La Estafa Maestra: avanza al Senado juicio político contra Rosario Robles
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

La Estafa Maestra: avanza al Senado juicio político contra Rosario Robles

Los diputados aprobaron el acuerdo para acusar a la exfuncionaria ante el Senado, quien se encargará de determinar sanción, si es responsable
Cuartoscuro Archivo
19 de marzo, 2020
Comparte

El juicio político en contra de Rosario Robles, extitular de Sedesol y Sedatu, avanza al Senado. Con 270 votos a favor y cero en contra, la Cámara de Diputados aprobó el acuerdo para acusar a la exfuncionaria ante la Cámara de Senadores, quien se encargará de determinar sanción en caso de encontrarla responsable de violar reglamentos de la administración pública.

La Cámara de Diputados determinó que hay elementos para sostener la responsabilidad por “actos y omisiones en perjuicio de los intereses públicos fundamentales y de su buen despacho cometidos en sus funciones”, según el acuerdo leído por Laura Rojas, presidenta de la mesa directiva de la Cámara de los Diputados.

La Sección Instructora que realizó la investigación determinó que existen elementos para determinar que Robles violó reglamentos de la Administración Pública, toda vez que en las dependencias que encabezó ocurrieron presuntos desvíos de recursos públicos.

Lee: “Ella sabía el modus operandi”: Suman testimonios en el juicio político contra Rosario Robles

El dictamen discutido, también retomó la investigación periodística hecha por Animal Político y Mexicanos contra la Corrupción, en el que se revela que 11 dependencias de gobierno hicieron convenios con 8 universidades públicas por más de 7 mil millones de pesos.

Éstas a su vez subcontrataron a universidades públicas para supuestamente cumplir servicios pero resultaron ser fantasma o ilegales, por lo que los recursos públicos desaparecieron.

La diputada de Morena, Tatiana Clouthier, quien realizó la denuncia en contra de Rosario Robles que dio origen al procedimiento de juicio político, aseguró que “quizá el método de La Estafa Maestra fue el caso más notorio (de corrupción) del sexenio pasado porque reveló el método por el cual se desviaron recursos  públicos y porque los millones de pesos que se esfumaron estaban dirigidos a aliviar problemas como la salud, la educación o la falta de alimento. Por eso es imposible soslayar La Estafa Maestra y que no tenga consecuencias política”. 

Por ello, dijo en tribuna, el juicio político es el mecanismo mediante el cual la malversación de recursos no quede impune y para cumplir con la demanda ciudadana de combatir la corrupción.

“El instrumento de juicio político es una medida para llamar a cuentas a aquellos funcionarios públicos que dieron la espalda al juramento que hicieron al tomar protesta de su encargo”.  

Sin embargo, en su oportunidad, Alberto Javier Sánchez Rojas, abogado defensor de Rosario Robles, aseguró que este procedimiento se trata de una “crónica de una sentencia anunciada” porque la exfuncionaria ya está siendo juzgada penalmente, pues enfrenta un procedimiento judicial incluso desde la cárcel. 

También ya hubo una resolución de la Secretaría de la Función Pública en la cual determinó una inhabilitación por 10 años. Lo cual significa que “ya no hay materia para este juicio político, no la puede separar de un cargo porque ya no tiene ninguno.

Sólo el escarnio público, es exhibirla públicamente, de violar los derechos a los que tiene acceso cualquier ciudadano y violación a la presunción de inocencia”, dijo. 

Luego de conocerse la votación, la exfuncionaria respondió a través de su cuenta de Twitter: “Del tamaño de su atropello es el odio y el miedo que me tienen. Ninguna “fuerza moral” puede construirse abusando del poder para ejecutar una venganza cargada de saña. Esto va para el que tira la piedra y esconde la mano”.

 

El diputado de Morena, Pablo Gómez, quien preside la Sección Instructora, rechazó esa versión y aseguró que la Cámara tenía la obligación de ejercer sus facultades legales para llevar a cabo este juicio político ante el señalamiento de irregularidades hecho por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) durante varios años de revisión del gasto público. 

“No es un asunto personal, la Sección Instructora mantuvo un curso permanente de averiguar lo que había pasado. No nos interesa la persona, sino las funciones que desempeña y el gobierno al que pertenecía, porque no son hechos aislados. Hemos tomado la Estafa porque ASF puso todo en clave, pero esa Estafa está presente en Pemex y otros lados, que no investigamos porque nos ceñimos a la ley”, dijo en tribuna.

Entérate: Avanza juicio político a Rosario Robles: diputados proponen 20 años de inhabilitación

El diputado Gómez, junto con las diputadas Martha Ramírez, Ana García, sostendrán la acusación en contra de Robles ante el Senado, para continuar con el juicio político.

Vinculan a proceso a dos exfuncionarios de Quintan Roo

A tres años de iniciar la carpeta de investigación, dos exfuncionarios del Sistema Quintanaroense de Comunicación de Comunicación Social fueron vinculados a proceso por su presunta responsabilidad en La Estafa Maestra.

La Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción (FECC) acusa un posible daño patrimonial de 743 millones 804 mil pesos derivados de los convenios realizados entre el Sistema Quintanaroense con la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), para hacer supuestas campañas de comunicación social entre 2015 y 2016.

Los imputados son Jorge N, quien era director general del Sistema Quintanarroense y Gerardo N, quien fue director general de Administración y autorizó 104 órdenes de pago a 37 empresas para supuestamente hacer los servicios. 

Lee:Desechan juicio de amparo promovido por Robles contra prisión preventiva

Sin embargo, “no existen, en su mayoría”, la comprobación de que los servicios se hayan realizado, sobre todo porque la Fiscalía comprobó que el Sistema Quintanaroense contrató a 37 proveedores, pero sólo 4 estaban en el registro de proveedores del estado, pero el resto “no eran empresas sólidas ni mucho menos reales”, asegura la fiscal, Rosaura Villanueva Arzápalo.

En entrevista con Animal Político, la titular de la Fiscalía Anticorrupción en el estado, confirma que su investigación deriva de las las denuncias interpuestas por la Auditoría Superior del Estado de Quintana Roo (Aseqroo) y la Secretaría de la Contraloría del Estado (Secoes).

La investigación incluye 84 contratos de prestación de servicios realizados entre el Sistema Quintanaroense con 37 proveedores, aunque la mayoría ni siquiera tienen dirección en el estado.

Los imputados están acusados por el delito de desempeño irregular de la Función Pública, en la carpeta administrativa 413/2018, pero la investigación no estará limitada a reglamentos administrativos, sino a encontrar el destino final del dinero, asegura la fiscal.

La Fiscalía Anticorrupción tendrá cuatro meses para recabar pruebas en el caso, por lo que entablará contacto con la Fiscalía Anticorrupción Federal, informa Villalpando, toda vez que se trata de recursos de la Federación y a que la extitular de la Sedatu, Rosario Robles, también se encuentra en un proceso penal.

Los convenios tenían como servicio “desarrollar la estrategia y programa anual de comunicación social, desde la estrategia, creatividad, producción y la difusión en radio y televisión para desarrollar campañas de comunicación; el planteamiento conceptual base para diseño y edición de material en audio, en video y gráfico y la edición de posteriores piezas de comunicación”, según establecen los convenios.

De acuerdo con las revisiones de la Auditoría Superior de la Federación, hay al menos siete convenios entre el Sistema Quintanaroense y la Sedatu entre 2015 y 2016; sin embargo, las denuncias penales por este posible desvío ocurrió hasta octubre de 2018. Es decir, la investigación en el ámbito local fue antes que la denuncia penal ante la Fiscalía General de la República.

En la audiencia de vinculación a proceso, es decir, cuando el juez determinó que sí había materia para continuar el proceso judicial, los imputados se reservaron su derecho a declarar, por lo que hasta el momento no conoce el “móvil”, es decir, no se sabe por qué decidieron contratar a esas empresas o si alguien les dio la orden de hacerlo, explica la fiscal de Quintana Roo.

De acuerdo a la legislación del estado, por este delito se prevé una pena de cárcel de entre 6 meses a 3 años, más la reparación de daño, que sería proporcional al monto que se compruebe como desviado.

Por lo pronto, el juez impuso medidas cautelares a los dos imputados que incluye el uso de brazalete electrónico, presentarse cada mes ante la autoridad judicial, y también embargo de bienes.

En el caso de Jorge N se ordenó el embargo de cuatro en el municipio de Benito Juárez, ocho automóviles y una motocicleta. Mientras que a Gerardo N, le embargaron siete predios, en Benito Juárez, Othón P. Blanco, en Quintana Roo, y en Mérida, Yucatán; más cuatro vehículos, uno de ellos de lujo.

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La pesadilla de la montaña de basura tan alta como un edificio de 18 pisos en India

El primer ministro Narendra Modi anunció a principios de mes un plan para cerrar los enormes vertederos a cielo abierto en los que se acumula basura desde hace años.
19 de octubre, 2021
Comparte

Las “montañas de basura” de India pronto serán reemplazadas por plantas de tratamiento de desechos, prometió el primer ministro Narendra Modi a principios de este mes. Saumya Roy* escribe para la BBC sobre la más antigua de todas, tan alta como un edificio de 18 plantas, ubicada en la ciudad costera occidental de Bombay.

Todas las mañanas Farha Shaikh se para en la cima de una montaña de desechos de más de un siglo de antigüedad en Bombay, esperando que los camiones de basura suban.

Esta joven de 19 años ha estado hurgando en este vertedero del suburbio de Deonar desde que tiene memoria.

Normalmente recupera de entre los desechos viscosos botellas de plástico, vidrio y alambre que luego vende en los prósperos mercados de residuos de la ciudad.

Pero, sobre todo, busca teléfonos móviles rotos.

Cada pocas semanas Farha encuentra un celular “muerto” en la basura y con sus escasos ahorros lo repara.

Una vez que cobra vida, pasa las tardes viendo películas, jugando a los videojuegos, enviando mensajes de texto y llamando a sus amigos.

Cuando días o semanas después el aparato vuelve a dejar de funcionar, la conexión de Farha con el mundo exterior se desvanece.

Entonces regresa a las largas jornadas de rebuscar entre la basura, para conseguir botellas que vender y celulares que restaurar.

Deonar

Saumya Roy

Más de 16 millones de toneladas de desechos forman la montaña de basura de Deonar, ocho de ellas repartidas en una extensión de 121 hectáreas.

Los desechos se apilan hasta alcanzar una altura de 36,5 metros.

Se puede ver el mar desde la cima y sobre los sólidos montones de basura se han construido villas miseria.

Gases nocivos y contaminantes

Los desechos en descomposición liberan gases nocivos como metano, sulfuro de hidrógeno y monóxido de carbono.

Y en 2016 fue escenario de un incendio que ardió durante meses y llenó de humo gran parte de Bombay.

De acuerdo a un estudio que el regulador de polución de la India llevó a cabo en 2011, otros incendios similares contribuyeron con el 11% del material particulado que inunda el aire de Bombay, una de sus principales causas de contaminación.

Los vecinos de los alrededores llevan luchando en los tribunales desde hace 26 años, exigiendo el cierre del vertedero de Deonar.

Pero esa montaña de basura no es una excepción en el país. Una investigación realizada en 2020 por el Centro para la Ciencia y el Medio Ambiente (CSE), un think tank independiente con sede en Nueva Delhi, identificó en toda India 3.159 montañas de este tipo que contienen 800 millones de toneladas de desechos.

Estas han sido durante años un dolor de cabeza para funcionarios y políticos.

El 1 de octubre, Modi anunció un “programa nacional de limpieza” de casi US$13.000 millones que incluirá la instalación de una serie de plantas de tratamiento de aguas residuales para reemplazar gradualmente los vertederos de basura al aire libre como el de Deonar.

Pero los expertos se muestran escépticos.

“Si bien se ha logrado en ciudades más pequeñas, es difícil proporcionar una solución para las montañas de desechos a esta escala”, dice Siddharth Ghanshyam Singh, subdirector de programas de CSE.

“Se reconoce que es un problema, pero hemos aceptado que si vamos a vivir en grandes ciudades como Bombay o Nueva Delhi estas montañas de basura van a estar allí”, señala Dharmesh Shah, coordinador en el país de la Alianza Global para Alternativas de Incineradores, una coalición de grupos que abogan por la reducción de residuos.

Deonar

Reuters
La montaña de basura se incendi[o en marzo de 2016;.

Desde el año 2000, India ha aprobado regulaciones que obligan a los municipios a que procesen los desechos.

Pero la mayoría de los estados informan de un cumplimiento solo parcial y no hay suficientes plantas de tratamiento de desechos.

Bombay, la capital comercial y del entretenimiento de la India y hogar de unos 20 millones de personas, tiene una sola planta de este tipo.

Ahora hay planes para instalar una planta que convierta los residuos en energía en Deonar.

Modi dijo que espera que el plan cree nuevos empleos ecológicos. Pero esto preocupa a los recolectores como Farha que llevan toda la vida dedicados a ello.

Aunque desde el incendio de 2016 acceder a la montaña de basura de Deonar se ha vuelto más difícil.

El municipio incrementó la seguridad para evitar que los recolectores entren y provoquen incendios: las llamas derriten la basura más liviana, quedando con ello expuesto el metal que se vende a precios altos.

Los recolectores que logran colarse a menudo son golpeados, detenidos y expulsados, aunque algunos sobornan a los guardias o acceden al vertedero antes del amanecer, cuando comienzan las patrullas de seguridad.

Pero ese no es el único motivo por el que los recolectores de basura de Deonar han visto su modo de vida. Y es que ahora gran parte de la separación de residuos se hace en la ciudad.

Como consecuencia, Farha no tiene teléfono desde hace meses. Y se ve obligada a sobornar a los guardias con al menos 50 rupias (US$0,67) todos los días para entrar y trabajar en los terrenos de Deonar.

Para recuperar esto, incluso pensó en buscar entre la basura que comenzó a llegar desde las salas del hospital en las que se atendía a los pacientes de covid-19 el año pasado.

Pero su familia le pidió que no recogiera esos desechos “dañinos”.

Así que ahora se queda cerca, observando a los recolectores que usan equipo de protección para seguir recogiendo plástico bajo la lluvia para revender.

La ciudad estaba enviando basura nueva y, como lo habían hecho durante años, las montañas tenían que acomodarla y los recolectores tenían que recolectarla y revenderla.

“El hambre nos matará si no nos mata la enfermedad”, dice Farha.

*Saumya Roy es una periodista con sede en Bombay y autora del libro Mountain Tales: Love and Loss in the Municipality of Castaway Belonging (Profile Books / Hachette India).


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=C-3aYnhF6Io

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.