La vida tras el feminicidio de Mara: entre el miedo y la exigencia de justicia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

La vida después del feminicidio de Mara Castilla: entre el miedo y la exigencia de justicia

En septiembre de 2017, Mara desapareció tras abordar un Cabify y días después fue hallada muerta. A más de dos años, sus familiares luchan por conseguir justicia.
Cuartoscuro
4 de marzo, 2020
Comparte

Han pasado dos años y seis meses del feminicidio de Mara Castilla. Para su hermana Karen, con quien vivía entonces en Puebla, el miedo se convirtió en un doloroso compañero, porque sabe que ser mujer en México significa una permanente  vulnerabilidad, a grado tal que ha cambiado su cotidianidad y adoptó medidas como siempre mandar su ubicación en tiempo real porque “si vuelve a haber una emergencia, sepamos dónde empezar”.

La vida de la familia Castilla Miranda no ha vuelto a ser igual desde ese 8 de septiembre de 2017 cuando Mara abordó un servicio de Cabify y estuvo desaparecida los ocho días siguientes. Karen denunció la desaparición de su hermana de 19 años, estudiante de Ciencias Políticas de la Universidad Popular Autónoma de Puebla (UPAEP) ante la justicia y en redes sociales, lo que hizo presión sobre las autoridades.

Lee: Inician juicio por el delito de feminicidio contra el presunto asesino de Mara Castilla

El 16 de septiembre, el cuerpo de Mara fue encontrado en un terreno en Tlaxcala. Las grabaciones cámaras de seguridad mostraron que el auto del servicio de Cabify llegó al domicilio, pero la joven nunca descendió. El GPS de los celulares, según informó la Fiscalía de Puebla, arrojó pruebas para detener a Ricardo N, el conductor de la unidad, quien enfrenta un juicio por feminicidio.

En este largo proceso judicial, los padres de Mara han tenido que acudir a las audiencias y pese al dolor y rabia que significa estar a unos metros del presunto feminicida, sacan fuerza del amor por su hija, de la necesidad de encontrar justicia.

“Mi papá está muy triste. Mi hermana y yo éramos sus princesas y le robaron a su princesa de una manera vil. Extraña mucho a mi hermana pero lo veo decidido a encontrar justicia para ella y él encontrar paz a través de esa justicia. Lo veo distinto, como mucho más consciente de la situación de las mujeres. Aunque nunca ha sido un hombre machista, ahora es mucho más sensible. Una cosa como la que nos sucedió te sensibiliza, te cambia”, dice Karen.

Su madre, le dice, pasó por el dolor más grande de su vida, pero se ha reconstruido en buena medida gracias a la terapia psicológica que comenzó a recibir pocos días después de sepultar a su hija. Ha tomado fuerza para estar presente en las audiencias, “para que vean el interés que tiene en que esta persona sea sentenciada y se logre la justicia para mi hermana”.

Lee: Padres de Mara Castilla demandan a Cabify por su responsabilidad en el feminicidio de la joven

También porque significa un apoyo indispensable para Karen, quien desde el día en que recibió el cuerpo de su hermana, no regresó a vivir a Puebla. Sus padres recogieron todas sus cosas del departamento que habitaba con su hermana pequeña que apenas tenía poco más de un año de haber llegado de Jalapa, su ciudad natal.

Karen sólo ha regresado a Puebla para hacer algún examen o trámites en la Universidad, y aunque lo hace acompañada de su madre, atraviesa por ataques de pánico. “En esa ciudad me siento insegura, me trae recuerdos, me da una sensación muy fea”.

Tampoco ha vuelto a usar un servicio de transporte, de hecho sólo salía cuando tenía la posibilidad de usar el auto de sus padres, y ya de regreso en Jalapa, donde radica desde entonces, prefiere ir de un lado a otro caminando.

“Desde que todo esto pasa empecé a tener mucho miedo. Me quitaron lo que más amaba y ahora me están quitando mi tranquilidad. No salía si no llevaba coche, si se me empezaba a acabar la batería del celular, me ponía súper mal. Todo el tiempo estaba mortificada, con miedo y eso no es calidad de vida”, dice Karen.

