Naomi, mujer trans, fue asesinada en CDMX; hay dos militares ligados al caso
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Naomi, mujer trans, fue asesinada en CDMX; hay dos militares ligados al caso

Naomi Nicole García huyó de su casa hace doce años. El 24 de marzo fue asesinada en la colonia Guerrero. Dos militares están ligados a su muerte

Naomi Nicole García tenía doce años cuando salió de Las Choapas, Veracruz, todavía como un muchacho. Doce años después, Naomi, “La Soñaré”, regresó a su tierra como mujer trans, trabajadora sexual y asesinada, con un disparo en la frente que el maquillaje logra disimular con dificultad.

En medio de la alerta por COVID19, otro asesinato de una mujer transexual nos recuerda que México sigue enfermo de violencia y que tampoco hay vacuna para esta pandemia. En 2019, 49 integrantes de este colectivo sufrieron una muerte violenta, según datos de ProDiana A.C. Y Naomi no es la primera víctima de este año.

“Ella buscaba que la quisiera su familia. Que la aceptara como lo que es”, dice Scarlett Vargas Gutiérrez, mujer trans, también sexoservidora, que compartió cuarto con la fallecida en un hotel del centro entre marzo y septiembre de 2019.

Son las nueve de la mañana del jueves, 26 de marzo, y cinco compañeras despiden a la mujer en una funeraria García, en la colonia Algarín de la Ciudad de México.

Lee: Jessica, mujer trans de Guatemala, denuncia que le negaron un empleo por extranjera y su ‘condición física’ 

Aquí está la familia que Naomi construyó en sus doce años de exilio en la capital: mujeres trans, trabajadoras sexuales, personas vulnerables a las que la ciudad esconde en habitaciones de hotel en las que viven y trabajan en callejones donde a veces las matan.

Con el ataúd en el centro, una mujer y un hombre se abrazan, con gesto cansado, derrumbados en un sofá negro. Llevan aquí casi toda la noche. En el exterior, las calles cada vez están más vacías, por miedo al virus, pero en el velatorio la sala es pequeña, así que no hay sana distancia que valga. Al lado de la pareja, otra mujer colocha entrelaza sus manos, distraída. En momentos así, uno nunca sabe qué hacer con las manos. Una rubia-teñida-exuberante observa el ataúd blanco de pie sobre sus tacones, mientras presume lo bien que le ha quedado el maquillaje. No era un trabajo fácil, disimular un disparo a bocajarro. Mientras, una quinta habla por teléfono para conocer los últimos detalles de la fiscalía.

En dos mesitas, a ambos lados de los sofás, hay restos de comida, unas papas, envoltorios de lo que parecen que fueron hamburguesas, cigarrillos apagados y alguna botella de anís vacía.

México es, según el Observatorio de Personas Trans Asesinadas, el segundo país más peligroso para este colectivo, seguido de Brasil. Un informe de la organización Letra S recoge que, durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, un total de 261 mujeres trans fueron asesinadas.

“Homicidio calificado”

Han pasado dos días desde que Naomi pasó a formar parte de la larga lista de mujeres trans que mueren en circunstancias violentas. Ocurrió el martes sobre las cuatro de la madrugada en la colonia Guerrero, en una zona de alta presencia de trabajadoras sexuales. Según los testimonios recabados por Kenya Citlali Cuevas, activista y directora de Casa de las Muñecas Tiresias AC, hubo una discusión y dos sujetos corretearon a la víctima cuando la joven cayó con dos impactos de bala, uno de ellos, directo en la cabeza.

Los dos tipos huyeron en un vehículo rojo hasta que tuvieron un accidente y fueron arrestados. Actualmente se encuentran en el Reclusorio Sur, donde fueron ligados a proceso por “homicidio calificado”, lo que implica que se hace “referencia a que pertenece a un grupo vulnerable al ser parte de comunidad LGBTI pero no es perspectiva de género”, según fuentes del Poder Judicial de Ciudad de México.

Estas mismas fuentes confirmaron que los detenidos son militares. Animal Político preguntó a un vocero de la Secretaría de la Defensa Nacional sobre el caso, pero al cierre de la nota no había obtenido respuesta.
Nadie ha explicado todavía qué ocurrió, qué se dijeron, cuál fue la secuencia de los hechos para que la noche terminara con una mujer tirada en el suelo con una bala en la cabeza y dos militares arrestados y acusados de apretar el gatillo.

