Destituyen a director de hospital de Mexicali que se contagió de COVID-19
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Destituyen a director de hospital de Mexicali que se contagió de COVID-19 sin notificarle oficialmente

Edgar Allan Castillo López dio positivo en la prueba de COVID-19 y en menos de 24 horas fue sustituido como director del Hospital General de Mexicali. Denuncia mala planeación por parte de la secretaría de Salud de Baja California y un “brote” entre su antiguo equipo directivo.
Cuartoscuro
Comparte

En menos de 24 horas, el doctor Edgar Allan Castillo López dio positivo a la prueba de COVID-19 y fue destituido como director del Hospital General de Mexicali, Baja California. Por la tarde, casi con las pruebas en la mano, informó al secretario de Salud, el doctor Alonso Pérez Rico. Al día siguiente se enteró de su cese: nadie le llamó, pero un nuevo director estaba en su despacho.

El 8 de abril, relata Castillo, notó los síntomas: dolor de garganta, algo de fiebre, malestar en el cuerpo y agotamiento.

Dos días antes, el Hospital General se había convertido en el centro de referencia para COVID-19 en Mexicali y su jefe tenía por delante lidiar con una pandemia que en todo el mundo ha contagiado a más de dos millones de personas y se ha llevado la vida de casi 150 mil.

Angustiado, el doctor se hizo la prueba y dio positivo. Enviar las muestras a Ciudad de México para ser analizadas hubiese tardado demasiado tiempo, así que acudió a uno de los laboratorios privados que tienen la validación de la Secretaría de Salud y aceleró el proceso.

Lee: Gobierno de BC y Salud se enfrentan por cifra de muertos por COVID-19

“Tengo familia, no podía arriesgarme”, explica. Ese mismo día supo que se había contagiado, así que avisó a sus colegas y superiores: al día siguiente no iría al trabajo y se quedaría en cuarentena.

El 9 de abril, sin que nadie le avisara, un nuevo director se presentó en el Hospital General y ocupó su despacho, el que venía utilizando desde que en noviembre fue nombrado como director.

Se trata del doctor Diego Fernando Ovalle Marroquín, que hasta el momento fungía como Director de Calidad y Educación en Salud en el Instituto de Salud.

La baja por enfermedad se había convertido para Castillo en su cese como responsable del hospital. Ahora, dice, no sabe dónde le enviarán cuando esté recuperado. Ni siquiera le han informado directamente de que ya no está al mando.

“Me enteré porque me avisaron algunos compañeros, pero yo no he recibido ningún oficio por escrito”, dice.

El 11 de abril, la Secretaría de Salud hizo público un comunicado en el que anunciaba el cese. Llevaba por título “En tiempos de crisis los guerreros de la salud defienden a la población”. En él se indicaba que Castillo dejaba su puesto y que Ovalle entraba de forma temporal.

“El anterior director del nosocomio dio positivo en la prueba por coronavirus, en tanto que el subdirector médico es caso sospechoso a este padecimiento, por lo que se decidió separar su cargo a estos médicos, para salvaguardar y proteger al personal y pacientes de la unidad hospitalaria por el interés superior de cuidar a la población ante la pandemia”, dice el comunicado.

“Me destituyen por pedir insumos y porque tuvimos una confrontación sobre el plan de trabajo municipal”, afirma, en conversación telefónica desde su domicilio, donde se recupera de la enfermedad.

Animal Político quiso saber la versión de la Secretaría de Salud sobre la destitución del director, pero al cierre de la nota no había obtenido respuesta. También se solicitó una entrevista al doctor Ovalle, nuevo director del Hospital General de Mexicali, pero declinó por no estar autorizado a dar declaraciones sin la autorización de los responsables de comunicación social.

Entérate: ‘Se siente frustración, ¿por qué nos agreden?’: médicos son discriminados durante emergencia por COVID-19

“Brote que no se trata como tal”

Baja California es uno de los estados con mayor índice de contagios de México. La vecina California, en Estados Unidos, es uno de los estados más afectados del país con más personas enfermas de COVID-19 del mundo.

En medio de la crisis, el principal hospital estatal destinado a atender a los pacientes de coronavirus pierde a su equipo directivo. Castillo y a su segundo, Miguel Romero Flores, aprovechando su convalecencia, fueron destituidos. Además, el ya exresponsable del nosocomio asegura que siete de los doce integrantes de su equipo están en casa contagiados. Según su versión, unos 14 doctores habrían enfermado.

“Es un brote. No lo están tratando como tal, pero es un brote”, asegura.

Reconoce que no sabe dónde pudo enfermar, ya que en el tiempo en el que estuvo en el hospital durante la pandemia no vio a ninguno de los 24 pacientes diagnosticados de COVID-19.

Castillo está convencido que su destitución tiene que ver con la disputa existente sobre cómo afrontar la pandemia. En Mexicali hay tres ámbitos desde los que pueden venir iniciativas sobre salud: gobierno municipal, estado y Ejecutivo federal. Los tres están en manos de Morena, el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador. Sin embargo, según varias fuentes consultadas, no ha existido coordinación a la hora de establecer una hoja de ruta conjunta.

Dice Castillo que en enero comenzaron las primeras reuniones auspiciadas por la municipalidad. Él fue el encargado de elaborar por escrito un plan. La idea era concentrar todos los contagios en una zona, la del hospital general. Ahí está ubicado también el campus de la facultad de Medicina, donde se preparó una zona de contingencia con albergue y cocinas industriales.

Durante semanas se celebraron encuentros en las que estuvieron presentes los directores de los principales hospitales de Mexicali, públicos y privados; gobierno municipal, DIF, Ejército, Guardia Nacional y Cruz Roja.

Fuentes presentes en aquella junta, que pidieron anonimato, aseguraron que la secretaría de Salud estaba invitada pero que únicamente acudió en una ocasión.

Según esta fuente, a la Secretaría no le gustó que otras instituciones se estuviesen adelantando y mostró su desaprobación hacia el plan. La gota que colmó el vaso, dijo, fue que elementos del ejército pusieran en marcha la zona de contingencia en el campus de la Universidad Autónoma de Baja California.

“Ahí empezaron las amenazas a la mesa”, dice.

El otro punto de fricción fue la conversión del hospital general como hospital como centro exclusivo para el COVID-19 y la falta de preparación que, según Castillo, denunció ante sus superiores.

El primer caso de coronavirus fue el 24 de marzo, pero no fue hasta el 6, dos días antes de la destitución, que el Hospital General fue convertido en referente para la pandemia.

Asegura Castillo que durante este tiempo no hubo insumos suficientes. Dice que los 2 mil primeros kits de protección personal los consiguió él pidiendo donaciones a empresarios de la comunidad. Y que los primeros 500 que llegaron lo hicieron justo el día 7, 24 horas antes de dar positivo y ser cesado.

“Es el único hospital con capacidades de la ciudad. Pero no estaba preparado. Incluso los directivos tuvimos que poner de nuestro bolsillo para comprar material para acondicionar algunas cosas”, dijo.

“Estamos junto a California, que es el segundo estado con más contagios de Estados Unidos y no se ha hecho nada prevenir”, se quejó.

La supuesta falta de insumos ha generado conflictos en Baja California. El lunes, el actor Eugenio Dérbez realizó un video en Twitter denunciando que doctores le habían pedido que hiciese pública la escasez de cubrebocas, guantes y material de protección. El Instituto Mexicano de Seguridad Social (IMSS) le desmintió, acusándolo de difundir “fake news” y hasta el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que había una campaña para desprestigiarlo en la que participaban personajes famosos.

Finalmente, Jaime Bonilla, gobernador de Baja California y muy cercano a López Obrador, terminó reconociendo que existían deficiencias y culpando al IMSS de la falta de material.

Castillo asegura que la mala relación con Pérez Rico venía motivada, precisamente, por su reclamo de más insumos y su participación en el plan con otras instituciones. Y que aprovechó que cayó enfermo para relevarle. Según dijo, le pidió un oficio para tener por escrito la decisión, pero nunca recibió nada.

“No les gusta que los evidencien”, afirma.

Ahora, una semana después de su destitución, teme por el futuro inmediato de los hospitales en Baja California. “Como no se preparó nada tuvimos una catástrofe en Tijuana y Mexicali está en vías, puede ocurrir en dos o tres semanas”, asegura.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La historia de Rigobert Song, el futbolista que pasó de ser declarado muerto a clasificar a Camerún al Mundial

En 2016, el excapitán de los "Leones indomables" estuvo dos días en coma por una hemorragia cerebral y, aunque muchos pensaron que había muerto, ahora es el hombre que lidera al país en la Copa del Mundo 2022.
27 de noviembre, 2022
Comparte

En octubre de 2016, el entrenador y exfutbolista camerunés Rigobert Song se enfrentó por segunda vez a la muerte.

La primera había ocurrido en 2003. Era junio y la selección de Camerún disputaba la Copa de las Confederaciones que reunía a los campeones de cada confederación de la FIFA en Francia.

Song era un titular indiscutido.

En el minuto 72, Marc-Vivien Foé, quien jugaba para el Manchester City, se desplomó en la mitad del campo. A pesar de los esfuerzos de sus compañeros y del personal de socorro, Foé fue declarado muerto pocos minutos después.

Song vio morir a su compañero de la manera más inesperada.

Trece años después, él sería esta vez quien vería de cerca a la muerte después de sufrir un aneurisma cerebral.

“No recuerdo bien qué fue lo que ocurrió. Nunca tuve muy claro qué tan cerca estuve de morir en aquella ocasión”, dijo Song a BBC.

Y aunque incluso llegaron a anunciar oficialmente su fallecimiento en las redes sociales y en algunos medios, actualmente Song se dirige a su país en el Mundial de 2022, donde espera superar los logros de Italia 90, cuando Camerún llegó hasta cuartos de final.

“Fue una situación difícil. Pero ahora estoy viviendo el presente, no vivo el pasado. Lo importante es que estoy bien de salud, estoy bien”, explicó.

Un pasado que incluye haber sido uno de los referentes de su selección y su lucha contra la vida y la muerte.

Y que lo llevó a este presente como técnico de su país.

Rigiobert Song

Getty Images
Song se abraza a su amigo Samuel Eto’o después de la clasificación a 2022 en marzo de este año.

Capitán Song

Rigobert Song nació el 1 de julio de 1976 en Nkenglicock, una ciudad en el sur de Camerún.

Pronto se le vieron sus cualidades defensivas y debutó en Europa: a los 18 años hizo parte de la plantilla profesional del Metz de Francia.

Y también su talento le hizo un lugar entre los “Leones indomables”, como se conoce a la selección camerunesa: fue llamado a ser parte del equipo que estuvo en el Mundial de 1994.

También fue un portador de larga data de la camiseta verde, que vistió también en los mundiales de Francia 98 y Sudáfrica 2010.

Poco después de disputar el Mundial de Sudáfrica donde Camerún terminó en el último lugar, Song, quien también había sido parte de equipos como el Liverpool y el Leeds de Inglaterra, anunció su retiro del futbol profesional.

Comenzó su carrera como técnico. En febrero de 2016, fue designado para dirigir un equipo integrado solo por jugadores nacidos en Camerún.

Pero la salud pronto le jugaría una mala pasada. El 2 de octubre de ese año, Song se descompuso en su casa y fue llevado de urgencia al principal hospital de Yaoundé, la capital de Camerún.

El diagnóstico fue delicado: aneurisma cerebral que le había causado un derrame. Debido a la gravedad del cuadro, los médicos debieron inducirlo a coma.

Marc Vivien Foe

Getty Images
Eto’o y Song sostienen una imagen de su compañero Marc-Vivien Foé, quien murió en mitad de un encuentro en 2003.

“No sabía lo que me estaba pasando. Era totalmente ignorante. Ni siquiera sabía que estaba luchando entre la vida y la muerte”, contó Song a BBC en 2017.

De inmediato, Camerún se puso en alerta: Song era considerado una leyenda de la selección nacional y su estado de salud atrajo la atención de muchos en el país.

Y en las redes sociales, distintos informes anunciaron su muerte. De hecho, varios medios no solo en Camerún sino también en Nigeria dieron la “triste noticia”.

“Ha muerto Rigobert Song”, se compartía en redes sociales y en varios medios digitales.

Sin embargo, Song, aunque delicado, estaba lejos de estar muerto. Dos días después del ingreso al hospital, el excapitán salió del coma y anunció que no había muerto.

“Cuando regresé (del coma) fue cuando me enteré de lo que realmente había sucedido”, explicó.

Y no pudo evitar recordar lo que había vivido ya con su compañero Marc-Vivien Foé.

“Pensamos que la gente en el deporte, los futbolistas, estamos protegidos. Pero estamos más expuestos”, señaló a BBC.

“Tener un derrame cerebral no es una enfermedad. Es algo que sucede porque tienes algo interno y luego haces cosas que hacen que se precipite”, anotó.

Selección nacional

Tras salir del hospital, Song fue enviado a París para continuar con su recuperación. A los pocos meses regresó a las canchas.

A partir de allí comenzó a dirigir a las selecciones juveniles de Camerún y ocupó otros puestos dentro de la Federación de Futbol de su país.

Liverpool

Getty Images
Rigobert Song jugó para equipos como Liverpool y Leeds.

A principios de 2022, Camerún fue el anfitrión de la Copa Africana de Naciones. La expectativa era alta debido a que los “Leones indomables” han sido uno de los equipos con mayor número de títulos cuatro y, con esta historia sobre los hombros, esperaban quedarse con el trofeo.

Sin embargo, en un irregular desempeño, los jugadores solo lograron el tercer lugar y eso condujo a que el entrenador Toni Conceicao fuera despedido.

Fue reemplazado por Song, quien tuvo que enfrentar los partidos de repechaje frente a Argelia en marzo de este año. Finalmente, en dos agónicos encuentros, Camerún logró un cupo en el Mundial 2022, después de no haber clasificado a Rusia 2018.

Tal vez su experiencia cerca de la muerte ayude al entrenador en sus métodos para que los jugadores de Camerún alcancen el sueño de convertirse en la primera selección africana en ganar un Mundial.

“Si tengo un consejo que dar a los demás, sería: ‘¡Vive tu vida!’. Pero ojo, hay que tomar precauciones, por ejemplo, te puede doler la cabeza… ve al médico. También en la vida se necesita calma, una vida normal, no de mucha presión”.

“Tómalo con calma”, agrega la leyenda camerunesa.

Lee más: La Guardia Nacional se va al Mundial; será un ‘vínculo’ con afición y autoridades de Qatar, dice Ebrard


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.