La casa del migrante en Oluta que combate la xenofobia y la COVID-19
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Hacemos lo que el Estado no hace: la casa del migrante en Oluta que combate la xenofobia y la COVID-19

Un total de 74 migrantes fueron trasladados desde la estación de Acayucan al refugio de Oluta, en Veracruz. La presidenta municipal les acusó de ser un peligro, pero los responsables del albergue alegan que los resguardan porque la alternativa sería la calle.
Cuartoscuro
Comparte

A Tania, salvadoreña de 25 años, la atraparon después de varias horas esperando a su contacto en Eagle Pass, Texas, Estados Unidos. Había pagado 7 mil 500 dólares por un pollero que la guiaba en el cruce desde Piedras Negras a través de una llamada por celular. A Alonso, también de El Salvador y de 26 años, lo interceptaron en Laredo, Texas. Su familia entregó 6 mil dólares a un coyote que debía llevarlo con su tío. Como fue arrestado no tendrán que pagar los otros 6 mil que habían acordado al completar el tránsito.

Ambos fueron detenidos por la Patrulla Fronteriza y entregados al Instituto Nacional de Migración (INM), que los encerró en diversas estaciones migratorias. La última, en Acayucan, Veracruz, de la que fueron liberados un grupo de 74 salvadoreños, entre los que se encuentran Tania y Alonso. Todos esperan en la Casa del Migrante Monseñor Guillermo Ramsauer González en Oluta hasta que se den las condiciones para poder volver a casa. 

Ler más: Migrantes frente al COVID-19: entregados por EU, abandonados en México y con fronteras cerradas

El refugio, gestionado por la iglesia católica, se ha convertido en un espacio seguro que lucha contra el coronavirus y contra la xenofobia. “Hacemos lo que el Estado debería hacer y no hace”, dice Rodolfo Martínez Aguilera, un antropólogo que ejerce de paralegal en la casa del migrante y que lleva 20 días de encierro con los solicitantes de refugio que estaban antes de la llegada de los centroamericanos. 

“Los recibimos por dos razones. Por razón humanitaria y por no dejarles en situación de calle. Para que no se contagien y no vayan contaminando. Se les indicó las normas de salud y se les avisó de que no podrán salir hasta que termine la pandemia o regresen a sus países”, dice el presbítero Ramiro Baxín, director de la Casa del Migrante. 

El lunes 27 llegaron los centroamericanos la Casa del Migrante de Oluta desde Acayucan. La mayoría pasó por diversos centros de detención después de ser expulsados de Estados Unidos por el procedimiento exprés inaugurado por Donald Trump con la excusa de la pandemia de COVID-19. Desde entonces, Washington ya no deporta los guatemaltecos, hondureños y salvadoreños que atrapa en la frontera, sino que los entrega a México para que ellos se hagan cargo.

En el caso de estos 74 salvadoreños, el Estado ha delegado en organizaciones internacionales y la sociedad civil. Los migrantes estarán en el albergue hasta que se resuelva su situación, que está siendo gestionada por la Organización Internacional de las Migraciones (OIM).

La llegada de los migrantes fue la chispa que encendió la llama del discurso xenófobo en Oluta, municipio de 18 mil habitantes al sur de Veracruz. Ubicado en plena ruta hacia Estados Unidos y considerado municipio refugio para el migrante, Oluta no es ajeno al tránsito de extranjeros. Sin embargo, la pandemia ha cambiado las reglas del juego y el miedo se extiende entre los pobladores. Hasta el momento se ha detectado un único caso de COVID-19 en el municipio, que ya se encuentra fuera de peligro. 

Al día siguiente de que fuesen acomodados en la casa del migrante, la alcaldesa, María Luisa Prieto Duncan, de la coalición PAN-PRD, aseguró a medios locales que los migrantes podían ser un foco de contagio y sembró la sospecha hacia los recién llegados. 

Entérate: Albergues suspenden ingreso de más migrantes o aplican aislamiento por emergencia de COVID-19

De nada sirvió que Baxín y el resto de integrantes de la casa del migrante explicasen que cada uno de ellos traía un certificado médico y que, además, Médicos Sin Fronteras se iban a hacer cargo del monitoreo. 

Pedro Serra Soto, dirección de Protección Civil de Oluta, asegura que hay intranquilidad entre algunos vecinos. Dice que no se informó al Ayuntamiento de que acogerían a los salvadoreños y se queja de que “no sabemos en qué condiciones están”. 

