Destituyen a director de hospital de Mexicali que se contagió de COVID-19
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Destituyen a director de hospital de Mexicali que se contagió de COVID-19 sin notificarle oficialmente

Edgar Allan Castillo López dio positivo en la prueba de COVID-19 y en menos de 24 horas fue sustituido como director del Hospital General de Mexicali. Denuncia mala planeación por parte de la secretaría de Salud de Baja California y un “brote” entre su antiguo equipo directivo.
Cuartoscuro
Comparte

En menos de 24 horas, el doctor Edgar Allan Castillo López dio positivo a la prueba de COVID-19 y fue destituido como director del Hospital General de Mexicali, Baja California. Por la tarde, casi con las pruebas en la mano, informó al secretario de Salud, el doctor Alonso Pérez Rico. Al día siguiente se enteró de su cese: nadie le llamó, pero un nuevo director estaba en su despacho.

El 8 de abril, relata Castillo, notó los síntomas: dolor de garganta, algo de fiebre, malestar en el cuerpo y agotamiento.

Dos días antes, el Hospital General se había convertido en el centro de referencia para COVID-19 en Mexicali y su jefe tenía por delante lidiar con una pandemia que en todo el mundo ha contagiado a más de dos millones de personas y se ha llevado la vida de casi 150 mil.

Angustiado, el doctor se hizo la prueba y dio positivo. Enviar las muestras a Ciudad de México para ser analizadas hubiese tardado demasiado tiempo, así que acudió a uno de los laboratorios privados que tienen la validación de la Secretaría de Salud y aceleró el proceso.

Lee: Gobierno de BC y Salud se enfrentan por cifra de muertos por COVID-19

“Tengo familia, no podía arriesgarme”, explica. Ese mismo día supo que se había contagiado, así que avisó a sus colegas y superiores: al día siguiente no iría al trabajo y se quedaría en cuarentena.

El 9 de abril, sin que nadie le avisara, un nuevo director se presentó en el Hospital General y ocupó su despacho, el que venía utilizando desde que en noviembre fue nombrado como director.

Se trata del doctor Diego Fernando Ovalle Marroquín, que hasta el momento fungía como Director de Calidad y Educación en Salud en el Instituto de Salud.

La baja por enfermedad se había convertido para Castillo en su cese como responsable del hospital. Ahora, dice, no sabe dónde le enviarán cuando esté recuperado. Ni siquiera le han informado directamente de que ya no está al mando.

“Me enteré porque me avisaron algunos compañeros, pero yo no he recibido ningún oficio por escrito”, dice.

El 11 de abril, la Secretaría de Salud hizo público un comunicado en el que anunciaba el cese. Llevaba por título “En tiempos de crisis los guerreros de la salud defienden a la población”. En él se indicaba que Castillo dejaba su puesto y que Ovalle entraba de forma temporal.

“El anterior director del nosocomio dio positivo en la prueba por coronavirus, en tanto que el subdirector médico es caso sospechoso a este padecimiento, por lo que se decidió separar su cargo a estos médicos, para salvaguardar y proteger al personal y pacientes de la unidad hospitalaria por el interés superior de cuidar a la población ante la pandemia”, dice el comunicado.

“Me destituyen por pedir insumos y porque tuvimos una confrontación sobre el plan de trabajo municipal”, afirma, en conversación telefónica desde su domicilio, donde se recupera de la enfermedad.

Animal Político quiso saber la versión de la Secretaría de Salud sobre la destitución del director, pero al cierre de la nota no había obtenido respuesta. También se solicitó una entrevista al doctor Ovalle, nuevo director del Hospital General de Mexicali, pero declinó por no estar autorizado a dar declaraciones sin la autorización de los responsables de comunicación social.

Entérate: ‘Se siente frustración, ¿por qué nos agreden?’: médicos son discriminados durante emergencia por COVID-19

“Brote que no se trata como tal”

Baja California es uno de los estados con mayor índice de contagios de México. La vecina California, en Estados Unidos, es uno de los estados más afectados del país con más personas enfermas de COVID-19 del mundo.

En medio de la crisis, el principal hospital estatal destinado a atender a los pacientes de coronavirus pierde a su equipo directivo. Castillo y a su segundo, Miguel Romero Flores, aprovechando su convalecencia, fueron destituidos. Además, el ya exresponsable del nosocomio asegura que siete de los doce integrantes de su equipo están en casa contagiados. Según su versión, unos 14 doctores habrían enfermado.

“Es un brote. No lo están tratando como tal, pero es un brote”, asegura.

Reconoce que no sabe dónde pudo enfermar, ya que en el tiempo en el que estuvo en el hospital durante la pandemia no vio a ninguno de los 24 pacientes diagnosticados de COVID-19.

Castillo está convencido que su destitución tiene que ver con la disputa existente sobre cómo afrontar la pandemia. En Mexicali hay tres ámbitos desde los que pueden venir iniciativas sobre salud: gobierno municipal, estado y Ejecutivo federal. Los tres están en manos de Morena, el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador. Sin embargo, según varias fuentes consultadas, no ha existido coordinación a la hora de establecer una hoja de ruta conjunta.

Dice Castillo que en enero comenzaron las primeras reuniones auspiciadas por la municipalidad. Él fue el encargado de elaborar por escrito un plan. La idea era concentrar todos los contagios en una zona, la del hospital general. Ahí está ubicado también el campus de la facultad de Medicina, donde se preparó una zona de contingencia con albergue y cocinas industriales.

Durante semanas se celebraron encuentros en las que estuvieron presentes los directores de los principales hospitales de Mexicali, públicos y privados; gobierno municipal, DIF, Ejército, Guardia Nacional y Cruz Roja.

Fuentes presentes en aquella junta, que pidieron anonimato, aseguraron que la secretaría de Salud estaba invitada pero que únicamente acudió en una ocasión.

Según esta fuente, a la Secretaría no le gustó que otras instituciones se estuviesen adelantando y mostró su desaprobación hacia el plan. La gota que colmó el vaso, dijo, fue que elementos del ejército pusieran en marcha la zona de contingencia en el campus de la Universidad Autónoma de Baja California.

“Ahí empezaron las amenazas a la mesa”, dice.

El otro punto de fricción fue la conversión del hospital general como hospital como centro exclusivo para el COVID-19 y la falta de preparación que, según Castillo, denunció ante sus superiores.

El primer caso de coronavirus fue el 24 de marzo, pero no fue hasta el 6, dos días antes de la destitución, que el Hospital General fue convertido en referente para la pandemia.

Asegura Castillo que durante este tiempo no hubo insumos suficientes. Dice que los 2 mil primeros kits de protección personal los consiguió él pidiendo donaciones a empresarios de la comunidad. Y que los primeros 500 que llegaron lo hicieron justo el día 7, 24 horas antes de dar positivo y ser cesado.

“Es el único hospital con capacidades de la ciudad. Pero no estaba preparado. Incluso los directivos tuvimos que poner de nuestro bolsillo para comprar material para acondicionar algunas cosas”, dijo.

“Estamos junto a California, que es el segundo estado con más contagios de Estados Unidos y no se ha hecho nada prevenir”, se quejó.

La supuesta falta de insumos ha generado conflictos en Baja California. El lunes, el actor Eugenio Dérbez realizó un video en Twitter denunciando que doctores le habían pedido que hiciese pública la escasez de cubrebocas, guantes y material de protección. El Instituto Mexicano de Seguridad Social (IMSS) le desmintió, acusándolo de difundir “fake news” y hasta el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que había una campaña para desprestigiarlo en la que participaban personajes famosos.

Finalmente, Jaime Bonilla, gobernador de Baja California y muy cercano a López Obrador, terminó reconociendo que existían deficiencias y culpando al IMSS de la falta de material.

Castillo asegura que la mala relación con Pérez Rico venía motivada, precisamente, por su reclamo de más insumos y su participación en el plan con otras instituciones. Y que aprovechó que cayó enfermo para relevarle. Según dijo, le pidió un oficio para tener por escrito la decisión, pero nunca recibió nada.

“No les gusta que los evidencien”, afirma.

Ahora, una semana después de su destitución, teme por el futuro inmediato de los hospitales en Baja California. “Como no se preparó nada tuvimos una catástrofe en Tijuana y Mexicali está en vías, puede ocurrir en dos o tres semanas”, asegura.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus: ¿qué son los autoanticuerpos y qué tienen que ver con la COVID-19 grave?

Hay una creciente evidencia de que muchas reacciones extremas al coronavirus podrían estar relacionadas con la presencia de anticuerpos "rebeldes" que atacan tejidos y órganos sanos.
27 de septiembre, 2021
Comparte

Desde que comenzó la pandemia de COVID-19, los científicos han estado tratando de entender qué hace que unos y otros reaccionemos de manera tan diferente a la enfermedad.

¿Por qué algunas personas se enferman mucho más que otras? ¿Y por qué afecta a diferentes órganos del cuerpo, potencialmente durante períodos prolongados, cuando es COVID-19 prolongado?

Ahora existe una creciente evidencia de que algunos de estos procesos podrían estar relacionados con la producción de unos anticuerpos “rebeldes” conocidos como autoanticuerpos.

Los anticuerpos normalmente luchan contra las infecciones, pero los autoanticuerpos se dirigen por error a las células, tejidos u órganos del propio cuerpo.

Pero, ¿cuál es su rol en la COVID y cómo podrían impulsar la gravedad de la enfermedad?

Cuando el cuerpo se ataca a sí mismo

Incluso las personas sanas producen autoanticuerpos, pero generalmente no en cantidades lo suficientemente grandes como para causar un daño significativo al sistema inmunológico.

Sin embargo, en pacientes con COVID-19 se ha descubierto que no solo dañan el sistema inmunológico, sino también el tejido sano del cerebro, los vasos sanguíneos, las plaquetas, el hígado y el tracto gastrointestinal, según investigadores de la Universidad de Yale, en Connecticut (Estados Unidos).

Anticuerpos atacando el virus SARS-Covid-2

Getty Images
Se descubrió que los autoanticuerpos atacan múltiples vías del sistema inmunológico, según investigadores de Yale.

En las infecciones por COVID-19, los autoanticuerpos pueden apuntar a “docenas de vías inmunes”, le dijo a la BBC Aaron Ring, profesor adjunto de inmunobiología en la Facultad de Medicina de Yale.

En un estudio reciente publicado en la revista Nature, su equipo examinó la sangre de 194 pacientes que contrajeron el virus con diversos grados de gravedad, y encontró “aumentos marcados” en la actividad de los autoanticuerpos, en comparación con los individuos no infectados.

Cuantos más autoanticuerpos se detecten, más grave será la enfermedad experimentada por los pacientes.

Es un arma de doble filo. Los anticuerpos son cruciales para defendernos de las infecciones, pero algunos pacientes con COVID-19 también desarrollan anticuerpos que dañan sus propias células y tejidos”, dijo el científico.

Bloqueo de la respuesta inmune ante la COVID-19

El estudio del doctor Ring se basó en trabajos anteriores dirigidos por el doctor Jean-Laurent Casanova en la Universidad Rockefeller de Nueva York (Estados Unidos).

El laboratorio de Casanova lleva más de 20 años estudiando variaciones genéticas que afectan la capacidad de una persona para combatir infecciones.

Su investigación destaca el papel de los autoanticuerpos que atacan algunas de las proteínas encargadas de combatir las infecciones virales y bloquear la replicación del virus (los llamados interferones tipo 1).

En octubre de 2020, el equipo del doctor Casanova informó en la revista Science que había encontrado esos autoanticuerpos en aproximadamente el 10% de casi 1.000 pacientes con COVID-19 grave.

Un detalle crucial: cerca del 95% de ellos eran hombres, lo cual podría explicar por qué son ellos los que desarrollan mayoritariamente la COVID-19 grave.

Pacientes que sufren de covid-19 grave recibiendo oxígeno en una unidad de cuidados intensivos (UCI) de un hospital en Nueva Delhi, India, mayo de 2021.

Getty Images
El doctor Casanova ha encontrado evidencia que podría ayudar a explicar por qué el covid parece ser más grave entre los pacientes varones mayores.

El mes pasado informaron en la revista Science Immunology los hallazgos de un estudio más amplio, con análisis de 3.600 pacientes ingresados en el hospital con COVID-19 grave.

Encontraron autoanticuerpos contra los interferones tipo 1 en la sangre del 18% de las personas que habían muerto a causa de la enfermedad.

Más del 20% de los pacientes mayores de 80 años con COVID grave tenían esos autoanticuerpos, en comparación con el 9.6% entre los menores de 40 años.

El doctor Casanova dijo que los hallazgos proporcionaron “pruebas convincentes” de que la “interrupción” causada por los anticuerpos rebeldes “es a menudo la causa del covid-19 potencialmente mortal”.

Autoanticuerpos, enfermedad autoinmune y COVID prolongado

Otros estudios están encontrando vínculos entre los autoanticuerpos y las condiciones médicas relacionadas con la COVID-19 que continúan incluso después de que el virus ha sido eliminado del organismo.

En un estudio publicado este mes en Nature Communications, investigadores de la Universidad de Stanford, en California (Estados Unidos), encontraron que al menos una de cada cinco personas ingresadas en el hospital con COVID-19 desarrolló autoanticuerpos en la primera semana de ingreso.

En el caso de unos 50 pacientes, dispusieron de muestras de sangre extraídas en diferentes días, incluido el día en que ingresaron por primera vez.

“En una semana después de registrarse en el hospital, aproximadamente el 20% de estos pacientes había desarrollado nuevos anticuerpos contra sus propios tejidos que no estaban allí el día en que fueron admitidos”, dijo el investigador principal PJ Utz, profesor de inmunología y reumatología en Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford.

Un trabajador médico administra una dosis de la vacuna contra el covid en Nantes, Francia, el 14 de septiembre de 2021.

Reuters
Los expertos dicen que los hallazgos refuerzan la causa de aumentar la inmunidad a través de la vacunación.

El profesor Utz dijo que esto también podría explicar por qué algunos síntomas persisten meses incluso después de que la enfermedad haya desaparecido, en la condición conocida como COVID de larga duración.

“Si te enfermas lo suficiente por la COVID-19 como para terminar en el hospital, es posible que no estés fuera de peligro incluso después de recuperarte”.

En Reino Unido, investigadores del Imperial College de Londres encontraron autoanticuerpos en pacientes con COVID-19 de larga duración, que estaban ausentes en personas que se recuperaron rápidamente del virus o que no dieron positivo.

El profesor Danny Altmann, que dirige el grupo de investigación, le dijo a la BBC que el equipo está trabajando para averiguar si se puede diagnosticar COVID de larga duración identificando autoanticuerpos creadosrecientemente.

La investigación aún se encuentra en una etapa inicial, pero podría dar como resultado una prueba lo suficientemente simple como para ser utilizada en la consulta médica.

“Esperamos no solo avanzar hacia un diagnóstico, sino también en conocimientos terapéuticos: que esto ilumine mecanismos y tratamientos específicos”, dijo Altmann.

Para los expertos, estos hallazgos también justifican la vacunación.

En una infección viral mal controlada, el virus permanece durante mucho tiempo, mientras que una respuesta inmune que se intensifica continúa rompiendo las partículas virales en pedazos, lo cual confunde al sistema inmunológico, dijo el profesor Utz.

Sin embargo, las vacunas contienen solo una proteína de pico o instrucciones genéticas para producirla, por lo que el sistema inmunológico no está expuesto a la misma actividad frenética que podría conducir a la producción de autoanticuerpos.

Eso no es todo

Un médico atiende a un paciente infectado por covid-19 en la unidad de cuidados intensivos del hospital Lyon-Sud en Pierre-Benite, el 8 de septiembre de 2021

Getty Images
Los expertos advierten que la respuesta inmune al covid es compleja y los autoanticuerpos son solo una parte de la historia.

Pero aunque los avances en este campo son emocionantes, los científicos advierten que la respuesta inmune a la COVID es compleja y los autoanticuerpos no lo son todo.

Otro mecanismo que se está investigando es la respuesta inmune hiperactiva que ocurre en algunos casos.

La producción de proteínas llamadas citocinas (también denominadas citoquinas) puede alcanzar niveles peligrosos y causar daño a las propias células del cuerpo, las llamadas tormentas de citocinas.

Todavía no comprendemos exactamente qué sucede en nuestras células cuando el virus ingresa a nuestros cuerpos; es el resultado de esa batalla lo que determina la gravedad y, en última instancia, la mortalidad de la enfermedad.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=UoFBS1ABim4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.