Sí hubo brote de COVID-19 en Hospital de Tlalnepantla: médicos al IMSS
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Sí hubo brote en Hospital de Tlalnepantla y contacto con pacientes COVID-19, reviran médicos del IMSS

Subían a los pisos de medicina interna a pacientes con otros diagnósticos, que después se ponían tan mal que debían bajarlos a la zona cero, la de los casos de coronavirus, aseguran.
Cuartoscuro
Por Manu Ureste y Andrea Vega
10 de abril, 2020
Comparte

Médicos residentes del área de medicina interna de los pisos 4 y 5 del Hospital General Regional (HGR) N° 72 del IMSS en Tlalnepantla, Estado de México, aseguran que los casos positivos de coronavirus entre 19 de sus compañeros sí se originaron por un contagio dentro del hospital, porque ellos, aunque los directivos lo nieguen, sí han estado en contacto con casos sospechosos.

En la conferencia matutina del pasado 8 de abril, Zoé Robledo, el director del IMSS, negó que los contagios de COVID se originaran dentro del hospital y aseguró que esto no se podía considerar un brote como el de Monclova, en Coahuila. 

“No es el mismo caso, el estudio epidemiológico que lleva varias semanas, lo que está demostrando es que vino de fuera. El doctor Juan Manuel Lira, que es el de Atención Médica; la doctora Conchita Grajales, que es la jefa de la COCTI, de la coordinación de insumos, y una gran epidemióloga, hicieron el estudio”.

Por la tarde de ese mismo día, el IMSS emitió un comunicado en el que aseguró que el contagio entre la base laboral se originó en el exterior, entre personal que no labora en zonas de atención COVID-19 y que no tienen como función estar en contacto con pacientes sospechosos.

Sin embargo, cinco residentes y un interno de pregrado de los pisos 4 y 5 del Hospital Regional 72 de Tlalnepantla contaron en entrevista con Animal Político que, aunque se les había asegurado que no estarían en contacto con casos sospechosos de COVID-19, porque estos entrarían por el área de urgencias y después irían al piso 2, reservado en exclusiva para ellos, lo cierto es que a partir del 24 de marzo recibieron pacientes con la sintomatología del virus. 

Estos pacientes subían a los pisos 4 y 5 con diagnósticos de neumonía atípica, fibrosis pulmonar y exacerbación de EPOC (Enfermedad pulmonar obstructiva crónica), “llegaban muy mal y no respondían a los tratamientos con los que por general responden los enfermos de esos tres padecimientos; más bien empeoraban y en dos o tres días fallecían”, dice Martha, una de las residentes, quien pidió que se le modificara su identidad real así para evitar represalias laborales.  

Marcos, otro de los residentes, cuenta que uno de esos pacientes subió tan grave del área de urgencias que una hora después cayó en paro. Tres residentes y una médica adscrita trataron de reanimar, sin el equipo de protección adecuado. 

“Ella estaba internada en un hospital privado pero la trasladaron a la 72, supuestamente le hicieron la prueba para COVID y salió negativa, pero tenía todo el cuadro y falleció. Yo estuve entre los que tratamos de reanimarla, empecé después con síntomas, me hicieron el estudio y salió positivo”. 

Rosa, una más de los residentes asegura que a cuarto piso subió un paciente con hematuria (sangre en la orina) a la cama 443, después empezó con síntomas, “digamos de neumonía, y lo bajaron al piso 2, donde están los casos COVID”.

Leer más | COVID-19: Personal médico se aísla de su propia familia para atender a pacientes y evitar contagios

Lo mismo relata Blanca, otra residente. 

“En la cama 409 tuvimos una paciente que subió el domingo 29 de marzo con diagnóstico de neumonía adquirida en la comunidad (bacteriana). Le empezamos a dar el tratamiento con el que por lo general esos pacientes responden, pero ella no. Para el viernes 3 de abril estaba tan mal que se la llevaron a la zona cero, el piso 2, con los casos COVID, y falleció el sábado 4”. 

Cuando muchos de los 26 residentes del área de medicina interna empezaron con síntomas, solicitaron a las autoridades del hospital 72 que se les hiciera la prueba. 

Ante la presión, los directivos accedieron. Pero los médicos tuvieron que tomarse la muestra entre ellos, en una de las aulas de enseñanza de la institución, sin capacitación previa para esto y sin equipo especial de protección. 

Ese mismo día, les aplicaron el cuestionario que se aplican a todo el que solicite la prueba, con preguntas como si habían viajado, si habían tenido contactos con casos positivos, los datos de sus posibles contactos contagiados. 

Los residentes entrevistados coinciden en que eso fue todo lo que les aplicaron.

De estudio epidemiológico a ellos nada, “a menos que el director del IMSS se refiera a ese cuestionario”, aseguran. 

Enfermos y enojados

Animal Político solicitó, a través del área de comunicación, tener acceso al estudio al que se refirió Zoé Robledo, pero la respuesta fue que no podían proporciónalo porque contiene datos personales. 

Los residentes aseguran que la mala atención que han tenido en este hospital para los casos probables COVID-19 ha puesto en riesgo no solo al personal sino también a todos los pacientes. 

Y para muestra, el caso de Blanca: “Yo estuve trabajando hasta este lunes 6 de abril, cuando me dijeron que era positiva para COVID-19 después de que acabó mi guardia. A mí no me habían dado incapacidad porque tenía pocos síntomas, escurrimiento nasal y dolor de garganta, aunque para el sábado ya me sentía peor. Estuve con 85 pacientes durante esos días, por la falta de personal, y no me dieron equipo de protección, traía N95 porque yo las compré”. 

