Pese a cuarentena por COVID-19, la contaminación persiste en CDMX
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Pese a cuarentena por COVID-19, la contaminación persiste en CDMX

En plena contigencia sanitaria, viajar en bicicleta es una alternativa para sortear el transporte público, y con ello reducir el riesgo de contraer enfermedades como COVID-19.
Cuartoscuro
Por AFP
3 de abril, 2020
Comparte

A medida que la propagación del nuevo coronavirus avanza en México, las principales avenidas de la capital lucen con menos tráfico, lo que supondría un alivio para una urbe que convive permanentemente con una densa nube de contaminación.

Pero la reducción del uso de los 5.8 millones de autos que circulan en Ciudad de México resulta insuficiente para disminuir los altos niveles de polución ambiental si las emisiones de gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono y el dióxido de nitrógeno, no descienden, advierten expertos.

“Las emisiones generadas en el Aeropuerto de Ciudad de México, los camiones de carga y de transporte público que queman el peor diésel existente, los tiraderos de basura a cielo abierto son otras fuentes contaminantes muy importantes”, dice Carlos Álvarez, presidente de la ONG México, Comunicación y Ambiente.

El especialista también señala los calentadores de agua, los solventes petroquímicos usados diariamente en áreas abiertas o las emisiones de una refinería en el estado de Hidalgo, como fuentes de contaminación.

En la Ciudad de México, una de las metrópolis más contaminadas del mundo, la contaminación afecta la calidad de vida de 22 millones de personas que habitan la capital y su conurbación con el Estado de México.

En mayo del año pasado, el Valle de México vivió varios días de alerta ambiental que obligaron a las autoridades a suspender clases en escuelas y a restringir actividades al aire libre.

“Esta temporada del año es un período al que se conoce como la ‘temporada de ozono’, donde las condiciones meteorológicas de poco viento y lluvias limitadas hacen que las concentraciones de contaminantes se mantengan en el Valle de México”, señala Carlos Samayoa, coordinador de Movilidad Sustentable y Calidad del Aire de Greenpeace México.

Otros factores de contaminación

Detrás de esa nube grisácea que enturbia cotidianamente el horizonte de la urbe, están otros factores como las industrias, los continuos incendios forestales registrados en esta época del año en comunidades vecinas, el calor y la actividad del volcán Popocatépetl.

“Aunque llovió y granizó en algunas zonas de la capital hace unos días, no fue suficiente para limpiar la atmósfera, pues los contaminantes venían de otra parte e hicieron que tuviéramos mala calidad del aire”, señala Agustín García, investigador del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Entérate | Para mitigar contaminación por hidrocarburos México tendría que reforestar el país dos veces: advierte estudio

La desaceleración de la actividad económica mundial por la pandemia ya ha tenido un impacto significativo en el medioambiente, pero México todavía no se beneficia de estos efectos indirectos positivos.

El primer país en reducir sus tasas de polución fue precisamente China, el mayor contaminante del mundo y lugar de origen del COVID-19, en diciembre.

La mala calidad del aire está vinculada, además, con la muerte prematura en todo México de al menos 48, mil personas por año, entre infantes y adultos mayores, según el Instituto Nacional de Salud Pública.

“Si una persona ha estado expuesta a la contaminación, sus defensas podrían ser menores, así que es pertinente tomar la recomendación de quedarse en casa”, advierte Víctor Páramo, coordinador de la gubernamental Comisión Ambiental de la Megalópolis.

La bicicleta, una opción

En plena contigencia sanitaria, viajar en bicicleta es una alternativa para sortear el transporte público, y con ello reducir el riesgo de contraer enfermedades como COVID-19.

En ciudades como Bogotá, Nueva York y Wuhan -la urbe china donde surgió el coronavirus-, se ha multiplicado el uso de este transporte de tracción humana y han implementado ciclovías temporales para evitar, en lo posible, el contacto entre personas.

La asociación civil Bicitekas también ha propuesto aplicar esta iniciativa en Ciudad de México, aunque todavía sin respuesta por parte del gobierno.

“Propusimos crear 300 kilómetros de ciclovías temporales para permitir que las personas que tienen que salir a la calle por razones económicas, puedan movilizarse de una forma más segura en términos sanitarios”, dice Areli Carreón, fundadora de Bicitekas.

Frente a la pandemia, que en México dejó hasta este jueves 1,510 casos positivos y 50 fallecidos, activistas ambientales plantean la bicicleta como opción para descongestionar el transporte público, reducir el uso del automóvil y mejorar la calidad del aire.

“Creo fielmente que el futuro está hecho para la bicicleta, necesitamos cambiar la forma en que nos movemos, con coronavirus o sin él”, concluye Carreón.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La carrera por los 'minerales del futuro' que pueden influir en la seguridad nacional de los países

Si el petróleo marcó la historia del siglo XX, expertos anticipan que los minerales utilizados para producir energías más limpias marcarán el siglo XXI y sus precios subirán a niveles récord. La guerra en Ucrania está acelerando el proceso por motivos geopolíticos.
21 de abril, 2022
Comparte

Fueron 18 minutos de caos.

A las 5:42 de la mañana del 8 de marzo el precio del níquel comenzó a subir tan rápido que causó pánico en la Bolsa de Metales de Londres.

En solo 18 minutos escaló hasta superar los US$100.000 la tonelada en un salto sin precedentes que provocó la suspensión de las operaciones del metal.

Antes de romper ese récord, el valor del metal ya venía experimentando un aumento del 250% en las últimas 24 horas.

El episodio marcó la primera gran crisis de los metales desde que la invasión rusa a Ucrania sacudió los mercados globales.

La impactante subida, vinculada a las sanciones impuestas por Occidente a Rusia y los movimientos especulativos en los contratos a futuro, dejó claro que metales como el níquel, esenciales en la transición hacia una economía menos contaminante, se han vuelto esenciales en un mundo que ya no confía en la dependencia de los combustibles fósiles.

Rusia, unos de los grandes exportadores de gas y petróleo, demostró que por la dependencia que tienen muchos países de sus exportaciones, especialmente los europeos, los combustibles son un arma de guerra en medio de las duras presiones económicas que EE.UU. y sus aliados le han impuesto al Kremlin para que ponga fin a la invasión de Ucrania.

Empleada con láminas de níquel en Kola Mining and Metallurgical Company, en la región de Murmansk, Rusia.

Getty Images
Rusia es el tercer productor mundial de níquel.

“Construir un futuro de energía limpia producida en EE.UU. ayudará a salvaguardar nuestra seguridad nacional”, dijo el presidente Joe Biden el 31 de marzo.

“Necesitamos poner fin a nuestra dependencia a largo plazo de China y otros países para obtener insumos que impulsen el futuro”, apuntó el mandatario tras anunciar que invocaría la Ley de Producción para la Defensa para apoyar la producción y el procesamiento local de minerales utilizados en la fabricación de baterías eléctricas y almacenamiento de energías renovables.

Entre ellos, apuntó la Casa Blanca, están el litio, níquel, grafito, manganeso y cobalto.

Las armas energéticas de Rusia

Pero hay muchos más. De acuerdo a sus propias necesidades, cada país tiene distintos minerales en la mira para competir mejor por una cuota de mercado en la transición energética hacia una economía más electrificada.

Los expertos advierten que aquellas naciones que se queden ancladas en la exportación de petróleo, gas y carbón, corren el riesgo de volverse cada vez menos competitivos.

Vladimir Putin

Getty Images
El 40% del gas que compra Europa viene de Rusia.

Basta con mirar el caso de Rusia, cuyo poder económico reside en gran medida en los combustibles fósiles: es el segundo mayor productor de gas del mundo y el tercero de petróleo.

Sin embargo, en la carrera por los metales que tendrán un papel crucial en el desarrollo económico futuro, Rusia tiene sus ventajas: es el segundo mayor exportador de cobalto a nivel mundial, el segundo de platino y el tercero de níquel.

Pese a que Rusia tiene cartas para jugar en este nuevo escenario, lo cierto, dicen los expertos, es que la extracción de los superminerales está altamente concentrada en otros países.

La inmensa mayoría del cobalto que existe en el mundo viene de la República Democrática del Congo, el níquel de Indonesia, el litio de Australia, el cobre de Chile y las tierras raras de China.

Los expertos consideran al menos 17 minerales críticos para la transición energética del mundo y, por lo tanto, aquellos países con la capacidad para extraerlos o procesarlos tienen una mayor ventaja.

De los 17, la Agencia Internacional de Energía (IEA por sus siglas en inglés) estima que los más cruciales son el litio, el níquel, el cobalto, el cobre, el grafito y el conjunto de tierras raras.

¿Quiénes dominan la producción de estos minerales?

Para el año 2040, la demanda por esos minerales escalará velozmente, dice Tae-Yoon Kim, analista de la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés) y autor principal del informe “El rol de los minerales críticos en la transición hacia energías limpias”.

Para estimar qué naciones podrían ser las más beneficiadas con la transición energética, el experto distingue entre aquellos países líderes en la extracción de los minerales y los que son líderes en su procesamiento.

Productores metales

BBC

Si bien la extracción está dividida entre varias naciones, hay un solo país que domina el procesamiento de todos esos minerales: China.

“Es difícil saber qué países serán los más beneficiados en la transición energética porque dependerá de dónde se ubiquen en la cadena de producción”, dice el experto en diálogo con BBC Mundo.

