Adán, el ambientalista que se opuso a minas y promovió el turismo ecológico
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Adán Vez Lira, el ambientalista que se opuso a las minas y promovió el turismo ecológico en Veracruz

El ambientalista fue asesinado por desconocidos cuando viajaba en su moto entre La Mancha y Palmas de Abajo, en Veracruz.

“Si te quieren matar, te van a matar. Aquí se dice eso de perro ladrador, poco mordedor, pero si van a matarte, te matan. Hemos tenido amenazas antes, pero este es el primer y más artero de los ataques”.

Guillermo Rodríguez es miembro de la Asamblea Veracruzana de Iniciativas y Defensa Ambiental. Hace 30 años conoció a Adán Vez Lira en labores de defensa de los humedales y hoy estará en su entierro, después de que desconocidos lo asesinasen el miércoles cuando viajaba en su moto entre La Mancha y Palmas de Abajo, en Veracruz.

Al menos nueve disparos, todos ellos en la cabeza.

“Lo emboscaron”, dijo Rodríguez.

Entérate: Semana trágica para el activismo en México, tres asesinados en Guanajuato, Morelos y Zacatecas

Un día después del ataque, más de 200 personas acompañaban a su esposa y sus tres hijos en el velorio que tuvo lugar en el municipio de Actopan, Veracruz. “No permiten reuniones de más de 50 por el COVID-19, pero mataron a nuestro hermano, aquí estamos ofreciendo toda la protección a la familia”, aseguró el activista.

Si tiene que recordar con alguna anécdota a su amigo, Rodríguez se va al 11 de octubre de 2019, durante una reunión de ecoguías con el subsecretario de minería Francisco José Quiroga Fernández. “Le dijo que no queríamos minas. Que esta es una zona sagrada, que tiene una biodiversidad de más de 300 especies”, explica.

El funcionario se comprometió a que no habría excavaciones en las comunidades que rechazasen los proyectos mineros. Pero para los ambientalistas no era suficiente. “No basta la palabra, hay que revocar los permisos de las mineras”, señaló Rodríguez.

Adán Vez Lira, el tipo que dio voz a la comunidad y dijo “no” a la instalación de minería en la sierra de Chiconquiaco, fue asesinado el miércoles. Así lo confirmó la Fiscalía General de Justicia del Estado de Veracruz, que ha abierto una carpeta de investigación. Por ahora no hay detenidos ni se han hecho públicas las hipótesis que se barajan.

Vez Lira era un referente de la conservación del medio ambiente en Veracruz.

Un tipo hecho a sí mismo, que nació en un ambiente rural e hizo de mostrarlo al resto del mundo su modo de vida. Fue uno de los fundadores de la cooperativa La Mancha en Movimiento, un grupo de guías ecológicos aprovechan las riquezas naturales de su territorio para generar riqueza a través de la visita de escuelas, fotógrafos y familias. Para ello, casi como algo obligado, había que defender el territorio. Así que realizó labores de protección de manglares y especies autóctonas y se organizó junto a su comunidad para impedir la llegada de empresas de minería.

En los últimos años, la amenaza del establecimiento de los proyectos mineros El Cobre y Caballo Blanco se convirtió en una de sus grandes preocupaciones.

Los primeros proyectos de Vez Lira fueron de defensa de los humedales de La Mancha hace más de 30 años. “Era un experto en el manejo de los manglares, conocía a la perfección las lagunas en la costa de Veracruz, en la zona de La Mancha”, dijo Guillermo Rodríguez.

Con la ayuda del Instituto Nacional de Ecología (Inecol), Adán y sus compañeros levantaron un campamento ecológico en la zona, construido con madera de palma producida en la zona.

“Fue uno de los primeros ambientalistas populares que creció junto a Inecol”, dijo Rodríguez.

“Se convirtió en una persona activa, que junto con otros campesinos fundó el grupo de Ecoguías La Mancha en Movimiento hace más de veinte años. Su trabajo dentro de este grupo fue vital en la trasmisión de valores sobre la importancia del medio ambiente tanto a los visitantes que provenían de otras regiones como dentro de su propia comunidad”, señaló la investigadora del Inecol Patricia Moreno, que distribuyó un texto de despedida del ambientalista.