De hecho, esta es una de las quejas más recurrentes de prácticamente todo el personal sanitario del país en estos días de pandemia. En el caso del Hospital de Tlalnepantla, Ramón, que como el resto de médicos pide no revelar su identidad por temor a represalias, muestra a este medio facturas en las que gastó 568 pesos por una caja de 100 piezas de guantes de látex, y 3 mil 166 pesos por unos overoles desechables. 

“Estamos comprando nosotros nuestro propio equipo y además hemos recibido donaciones de médicos ya jubilados. Pero todo esto es algo que los propios doctores y personal de enfermería hemos buscado”, explica Ramón, que también critica que el personal de camillas y de limpieza está teniendo problemas para que les entreguen el material de protección mínimo. 

“En una pandemia, el personal de limpieza hace una labor tan importante como la de los médicos. Y si no se les cuida, de alguna manera nos vuelve a todos susceptibles de estar en riesgo por contagio”, recalca el doctor. 

Este jueves 9 de abril, residentes e internos de pregrado hicieron pública una carta dirigida al Secretario de Salud, Jorge Alcocer, y al subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, en la que relatan lo sucedido en el Hospital 72.

“Estamos enfermos, indignados y enojados por las declaraciones del director del IMSS, nosotros estamos dando la batalla para atender a los enfermos en las condiciones precarias en las que nos tienen en ese hospital, y es una falta de respeto, por decirlo así, que quiera minimizar la situación, que diga que no hay un brote y que no nos contagiamos ahí. Lo invitamos a que vaya al hospital a ver cuánto personal hay, se va encontrar con muy pocos, porque muchos estamos enfermos”, dice Blanca.

Animal Político dio a conocer que desde antes de que se decretara en México la Fase 2 de contingencia por coronavirus el pasado 24 de marzo, personal médico del Hospital Regional 72 alertó a las autoridades sanitaria sobre la falta de insumos y de material de protección sanitaria, sin que nadie les hiciera caso. 

Como resultado, al menos 19 médicos ya dieron positivo por COVID-19 en ese hospital, de acuerdo con el IMSS. Aunque personal de la clínica enviaron a este medio copia de los test que dieron positivo en, al menos, 34 casos, entre médicos residentes, médicos internos de pregrado, y personal adscrito, incluyendo a enfermería, camilleros, y hasta personal de limpieza. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Sudamérica, el nuevo epicentro de la pandemia por COVID-19, alerta la OMS

La OMS advirtió que el crecimiento de casos en Sudamérica está poniendo a la región en el centro de la pandemia. Brasil y Perú son los países más afectados.
22 de mayo, 2020
Comparte

El acelerado aumento de los casos de COVID-19 en Sudamérica está convirtiendo a la región en el “nuevo epicentro” de la pandemia del nuevo coronavirus.

Así lo apuntó el directo del Programa de Emergencias Sanitarias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Mike Ryan, al hablar este viernes sobre la evolución de la enfermedad por el mundo.

“En cierto sentido, Sudamérica se ha convertido en un nuevo epicentro de la enfermedad”, dijo Ryan.

“Vemos muchos países sudamericanos que tienen una cantidad de casos en aumento y hay gran preocupación en estos países, pero el más afectado es Brasil“, agregó.

Según las estadísticas de la OMS, los casos confirmados en el continente americano son 2.22 millones, de los cuales 645,000 son de la región de América Latina y el Caribe.

En tanto, 1.53 millones corresponden a Estados Unidos y 80,500 a Canadá.

Brasil -el país más poblado de América Latina- es la nación más afectada al contabilizar hasta este viernes más de 310,000 casos confirmados de coronavirus y más de20,000 muertes.

Le sigue Perú, que con 104,000 casos (según las cifras consolidadas de la OMS, que las autoridades nacionales elevan a 108,000) es la duodécima nación más afectada del mundo.

Un hospital en Perú

EPA
El sistema sanitario de Perú se ha visto comprometido por el gran aumento de casos.

Chile supera los 61,000 casos confirmados, pero las muertes en ese país son significativamente menores (631) que en otros países de la región.

Ecuador, con 35.000 casos confirmados y casi 3,000 muertes hasta este viernes, es otro de los países más golpeados por la pandemia del SARS-CoV-2.

En contra de la cloroquina

Ryan sostuvo que la OMS no respalda la decisión del gobierno de Brasil de utilizar la cloroquina y la hidroxicloroquina para el tratamiento de COVID-19.

Esto debido a que no hay pruebas científicas que establezcan que es un medicamento seguro y eficaz contra esta enfermedad.

“Las evidencias clínicas no respaldan el uso de este medicamento y no se recomienda al menos hasta que no se tengan los resultados claros de los ensayos clínicos”, comentó.

Myke Ryan

Reuters
Ryan sostuvo que no hay evidencias de que fármacos como la cloroquina sean el mejor tratamiento.

El Ministerio de Salud de Brasil publicó este miércoles, por orden del presidente Jair Bolsonaro, un protocolo para el tratamiento de pacientes que ampara el uso de la cloroquina y de la hidroxicloroquina en casos leves.

La cloroquina es un medicamento ampliamente conocido como antipalúdico y para tratar enfermedades reumáticas, y la hidroxicloroquina es su derivado (tienen los mismos componentes), pero se considera que es mejor tolerado.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=L1x85oILvOU

https://www.youtube.com/watch?v=GlC2empuaB4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.