos, según los últimos datos del ministerio de Sanidad. El sábado, el presidente Pedro Sánchez anunció el confinamiento total de la población: solo se puede salir para trabajar, urgencias y realizar compras básicas. Hay policías en las calles vigilando que se cumpla la cuarentena que, por el momento, se alargará durante 15 días.

Sánchez Armorejo no se imaginaba que terminaría enclaustrado cuando comenzó a escuchar noticias sobre el COVID-19. Nadie podía pensarlo. 

“Era una cosa lejana, tenía conocidos que estudiaban en China y se regresaron a México. Lo veía como algo lejano, no como algo que pudiera afectarnos acá en España”, dice el estudiante, que llegó a Madrid en enero y tiene prevista una estadía de seis meses. 

La situación, dice el joven, cambió a primeros de marzo. “Hace como dos semanas se empezó a ver un poco más de información con lo de Italia. No existía una conciencia dentro de la ciudadanía, no se tomaban precauciones y no había mucha información”, dice. 

“Hasta el día lunes todavía fui a la escuela normal, el lunes en la noche o el martes avisaron que se suspendía y fuimos a la universidad a una reunión con el director para ver qué procedía”, explica.

“El miércoles madrugamos, compramos víveres y, a partir de ahí, tratamos de no salir más que para comprar víveres nuevamente”, dice. Las imágenes de compras compulsivas son uno de los símbolos de la crisis. Sánchez Armorejo advierte que no hay desabasto, que a pesar de la cuarentena. Es decir, que no hay que acaparar compulsivamente rollos de papel higiénico. Al día siguiente, los anaqueles de los supermercados volverán a reponerse.

Los días que transcurrieron entre la suspensión de clases en Madrid y la orden de no salir de casa, implementada bajo amenaza de elevadas multas, fueron una especie de vacaciones anticipadas. Las aulas estaban vacías, pero los parques, las terrazas y los bares, llenos. Sánchez Armorejo dice que él se recluyó desde el miércoles. Y que mata el tiempo con Netflix, viendo memes o platicando del coronavirus. 

Lee: México suma 53 personas con COVID-19; dos están graves

Al joven le preocupan las noticias que llegan desde México. “Siento que hay falta de conciencia”, dice. Pone como ejemplo la feria de Nayarit. “Aún se han hecho eventos masivos”, afirma. En su opinión, “no hay que tomar a la ligera lo que está ocurriendo, hay que prevenir, sacrificar un poquito la diversión”. “Aquí en Madrid al principio se tomó a la ligera, pero hay que tomar medidas. El mundo está globalizado y todo puede escalar rápido. Una etapa de prevención no está de más”.

“Cuando se filtró la cuarentena del norte de Italia, la gente corrió a hacer las maletas para ir al sur”

Nayeli Díaz. 38 años, Ciudad de México. Trabaja en Milán.

“Llevamos tres semanas, pero parece que hayan pasado tres meses”, dice Nayeli Díaz, originaria de Ciudad de México y residente desde hace año y medio en Milán junto a su esposo y su hija. 

La primera vez que Díaz escuchó sobre el coronavirus apenas le prestó importancia. Dijeron en las noticias que dos turistas italianos que habían estado en China habían dado positivo. Se les hizo pruebas, se les aisló y ahí quedó la cosa. Eran los tiempos en los que el COVID-19 era cosa de Wuhan, provincia china, y en Europa se observaba la pandemia a través de los corresponsales. 

El 21 de febrero se confirmó un primer caso en el norte de Italia. 

A 15 de marzo, el número de contagios alcanzó los 24 mil 747 y los fallecidos eran 1,809.

Son algo más de tres semanas, pero la realidad se ha transformado como si le hubiese pasado por encima la apisonadora de la historia.  

Ni Díaz ni su familia podía imaginar qué le depararía el futuro en aquella primera semana, cuando se cerraron gimnasios, teatros y albercas durante una semana pero se mantuvieron los trabajos y servicios. Siete días después, y ante la alarma creada entre la población, la vida regresó a la normalidad aunque con algunas restricciones. “Hubo una falsa sensación de seguridad”, dice la mujer.

Incapaz de controlar la expansión de la pandemia, el gobierno italiano preparaba medidas drásticas: el confinamiento de Lombardía y otras 14 provincias. Su gran error: la filtración del bloqueo antes de poder hacerlo efectivo.

“Como se filtró, explotó. Esa noche la gente corrió, hizo maletas y se fue a estaciones del tren para ir al sur”, dice Díaz.