El proyecto beneficiaba a unas 20 familias, recibía miles de visitantes al año y se ganó el premio al Mérito Ecológico de Veracruz, según dijo Moreno.

La vida de Vez Lira es el reflejo de un hombre polifacético y siempre vinculado a la defensa del medio ambiente.

Trabajó en la protección de las aves rapaces que pasan por Veracruz en su tránsito migratorio, cuidando el cangrejo azul y como impulsor de un turismo ecológico “que ofreciese alternativas a la comunidad”, dijo Elisa Peresbarbosa, directora de Pronatura AC en Veracruz.

En la zona, la ganadería extensiva, la siembra de caña y la pesca son las principales fuentes de ingresos. Adán Vez Lira apostó por el ecoturismo “como fórmula que no que no dañara tanto al medio ambiente”, añadió Peresbarbosa.

“Es zona de riqueza ecológica muy importante, con uno de los corredores de aves migratorias más relevantes y grandes sitos arqueológicos. El lugar tiene vocación”, dijo la ambientalista, quien añadió que los proyectos desarrollados en Actopan “son un ejemplo de ecoturismo a nivel nacional. Todo el que venía aquí era cálidamente recibido por Adán, comprometido con transmitir los valores de la naturaleza que le rodeaba”.

A la víctima la recuerdan organizando cabalgatas, actividades de reforestación y limpiezas de basura. Uno de sus proyectos estrella era el festival de las aves que debería haberse realizado el pasado 4 de abril. Él mismo se encargó de anunciar que deberían posponer el evento en su página de Facebook.

Tres días después fue asesinado.

“Era un defensor y todos los defensores tienen el riesgo de sufrir un ataque”, dijo Patricia Moreno, quien puso en valor el activismo de la víctima contra los proyectos extractivos y contra planes turísticos “de gran voracidad para quedarse con los terrenos”. Cada costa puede ser una guerra y el modelo turístico un campo de batalla. En este caso, hasta el punto de que, según recuerda Moreno, Adán fue encarcelado injustamente por una litigio de tierras ejidales.

El homicidio ha sido un duro golpe para la comunidad. Además, deja una viuda y tres huérfanos que han pedido protección al gobierno de Cuitláhuac García Jiménez. En la familia hay desconfianza. No sería la primera vez que personas a las que el estado protege son víctimas de un ataque.

De cara al futuro, Patricia Moreno espera que haya otros integrantes del colectivo que tomen el testigo que deja la víctima.

En la misma línea se expresa Guillermo Rodríguez. “Estamos consternados, encabronados, tenemos mucha rabia, mucho coraje, pero conscientes de que tenemos que actuar pacíficamente”, afirmó. Asegura que los defensores de la zona “no tenemos miedo” y que tienen un pacto desde hace mucho tiempo: “a pesar de los ataques o las amenazas, la resistencia debe seguir”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus | Cómo se viven las medidas de aislamiento por covid-19 en Italia

El primer ministro italiano Giuseppe Conte decidió ampliar a todo el territorio nacional las restricciones por el coronavirus. La medida afecta a más de 60 millones de personas, entre las que se encuentran cientos de miles de latinoamericanos que residen en ese país.
11 de marzo, 2020
Comparte
Mujer con mascarilla en Pisa, Italia.

Getty Images
Han sido testigos de un cambio de estilo en el país, dicen los entrevistados.

“Hemos pasado de la negación, de decir ‘qué exagerados, esto es solo una gripe’, a la preocupación total”.

Así describe la periodista uruguaya Caterina Notargiovanni la situación de Italia, país en el que reside y cuyos 60 millones de habitantes están sometidos desde el martes a medidas de aislamiento con el objetivo de ralentizar la propagación del covid-19.

“Es nuestra hora más oscura, pero lo lograremos”, aseguraba el lunes el primer ministro de Italia Giuseppe Conte en una entrevista con el diario La Repubblica, repitiendo las célebres palabras del que fuera primer ministro británico, Winston Churchill.

Más tarde, en un mensaje televisivo, el dirigente italiano anunció que su gobierno ampliaría a todas las regiones del país las medidas de emergencia para contener el brote del nuevo coronavirus, que incluyen restricciones de viaje y la prohibición de reuniones públicas.