Aunque el apoyo de sus padres le ayudan, mantiene ciertas medidas para sentirse un poco segura en un país como México donde ser mujer te coloca en una situación de vulnerabilidad.

“Mi mamá tiene mi ubicación todo el tiempo en el celular. A donde voy siempre le aviso, sabe mi rutina, sabe con quién estoy. Tiene el número de mis amigas, de mi novio. ¿Pero por qué avisamos en dónde estamos? Porque si en algún momento no nos encuentran para que empiecen por ahí”.

Lee: Cabify promete mayores medidas de seguridad tras el asesinato de Mara Castilla

Aunque esa no debería ser nuestra mentalidad la realidad lo obliga, dice, porque la violencia contra las mujeres que llega hasta el feminicidio nos hace tener que tomar precauciones porque el aumento de los casos ha hecho que la sociedad se de cuenta “de lo cotidiano que es y desgraciadamente de lo cercano que están a nosotros”.

Pero aún en medio de ese sufrimiento y “cuando este miedo me inunda por el aumento en el número de casos, lo que me da paz es pensar en todas la movilización que hay de las mujeres para las mujeres. Esa es mi esperanza, ver cómo nos estamos moviendo para que nos garanticen el derecho más básico que es el derecho a la vida”.

Por eso, Karen y su familia han marchado en contra de los feminicidios y las jóvenes desaparecidas en los últimos meses. En parte, dice, porque se siente “en deuda” porque “lo que pasó con mi hermana fue horrible, pero tenemos un cuerpo y tenemos una tumba donde llorar y sabemos qué le pasó, que no esté sufriendo más y fue gracias a que mucha gente sintió empatía por el caso por la familia y ayudó y presionó para que la investigación terminara como ahorita está”.

Las hermanas Castilla nunca fueron ajenas a la causa faminista, por eso considera tan importante las movilizaciones ocurridas en los últimos meses y la próxima del 8 de marzo.

Poco antes de su desaparición, Mara había entregado un trabajo escolar donde abordaba los casos de feminicidio en Puebla, y Karen hacía una pretesis sobre feminismo, pero “no sentíamos que nos iba a pasar a nosotras, pasa esto y ahora veo la cifra que hay, la impunidad que nos rodea, me da miedo, me da coraje, la falta de respuesta del gobierno de acciones completas porque se supone que son los encargados de cuidarnos y no parece tener una estrategia para contrarrestar esto y si las tiene pues de éxito dudoso con los números que tenemos”, afirma Karen.

Queremos conocer la historia de nuestras lectoras. Participa en esta dinámica y cuéntanos con ilustraciones, audio, texto, imágenes o video Cómo llegó a tu vida el feminismo.
Nosotras haremos una publicación con las respuestas para que se escuche la voz de todas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Qué tan rápido se expande el COVID-19 por América Latina en comparación con otras regiones?

En estos momentos América Latina registra menos del 0,1% de los casi 110.000 casos de covid-19 diagnosticados a nivel global. ¿Cómo se explica esa situación? ¿Y qué tan probable es que los números sigan manteniéndose bajos en comparación con los registrados en otras partes?
14 de marzo, 2020
Comparte

La presencia del nuevo coronavirus ya ha sido confirmada en 15 países de América Latina: Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Chile, Ecuador, Honduras, México, Panamá, Perú, República Dominicana Paraguay y Venezuela.

El primer caso “latinoamericano” de covid-19 se registró en Brasil el 26 febrero, seguido de México dos días después.

A pesar de que el virus ya llegó a la mayoría de los países de la región, el número de casos hasta la fecha es relativamente bajo comparado con continentes como Asia y Europa e incluso Estados Unidos.

Según los reportes de los ministerios de salud locales, al 10 de marzo de 2020 los casos “latinoamericanos” de “covid-19” sumaban 141 en una región de 626 millones de habitantes.

Eso equivale a poco más del 0,1% de los casi 113.700 casos contabilizados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) hasta esa fecha.

El virus, sin embargo, llegó a la región el pasado 26 de febrero, lo que también implica que en dos semanas el número de casos aumentó en un 10.500%.

Y aunque todos los primeros contagios se produjeron en el extranjero, según la OMS en al menos cinco países latinoamericanos ya se han registrado ejemplos de transmisión local y varias muertes.

