La UNAM mapea capacidad de recuperación de la pandemia rumbo al desconfinamiento
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

La UNAM mapea capacidad de recuperación de la pandemia rumbo al desconfinamiento

En el sitio de iCOVID19, el usuario puede ver, de golpe, en rojo, los municipios con mayor número de contagios por coronavirus.
Por Redacción Animal Político
27 de mayo, 2020
Comparte

El iCOVID19, Visualizador de datos geográficos de la UNAM es una plataforma que utiliza la información de los contagios por coronavirus a nivel municipal y la cruza con variables sociodemográficas como edad, hacinamiento, acceso a medios de comunicación y servicios de salud. Esto genera una medición denominada “Índice de vulnerabilidad ante COVID-19 en México”.

El objetivo de esta herramienta no es mostrar las zonas que actualmente registran más casos, sino cuáles son las zonas más vulnerables para recuperarse de la crisis sanitaria desatada por el coronavirus, aunque sean zonas o municipios que aún están limpios de contagio.

Al entrar a al sitio de iCOVID19, el usuario puede ver, de golpe, en rojo, los municipios con mayor número de contagios por coronavirus. También se ven grandes espacios vacíos de color donde no se han registrado casos. Sin embargo, cuando se activa una función para conocer la “vulnerabilidad municipal” ante la pandemia, esos mismos huecos blancos se transforman en un manchón naranja y marrón, al sur del país. 

Al momento de escribir esta nota, las poblaciones que aparecen en marrón intenso —o con alto índice de vulnerabilidad— se ubican en la Sierra Tarahumara, Guerrero, Oaxaca, Chiapas, el norte de Veracruz, el sur de Durango y el norte de Nayarit. 

Son zonas que aún no presentan casos, pero califican como localidades con baja capacidad de recuperación a la epidemia, porque su población es mayor a 60 años o tienen un alto número de hablantes de lengua indígena o se encuentran alejadas de las instalaciones hospitalarias.

Este instrumento de medición fue diseñado, en tiempo récord, por 30 investigadores de seis entidades universitarias. Se habilitó luego de que se informara que el desconfinamiento iniciaría en los llamados “municipios de la esperanza” que no habían presentado casos de COVID. Sin embargo, el visualizador muestra que la mayoría de esos municipios tienen una tasa de recuperación baja, en caso de que empiecen a presentar contagios.

Manuel Suárez Lastra, director del Instituto de Geografía, ha explicado que iCOVID19 se diseñó para identificar “qué tanto se puede resistir el no salir de casa y cómo hacer para lograr la recuperación tras el confinamiento social”.

Al presentar el índice, el investigador explicó que mientras más empleos haya en una comunidad, más capacidad de resistencia y más capacidad de recuperación tendrá. En tanto que aquellas zonas con viviendas de un solo cuarto y con baja accesibilidad a medios de comunicación tendrán más dificultades para hacer frente a los estragos del coronavirus.

Foto: GRACIELA LÓPEZ /CUARTOSCURO

Disponible de manera gratuita, en el sitio del instituto de Geografía de la UNAM,  iCOVID19 también permite identificar problemáticas concretas como comorbilidades registradas en esa población, recursos hospitalarios o porcentaje de hablantes de lengua indígena.

“La epidemia es un fenómeno extremadamente dinámico que puede cambiar de un momento a otro. Las decisiones que se toman deben estar sujetas a una revisión constante de cuál es la situación”, dijo Suárez Lastra.

Es por ello que, según Suárez Lastra, estos mapas pueden contribuir a identificar una mejor política de desconfinamiento, contribuir a administrar el riesgo de la mejor manera y tomar decisiones locales focalizadas a necesidades específicas en ciertas comunidades.

La UNAM también presentó un “ATLAS de vulnerabilidad en zonas metropolitanas del país” para poner la lupa sobre aquellos municipios que por ser muy grandes, presentan una distribución heterogénea de servicios de salud, así como de condiciones socioeconómicas.

Es un ATLAS que compila la información de las 59 zonas metropolitanas del país que concentran al 60% de la población de México. El común denominador es que la vulnerabilidad aumenta en las colonias más alejadas del centro de la ciudad, especialmente por la lejanía de los centros hospitalarios. Esos patrones “concéntricos” se sostienen salvo en el norte del país, donde el corredor de Monterrey hacia Saltillo registra a las colonias más vulnerables.

El director del Instituto de Geografía comentó que “55% de la población en la zona metropolitana (de la CDMX) vive en el sector informal y eso significa que viven con su ingreso del día a día, por eso la movilidad disminuyó 45% y eso habla de la imposibilidad de la gente para quedarse en casa”.

Los investigadores detrás de esta iCOVID19 forman parte de un equipo multidisciplinario de  Instituto de Investigación en Matemáticas Aplicadas y Sistemas, las Facultades de Ciencias y Medicina, los Institutos de Geografía y Geofísica y la Coordinación de la Investigación Científica de la UNAM.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Covid: cómo funciona y por qué es importante la dosis de refuerzo contra la variante Ómicron

Dos dosis de la vacuna de covid ya no son suficientes para mantener al margen la nueva variante del coronavirus ómicron. ¿Cómo puede una tercera dosis darnos protección adicional?
14 de diciembre, 2021
Comparte

La muy mutada variante ómicron ha propinado un golpe serio a la habilidad de las vacunas para protegernos del contagio del virus que produce Covid.

Dos dosis de algunas vacunas no ofrecen casi ninguna protección contra una infección de ómicron, aunque todavía reducen considerablemente el riesgo de que te enfermes de gravedad y tengas que recibir asistencia hospitalaria.

Todas las vacunas se desarrollaron para combatir la primera versión del virus que surgió hace dos años.

¿Puede entonces una tercera vacuna o dosis de refuerzo de esas mismas vacunas originales marcar el cambio, o será que ómicron ya burló la protección que nos pueden dar?

Afortunadamente para nosotros, aunque que el contenido de las jeringas puede ser idéntico, una dosis de refuerzo no es simplemente más de lo mismo para el sistema inmune.

La protección que te da una tercera dosis es mayor, más amplia y con más memoria que la que tenías antes.

Escuela de covid

El sistema inmune tiene que aprender cómo se combate el coronavirus.

Una opción es que descubra cómo hacerlo sobre la marcha, cuando realmente te encuentras con el virus. Sin embargo, existe el riesgo de que se equivoque y termines seriamente grave.

Las vacunas funcionan más como asistir a la escuela: un entorno seguro donde tu sistema inmune puede aprender más sobre covid.

La primera dosis es la educación de escuela primaria que te da las bases fundamentales.

La segunda y tercera dosis son comparables a enviar tu sistema inmune a la escuela secundaria y a la universidad para profundizar dramáticamente su conocimiento. No es que se esté simplemente repitiendo la escuela primaria una y otra vez.

“El sistema inmune queda con un conocimiento y entendimiento más profundo del virus”, explicó el profesor Jonathan Ball, un virólogo de la Universidad de Nottingham, Inglaterra.

Dijo que a pesar de todo lo que se habla de los viles trucos de ómicron, un sistema inmune altamente entrenado presenta “un ambiente increíblemente difícil y hostil” para el virus y sus variantes.

Una clase de universidad

Getty Images
Una dosis de refuerzo es como enviar al sistema inmune a educarse en la universidad.

Los anticuerpos son los principales beneficiarios de esta educación.

Esas son unas proteínas pegajosas que se adhieren al exterior del coronavirus. Los anticuerpos neutralizantes pueden entorpecer el virus para que no pueda invadir tus células. Otros permanecen allí como el equivalente de una señal de luz intermitente de neón que anuncia: “maten este virus”.

Una serie de estudios de laboratorio y datos del mundo real mostraron que los anticuerpos neutralizantes que tienes después de recibir dos dosis de una vacuna de covid eran menos efectivos contra la variante ómicron.

El profesor Danny Altmann, un inmunólogo del Imperial College en Londres, dijo que quedabas con “absolutamente nada” y eras “presa fácil para una infección”.

Así que, hay que regresar a las clases.

Cada dosis de la vacuna desata otra ola de evolución de anticuerpos en el sistema inmune. Va en busca de mejores anticuerpos que puedan adherirse más firmemente al virus. Es un proceso llamado maduración de la afinidad.

“Tus anticuerpos adquieren mejor forma a medida que pasa el tiempo, se vuelven más refinados y más sofisticados”, comentó el profesor Altmann.

Si estos anticuerpos pueden adherirse más fuertemente al coronavirus, les quedaría más difícil a las mutaciones de ómicron ayudarle a liberarse. Y aunque la nueva variante ha mutado considerablemente, sigue siendo el mismo virus fundamental y tiene partes que no han cambiado nada.

Dosis adicionales de la vacuna también hacen que el sistema inmune amplíe su repertorio de anticuerpos a medida que encuentra nuevas maneras de atacar el virus.

Punto de vacunación en España, con una fila de personas esperando

Getty Images
Varios países han acelerado sus programas de vacunación contra la covid, ofreciendo en particular las dosis de refuerzo.

Cuestión de números

No se trata únicamente de la calidad de los anticuerpos, también aumenta la cantidad con las dosis de refuerzo.

“Tienes más (anticuerpos), su concentración en la sangre aumenta y no sabemos por cuánto tiempo, pero entre más veces te vacunes la memoria inmune perdura más“, señaló el profesor Charles Bangham de Imperial College.

El impacto de todo esto está claro en los mismos estudios que demostraron que dos dosis eran más débiles contra ómicron. La protección contra los síntomas de covid aumentó casi al 75% después de la tercera dosis.

En otras áreas del sistema inmune, la dosis de refuerzo también les están dando a nuestro cuerpo la delantera contra futuras variantes.

Las células B son la parte del cuerpo que produce anticuerpos en masa. Después de la dosis de refuerzo, algunas se desarrollan para producir esos anticuerpos súperpegajosos y altamente refinados. Otros pueden detectar el coronavirus, pero se mantienen sin madurar y flexibles.

“Estos pueden salir en diferentes direcciones y cuando proliferan empiezan a perseguir la nueva variante”, dijo el profesor Ball.

Y luego vienen las células T que, una vez más, se vuelven más abundantes y mejor preparadas para atacar los virus de la covid en respuesta a la dosis de refuerzo.

Ilustración de anticuerpos atacando un coronavirus

Getty Images

Las células T usan un truco diferente para detectar el virus y patrullar nuestro cuerpo en busca de cualquier señal de que las células están siendo infectadas de covid. Las células T reconocen parte del coronavirus que el mismo virus encuentra más difícil de mutar.

Así que, mientras ómicron se escabulle de nuestro sistema inmune, cada dosis de vacuna y, en efecto, cada infección, nos están dando a las defensas de nuestro cuerpo más herramientas para darle caza.

Todo esto es un buen augurio para las vacunas que nos protegen de enfermarnos gravemente.

“La inmunidad contra un virus casi nunca es absoluta -casi siempre te puedes volver a reinfectar y lo que quieres es que esa infección sea tan trivial que ni sabrás que la tienes o es muy leve”, concluyó el profesor Bangham.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=iTN15a4nWBw&t=4s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.