Policía ante la Fontana di Trevi, en Roma, Italia.

Getty Images
“Es nuestra hora más oscura, pero lo lograremos”, dijo el primer minsitro Giuseppe Conte al anunciar las medidas de restricción para todo el país.

“No habrá una zona roja, una zona restringida del país y otra no. Italia estará protegida en su conjunto. Se trata de evitar los movimientos en toda la península, con excepción de casos de necesidad, por motivos laborales o de salud”, agregó.

Notargiovanni es una de los cientos de miles de latinoamericanos que hacen vida en Italia y ha visto cómo el día a día en Milán, el motor económico del país, ha resultado afectado por el brote.

“Actualmente los bares y los restaurantes se encuentran vacíos, y las calles desiertas. Mucha gente no sabe si puede seguir trabajando o no. Hay un sentimiento de tristeza y mucha preocupación”, dice la periodista.

Explica que todo ocurrió en distintas etapas.

“Primero el gobierno ordenó cerrar los bares a las 6pm, lo cual causó un impacto económico importante en la región, y a esto se le sumaron cancelaciones en hoteles y el hecho de que nadie salía a gastar en pubs ni en locales de comida”.

Restaurante vacío en Milán.

Getty Images
Los restaurantes y bares de Milán deben cerrar a las 6pm según un decreto del gobierno local, una medida que ha impactado la economía de la segunda ciudad italiana.

Quedarse en casa

Esto hizo que el alcalde de Milán Giuseppe Sala lanzara la campaña Milano non si ferma, (“Milán no para”, en español), para intentar contener el desgaste económico, anunciándole al mundo que la ciudad y su gente seguían abiertas y en total funcionamiento.

Pero a medida que los casos seguían creciendo en la región noroccidental de Lombardía, una de las más perjudicadas, el mensaje cambió. Ahora, la consigna es Io resto a casa (“Yo me quedo en casa”).

Italia es el país con más muertes confirmadas después de China, lugar donde se originó la epidemia.

Las infecciones confirmadas también aumentaron en un 24% desde el domingo, según cifras oficiales, y las autoridades italianas ya han confirmado casos del nuevo coronavirus en cada una de las 20 regiones del país.

“La única manera de parar este virus es que cada uno de nosotros haga el esfuerzo de quedarse en casa. Pero los italianos y los latinos somos muy parecidos. Hasta el día que el gobierno anunció el bloqueo de entrada y salida de tu zona de residencia, la gente todavía tenía esta actitud de ‘vamos arriba, no pasa nada'”.

Pero después del anuncio todo cambió.

Restricciones en Italia por el coronavirus

Getty Images
Más de 60 millones de personas en Italia se han visto afectadas por las medidas para contener el brote del nuevo coronavirus.

¿Volver a América Latina?

Como profesora de español en Italia, los ingresos de Notargiovanni se redujeron como consecuencia de la medida. “Hace tres semanas que no doy clases, así que mi vida económica está afectada al 100%; en este momento no estoy ganando dinero“.

Su familia le ha “rogado” que vuelva a Uruguay, pero no lo ha hecho por dos motivos: no tiene ganas de estar en un aeropuerto ni de meterse en un avión, exponiéndose a una infección, y tampoco quiere llevar el virus a su país, en el caso de que lo contrajera.

“Es importante que en América Latina se entienda que Lombardía cuenta con uno de los mejores sistemas de salud del continente, y aún así está colapsando“, dice.

“Entonces, lo mejor es quedarse quieto, tener paciencia y esperar a que pase. Moviéndonos corremos el riesgo de llevar el virus con nosotros a donde sea que vayamos”, dice.

Esta uruguaya afirma sentirse preocupada, con mucha ansiedad, especialmente porque pertenece a una población de alto riesgo: sufrió una grave complicación respiratoria hace cinco años.

Bar en Milán.

Getty Images
Hasta este sábado todavía se veían personas disfrutando de la vida nocturna en Milán, pero después del anuncio de Giuseppe Conte “todo cambió”.

La “rebeldía” se acabó

Fernanda Aguirre, una chilena de 36 años, comparte las mismas preocupaciones que Notargiovanni.

“Aunque en este momento no tenemos ningún amigo ni familiar enfermo, vamos a estar un mes, o dos, sin poder tener una vida normal ni salir con libertad”, explica.

