Créditos a microempresas familiares, para quien esté en Censo del Bienestar
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Créditos para microempresas familiares, condicionados a aparecer en Censo del Bienestar

Esta forma de entregar los créditos excluye a quienes no se les aplicó el Censo del Bienestar y puede ser clientelar, consideró Máximo Jaramillo, especialista en desigualdad y política social.
Cuartoscuro Archivo
28 de abril, 2020
Comparte

El gobierno federal entregará un millón de créditos para microempresas familiares, pero el principal requisito es haber sido incluido en el Censo del Bienestar, un ejercicio estadístico hecho por el Coordinador General de Programas para el Desarrollo de Presidencia, Gabriel García Hernández, desde la transición y del que hasta el momento no ha hecho pública la metodología aplicada ni los datos obtenidos.

El censo fue levantado durante seis meses entre 2018 y 2019 para elegir a los beneficiarios de los programas sociales, la principal estrategia de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, y los encargados de aplicar los cuestionarios fueron los llamados “servidores de la nación”, que habían sido promotores del voto de Morena durante la elección de 2018, coordinados también por García Hernández.

En dicho censo, según informó García Hernández en conferencia de prensa el viernes, se preguntó si requerirían algún crédito para negocio. Quienes respondieron que sí entonces, ahora están siendo contactados vía telefónica para ser los beneficiarios de un crédito de 25 mil pesos como parte de la ayuda a microempresas ante COVID-19.

Lee: Censo del Bienestar: opacidad en registros y costos, y ahora la base para apoyos por COVID-19

Esta es la principal medida para apoyar a los pequeños comercios como tienditas, fondas, estéticas, papelerías y trabajadores informales, los que hasta el momento no habían sido incluidos entre las ayudas económicas ante la parálisis de movilidad para contener la propagación de la pandemia.

Pero no habrá una ventanilla para que cualquier afectado pueda solicitar el crédito que se pagará a 33 meses, sino que el primer criterio de elegibilidad es “ser parte del Censo para el Bienestar, preferentemente”, y sólo “en caso de existir disponibilidad presupuestaria, podrá atenderse a Personas Microempresarias no incluidas en el Censo del Bienestar”, dicen los lineamientos publicados en el Diario Oficial de la Federación. 

Este criterio “atenta contra los derechos, porque si por alguna razón no llegaron a censarte, y más con la sospecha que no hubo una buena metodología, atenta más al excluir a quienes no están censados”, asegura Máximo Jaramillo, especialista en desigualdad y política social e integrante de Gatitos Contra la Desigualdad, uno de los proyectos del Instituto de Estudios Sobre Desigualdad, A.C (INDESIG).

Además, agrega, la falta de transparencia impide conocer la metodología de un ejercicio estadístico que podría ser vigilado externamente, como ha ocurrido con otros programas como la Cruzada Nacional Contra el Hambre, la principal estrategia en materia social del presidente Enrique Peña Nieto y que la sociedad civil señaló que la cobertura tenía sesgo clientelar.

Lee: Gobierno publica decreto sobre apoyos a microempresas; 27 mil personas ya pueden solicitar créditos

“El problema cuando no es transparente es que no tenemos un instrumento lo suficientemente robusto en términos metodológicos y la principal sospecha es que los programas sociales estén aplicándose de una manera clientelar, que responda a ciertas variables no técnicas para buscar a los que más necesitan los programas. En el mejor de los casos, variables que no tengan ningún sentido, y en el peor de los casos, seguir un corte electoral”, sostiene Jaramillo.

El operador del Censo

El Coordinador General de Programas para el Desarrollo de Presidencia, Gabriel García Hernández, ha trabajado con López Obrador en los últimos 18 años como encargado de las áreas financieras y de operación política en los proyectos que el presidente ha impulsado; y sobre las que ha habido denuncias por presunto mal manejo de recursos.

García Hernández fue director de adquisiciones en la Oficialía Mayor en el gobierno en la Ciudad de México de López Obrador, entre 2000 y 2005. Al concluir el cargo, como apoderado legal, constituyó Honestidad Valiente, una asociación civil que sirvió en 2006 para recibir donativos de apoyo a la campaña presidencial de López Obrador con la alianza Movimiento Progresista. También constituyó No nos vamos a dejar, A. C. y Austeridad Republicana A. C.

En la elección de 2012, el PRI denunció ante el Instituto Federal Electoral (IFE) a la coalición Movimiento Progresista, que tenía a López Obrador como candidato, por presuntamente tener “un financiamiento paralelo” no reportado a través de Honestidad Valiente A. C., —que dirigía García Hernández— y que se calculó en mil 200 millones de pesos.

Lee: AMLO anuncia más créditos para empresas familiares afectadas por la pandemia

Después del sismo del 19 de septiembre de 2017, Morena constituyó el fideicomiso “Por los demás” para dar apoyo a damnificados, el cual sumó 78.8 millones de pesos y tuvo a García Hernández al frente del manejo financiero.

El fideicomiso fue denunciado por partidos políticos por supuesto uso electoral, el INE impuso a Morena una multa de 197 millones de pesos pues, aunque no pudo demostrar el uso para desviar dinero a campañas políticas, el partido no reportó el gasto ni la procedencia de los recursos.

Además, García Hernández fue el coordinador técnico de la defensa del voto en todo el país, una estructura que coordinó a las bases para cuidar las casillas electorales y conseguir votos a favor de Andrés Manuel López Obrador.

Aunque durante la transición ocupó su escaño en el Senado, desde el 1 de diciembre, García Hernández coordina los programas sociales, aunque dependan presupuestalmente de la Secretaría de Bienestar, y reporta directamente al Presidente.

Censo en la opacidad

La primera tarea en su cargo fue el Censo del Bienestar que inició el levantamiento de cuestionarios con 20 mil “voluntarios”, toda vez que aún era periodo de transición, según informó Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación, en octubre de 2018.

Gabriel García Hernández informó en conferencia de prensa el jueves pasado que el censo duró seis meses, visitando 300 mil localidades y 30 millones de domicilios, se entrevistaron a 30 millones de personas.

Sin embargo, hasta el momento no ha hecho pública la metodología, ni los resultados obtenidos, como sí ocurre con otros ejercicios hechos por el INEGI o por la Secretaría de Desarrollo Social, con Prospera o la Cruzada Nacional contra el Hambre que al ser revisada, por ejemplo, por el Coneval se comprobó que no cumplió con el cometido de erradicar el hambre.

En cambio, el Censo del Bienestar no ha publicado la información ni en las páginas de la Secretaría de Bienestar, Presidencia o en datos abiertos, ni tampoco la ha entregado vía transparencia cuando ciudadanos la han solicitado.

En la solicitud sobre la metodología del Censo, con folio 87219 dirigida a la Secretaría de Bienestar encabezada por María Luisa Albores, respondió que “después de una búsqueda exhaustiva” se detectó que el Censo era coordinado por Gabriel García, por lo que remitió al solicitante a hacer la petición en Presidencia.

Al hacer la petición a Presidencia, con el folio 119919, respondió que no era competente para entregar la información, por lo que redirigía a la Secretaría de Bienestar, porque a ésta le correspondía tenerla, de acuerdo a la Ley Orgánica de la Administración Pública.

Esto, dice Máximo Jaramillo, significa “un retroceso porque si algo se ganó en décadas de lucha es que podíamos acceder a los cuestionarios, metodología, modelo estadístico y padrones actualizados, por eso mismo se criticaba, pero a falta de toda información ahora ni siquiera se puedes criticar o buscar cómo mejorar los mecanismos”.

INAI buscará a Bienestar

De acuerdo a la Ley General de Transparencia, toda gestión pública y el destino de los recursos deber ser información pública. Desde los últimos 18 años ha sido una lucha constante porque la información sobre programas sociales sea pública, pues se presume que “todo el dinero está debidamente asignado, que no persigue generar clientelismo, ni influencia entre la población más necesitada para fines de conducción electoral”.

Así lo asegura el comisionado presidente del INAI, Francisco Javier Acuña, toda vez que “la gran batalla del México democrático tuvo qué ver con la dificultad que ha habido para darle a estos programas asistenciales el justo valor y una condición absolutamente indispensable es que sean escrutables”.

En entrevista con Animal Político, Francisco Javier Acuña asegura que el Censo del Bienestar, como el resto de programas y estrategias en otros sexenios, “están obligados a cumplir con los deberes que establece la Ley General de Transparencia”.

Esto significa saber el nombre de los beneficiarios de cada programa, pero salvaguardando datos personales de identificación, como dirección precisa o teléfono, por ejemplo.

Además de publicar los datos del Censo, también será necesario informar sobre los beneficiarios de los microcréditos para afrontar los estragos económicos por la pandemia de coronavirus en el país, afirma el comisionado presidente del INAI.