Así que miles de residentes en el principal foco de coronavirus de Italia huyeron hacia otras zonas del país para evitar ser confinadas, permitiendo así que la enfermedad se extendiese sin control. 

Dos días después, el decreto se extendió a todo el país. 

“A pesar de esto las cifras han seguido en aumento, por lo que se decidió cerrar restaurantes, bares y servicios que no fueran de primera necesidad. Para empresas e industria se permite,  pero cumpliendo medidas de seguridad”, explica. 

En su opinión, las cifras “no han llegado a su pico”. Por eso, las medidas de cuarentena se mantienen. “Llevamos una semana en la que estamos completamente encerrados”, explica. La situación se extenderá hasta el 3 de abril, al menos.  

“Sentimos un poco de incertidumbre”, explica. Un ejemplo: las compras en el supermercado. “Uno va al super y solo puede entrar uno por familia, y de cinco a diez personas como clientes. Los que no, tenemos que estar fuera, en fila, a un metro de distancia. Entras con angustia, las compras se hacen rápido, da una sensación no agradable”, dice. 

“No saber cuándo va a regresar la normalidad crea angustia”, afirma.

Nayeli cree que la rápida expansión del virus fue fruto de diversas causas: la población joven que apenas tenía síntomas, que se cerraron las escuelas pero no los bares y restaurantes, que se mantuvo el consumo y que la gente seguía acudiendo a eventos masivos, como los parques. 

“La gente no dejo de salir en la totalidad. Tardamos en entender lo que nos habían dicho desde el primer día: si no tienen a que salir, no salgan”, resume. 

“Somos cuatro en el departamento y dos hemos empezado a presentar síntomas”

Gerardo Aznar. 30 años, Ciudad de México. Estudiante en Cuenca, España.

“En Madrid se retrasaron bastante las medidas y ahora estamos viendo la expansión de tantos casos”. Gerardo Aznar tiene 30 años y realiza una maestría en estudios artísticos en la universidad de Cuenca, un municipio al sureste de Madrid y conocido por las Casas Colgantes, su principal reclamo turístico. 

En España, la pandemia llegó por sorpresa, como si nadie hubiese escuchado que se extendía en China e Italia. 

Lee: COVID-19: Adultos mayores son más vulnerables, ¿cómo deben cuidarse y cómo apoyarlos?

Aznar, por ejemplo, relata que hizo vida normal hasta hace apenas tres días, cuando se impusieron las restricciones por parte del gobierno español. Hasta que tuvo recluirse fue a clase, a exposiciones, a conferencias, a bares y restaurantes. 

“No nos esperábamos que la expansión fuera a ser así”, dice, desde su departamento en Cuenca. Son cuatro personas las confinadas en la vivienda. De ellas, dos ya muestran síntomas. “Tengo fatiga, tos seca y nada más, por ahora no tengo fiebre”, explica. 

“Estamos tratando de seguir todas las indicaciones”, afirma.

Actualmente, la sanidad española considera que si un paciente presenta síntomas hay que considerar que tiene la enfermedad. Por eso la recomendación es quedarse en casa (no hay otro remedio desde el sábado, que se declaró la limitación de movimientos) y avisar por teléfono a los servicios sanitarios. La atención es telefónica salvo en los casos más graves, los que son trasladados al hospital. Existe el miedo de que los servicios colapsen. 

“Las líneas están saturadas y la recomendación es estar en casa, seguir los cuidados básicos de higiene y en caso de que se presenten síntomas más graves acudir al hospital”, dice Aznar. “Varios amigos y amigas han presentado síntomas, pero afortunadamente no son de gravedad”, explica. 

En su caso, explica que estuvo en Arco, la feria de arte contemporáneo de Madrid, hace dos semanas. “Ya se habían dado los primeros casos y la gente estaba como si nada”. Esta misma semana mantuvieron un encuentro con un maestro procedente de la capital de España. “Vino gente de Madrid para acá y varios de los que estuvimos en esta reunión somos los que tuvimos estos síntomas leves. Probablemente ahí fue”, dice.

Mientras se recupera, el joven explica que mantiene la comunicación con su familia y sigue atento a las noticias en México. 

“Me parece increíble la poca seriedad, ayer hubo un festival de música y me parece increíble”, dice, en referencia al Vive Latino, que congregó a más de 40 mil personas en Ciudad de México.

Se mueve entre la cautela y la preocupación. “La forma en que se esté comportando el virus es distinto, en cada espacio geográfico funciona de forma distinta, pero con la cantidad de gente que vive en México puede ser grave”, dice. 

Como la enfermedad no le ha obligado a guardar cama, explica Aznar que junto a sus compañeros de departamento tratan de programar actividades para matar el tiempo encerrados: juegos, películas, lectura, cocina. Tienen por delante al menos 15 días de reclusión forzosa. 

“No hay que entrar en pánico”

Ana Paula Flores González, 21 años, Ciudad de México. Turín, Italia.

Ana Paula Flores González es estudiante de Arquitectura y es parte de un programa de movilidad universitaria en Turín, Italia. Lleva una semana encerrada en su departamento. 

“Yo estaba en España cuando empezó la crisis y cancelaron las clases el 26 de febrero. Nosotros estábamos en exámenes finales y varios compañeros no pudieron terminar”, dice.

Ana Paula Flores González y José Pablo Alcantara, estudiantes en Turín. Foto: Cortesía.

La incertidumbre se extendió al mismo tiempo que las autoridades posponían el regreso a las aulas.  

“Nos dijeron que era una medida de dos semanas, que empezábamos el 2 de marzo. Pero lo alargaron. Yo volé desde Barcelona el 4 de marzo. El avión venía la mitad de lleno. En España se espantaban. Yo estaba un poco preocupada, pero encontré la ciudad normal, dice”.

Todo cambió el 8 de marzo, sábado, cuando se filtra el decreto de que se van a confinar territorios en el norte. 

“Empezó el pánico. Toda la gente intento salirse de Milán”, dice. 

Dos días después, todo el país estaba confinado y las medidas de control se mantendrán, al menos, hasta el 3 de abril. 

“Fue cuestión de días. El lunes dijeron que todo paraba y para el jueves no había nadie en la calle”, explica. 

La única actividad que se permite en la calle es salir a la compra. “Los super están normales, No hay desabasto, no hay compras de pánico, solo que no se puede entrar por grupos y las filas tienen marcado el metro de distancia”, explica.

Al contrario que en aquellos primeros días de incertidumbre, cuando la cuarentena era solo el borrador de un decreto, Flores González dice que la población está acatando las medidas de control. Solo permiten estar en la calle a quien presenta documentos que justifican su salida. “Si no te pueden detener o multar, aunque a mi no me ha tocado ver nada de eso”, dice.

Resignada al encierro, la mexicana explica que mucha gente pasa el día en los balcones. A las 12, la gente sale a aplaudir, como homenaje a los sanitarios. A las 18 se ha acordado poner música y dar conciertos. 

Sus consejos para los mexicanos que siguen la crisis desde la distancia: “lo primero, no entrar en pánico”. Lo segundo, respetar las medidas higiénicas. 

En principio, el confinamiento debería terminar el 3 de abril. Pero nadie ofrecer ninguna certeza de ello. Antes tiene que disminuir la curva de contagio y, por el momento, las cifras no hacen más que dispararse.

Así que Flores González y sus dos compañeros de departamento, también de Ciudad de México, matan el tiempo como pueden. “En la casa hacemos de todo. Corrimos a comprar un rompecabezas, cocinamos, aprendimos a hacer tortillas, vemos series, hacemos limpieza profunda… ahora estamos tomando clases en línea, apenas empezamos”, explica. 

“Lo importante es mantenerse ocupados”, dice. 

“El lunes parecía una locura lo que estaba pasando en Italia y ahora estamos viviendo lo mismo”

Brenda Navarro, 38 años, Ciudad de México. Escritora y autora de ‘Casas Vacías’. Es residente en Madrid.

Cuando Brenda Navarro recibió la noticia de que no habría clases por causa del coronavirus, tuvo un “deja vu”. “Tengo la experiencia de la influenza, del H1N1 y cuando empezaron a hablar de cerrar colegios, ya anticipaba de qué iba la cosa”, explica. 

Dice que el anuncio de la suspensión de clases fue para ella el punto de inflexión. Antes, parecía estar todo bajo control. Y, de repente, el caos.

“El lunes nos parecía una locura lo que estaba pasando en Italia y ahora estamos viviendo lo mismo”, dice.

El confinamiento provocado por la pandemia ha mostrado las costuras de la sociedad. 

“Me parece una locura, no se la lógica de comprar las cosas como si fuéramos a tener desabastecimiento. Me parece un acto bastante egoísta”, dice Navarro.

La escritora apunta también a las dificultades que puede generar acostumbrarnos a trabajar desde casa. “El teletrabajo se toma como que vamos a tener mas tiempo libre, pero para quien tiene familia es difícil de gestionar, es triple trabajo al día”, explica. Por un lado, el trabajo, que ahora se queda en la casa. Por otro, las tareas de la vivienda. Y, por último, los hijos, a los que también mandan a casa.  

“Nos han revolucionado la vida. Todos se lo toman como si fueran vacaciones, pero no lo es”, dice. 

“Sentimos desazón porque hay gente que no se lo está tomando en serio. Esto es solidaridad hacia toda la ciudadanía”, explica. 

Navarro muestra también otra cara del confinamiento, el de la solidaridad y el apoyo mutuo. 

“Ayer cuando salieron a las 9 de la noche a aplaudir al personal sanitario una se dejo llevar por la emoción, por gestos que nos hacen sentir menos solos”, dice. 

En opinión de la escritora, la cuarentena deja “un impacto psicológico”. 

“Se tiene que detener el contagio del pánico social. Quizás habría que tomar medidas drásticas para calmar a la gente”, explica. 

Los aplausos que todas las noches se lanzan desde los balcones hacia los sanitarios llevan a Navarro a reflexionar sobre el modelo de salud. “Si tienes sanidad pública, haz exigencias al gobierno, empezar a exigir al gobierno que empiecen a generar cosas para paliar la crisis sanitaria.

Una de las últimas medidas en España: que la sanidad privada se ponga al servicio de lo público ante la crisis. Una propuesta que, a juicio de Navarro, debería ponerse sobre la mesa también en México. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Huracán Laura: cómo se forman los ciclones tropicales y por qué son tan frecuentes en México, EU y el Caribe

La explicación científica es apasionante y te ayudamos a entenderlo con mapas, gráficos e imágenes satelitales.
26 de agosto, 2020
Comparte
Montaje con un huracán y un mapa de América

BBC

Los huracanes son las tormentas más grandes y violentas del planeta.

Cada año, entre los meses de junio y noviembre, azotan la zona del Caribe, el Golfo de México y la costa este de Estados Unidos, en algunas ocasiones arrasando con edificios y poblaciones.

Sus homólogos son los tifones, que afectan al noroeste del océano Pacífico, y los ciclones, que lo hacen al sur del Pacífico y el océano Índico.

Zonas donde se forman ciclones tropicales

BBC

Todos son ciclones tropicales, pero el nombre “huracán” se usa exclusivamente para los del Atlántico norte y del noreste del Pacífico.

Pero, ¿cómo se forman y por qué suelen afectar a esta zona del mundo?

Huracanes, bombas de energía

El mecanismo más común de formación de huracanes en el Atlántico — que provoca más del 60% de estos fenómenos — es una onda tropical.

La onda empieza como una perturbación atmosférica que crea un área de relativa baja presión.

Suele generarse en África Oriental a partir de mediados de julio.

Si encuentra las condiciones adecuadas para mantenerse o desarrollarse, este área de baja presión empieza a moverse de este a oeste, con la ayuda de los vientos alisios.

Origen de la onda tropical y los vientos globales

BBC

Cuando llega al océano Atlántico, la onda tropical puede ser el germen de un huracán, pero para que este se forme necesita fuentes de energía, como el calor y el viento adecuado.

En concreto, es necesario que la superficie del agua esté por encima de los 27ºC y que haya una capa espesa de agua caliente en el océano.

También tiene que haber, por un lado, vientos con un giro horizontal para que la tormenta se concentre. Por el otro, vientos que mantengan su fuerza y velocidad constante a medida que suben desde la superficie del océano.

Si hay cortante de viento, o variaciones del viento con la altura, esto puede interrumpir el flujo de calor y humedad que hace que el huracán se forme.

Además, tiene que haber una una concentración de nubes cargadas de agua y una humedad relativa alta presente en la atmósfera.

Ingredientes para un huracán

BBC

Todo esto tiene que ocurrir en las latitudes adecuadas, en general entre los paralelos 10° y 30° del hemisferio norte, ya que aquí el efecto de la rotación de la Tierra hace que los vientos puedan converger y ascender alrededor del área de baja presión.

Cuando la onda tropical encuentra todos estos ingredientes, se crea un área de unos 50-100 km, donde empiezan a interactuar.

“El movimiento de la onda tropical funciona como el disparador de esa tormenta”, explica a BBC Mundo Jorge Zavala Hidalgo, coordinador general del Servicio Meteorológico Nacional de México.

Y es esta tormenta la que hace de catalizador: empieza el baile de calor, aire y agua.

El área de baja presión hace que el aire húmedo y caliente que viene del océano suba y se enfríe, lo que alimenta las nubes.

La condensación de este aire libera calor y provoca que la presión sobre la superficie del océano baje aún más, lo que atrae más humedad del océano, engrosando la tormenta.

Los vientos convergen y ascienden dentro de este área de baja presión, girando en dirección contraria a las agujas del reloj — por influencia de la rotación de la Tierra — y dando a los huracanes esa imagen tan característica.

A medida que la tormenta se hace más poderosa, el ojo del huracán — el área central de hasta 10km — permanece relativamente tranquilo.

A su alrededor se levanta la pared del ojo, compuesta de nubes densas donde se localizan los vientos más intensos.

Más allá, están las bandas nubosas en forma de espiral, donde hay más lluvias.

La velocidad de los vientos es la que determina en qué momento podemos llamar a este fenómeno “huracán”: en su nacimiento es una depresión tropical, cuando aumenta de fuerza pasa a ser una tormenta tropical y se convierte en huracán cuando pasa de los 118 km por hora.

Pasos de depresión a ciclón tropical

BBC

A partir de ahí, se suelen clasificar en cinco categorías según la velocidad sostenida del viento. En el Atlántico, se usa la escala de vientos Saffir-Simpson para medir su poder destructivo.

Tal es su fuerza que los vientos de un huracán podrían producir la misma energía que casi la mitad de la capacidad de generación eléctrica del mundo entero, según la Administración Nacional de Océanos y de la Atmósfera de Estados Unidos (NOOA, por sus siglas en inglés).

Escala de vientos Saffir-Simpson

BBC

Sin embargo, no es el viento sino la marejada y las inundaciones que provoca la lluvia que descarga el huracán las que generalmente causan la mayor destrucción y pérdida de vidas.

En Estados Unidos, por ejemplo, la marejada provocada por ciclones tropicales en el Atlántico fue responsable de casi la mitad de muertes entre 1963 y 2012, según datos de la Sociedad Americana de Meteorología (AMS, por sus siglas en inglés).

Además de estos factores, la destrucción causada por un huracán va a depender de otras circunstancias, como la velocidad a la que pasa, la geografía del territorio y la infraestructura de la zona afectada.

Mujer en su casa inundada

Getty Images
“Amanda” y “Cristóbal” no llegaron a ser huracanes pero dejaron lluvias extraordinarias y mucha destrucción en México y Guatemala en mayo de 2020.

“No necesariamente el daño o el peligro asociado a un ciclón tropical corresponde a su categoría. Por ejemplo, el ciclón de mayor categoría no tiene porque tener asociada más precipitación”, dice Jorge Zavala Hidalgo a BBC Mundo.

México, Estados Unidos y el Caribe: las zonas más vulnerables

Uno de los factores que explica que esta parte del mundo sea propensa a los huracanes es que el océano Atlántico, en las latitudes tropicales, tiene la temperatura adecuada para su formación durante más meses al año.

Otro es el movimiento de las grandes corrientes de vientos que empujan los huracanes.

Los vientos alisios — las corrientes de vientos globales en el trópico — van de este a oeste llevándolos hacia las costas del Caribe, el Golfo de México y el sur de Estados Unidos.

El recorrido de estos vientos también está influenciado por la rotación de la Tierra — el llamado efecto Coriolis — que hace que tiendan a desviarse hacia el norte.

Recorrido de los huracanes en el Atlántico norte en 2019

Wiki Project Tropical Cyclones/Tracks
Los huracanes que se formaron en el Atlántico norte durante el 2019 siguieron distintos recorridos según las corrientes globales de viento u otros fenómenos – como los anticiclones – que encontraban en su camino.

En el Atlántico, mientras los huracanes avanzan se desvían levemente hacia el norte; y al superar aproximadamente los 30°N, suelen encontrase con los vientos del oeste, otra de las grandes corrientes globales, que hacen que se curven hacia el este.

En su camino van toparse con el anticiclón de Bermudas-Azores que va a determinar si se dirigen hacia el Golfo de México o hacia Estados Unidos.

Los anticiclones son regiones de alta presión atmosférica con aire más seco, menos nubes y vientos que giran en la dirección de las agujas del reloj en el hemisferio norte.

El anticiclón de Bermudas actúa como un obstáculo y si los huracanes quieren avanzar tienen que bordearlo. Por este motivo, el tamaño y la posición del anticiclón puede determinar hacia dónde va un ciclón tropical.

Localización del anticiclón de Bermudas

BBC

Si es débil y está más posicionado hacia el este, los huracanes lo rodean y siguen hacia el norte, alejándose del Caribe.

Por lo contrario, si es más fuerte y se encuentra al suroeste, un ciclón tropical puede dirigirse hacia el Golfo de México o hacia Florida.

La posición del anticiclón cambia según el año, las estaciones y puede variar en cuestión de días.

“A causa de esas variaciones, un huracán puede seguir una trayectoria muy distinta hoy que otro que pasa tres o cinco días después”, explica Jorge Zavala Hidalgo, del Servicio Meteorológico Nacional de México.

Siguiendo la mismo lógica, los anticiclones y otras masas de aire son responsables de que un huracán se recurve hacia el oeste, como pasó en 2012 con el huracán Sandy, por ejemplo.

Huracán Sandy en Nueva York

Getty Images
En su camino hacia el norte, el huracán Sandy (2012) se curvó azotando las costas de Nueva York y Nueva Inglaterra, en Estados Unidos.

Después de tocar tierra en Cuba, Sandy empezó a desplazarse hacia el noreste, pero un anticiclón en Groenlandia y un frente frío bloquearon su camino. Eso provocó que Sandy retrocediera hacia la costa oeste de Estados Unidos, causando destrucción en Nueva York y Nueva Jersey.

El Pacifico Este a pesar de ser una zona más activa que el Atlántico Norte, menos huracanes tocan tierra.

“Lo que sucede es que esas tormentas suelen dirigirse hacia el oeste o noroeste. Algunas pueden retroceder hacia las costas de México si los vientos son los adecuados, pero la mayoría se dirigen a latitudes más altas, encuentran aguas más frías y desaparecen”, dice a BBC Mundo Gary M. Barnes, profesor retirado de la Universidad de Hawái, Estados Unidos.

Por qué casi no vemos en Sudamérica

Si bien la parte norte del Atlántico puede ofrecer las condiciones ideales para la formación de huracanes, no ocurre lo mismo bajo la línea del Ecuador.

“El Atlántico Sur es más tranquilo porque no hay onda tropical — es un fenómeno más común en el hemisferio norte — y hay más variaciones en la velocidad y en la dirección del viento, algo que inhibe la formación de huracanes”, explica Barnes.

Simulación de todos los huracanes entre 1985 y 2015

NASA
El efecto Coriolis es demasiado débil en la línea del Ecuador para que los vientos giren y formen huracanes.

Además, los ciclones tropicales normalmente no se forman si no están al menos a unos 500 kilómetros del Ecuador, ya que el efecto Coriolis es demasiado débil para hacer que los vientos giren y formen un huracán.

Aunque es un fenómeno que pasa con poquísima frecuencia en Sudamérica, sí se han registrado huracanes en las costas del sur de Brasil.

En 2004, el ciclón tropical Catarina dejó 11 muertos y más de 30.000 personas desplazadas.

¿Y cómo puede impactar el cambio climático?

“El cambio climático provoca que la temperatura de la superficie del océano y la capa gruesa sean más calientes y eso es un problema. Tenemos teorías que dicen que si el océano es más cálido eso puede traducirse en tormentas más fuertes e intensas.”, dice el meteorólogo Gary M. Barnes.

Hay indicaciones de que las áreas en que un ciclón encuentra condiciones para mantenerse y sobrevivir se están extendiendo con el paso del tiempo, según Jorge Hidalgo, coordinador del Servicio Meteorológico Nacional de México.

“Quizás el número de ciclones no aumente pero la distribución de categorías puede cambiar. Es decir, que haya más huracanes de categoría mayor y menos de categoría menor”, añade Zavala.

Los científicos coinciden, sin embargo, que es muy pronto para medir el impacto del cambio climático en la formación y avance de los huracanes.

“Es probable que las tormentas se intensifiquen muy poco a poco, pero vamos a necesitar muchísima data para probar que el calentamiento global va a provocar huracanes más fuertes. En 25 años puede que tengamos evidencias”, concluye Barnes.

Agradecimiento a José Manuel Gálvez, meteorólogo del la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA).


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.facebook.com/groups/bbcmundociencia/

https://www.youtube.com/watch?v=-NSjnc3NL2k

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.