Las autoridades sanitarias llevan semanas pidiendo a la gente que se quede en casa debido a la pandemia. Pero allí estaban, a las 4 de la madrugada, dos militares y una trabajadora sexual.

Dice Scarlett que las chicas viven al día, que si no salen a la calle no comen y que en esa perspectiva no hay disyuntiva posible.

Comenta Rocío, también sexoservidora, que toman sus precauciones, que se trata de no irse con alguien si parece “mugroso”.

Dice Kenya que la orden de quedarse en casa a muchos trabajadores ha significado que estos pasen mucho tiempo en casa. Y terminen por salir a la calle buscando sexo.

Doce años sin ver a sus familiares

La historia de Naomi refleja todo el estigma, la marginación y el dolor al que se enfrentan los hombres y mujeres que deciden hacer la transición de género. También, la soledad. Es una historia de pocos detalles. De sufrir mucho y hablarlo poco. Y también de reír, y beber, y darse a la mala vida sin mesura.

“No tenía mucho contacto con sus familiares. Tenía doce años sin verlos”, dice Noé Chávez Almada, taxista que conoció a la joven dos años atrás. “Era alegre, buena amiga, buena compañera”, afirma. En los últimos tiempos, dice, la vio desmejorada, deprimida. “Se había agarrado a las drogas”, dice.

El taxista sabe las amenazas a las que se enfrenta el colectivo trans al que no le queda otra alternativa que el trabajo sexual.

Según la Encuesta sobre Discriminación por Motivos de Orientación Sexual e Identidad de Género 2018 realizada por el Conapred, siete de cada diez mujeres y hombres trans dijeron haber sufrido actos de discriminación durante los últimos doce meses. Acceder a un trabajo no resulta fácil para este colectivo. Así que la calle o la estética suelen ser las dos opciones para no morir de hambre.

“Se arriesgan mucho. No sabes qué persona te puedes encontrar. Se meten a los automóviles, no saben qué psicópata se vayan a encontrar”, dice Chávez Almada.

Las cinco personas que asisten al velorio apenas tienen detalles sobre la vida de la muerta. Coincidieron durante las horas de trabajo, se conocían, seguro compartieron alguna botella y alguna noche de confidencias. Pero hay temas que no se tocan.

“Lo que ella buscaba en la vida era que la quisiera la familia, que la aceptara como es, una mujer transexual”, dice Scarlett. “Cada vez que le tocaba el son (de su familia), se ponía muy triste. Me decía “hermana, no me toques ese son”. Y claro, hay que respetar. No le insistía de hablar de su familia. Pero yo le vi con los ojos húmedos con ese tema”, afirma.

“Era muy reservada”, dice Kenya Cuevas, de Casa de las Muñecas, que reconoce que apenas conocía a la víctima pero que, con su asociación, se hizo cargo de velar el cuerpo y devolverlo a la madre, con la que logró contactar. “Ser reservado es normal en la comunidad trans. Nos enfrascamos en el dolor. Queremos investigar qué le gustaba, qué comía, pero son cosas que no tenemos. Porque rentamos una habitación, convivimos en el trabajo, en las condiciones de droga o de alcohol, y eso genera una amistad diferente a otra que sea libre de sustancias”, dice.

“El tema de la familia se queda al fondo sin que nadie lo toque”, explica.

Existe consenso al vincular la huida de Naomi de Veracruz con su condición sexual. Es un relato tristemente común. Un niño que sabe que su cuerpo no se corresponde con lo que siente. Unos padres que no logran comprenderlo. Tradiciones, rigideces y mucho dolor por ambas partes hasta que el muchacho se marcha y se corta la comunicación.

En el caso de Naomi, ocurrió cuando tenía doce años. Con esa edad llegó a la Ciudad de México y desde entonces comenzó con el trabajo sexual. Al principio, en la calle, porque ni un peso tenía para resguardarse en algún cuartucho. Después, en hoteles. Al tiempo, quién sabe cuánto, llegó el alcohol, la cocaína, la piedra.