“Se dijo que se iban en una semana. En caso de que no, la gente anda con incertidumbre, y es algo que no está en nuestras manos”, afirma. Según Serra Soto, desde el Ayuntamiento se pidió a los vecinos que no se manifiesten ya que juntar un grupo de gente podría ser un peligro de cara al contagio. 

Desde el albergue se responde denunciando la desinformación y el alarmismo. “Hay medios que empezaron a dar informaciones no objetivas y preocuparon a la comunidad. Decían que eran miles y que estaban todos infectados”, asegura Baxín, que se queja de que el discurso xenófobo pusiese en la diana a los migrantes a pesar de ser una población vulnerable.

Por su parte, Rodolfo Martínez lamenta el uso político de los migrantes y recuerda que la alcaldesa fue criticada por marcharse de vacaciones al inicio de la cuarentena. “Al recibir críticas se volvió contra los migrantes para limpiar su imagen”, afirma. 

Por el momento los ánimos se han calmado en Oluta. Pero la zozobra se mantiene. Y no hay fecha oficial para el regreso del grupo. Depende de muchas negociaciones diplomáticas en un contexto de fronteras cerradas a causa del coronavirus.

Regularizados por 60 días

Los centroamericanos llegaron a Oluta tras un diálogo entre el INM y el consulado de El Salvador, que fue la institución que promovió alojarlos en la Casa del Migrante. El Instituto Nacional de Migración (INM) reconoció que la liberación busca evitar contagios y afirma que tenía otros espacios para ellos, aunque no detalla cuáles eran. Para permitir su salida, la institución que dirige Francisco Garduño expidió unos documentos que los regulariza por 60 días. Se trata de unos papeles distintos a los empleados durante el último mes en Tapachula, Villahermosa y Acayucan, en los que se presentaba a los migrantes como solicitantes de asilo aunque no hubiesen tenido contacto con la Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado (Comar). 

Por el momento, a los migrante solo les queda esperar. Alberto Cabezas, responsable de comunicación de la OIM en México, afirmó que la institución está disputa a colaborar en la repatriación siempre y cuando no corra riesgo la vida de los salvadoreños en su país de origen. 

Estados Unidos no les permitió pedir asilo y, por el momento, México tampoco les ha dado esa opción. Así lo denunció Rodolfo Martínez Aguilera. Según explicó, los migrantes fueron entrevistados por oficiales de la OIM pero nadie desde su entrega al INM les dio la opción de ser refugiados en México.

“Nos dijeron que todas las oficinas estaban cerradas y que no se podía pedir refugio”, dice Tania, que asegura que no le dieron opción a pedir protección ni en Estados Unidos ni en México. 

Entérate: Esta fórmula de deportación exprés desde Estados Unidos viene implementándose desde el 20 de marzo.

Fuentes de Comar indicaron que sus equipos no se desplazan debido a la contingencia sanitaria pero que tenían previsto contactarles junto al personal de Acnur para informarles sobre su derecho al refugio. 

En caso de que se cumplan las perspectivas y la OIM se encargue de la repatriación de estos 74 salvadoreños sería el segundo avión fletado por esta instancia internacional para devolver migrantes a Centroamérica. El primer grupo, de 41 personas, regresó desde Tapachula, Chiapas, hasta San Salvador, el pasado 23 de abril.

La OIM hizo públicas una serie de recomendaciones para el trato a migrantes mientras dura la pandemia. Pide que no se realicen nuevas detenciones por cuestiones migratorias, implementar alternativas a la detención, liberar a los que ya están arrestados y aprovechar este momento en el que los centros de detención están vacíos para mejorar sus condiciones. 

México mantiene sus controles migratorios, tanto en el sur como en el norte, que se vieron reforzados con la llegada de la Guardia Nacional tras el acuerdo de junio de 2019 con Estados Unidos. Desde que comenzó la pandemia más 3 mil 500 centroamericanos fueron deportados por el INM. Lo que no especifica la institución es cuántos de ellos habían sido previamente expulsados por Washington.

Mientras todo se aclara, los migrantes esperan en el albergue de Oluta. Saben que, cuando lleguen a su país, tienen por delante una dura cuarentena.  