Por eso es que el Instituto buscará a la Secretaría de Bienestar y de Economía para establecer una mesa de trabajo para que como transparencia proactiva transparenten la información de los beneficiarios, así como han trabajado con la Secretaría de Salud para abrir los datos epidemiológicos salvaguardando los datos personales.

“Debemos intentar nuevos acercamientos para decirles que es necesario que la gente pueda identificar con mayor claridad estos programas para que los que estén en condiciones de acceder a ellos, se puedan inscribir, y también para que todos los mexicanos tengamos conocimiento de cómo se están canalizando estos recursos y el cuidado de los datos personales”, explica Acuña.

Esto porque García Hernández dijo que para transparentar la información publicarían las fotografías de los beneficiarios en sus negocios, pero las fotos son considerados datos biométricos y, por tanto, personales. Es decir, no deberían ser públicos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Las mujeres que querían abortar y acabaron en clínicas antiabortos promocionadas engañosamente en Google

Muchas clínicas se anuncian como proveedores de servicios de aborto al tiempo que dan información falsa a las mujeres e intentan que cambien de opinión. BBC News explica el papel que juegan las grandes tecnológicas como Facebook o Google en esto.
18 de mayo, 2022
Comparte

Cuando Hana se enteró de que estaba embarazada, supo que quería abortar, pero su búsqueda de una clínica en Google la llevó a un centro antiaborto, que estaba decidido a disuadirla de su elección.

En varios estados de Estados Unidos, BBC News comprobó como muchas de estas clínicas engañosas aparecen en los primeros puestos de los resultados de búsqueda de Google y en los anuncios de Facebook con consejos médicos inexactos, mientras quienes de verdad pueden realizar el procedimiento ven sus anuncios rechazados y sus cuentas restringidas.

Los centros de asesoramiento, como el que visitó Hana, una joven de 19 años que vive en el estado de Massachusetts, a menudo están dirigidos por organizaciones cristianas.

Con frecuencia ofrecen algunos servicios médicos, como pruebas de embarazo y ecografías, pero parte de su promoción en línea sugiere falsamente que también brindan servicios de interrupción del embarazo.

No fue hasta que Hana caminaba por el pasillo del centro, lleno de carteles que comparaban el procedimiento con el asesinato, que comenzó a darse cuenta de que esta no era la clínica de abortos que creía que era.

Una mujer con una prueba de embarazo

Getty Images

Obtener atención

Hana se describe a sí misma como un “ratón de biblioteca”.

En la Universidad cursa estudios relacionados con la salud.

Sin embargo, nada en la web de la clínica le indicó el servicio que realmente ofrece.

La página de inicio dice: “Tome el control: comience con una consulta de aborto gratuita“.

Y en una pestaña denominada: “Obtenga atención”, se enumeran los tipos de aborto (médico y quirúrgico) que se pueden realizar durante los diferentes trimestres del embarazo, bajo el título: “Acaba de enterarse de que está embarazada y quiere saber su opciones”.

Una vez allí, dice Hana, le dijeron, de manera incorrecta, que los abortos estaban relacionados con la infertilidad y el cáncer de mama.

También que al haberse vacunado contra la covid-19, podría perder el bebé de todos modos, lo que haría que el aborto fuera innecesario.

Eso a pesar de la evidencia científica que sugiere que las personas vacunadas no son más propensas a abortar y, de hecho, están mejor protegidas contra los riesgos de tener un parto prematuro asociados con la covid.

Foto de un test de embarazo

Getty Images

También la presionaron, en contra de sus deseos, para que viera la ecografía.

“¿Qué clase de madre no quiere ver una foto de su hijo?” preguntó la persona que la atendía.

Hana se quedó sintiéndose engañada y traicionada.

Elige la vida

The Human Coalition, un grupo antiaborto que proporciona marketing para el centro que visitó Hana y otros 40 más, le dijo a BBC News que a menudo ven “que la mayoría de las mujeres que han decidido abortar no desean hacerlo, desean ayuda”.

“Estamos aquí para empoderar a las mujeres al llenar ese vacío: ofrecer atención y el apoyo que desean para elegir la vida”.

Google muestra anuncios sobre los resultados de búsqueda para ciertos términos.

Los anunciantes pujan para que sus anuncios aparezcan primero, aunque según Google el orden también debe estar determinado por la “relevancia” y la “calidad general”.