“Empezó a ganar dinero, pero desgraciadamente cayó en la drogadicción y el alcoholismo”, dice Scarlett.

A las doce del mediodía, un coche fúnebre salió desde Ciudad de México con destino Las Choapas, Veracruz. Allí, una madre esperaba, confusa. “Ella está desconcertada”, dice Kenya. “Tenía doce años de que se marchó de su casa. Se salió de hombre todavía. Yo le expliqué a la mamá que era una mujer trans, que había hecho su vida como mujer trans, que ejercía el trabajo sexual”, añade.

Iniciada la carpeta de investigación, la activista solo espera que haya “justicia” para Naomi. Pero que las autoridades no incluyan la perspectiva de género no es, en su opinión, un buen comienzo.

Fue la propia Kenya la que, tras el asesinato de su amiga Paola Buenrostro en 2016, consiguió que por primera vez un homicidio se calificase como “transfeminicidio”.

Así que advierte: “no nos van a callar”.

Es jueves por la tarde y se encuentra de camino a Veracruz, acompañando el féretro de su compañera hasta la casa de su familia. Al lugar del que Naomi salió como muchacho con doce años y regresa, muerta, como la mujer que siempre quiso ser.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Los gráficos que muestran la caída global de casos y muertes por COVID-19 (y que hay detrás)

Los datos de la OMS que revelan una tendencia a la baja en cuanto al número contagios y de muertos por covid-19, son una noticia alentadora. No obstante, debemos tomar la noticia con cautela.
26 de febrero, 2021
Comparte

Es, sin duda, la noticia más esperada de todas: después de un año en que el SARS-CoV-2 mantuvo al mundo en vilo, el número global de casos ha bajado por sexta semana consecutiva y el número de muertes va en su tercera semana de descenso.

De 836.463 casos de covid-19 el 10 de enero, a 314.816 el 22 de febrero. Y de 16.667 muertes el 28 de enero, a 7.658 el 22 de febrero, según cifras de la Organización Mundial de la Salud.

De acuerdo a un informe de la OMS del 23 de febrero, un total de cuatro de las seis regiones reportadas por la OMS mostró una reducción del número de casos Américas, Europa, África, Pacífico Occidental (que incluye entre otros países a China, Australia, Nueva Zelanda y Japón)- mientras que solo dos -Sudeste asiático y el Mediterráneo Oriental (que incluye entre otros a Afganistán, Egipto, Líbano, EUA e Irán)- mostraron un leve aumento del 2% y el 7% respectivamente).

Gráfico casos y muertes globales

BBC

Las cifras, por supuesto, reflejan el número de casos reportados, que no necesariamente coinciden con el número de casos reales.

Las Américas, entre tanto, continúa siendo la región con el descenso más marcado en el número absoluto de casos.

La OMS destacó que, basándonos en estas cifras, el descenso de casos y muertes en los últimos dos meses es tangible.

“Esto muestra que simples medidas de salud pública funcionan, incluso ante la presencia de variantes”, señaló recientemente en conferencia de prensa Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la OMS.

“Lo que importa ahora es cómo respondemos a esta tendencia. El fuego no está apagado, pero hemos reducido su tamaño. Si dejamos de luchar contra él en cualquier frente, volverá a rugir otra vez”.

¿Pero qué hay exactamente detrás de este descenso? ¿La implementación de los programas de vacunación? ¿El uso de mascarillas? ¿Algo inherente al virus mismo?

Simples, pero efectivas

La mayoría de expertos sanitarios coincide en que esta caída se debe en gran medida al éxito de las restricciones impuestas por los distintos gobiernos para frenar el alcance de la pandemia desde finales de 2020 y comienzos de 2021, más que a las campañas de vacunación, dado que la tendencia también puede verse en países donde esta no ha avanzado de forma significativa.

Casos confirmados Reino Unido

BBC

Para Adam Kamradt-Scott, profesor de la Universidad de Sídney, quien escribió un artículo sobre el tema en The Conversation, estas alentadoras noticias muestran el poder de las políticas públicas sanitarias, pero debemos mantenernos alerta”.

“Bajar la guardia ahora, cuando están emergiendo nuevas variantes, podría fácilmente revertir la tendencia”.

Según le explica a BBC Mundo Elvis García, doctor en Salud Pública de la Universidad de Harvard, Estados Unidos, “los países que en principio han dirigido este incremento han sido aquellos con muchos habitantes e infectados como el caso de Reino Unido y Estados Unidos”.

“Como en estos países ha empezado a bajar, porque durante los últimos dos meses han empezado a hacer las cosas bien, están de algún modo arrastrando la tendencia global”, agrega.

Y, por otro lado, “hay lugares como por ejemplo África, donde no sabemos bien lo que está ocurriendo. Aunque allí hubiera un pico, no lo sabríamos porque no registran los datos”, dice.

El doctor Julian Tang, virólogo de la Universidad de Leicester, en Reino Unido, coincide en que la principal razón detrás de la caída es la imposición de medidas sanitarias, desde el distanciamiento social y el uso de mascarillas, hasta la delimitación de zonas, toques de queda y confinamientos.

Casos confirmados EE.UU.

BBC

“Hubo un pico en múltiples países, sociedades y culturas en Navidad y Año Nuevo alrededor de enero y ahora, un poco más tarde, un descenso por todas las medidas que se han implementado”, explica.

“El cierre de restaurantes, bares, escuelas, reduce de muchas maneras la transmisión”.

“No creo que haya algo más allá de eso. No creo que las vacunas hayan tenido aún un impacto global, excepto en unos pocos lugares como Israel y Reino Unido, donde están empezando a tener cierto impacto”, añade.

Cuestión de aprendizaje

Aunque no todos cumplen a rajatabla con las recomendaciones de las autoridades sanitarias, García considerada que, en doce meses de pandemia, “la gente poco a poco ha ido aprendiendo bastante: a lavarse las manos, a usar mascarillas en espacios cerrados. Todo eso es algo que se nos ha quedado grabado y esto va notándose”.

“Aunque la gente esté un poco cansada, va adoptando las medidas y una gran parte de la población entiende ahora cómo se propaga el virus (no solo la comunidad científica) y qué es lo que puede y no puede hacerse”, dice el experto.

Casos confirmados América Latina

BBC

Si la punta de lanza son las medidas, cabe preguntarse entonces cómo se explica entonces el descenso en países de América Latina, por ejemplo, donde las medidas, por el contrario, se han flexibilizado.

“Ahora allí es verano. No es época de picos, eso vendrá más adelante”, señala García.

“El clima es muy importante, porque cuando más nos contagiamos es cuando estamos en lugares cerrados, a través de los aerosoles. Al aire libre hay muchas menos posibilidades de contagiarse”.

Cuando los casos aumenten en esa región del mundo, se compensará con la llegada del verano al hemisferio norte, dice.

“Creo que los niveles de antes no se van a recuperar. Puede que suban un poco, pero la tendencia será a la baja“.

No bajar la guardia

Si bien con la expansión de los programas de vacunación la inmunidad estará más extendida, esto afectará seguramente el número de muertes, ya que las vacunas evitan el desarrollo de la enfermedad, pero no necesariamente el número de casos, ya que aún no se ha investigado si sirven para limitar el contagio.

Por todas estas razones, los expertos coinciden en la necesidad de ser extremadamente cautelosos a la hora de aprovechar esta tendencia para flexibilizar las medidas.

“Relajarse ahora no es una buena idea: piensa en los dos confinamientos previos”, le dice a BBC Mundo Tang, en referencia a la situación crítica que atravesó Reino Unido. “Nos relajamos y volvimos al confinamiento otra vez”.

“El virus aún está presente. Hay mucho virus en circulación. No estamos hablando de unos pocos cientos de casos al día como en julio del año pasado. Estamos viendo entre 5.000 y 10.000 al día en Reino Unido”, recuerda Tang.

“Si flexibilizas todo, tendrás otro aumento marcado. Puede que no se vean tantas muertes y hospitalizaciones, porque las personas mayores y más vulnerables están ahora mejor protegidas, pero verás un aumento entre la gente joven y en los casos de covid de larga duración“.

Esa mentalidad, concluye Tang, “es la que nos llevó a estar en un problema tan grande en los últimos doce meses”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=snPpsQj8Wk4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.