El presidente salvadoreño, Nayib Bukele, impuso el cierre de fronteras, toque de queda y centros de cuarentena en los que encierra a quien está en la calle sin justificación. El mandatario ha defendido sus medidas saltándose incluso el mandato del Tribunal Constitucional, que prohibió esos arrestos.

Alonso asume que deberá pasar otra cuarentena y dice que es crítico con los compatriotas que se saltaron las medidas de confinamiento y entraron al país por puntos ciegos. “Llevo más de un mes desde que me detuvieron. Quiero llegar a casa”, afirma. 

Tania, por su parte, dice que tiene algo de miedo. Ella está sana ahora y ha escuchado casos de personas que enfermaron en estos centros. Pero no tiene otra alternativa. 

A Rodolfo Martínez, por su parte, le preocupan las consecuencias de cara al futuro. Denuncia que se ha instalado un cordón policial, lo que incrementa la “criminalización”. Y recuerda que los migrantes han aportado mucho al municipio, como las brigadas de limpieza con solicitantes de refugio. Mientras, defiende su papel como protectores de los migrantes y reitera: “hacemos lo que le corresponde al Estado”. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La gente que todavía cree que Trump ganó las elecciones en EU

La desconfianza en el proceso electoral entre los simpatizantes de Donald Trump podría tener implicaciones para la nación.
6 de enero, 2021
Comparte

Semanas después de que el presidente electo Joe Biden fuera declarado ganador de las elecciones de noviembre, sigue habiendo una profunda desconfianza del proceso electoral entre muchos partidarios fervientes de Donald Trump.

Esto refleja un sentimiento más amplio entre los conservadores, uno que tiene profundas implicaciones para la nación y sus instituciones.

En Main Street (Kansas), Dillard Ungeheuer, de 73 años, estaba raspando el estiércol de vaca de sus zapatos, que quedó tras una visita a un corral de ganado, y parecía irritable.

En lo que respecta a las papeletas, fue enfático: muchas eran falsas.

“No voy a discutir con nadie al respecto”, dijo, levantando la voz. “Creo que lo que estoy diciendo está basado en hechos”.

Su indignación por la elección presidencial y el gobierno en general era palpable, y muchos en la ciudad compartían sus sentimientos.

“No, no tengo mucha fe en el gobierno”, declaró.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, perdió las elecciones ante su rival demócrata, Joe Biden, y sus esfuerzos por anular ese resultado en los tribunales han fracasado.

El 6 de enero el Congreso contará los votos electorales de cada estado.

Aunque algunos republicanos han dicho que desafiarán este paso final en el proceso de certificar al ganador de las elecciones, esto solo retrasará, en lugar de cambiar, el resultado.

Mound City

BBC
En Mound City 80% de los electores votaron por Trump y muchos dudan de los resultados.

Las entrevistas con unas dos decenas de votantes republicanos en el estado de Kansas, en el medio oeste, revelan una imagen de cómo ven el mundo.

La mayoría sienten que les robaron la victoria y que las instituciones democráticas, en particular el proceso electoral, están rotas.

La mayoría de los votantes republicanos, en Kansas y en otros lugares, creen que Trump ganó las elecciones o no están seguros del vencedor, sugieren encuestas como la de la Universidad de Northeastern.

Jackie Taylor, de 59 años, editor de Linn County News en Pleasanton, dice que la elección fue robada: “Todo está turbio. Tienes a un tipo que fue elegido en circunstancias turbias, y ahora es presidente”.

Cuando se les preguntó por qué piensan que la elección fue manipulada, muchos dijeron que les llegaron noticias de Newsmax, One America News y otros medios que han transmitido historias sobre un presunto fraude electoral.

Estas empresas de comunicación eran relativamente desconocidas hasta antes de que Trump asumiera el cargo.

El presidente con frecuencia los menciona y esto ha elevado su perfil.

Tyler Johnson

BBC
Tyler Johnson cree que algunos votos fueron fraudulentos.

Otros dicen que no conocían a nadie que apoyara a Biden y que solo han visto letreros de Trump.

Para ellos, era inconcebible que Biden pudiera ganar.

Mantienen una creencia inquebrantable, a pesar de la falta de evidencia, de que los liberales se robaron las elecciones.

Sus puntos de vista se reflejan en los programas que miran y se discuten en cafeterías, gasolineras y otros lugares de la ciudad.

Pidieron una revisión del sistema, diciendo que se deberían imponer controles más estrictos a los votantes.

Dijeron que temían que Biden demoliera lo que quedaba de la democracia estadounidense convirtiendo al país en un estado socialista.

Tyler Johnson, de 35 años, habla sobre el fraude electoral parado junto a su Chevy.

“Estados Unidos está en una posición muy frágil’

Más temprano, en las afueras de la ciudad, una camioneta había levantado columnas de polvo que se elevaban tan alto como un granero, y un letrero, justo al lado de la ruta 69, decía: “Vota, elimine a todos los demócratas”.

Johnson no cree que los demócratas deban estar a cargo: “con las dudas sobre las elecciones, me hace cuestionar todo lo que defienden”.

Johnson cría terneros como lo hizo su padre, y como espera que algún día lo haga su hijo de dos años, Monroe, y teme que los demócratas saboteen la industria ganadera.

“Con todas las reglas que la presidencia de Biden quiere imponernos, me pregunto: ¿será mi estilo de vida viable para mi hijo, como lo fue para mi padre y para mí?”, señala.

Main Street -

BBC
En Mound City los electores expresan escepticismo sobre Biden.

Su cautela sobre el proceso electoral podría conducir a una división más profunda en EU, con los que creen en la Casa Blanca de Biden y con quienes la rechazan.

“Estados Unidos se encuentra en una posición muy frágil”, dice Edward Foley, académico en derecho electoral en la Universidad Estatal de Ohio en Columbus.

Describe la desconfianza en el proceso electoral como “un verdadero desafío a la premisa misma del sistema”.

Foley recuerda otro momento en la historia cuando estalló una batalla por las elecciones.

En 2000, el candidato republicano, George W. Bush, ganó Florida y sus votos electorales por un estrecho margen de 537, asegurando la elección.

Los partidarios de su rival demócrata, Al Gore, estaban angustiados.

“Existía el temor de que los funcionarios usaran el poder político para manipular las papeletas”, dice Foley, aunque no hubo ningún esfuerzo serio para socavar el proceso.

Los demócratas llevaron el asunto ante la Suprema Corte, pero los jueces detuvieron sus esfuerzos. Y se apagó.

Mike Avery

BBC
Mike Avery cree que los demócratas ganaron con medios turbios.

Hoy, sin embargo, Trump y sus aliados plantean serias dudas sobre la victoria de Biden.

Roger Marshall, senador estadounidense recientemente elegido por Kansas, planea plantear objeciones sobre la victoria de Biden el miércoles mientras los miembros del Congreso se reúnen en una sesión conjunta para certificar los resultados de las elecciones.

Marshall y una docena de otros senadores conservadores desafiarán los votos en algunos estados, un esfuerzo desesperado y condenado para detener a Biden.

Cuando se le preguntó si disputar las elecciones erosiona la confianza en el proceso, Marshall dice que está presionando el tema porque “quiero darle a la gente confianza en las elecciones futuras, así que no podría minar la confianza de la gente más de lo que está minada ahora”.

Sus temores son compartidos por muchos en la zona, una región profundamente conservadora.

Aquí, los temores al socialismo y el temor a una presidencia de Biden son intensos.

“Siento que veremos los primeros signos del socialismo”, dice Mike Avery, de 53 años, propietario de un almacén de madera en Main Street, ubicado en el condado de Linn, donde el 80% de los electores votaron por Trump.

Ungeheuer, que fabrica cercas para corrales, opina sobre las políticas de Biden: “No puedes empezar a dar algo a todo el mundo, y hacerme trabajar duro, dirigir un negocio y esperar que lo regale. A Venezuela no le fue muy bien al seguir una agenda socialista”.

Julia Smith

BBC
Los conservadores de Kansas, como Julia Smith, están pidiendo reformar el sistema electoral.

Ahora también hay pedidos en Kansas y en otros lugares para endurecer las restricciones a la votación.

“Creo que la elección fue amañada con las papeletas de votación por correo. Creo que sólo votaron personas que ya no están con nosotros”, señala Julia Smith, de 65 años, quien está jubilada.

“Creo que tendremos que volver a votar en persona, con identificación”.

Para ella, la derrota de Trump fue una prueba de que los demócratas los engañaron, y dice que se deberían detener sus intentos.

Tras decir esto se ajusta el abrigo para protegerse del viento helado y continúa su camino.

raya separatoria

BBC

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qH_FSdsBEf0&t=4s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.