Pero Whitney Chinogwenya, de MSI Reproductive Choices, afirma que esto crea una “batalla de presupuestos”, en la que las clínicas de aborto reguladas compiten con clínicas antiaborto no regulados por espacios publicitarios en términos de búsqueda específicos.

Varios grandes proveedores mundiales de soluciones para abortar también le han dicho a BBC News que regularmente ven censuradas sin explicación su material online que hace referencia al aborto, incluida la suspensión de los canales de YouTube, la restricción de las cuentas de las redes sociales y el rechazo de anuncios por parte de Facebook y Google.

En 2019, después de haber sido criticado por alojar anuncios engañosos, Google intentó tomar medidas enérgicas contra las clínicas de asesoramiento sobre abortos, que son más comunes en Estados Unidos pero también se pueden encontrar en Europa, África y América Latina.

En Estado Unidos, Reino Unido e Irlanda, cualquier persona que publique un anuncio que mencione el aborto primero debe solicitar un certificado.

Las clínicas que asesoran pero no realizan abortos pueden anunciarse, pero debe llevar incluido una letra pequeña que aclara que el anunciante “no ofrece abortos”.

Resultados de búsqueda de Google para el término 'clínicas de aborto cerca de mí'. En letras pequeñas en la parte inferior, puede ver las palabras 'No brinda abortos' para una clínica.

Hana/Google
Resultados de búsqueda de Google para el término ‘clínicas de aborto cerca de mí’. En letras pequeñas en la parte inferior, puede ver las palabras ‘No brinda abortos’ para una clínica.

Hana dice que no vio esa parte en el anuncio que pinchó.

Aparece en letra muy pequeña debajo del título de búsqueda y la descripción.

Sarah Eagan, investigadora del grupo de campaña Center for Countering Digital Hate, cuestiona si Google debería recibir dinero por los anuncios antiaborto que se enfocan en palabras clave utilizadas por personas que buscan activamente la terminación del embarazo.

El CCDH también ha encontrado en Facebook anuncios antiaborto que promocionan medicamentos no probados.

Y en el otro extremo del espectro, los investigadores encontraron que la función de autocompletar de Google se sugieren métodos ineficaces de aborto por cuenta propia.

Kelly, al igual que Hana, dice que le dieron información médica inexacta mientras luchaba por encontrar una forma asequible y segura de interrumpir su embarazo en su estado natal de Texas.

Kelly

Kelly
Kelly dijo que hizo clic en el sitio web de la clínica desesperada, sabiendo que no podía pagar un médico.

Su situación era precaria.

Se encontraba sin trabajo y no tenía seguro médico, por lo que no podía pagar “una visita al médico”, por lo que buscó clínicas asequibles.

Mientras se dirigía a un centro antiaborto, Kelly dice que estaba asustada con las advertencias de que podría “desangrarse” y de que estaba arriesgando su vida, pero sabía que el aborto con medicamentos es un procedimiento extremadamente seguro.

Kelly siente que la promoción de pruebas de embarazo gratuitas está dirigida a mujeres de bajos ingresos.

El centro parece estar usando búsquedas orgánicas para atraer a las mujeres en lugar de pagar por anunciarse.

Esto hace que sea aún más difícil de regular.

El sitio web dice claramente: “No referimos ni realizamos abortos”, y agrega que brinda “servicios gratuitos anualmente a más de 5.000 madres solteras de minorías pobres y desatendidas”.

Finalmente, a Kelly le recetaron medicamentos para terminar con el embarazo solo unas horas antes de que superara el límite de 12 semanas para un aborto médico seguro.

Medicamentos para abortar

Getty Images
Para abortar con medicamentos se usan dos: misoprostol y mifepristone

Pero Elisa Wells, cofundadora de Plan C, la organización que ayudó a Kelly a acceder a estas píldoras abortivas, dice que su material online es rutinariamente “rechazado por violar los estándares de la comunidad” en Facebook, Instagram y Google.

Google dice que tiene políticas claras que rigen los anuncios relacionados con el aborto, algunas determinadas por las leyes y regulaciones locales.

Algunas de las publicaciones y canales señalados por BBC News se habían eliminado por error y desde entonces se habían restablecido, dijo.

Facebook dijo que había restaurado una pequeña cantidad de anuncios de proveedores de servicios de aborto que habían sido rechazados incorrectamente.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=dC7xjJ7eIBk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.