Hombre con mascarilla en el Canal de Panamá

EPA
Con la llegada del nuevo coronavirus a Panamá, Bolivia, Honduras y Cuba ya son 14 los países de América Latina que han registrados casos de covid-19.

¿Cómo se compara entonces la situación latinoamericana con lo que ha estado ocurriendo en otras partes del mundo?

¿Y qué tan probable es que los números en América Latina se mantengan muy por detrás de los registrados en otras regiones?

Lejos del epicentro

Los expertos consultados por BBC Mundo advierten sobre la dificultad de predecir el comportamiento de una epidemia, especialmente en casos de nuevos virus como el del covid-19.

Pero el profesor Paul Hunter, un experto de la Universidad de East Anglia, en Reino Unido, identifica al menos cuatro factores que influyen en su posible propagación: la suerte, la capacidad de los sistemas de salud, el clima y la densidad poblacional.

El coronavirus en América Latina (al 12/03/2020)
País Casos confirmados Fecha 1er caso
Brasil 73 26 de febrero
Argentina 21 3 de marzo
Ecuador 17 29 de febrero
Chile 33 3 de marzo
Costa Rica 22 6 de marzo
Perú 17 6 de marzo
Panamá 14 9 de marzo
México 12 28 de febrero
República Dominicana 5 1 de marzo
Paraguay 5 7 de marzo
Colombia 9 6 de marzo
Bolivia 3 10 de marzo
Cuba 3 11 de marzo
Honduras 2 11 de marzo
Fuente: Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades, Organización Mundial de la Salud, Ministerios de Salud.

“La forma en la que un virus se propaga tiene mucho que ver con la suerte: por ejemplo si hay una persona que en su momento más infeccioso viaja a un lugar especialmente propicio”, explica Hunter.

“Y cuando se vieron los primeros contagios (de covid-19) fuera de China, estos se dieron en lugares con frecuentes conexiones aéreas a ese país“, le dice a BBC Mundo.

Así las cosas, la lejanía con el epicentro de la epidemia —la provincia china de Wuhan— protegió a América Latina de la explosión inicial.

Y lo mismo puede decirse en relación a los principales focos secundarios: Italia, Irán y Corea del Sur.

“Las distancias juegan un papel importante”, explica Marcos Espinal, el director del Departamento de Enfermedades Transmisibles y Determinantes Ambientales de la Salud de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

“Y esos tres países, además de China, son los que han contribuido a que en Europa, Asia y otras regiones la diseminación sea más rápida”, le dice a BBC Mundo.

Aumento del covid-19 en América Latina

BBC

De hecho, para Espinal no es coincidencia que la mayoría de los casos registrados en América Latina —incluyendo el primero— estuvieran vinculados a Italia.

Pero las estrechas relaciones que algunos países de la región mantienen con la nación europea no se comparan con las de sus vecinos inmediatos, lo que ayuda a entender la diferencia en el número de casos.

“La gran mayoría de los primeros casos registrados en varios países europeos pueden conectarse con Italia“, recuerda Hunter.

Y el experto de la Universidad de East Anglia cree que en la medida en que empiezan a registrarse casos de transmisiones comunitarias en países mucho más cercanos, el número de infectados en la región latinoamericana también podría multiplicarse.

“Creo que las cosas van a empeorar rápidamente en Estados Unidos”, vaticina Hunter.

“Y sospecho que lo que va a pasar en las próximas semanas es que muchos de los casos en Latinoamérica van a estar vinculados con EE.UU.“, le dice a BBC Mundo.

Origen de los primeros casos de coronavirus en América Latina
Italia Brasil, México, República Dominicana, Argentina, Colombia, Bolivia
España Ecuador, Perú, Panamá
Asia Chile
Estados Unidos Costa Rica
Ecuador Paraguay

De hecho, EE.UU. ya fue el origen de la infección de los primeros casos registrados en Costa Rica.

Mientras, el primer caso registrado en Paraguay fue el de un hombre de 32 años que había viajado a Ecuador.

Números oficiales vs realidad

La capacidad de detección temprana de los sistemas de salud también resulta clave para ralentizar la propagación.

Pero, si es deficiente, también puede ofrecer una idea equivocada de la dimensión del problema.

Personal de salud tomando la temperatura de una viajera en la frontera de Ecuador con Perú.

Reuters
Personal de salud tomando la temperatura de una viajera en la frontera de Ecuador con Perú.

“Es sencillo: si no se hacen las pruebas, no se puede saber cuántos casos se tienen”, explica Hunter.

“Hay varios países que no reportan casos, pero la pregunta es si le han hecho el examen a alguien“, le dice a BBC Mundo.

Y esa no es la única razón por la que él y Espinales coinciden en que hay que ser consciente de que las cifras reportadas tanto a nivel global como regional no ofrecen una fotografía completa.

“Hay que recordar que el virus en el 80% de los casos es leve“, recuerda Espinales.

“Y mucha gente no va al médico pensando que es una gripe leve, así que puede haber muchos casos no detectados”, dice el experto de la OPS.

“Tampoco hay que olvidar que la cifras oficiales forzosamente están desactualizadas en al menos una semana“, agrega Hunter.

“Es así porque pueden pasar cinco días antes de que una persona infectada empiece a sentirse enferma, porque una vez enfermas las personas no siempre van al doctor inmediatamente, y porque luego hay que esperar un tiempo a tener los resultados de las pruebas”, explica el experto británico.

Eso significa que el número de afectados podría subir rápidamente en países como México.

Aunque el país con más casos sospechosos de covid-19 es, de lejos, Brasil.

Viajeros llegando a Brasil

AFP
El número de casos sospechosos de covid-19 en Brasil ya suma al menos 930.

Por lo demás, los casos registrados en Brasil menos de dos semanas después de la identificación del paciente cero sugieren un ritmo de contagio inicial superior incluso al de Italia, que tardó tres semanas en llegar a 20 positivos.

Y, si se comparan únicamente las primeras dos semanas desde que llegó el primer caso, Argentina, Ecuador y Chile también presentan un ritmo de contagio superior al de España, que para esa fecha registraba únicamente tres casos y tres semanas y media después ya suma 1.245 enfermos de coronavirus.

Esto, sin embargo, no significa necesariamente que estos países superarán a sus similares europeos en número de casos.

Pero la capacidad del sistema de salud para manejar a los afectados tendrá mucho que decir en el resultado final, como demuestra por ejemplo la situación de Irán.

Ayudados por el clima

Por lo demás, de los cuatro factores identificados por el profesor de la Universidad de East Anglia, la densidad poblacional no parece jugar a favor de América Latina.

Hombre con mascarilla en un autobús de CDMX

Reuters
La cercanía de millones de personas en gigantescas urbes como Ciudad de México puede ayudar a la propagación del virus.

Pero el factor climático probablemente sí ha ayudado a una más lenta propagación del coronavirus, especialmente en un hemisferio sur que apenas empieza a despedirse del verano.

“Si se comporta como la influenza y los virus gripales, es de esperar que en época de verano bajen los casos, y ese es un factor a considerar”, explica Espinales.

Y Hunter está de acuerdo, aunque puntualiza que el principal impacto del clima es indirecto.

“En países más cálidos, donde no llueve tanto, la gente suele pasar menos tiempo en espacios cerrados y más tiempo afuera. Y no se necesita mucho de eso para cambiar el comportamiento de una infección“, explica.

Y aunque ninguno de los dos expertos quiere utilizar la palabra “inevitable” a la hora de predecir un posible empeoramiento de la situación con la llegada del invierno austral, los dos coinciden en que América Latina todavía no ha visto el punto más alto de casos del nuevo coronavirus.

“Es bastante probable (que las cifras aumenten significativamente)”, le dice a BBC Mundo Espinales.

“Creo que van a subir. Lo más probable es que se vean más casos en la medida que se acerca el invierno“, coincide Hunter.

La historia del coronavirus en América Latina todavía no se ha dejado de escribir.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA

https://www.youtube.com/watch?v=4u7TwSwo0rU

Queremos conocer la historia de nuestras lectoras. Participa en esta dinámica y cuéntanos con ilustraciones, audio, texto, imágenes o video Cómo llegó a tu vida el feminismo.
Nosotras haremos una publicación con las respuestas para que se escuche la voz de todas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts