El riesgo de colapso en la atención a los migrantes por COVID-19
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Deportaciones exprés y albergues sin protocolo: el impacto del COVID-19 en la migración

Una circular de la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación reconoce que México deberá hacer “ajustes” a su política migratoria para no incrementar los riesgos sanitarios.
Cuartoscuro
Comparte

“Tenemos los números de la jurisdicción sanitaria pero no sabemos a dónde dirigirnos si hay un caso de COVID-19”.

La hermana Salomé Limas, responsable del albergue Madre Asunta, de Tijuana, Baja California, reconoce que existe nerviosismo ante la pandemia. Dice que ahora tienen 51 personas en sus instalaciones, pero que han tenido que restringir el acceso por miedo a que el hacinamiento facilite los contagios. Se queja de que no han recibido instrucciones por parte de las autoridades y que el número de personas que llega al refugio se ha incrementado por los mexicanos devueltos desde Estados Unidos.  

La pandemia de COVID-19 ha sacudido el flujo migratorio hacia el norte. La lógica de detención-encierro-deportación, tanto en Estados Unidos como en México, se ha visto afectada por las medidas excepcionales adoptadas por los diferentes países para frenar la expansión del virus. 

EU restringe paso de turistas desde México por COVID-19, pero acuerda no afectar comercio

Estados Unidos cerrará la frontera a todo cruce que no sea “esencial” y esto afecta al flujo migratorio. Según adelantó su presidente, Donald Trump, implementará un sistema de devolución “exprés” para quienes sean arrestados cruzando la frontera sin documentación. 

El canciller, Marcelo Ebrard, dijo que solo aceptarán la devolución de mexicanos y centroamericanos, pero no de otras nacionalidades. 

“Si nos regresan personas que no sean mexicanos ni centroamericanos, México no lo aceptaría, o sea, que Estados Unidos se haga cargo de eso. En esencia mantendríamos la misma política que hemos seguido hasta ahorita, o sea, mexicanos por obvias razones, centroamericanas, centroamericanos particularmente de Honduras, Guatemala y El Salvador les daríamos posibilidad de esperar en México, y esa sería la política que vamos a seguir”, dijo el canciller, Marcelo Ebrard.

Al mismo tiempo, Washington ha paralizado el sistema de recepción de solicitantes de asilo por los puntos legales. Según explicó Soraya Vázquez, abogada de Families Belong Together, en Tijuana, las familias que tenían audiencia el viernes no fueron aceptadas por la Oficina de Aduanas y Protección (CBP, en sus siglas en inglés). “Les dijeron que vuelvan mañana a por una nueva cita”, explicó. 

En Centroamérica, los gobiernos de Guatemala, El Salvador y Honduras han decretado el cierre de fronteras. No obstante, Guatemala sí está recibiendo vuelos de deportados procedentes de Estados Unidos. 

México ha suspendido las deportaciones hacia estos tres países, según fuentes oficiales, que indicaron que estos procedimientos “se pueden retomar en cualquier momento”.

Te puede interesar: Bukele acusó a México de enviar en avión a personas con COVID-19; verificamos y están sanos: Ebrard

Los movimientos en las fronteras norte y sur van a tener impacto en todo el sistema de atención a migrantes en México. 

Una tarjeta informativa que la Unidad de Política Migratoria, Registro e Identidad de Personas de la Secretaría de Gobernación (Segob) distribuyó a estados e instituciones reconoce la especial vulnerabilidad de los migrantes.

El documento reconoce la “ausencia de mecanismos de coordinación eficientes y eficaces entre las autoridades gubernamentales con el personal que brinda atención a personas migrantes en los albergues” y señala que los planes promovidos por la secretaría de Salud “no visibilizan la atención a población migrante, solicitante de la condición de refugiado y refugiada y tampoco enfatiza las condiciones de mayor vulnerabilidad a las cuales se ven expuestas frente a los riesgos asociados a su situación de irregularidad migratoria y hacinamiento”. 

También hace una advertencia: México requerirá “ajustes en la planeación nacional” en materia migratoria, “a fin de instrumentar medidas de control migratorio acordes con los esfuerzos de control sanitario”. “El control migratorio suele tener como resultado el incremento de la irregularidad y la invisibilidad de las personas migrantes y por tanto hacen más peligroso su tránsito, afectando con ello otros objetivos de la política de salud”, dice. 

Colapso en Tijuana

“Vamos a colapsar los albergues”, dijo Esmeralda Siu, integrante de la Coalición Pro Migrantes de Tijuana, en la que participan diversas estancias de alojamiento. 

“Como sociedad civil estamos tomando medidas de prevención, intensificando la higiene, para que no se de un brote. Pero tenemos menos espacio y más repatriados”, asegura.

El problema, en su opinión, es que Estados Unidos ha incrementado las devoluciones de mexicanos que son arrestados por tratar de entrar ilegalmente en el país. Sus estimaciones indican que antes se deportaba una media de entre 120 y 180 personas cada día por Tijuana. Una cifra que ha alcanzado ahora los 200 o 220 diarios. La cifra total, según Marcelo Ebrard, es de 1,250 detenidos al día en toda la frontera, de los que 1,150 serían mexicanos y centroamericanos. 

Preparándose al incremento de las devoluciones por parte de Estados Unidos, el Instituto Nacional de Migración (INM) y la Secretaría de Relaciones Exteriores (SER) hicieron público un comunicado en el que anunciaron que reforzarán la atención en las fronteras y ampliarán los horarios de los puntos por los que se devuelve a los mexicanos.

“Ahora hay muchas personas centroamericanas y mexicanas que están en la lista de espera para el proceso de asilo. También hay retornados por las deportaciones exprés. A los mexicanos no los meten en centros de detención, sino que los devuelven”, dijo la hermana Salomé Limas, de Madre Asunta. La religiosa explica que están por encima de su capacidad pero que ponen límites para evitar contagios.

Explica que intentan aplicar protocolos de separación y de higiene, pero que nadie del gobierno se ha dirigido a ellos.

“No tenemos protocolos”, dijo Sergio Tamai, del Hotel del Migrante, en Mexicali. En su caso, reconoció que sí han recibido la visita de la secretaría de Salud, pero afirmó que no ofrecieron instrucciones concretas. “No tenemos ni gel”, dijo, quejándose sobre su situación económica. 

En Ciudad de México también denunciaron la ausencia de directrices. “La autoridad no dice nada”, aseguró Gabriela Hernández, del albergue Casa Tochán. Ahí es el propio refugio el que ha improvisado sus propias medidas, como restringir las salidas al exterior o insistir en las recomendaciones de higiene. A la amenaza por la pandemia se unen los recortes. El gobierno de la Ciudad de México les informó recientemente de que a partir del lunes ya no les harán entrega de las 40 raciones de alimentos que brindaban a sus usuarios. 

La ausencia de directrices federales o estatales se repite en el sur, donde la situación es completamente diferente. Ramón Márquez, del albergue La 72, explicó que ahora reciben menos afluencia que hace un año. Sin embargo, las autoridades les están enviando a grupos procedentes de estaciones migratorias como la de Villahermosa o la de Tabasco. Se trata de solicitantes de asilo que logran una alternativa a su situación de detención.  

Márquez aseguró que no tienen garantías del estado de salud de las personas que llegan, que ellos han elaborado su propio protocolo por la presencia de Médicos Sin Fronteras, pero que las autoridades no les apoyan.

Recientemente, la Comisión Nacional para los Derechos Humanos (CNDH) elaboró una recomendación por la que instaba al INM a impedir el hacinamiento en las estaciones migratorias para evitar el contagio entre migrantes y trabajadores de los centros de detención. El INM respondió que desde enero han desarrollado las acciones recomendadas por la secretaría de Salud para abastecerse de insumos como jabón y gel antibacterial. Además, aseguró que sus instalaciones están al 45% de capacidad (3 mil 059 personas en espacios en los que podrían alojarse 6 mil 728).

La crisis sanitaria afecta también a la Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado (Comar). Según explicó su responsable, Andrés Ramírez, están planificando un método con el que poder atender a los solicitantes sin que la presencia sea necesaria, para evitar contagios. Operamos en condiciones de mucho hacinamiento, vamos a tratar de hacerlo a distancia”, explicó.

Ante la pandemia, organizaciones de la sociedad civil que participan en el colectivo de Observación y Monitoreo de Derechos Humanos en el Sureste Mexicano emitieron un comunicado por el que instaron a poner fin a las detenciones por razones migratorias y a liberar a los encerrados en los centros de detención; acceso a los servicios médicos; acciones contra la xenofobia; trámites de regularización y protección a la población mexicana que se encuentra en otros países.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo crear un sistema de alerta de enfermedades infecciosas basado en el modelo para detectar hambrunas

Las pandemias no surgen de repente: comienza con el brote de una enfermedad infecciosa que se transforma en una epidemia local, que luego se propaga entre sus vecinos, y adquiere el potencial de convertirse en global. ¿Cómo detectar estos primeros signos?
5 de agosto, 2020
Comparte

“Para todos los desastres —ya sean hambrunas, terremotos o tsunamis— necesitamos recibir una alerta lo más temprano posible”. Y las pandemias no son la excepción.

Esta es la reflexión de Andrew Natsios, profesor de la Universidad de Texas A&M y director del Instituto Scowcroft de Asuntos Internacionales, en Estados Unidos, quien sostiene que del mismo modo que se puede predecir una crisis alimentaria analizando una serie de variables, también se puede estimar cuándo un brote de una enfermedad infecciosa tiene el potencial de salirse de control.

Crear un método de alerta temprana (que denomina Sistema de Advertencia Temprana de Pandemias, PEWES, por sus siglas en inglés) serviría para evitar que se produzca, asegura el profesor, quien también se encargó de administrar la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) entre 2001 y 2006.

“Una pandemia no surge de repente: comienza con un brote de una enfermedad que luego se transforma en una epidemia localizada, después se propaga a otros países y más tarde se convierte en una pandemia que puede tener el potencial de transformarse en global”, le explica a BBC Mundo.

¿Pero cómo funcionaría este sistema? ¿En que datos se basaría para hacer esta predicción? ¿Y no existen ya otros sistemas de alerta temprana de pandemias?

Entierros y multitudes en los hospitales

El sistema, explica el profesor, sería similar a la Red de Sistemas de Alerta Temprana de Hambrunas, (FEWES, por sus siglas en inglés), un modelo exitoso desarrollado por USAID tras la devastadora hambruna de 1985 en Etiopía que dejó cerca de un millón de muertos.

Cementerio en Brasil

Getty Images
La aparición de una gran cantidad de nuevas fosas es un elemento que indica qué algo fuera de lo normal está ocurriendo en un lugar determinado.

Desde su implementación, recalca Natsios, este programa “ha logrado predecir todas las hambrunas en los territorios bajo su responsabilidad en los últimos 40, 50 años”.

Este sistema utiliza imágenes satelitales para evaluar qué está ocurriendo en el terreno, datos sobre el comercio de granos y ganado, del clima, así como reportes de expertos en alimentos, científicos agrícolas y empresarios que ingresan información a la red cuando notan que algo no está bien.

Con esta información produce mapas de acceso gratuito de zonas con inseguridad alimentaria y análisis sobre los problemas que se están gestando en el mundo.

En el caso de una pandemia, informes de profesionales de la salud locales en distintas regiones del globo podrían contribuir con información relevante.

Paciente en China

Getty Images
Profesionales de la salud locales pueden aportar información clave que, en contexto, puede servir de indicador.

Imágenes satelitales permitirían obtener datos clave.

Fotos aéreas de entierros masivos, crematorios trabajando horas adicionales, imágenes que muestren un aumento en el tamaño de grupos que se congregan frente clínicas y hospitales son un material valioso.

No son necesariamente indicadores de un brote, pero sí denotan la presencia de un problema que amerita investigación, por ejemplo.

Agosto, no diciembre

Otra herramienta crucial es el monitoreo de lo que ocurre en internet y de los temas de los que está hablando la gente.

Natsios hace referencia a un estudio reciente de la Universidad de Harvard que combinó dos piezas de información que permitieron llegar a un conclusión interesante.

“Los investigadores observaron imágenes satelitales de aparcamientos, clínicas y hospitales en la zona de Wuhan, donde la pandemia se manifestó a gran escala en China, y notaron un gran aumento de gente en esos lugares en agosto del año pasado”, le dice Natsios a BBC Mundo.

El segundo dato provino de Facebook y Twitter, que reveló que, desde principios de agosto del año pasado, la gente había empezado a hacer preguntas sobre una nueva enfermedad, enumerando todos los síntomas típicos de la covid-19.

Redes sociales

Getty Images
Analizar los temas que la gente discute en las redes sociales puede darnos una pista de si algo está ocurriendo.

“Combinando estos dos datos, es muy probable que hayan descubierto que, de hecho, la pandemia no empezó en diciembre sino en agosto“, explica el profesor.

De haberlo sabido, “incluso si no hubiésemos podido enviar equipos de ayuda sanitaria (dado que China nunca hubiera permitido el ingreso de grupos de EE.UU., Europa o un contingente de la ONU) podríamos haber alertado a las autoridades chinas”.

Natsios no cree que en ese entonces el gobierno chino tuviera conocimiento de la situación: intuye que los funcionarios locales no quisieron enviar malas noticias a Pekín y por eso mantuvieron en secreto esta información.

Equipos de ayuda

No es que los datos que menciona Natsios por separados no existan, “uno puede obtenerlos comprándolos”, explica.

Pero la idea es aunarlos bajo una mismo techo, y ponerlos en un reporte a disposición del público, ONG y demás organismos e instituciones de forma gratuita.

Los equipos de ayuda son la otra pata del sistema de alerta.

La idea, le dice a BBC Mundo Natsios, es utilizar la estructura de los Equipos de Respuesta Frente a Emergencias de USAID para entrenar a profesionales en el terreno que puedan actuar frente a una pandemia y enviar equipos especiales de ayuda de EE.UU. a los países que lo permitan.

Gobiernos autoritarios

Un sistema de alerta temprana es particularmente útil para recabar datos de países con gobiernos autoritarios, poco dispuestos a revelar información, señala Natsios, aunque estos no son los únicos renuentes a presentar información sobre sí mismos poco halagadora.

Ayuda de USAID enviada a Honduras.

Getty Images
Enviar equipos de ayuda es algo que podría hacerse si se tiene conocimiento de que una enfermedad infecciosa se está escapando de control.

“En realidad a ningún gobierno le gusta dar noticias incómodas. Pero en una democracia, hay organizaciones civiles, profesionales, centros de estudio, congresos, parlamentos y medios de noticias independientes que pueden hacer preguntas”, afirma Natsios, mientras que las autocracias carecen de estas instancias de control.

Con un sistema de alerta temprana, se puede obtener información por otros medios con mucha antelación y hacer sonar la alarma para tomar medidas o presionar a algunos gobiernos a que las tomen.

Superposición

Dado el alcance global de este proyecto, es lógico preguntarse si no sería más indicado que cayera bajo la jurisdicción de un organismo internacional, como la ONU, o cualquier otra institución que no tenga una afiliación nacional.

Es más, la ONU ya cuenta con una Red Mundial de Alerta y Respuesta ante Brotes Epidémicos (GOARN).

¿Qué sentido tiene entonces diversificar recursos y esfuerzos para crear un sistema paralelo?

“No podemos poner todos los ‘huevos humanitarios’ en una canasta, porque a veces los sistemas fallan“, dice Natsios con vehemencia.

Paciente con covid-19

EPA
Saber lo más pronto posible que se avecina una pandemia puede servir para evitar que se produzca.

El problema de un sistema como el de la ONU, es que por la forma en que está organizado los directores ejecutivos tienen derecho a veto, dice el profesor, y menciona el ejemplo del brote de ébola detectado por GOAR en 2014 en África Occidental, del cual no se emitió una alerta porque el funcionario local estimó que esta perjudicaría a la economía regional.

“Y, a veces, también nuestro propio sistema puede fallar”, reconoce. “Por eso tenemos que tener una superposición, una multiplicidad de sistemas, en caso de que se produzcan fallas”.

“Aunar todo en un único sistema internacional sería una idea terrible”, concluye Natsios.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PM9KBQyKHz8

https://www.youtube.com/watch?v=9JOee6bCojU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.