Lo que sí está claro es que estamos en un momento crucial. Mientras el petróleo marcó la historia del siglo XX, los minerales de la transición energética podrían marcar la historia del siglo XXI.

En ese sentido, agrega el experto, “son los minerales del futuro”.

Trabajador carga bolsa con cobalto en Kolwezi, Congo.

Getty Images
Más de dos tercios de la extracción de cobalto se hace en Congo.

No es nada raro entonces que en medio de la guerra, y con el hambre de minerales previsto para las próximas dos décadas, Estados Unidos y Europa encendieran los motores de la transición energética para disminuir su dependencia actual y futura de países como China y Rusia.

El peor dolor de cabeza lo tienen los países europeos que ahora están contra la espada y la pared porque el 40% del gas que consumen viene de Rusia.

“Europa le está financiando los caprichos a Putin”, le dijo a BBC Mundo en marzo Ángel Saz-Carranza, director del Centro de Economía Global y Geopolítica de Esade (EsadeGeo), en España.

Los cuatro más codiciados

Aunque los metales son necesarios para las baterías eléctricas, también son clave para el almacenamiento de distintos tipos de energía, para la actividad industrial y, en definitiva, para una economía más electrificada donde nuevos jugadores -estatales y privados- verán emerger grandes riquezas.

“Si la oferta no logra abastecer un aumento de la demanda por estos metales los precios se van a disparar”, le dice a BBC Mundo Lukas Boer, investigador del Instituto Alemán de Investigación Económica.

Proyecciones precio metales

BBC

Un factor esencial es que los proyectos mineros para extraer estos metales pueden tomar más de una década (en promedio 16 años) en estar operativos y, por lo tanto, es probable que en la década que viene la escasez sea aún mayor, explica Boer, quien junto a Andrea Pescatori y Martin Stuermer publicaron a fines del año pasado la investigación “Los metales de la transición energética”.

Además de las tierras raras, señala el estudio, los cuatro metales más codiciados serán el níquel, el cobalto, el litio y el cobre, cuyos precios podrían alcanzar récord históricos por largos períodos de tiempo, una tendencia que rompe con los habituales ciclos de alza y caída del valor en los mercados internacionales.

El valor total de la producción de estos metales puede aumentar más de cuatro veces entre el 2021 y el 2040, en un escenario de cero emisiones netas hacia la mitad de este siglo.

Cobalto

Getty Images
Al cobalto le llaman el “oro azul”.

Tanto así, que los productores de estos cuatro metales por sí solos podrían generar ingresos similares a los del sector petrolero durante los próximos 20 años, argumenta Boer, dependiendo de cómo evolucione un contexto internacional que actualmente está lleno de incertidumbre.

“Estos metales pueden ser el nuevo petróleo”, apunta Boer. Y “China se ha convertido en el mayor jugador invirtiendo en otros países como, por ejemplo, en la producción de cobalto en Congo”.

China lleva la delantera

En el nuevo escenario bélico y la necesidad de Occidente de disminuir su dependencia energética, hay países que pueden suministrar suplir parte de la demanda que se necesita para acelerar la transición.

Kwasi Ampofo, jefe de Metales y Minería en el centro de investigación BloombergNEF, sostiene que China está en una muy buena posición para beneficiarse del cambio.

China podría ser el mayor ganador si decide encaminar la producción de metales de Rusia a través de sus refinerías y luego venderla a otros países”, le dice a BBC Mundo.

Extracción de minerales raros en China

Getty Images
En China tiene lugar la mayor parte de la extracción y procesamiento de minerales raros del mundo.

Otros países han estado moviendo las piezas del tablero. En el caso del níquel, Indonesia ha estado ampliando su capacidad de producción en los últimos dos años, agrega, y puede seguir aumentándola para cubrir el déficit de Rusia.

De hecho, el níquel es el metal más expuesto a cualquier suspensión del suministro en Rusia, país que genera alrededor del 9% de la producción global.

“Cualquier interrupción a través de sanciones o reducción de la producción tendrá un impacto significativo en el precio”, argumenta Ampofo, especialmente porque la demanda de níquel para baterías eléctricas aumentará significativamente este año.

Por otro lado, si se producen interrupciones en la producción de los metales del grupo del Platino (PGM, por sus siglas en inglés), los productores de Sudáfrica pueden llenar el vacío con suministro adicional, apunta.

En la batalla por controlar la producción de los metales del futuro hay espacios donde China ha puesto el acelerador: aunque más de dos tercios de toda la producción mundial está en Congo, las empresas chinas poseen o financian la mayoría de las minas más grandes del país.

Es este escenario, si Occidente no avanza más rápido, se expone a perder la carrera.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=IMfPjrdMnf4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.