Ella vive en el céntrico barrio milanés de Porta Venezia, donde explica que antes del anuncio había una especie de “rebeldía”, pues la gente todavía salía en las noches. Pero esto se acabó: “El cambio fue radical”.

Catedral de Milán.

Getty Images
Más de 60 millones personas en Italia han sido puestas a restricciones de la vida pública.

Recientemente, Aguirre decidió abandonar la capital de Lombardía junto con su marido y su bebé de dos meses y “refugiarse” en una casa en Azzate, una pequeña población en las afueras de la segunda ciudad italiana.

La responsabilidad de no contagiar

Su madre, que estaba de visita en Italia, también decidió “huir” del país y regresar a Chile dos días antes de lo previsto.

“Adelantó su viaje para el domingo, en lugar del martes, y luego le llegó un mensaje a su celular que decía que su vuelo (del martes) había sido cancelado“.

La mamá de Aguirre tiene 65 años, una edad que la convierte en población de alto riesgo de contraer una enfermedad severa por coronavirus, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Se salvó. Si no se hubiera ido el domingo, no habría podido viajar hasta nuevo aviso”, asegura su hija.

Aparte de temer por su propia salud, Aguirre dice que también siente la responsabilidad de no contraer el virus para no contagiar a los demás: “Ni a mi hija de dos meses ni a las personas mayores de 65 especialmente”.

No obstante, ella le ve un lado positivo a esta crisis.

Nos obliga a estar en familia, a estar más en casa. La comunicación online también se ha multiplicado, ahora hablo con muchas más personas por teléfono e internet.”

Barrio chino de Milán.

Getty Images
En el barrio chino de Milán, típicamente atestado de gente, la mayoría de los comercios están cerrados.

Miedo y preocupación

Nicolás Mijares vive en el Chinatown milanés, donde reside una de las comunidades chinas más grandes de Italia, y asegura que sus calles están desiertas: “Cerraron todo”.

Este venezolano de 32 años ha sido testigo del cambio de estilo de vida en esa ciudad, y cuenta cómo esta cambió con sobre todo con el reciente anuncio del primer ministro.

Supermercado de Corigliano en Calabria, Italia, el 10 de marzo de 2020.

Getty Images
La gente está acudiendo a los supermercados como nunca, dice Nicolás Mijares.

“La gente acudió a los supermercados a comprar artículos de primera necesidad, artículos de limpieza personal, comida, enlatados, etc., pero de un modo que nunca antes se había visto. Algunos italianos que conozco me dijeron que ni durante la guerra se vio una situación parecida”.

Su vida laboral cambió, pues ahora da las clases de español de manera remota desde casa.

Sus actividades sociales también se redujeron. Ahora solamente se comunica con sus familiares y amigos por teléfono, redes sociales o WhatsApp.

Barrio chino de Milán.

Getty Images
Italia se ha convertido en el segundo país afectado por el brote después de China.

Familia preocupada

“Es imposible tener una vida social como se tenía antes, porque todo está cerrado. Los ciudadanos estamos obligados a adoptar otros estilos de vida, con el objetivo de solucionar este problema que nos afecta a todos”

Mijares dice que la crisis por el coronavirus también le ha causado desvelo. “He tenido un poco de paranoia. Me ha pasado que me cuesta dormir en las noches, algunas veces preguntándome si lo tengo (el virus). De hecho, todavía me pasa”.

“Creo que es algo que todos hemos pensado en algún momento. ¿En qué momento Italia llegó a esto?“, se pregunta, al mismo tiempo que lamenta que ahora su único contacto con el exterior sean sus no tan frecuentes viajes a supermercados pocos frecuentados “para evitar contraer el virus”.

Su familia en Caracas está aun más preocupada que él, por la información que les llega, sostiene.

Pero el caraqueño trata de tranquilizarlos diciéndoles que si bien el número de casos sigue aumentando en Italia, él está bien y sigue al pie de la letra las medidas de precaución recomendadas por el gobierno italiano.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Recudir contagio coronavirus

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=BsXdeTlTQ7c

https://www.youtube.com/watch?v=Y36en98lbNw

https://www.youtube.com/watch?v=B_Gzc2Z7uQY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts