Entre vecinos de cama nos animábamos para salir: paciente de COVID
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Hospital Juárez

Entre vecinos de cama nos animábamos para salir, narra paciente recuperado de COVID

Al no poder ver a sus familiares y con acceso restringido entre el mismo personal de salud, la única compañía para los pacientes en las largas horas de hospitalización son los otros afectados por esta enfermedad.
Hospital Juárez
1 de mayo, 2020
Comparte

Aislados en la sala de un hospital, al lado de un paciente entubado, Román y otros dos hombres, sospechosos de tener COVID-19, encontraron en las pláticas y la añoranza por la buena comida la mejor forma de pasar la hospitalización y darse ánimos. 

“Decíamos, híjole, imagínate un pozole, una barbacoa, unos taquitos, una coquita bien fría. Así nos pasábamos un rato, pensando en todo eso rico. Y nos imaginábamos comiéndolo. Después, cuando llegaba la comida, teníamos que bajar a la realidad y comernos lo que nos llevaban, que no era malo, pero pues era la comida insípida de un hospital”. 

Román dice que pese a eso, se la comían. “Sabíamos que nos teníamos que alimentar para estar más fuertes y librarla, queríamos vivir y le echábamos ganas. De pronto sí caíamos en la depresión y entonces no animábamos unos a otros”. 

Lee: “Te llevas el cuerpo de tu madre o se lo lleva el MP”: funerarias colapsan por COVID-19

Separados de la familia, con la que no pueden tener contacto ni por teléfono – en el Hospital Juárez en la CDMX, donde él estaba ingresado, no les permiten tenerlo para que no se vuelva un vehículo de contaminación– los pacientes tienen casi como única compañía a los vecinos de cama. 

Los médicos entran solo un rato, en la mañana y desde afuera están al pendiente, cuenta Román. Son las enfermeras las que los visitan más, para checar su estado y darles los medicamentos. Pero la mayor parte del tiempo solo ven a los compañeros de sala. 

“Acostado, con tus dolores y la fiebre, te pierdes en el tiempo, parece que éste no pasa. Yo me acuerdo que veía el reloj, eran las 5 de la tarde, sentía que pasaba un buen rato, lo volvía a ver y apenas eran las 5:05, así que para pasarla mejor, nos pusimos a platicar entre los tres compañeros de la sala que podíamos hablar”. 

Se contaron la vida en esos días, los trabajos, las familias, la rutina. Román trabaja en la Central de Abastos, en una bodega de chiles. No tiene la certeza pero cree que ahí se contagió del virus. 

Aunque la verdad es que no sabe si realmente tuvo COVID. Su prueba salió negativa. “Estuvo muy raro porque tenía todos los síntomas, fiebre muy alta, tos, cuando llegué al hospital ya tenía problemas respiratorios, ya no estaba oxigenando bien, pero dos veces me hicieron la prueba y las dos veces salió negativa”. 

Entérate: Parir en los tiempos de COVID-19: parteras ofrecen alternativa a hospitales

Por los síntomas, Román estuvo en un área COVID del Hospital Juárez. Ingresó el domingo 19 de abril en la noche y ya no vio más a su familia. Solo sabía de ellos cuando algún médico o alguna enfermera le decían que ya les habían dado los informes. “Me decían, ah, sí, allá abajo está tu esposa, le dijimos esto, y ya, era todo lo que yo sabía”. 

Román dice que él tuvo dos días muy malos. “La fiebre no bajaba, tenía dolor de cabeza, no podía respirar bien y me empecé a desesperar, como que me deprimí. Así nos pasaba. Nos dábamos ánimos unos a otros ahí en la sala, nos decíamos que íbamos a salir, que teníamos que echarle ganas porque afuera nos esperaba la familia, y eso nos ayudó mucho”. 

Fue hasta el sexto día de estar hospitalizado que Román empezó a mejorar. Cedió la fiebre, empezó a respirar mejor. 

“Dicen los doctores que me ayudó que no estoy tan grande, tengo 41 años. Pero desde hace un año me diagnosticaron con diabetes, y no seguía mucho la dieta. Tomaba refresco, no diario, pero sí. Eso me afectó. Sí perjudican mucho las condiciones de riesgo, ahí en la sala el paciente que estaba entubado tenía 31 años, pero era obeso, pesaba más de 100 kilos”.

Al noveno día de estar en el hospital a Román lo dieron de alta. Salió este lunes 27 de abril. Ese mismo día hubo otras altas en el Hospital Juárez. 

Este lunes Román en silla de ruedas y otros siete pacientes fueron dados de alta del Hospital Juárez.

Este lunes Román en silla de ruedas y otros siete pacientes fueron dados de alta del Hospital Juárez.

En total, seis hombres y dos mujeres provenientes de la Ciudad de México y del Estado de México, se sumaron a los 74 pacientes que hasta este fin de semana también respondieron al tratamiento, los medicamentos y los cuidados de los especialistas del hospital y fueron dados de alta.  

Román ya está en casa, pero debe seguir aislado. Aunque su resultado salió negativo, por haber estado en una sala COVID, necesita seguir la cuarentena por protección a su familia. 

“Tengo que cumplir 20 días más encerrado en mi habitación. No salgo para nada. Pero ya estoy en casa, con la comida de casa, mi esposa ya no tiene que ir todos los días al hospital por los informes. Ya estamos todos aquí. Ella y mis tres hijos están bien. Yo estoy feliz de estar recuperado”. 

Román no se olvida de mandar un mensaje, “hay que hacerle hincapié a la gente que no agredan al personal médico, allá adentro, en el hospital, ellos son los que nos cuidan. A mí me trataron muy bien. Todos fueron muy amables a pesar de que al atendernos se ponen en riesgo. No es justo que los maltraten, que les avienten cloro, ellos nos salvan la vida”. 

Por supuesto, tampoco se olvida de sus compañeros de sala. “Nos dimos el Face y los rumbos y pues seguro sí nos vamos a buscar más adelante, cuando estemos mejor todos, ellos todavía se quedaron en el hospital, pero estaban mejor, más adelante nos buscaremos porque pues ahí era lo único que teníamos esos compañeros y no nos vamos a olvidar”.

Familiares esperaron afuera del área COVID, la salida de quienes este lunes recibieron su alta médic

Familiares esperaron afuera del área COVID, la salida de quienes este lunes recibieron su alta médic

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El inquietante aumento de los suicidios entre las mujeres en Japón durante la pandemia

Los efectos económicos y sociales de la pandemia y una conducta de imitación por casos de suicidio entre celebridades están impulsando este "impactante" fenómeno en el país asiático.
23 de febrero, 2021
Comparte

Japón informa de los suicidios con mayor rapidez y precisión que cualquier otro país del mundo. A diferencia de la mayoría de los países, se recopilan las cifras al final de cada mes.

Durante la pandemia de covid-19 los números han contado una historia inquietante.

En 2020, las tasas de suicidio en Japón subieron por primera vez en 11 años. Lo más sorprendente es que, mientras los suicidios masculinos descendieron ligeramente, las tasas entre las mujeres se dispararon casi un 15%.

Solo en octubre, la tasa de suicidios femeninos en el país dio un salto de más del 70%, en comparación con el mismo mes del año anterior.

¿Qué está ocurriendo? ¿Y por qué la pandemia parece estar afectando mucho más a las mujeres que a los hombres?

*Advertencia: Algunos pueden encontrar el contenido de esta historia perturbador

Encontrarse cara a cara con una joven que ha intentado suicidarse en repetidas ocasiones es una experiencia inquietante. Ha despertado en mí un nuevo respeto por quienes trabajan en la prevención del suicidio.

Estoy sentada en un centro de acogida en el barrio rojo de Yokohama, dirigido por una organización benéfica dedicada a la prevención del suicidio que se llama Proyecto Bond.

Al otro lado de la mesa hay una mujer de 19 años, con el pelo recogido. Está sentada. Muy quieta.

En silencio, sin mostrar emoción alguna, empieza a contarme su historia.

Dice que todo empezó cuando tenía 15 años. Su hermano mayor empezó a abusar de ella con violencia. Al final se escapó de casa, pero eso no puso fin al dolor y la soledad.

Acabar con su vida parecía la única salida.

“Desde el año pasado por estas fechas, he estado entrando y saliendo del hospital muchas veces”, me cuenta.

“Intenté muchas veces suicidarme, pero no lo conseguí, así que ahora supongo que he renunciado a intentar morir”.

Lo que la detuvo fue la intervención del Proyecto Bond. Le encontraron un lugar seguro para vivir y empezaron a darle asesoramiento intensivo.

Jun Tachibana es la fundadora del Proyecto Bond. Es una mujer fuerte, de 40 años, con un optimismo infatigable.

Jun Tachibana

BBC
Tachibana, del Proyecto Bond, afirma que la covid-19 parece estar llevando al límite a quienes ya son vulnerables.

“Cuando las chicas tienen verdaderos problemas y sufren, realmente no saben qué hacer”, asevera.

“Nosotros estamos aquí, dispuestos a escucharlas, a decirles: estamos con vosotras”.

Tachibana afirma que la pandemia parece estar llevando al límite a quienes ya son vulnerables.

Describe algunas de las desgarradoras llamadas que ha recibido su personal en los últimos meses.

Escuchamos muchas frases como “Quiero morir” o “No tengo adónde ir”, asegura. “Dicen: ‘Es tan doloroso, me siento tan sola que quiero desaparecer'”.

Para quienes sufren abusos físicos o sexuales, la pandemia ha empeorado mucho la situación.

“Una chica con la que hablé el otro día me confesó que su padre la acosa sexualmente”, cuenta Tachibana.

“Pero, debido a la pandemia, su padre no trabaja mucho y está más en casa, así que no puede escaparse de él”.

Un patrón “muy inusual”

Si se observan los anteriores periodos de crisis en Japón, como la crisis bancaria de 2008 o el colapso del mercado bursátil y la burbuja inmobiliaria a principios de la década de 1990, el impacto se dejó sentir sobre todo en los hombres de mediana edad.

Se observaron grandes picos en las tasas de suicidio masculino.

Pero la crisis de la covid-19 es diferente, está afectando a los jóvenes y, en particular, a las mujeres jóvenes. Las razones son complejas.

Número de suicidios en Japón. 2008 - 2020. .

Japón solía tener la tasa de suicidio más alta del mundo desarrollado.

En la última década, ha tenido un gran éxito en la reducción de las tasas de suicidio: han caído alrededor de un tercio.

La profesora Michiko Ueda es una de las principales expertas en suicidios de Japón. Me cuenta lo impactante que ha sido presenciar el fuerte retroceso de los últimos meses.

“Este patrón de suicidios femeninos es muy, muy inusual”, me revela.

“Nunca había visto un aumento tan grande en mi carrera como investigadora en este tema. Lo que ocurre con la pandemia de coronavirus es que las industrias más afectadas son las que cuentan con personal femenino, como el turismo y el comercio minorista y las industrias alimentarias”.

Japón ha visto aumentar considerablemente el número de mujeres solteras que viven solas -muchas de ellas optan por ello en lugar de casarse- lo que desafía los tradicionales roles de género que aún perviven en el país.

La profesora Ueda afirma que las mujeres jóvenes también son mucho más propensas a tener empleos precarios.

depresión

Getty Images
En octubre del año pasado, 879 mujeres se quitaron la vida. Esto supone un aumento de más del 70% respecto al mismo mes de 2019.

“Muchas mujeres ya no están casadas”, relata.

“Tienen que mantener su propia vida y no tienen trabajos permanentes. Así que, cuando ocurre algo, por supuesto, se ven afectadas muy duramente”.

“El número de pérdidas de empleo entre el personal no permanente es enorme en los últimos ocho meses”.

Hay un mes que destaca. En octubre del año pasado, 879 mujeres se quitaron la vida. Esto supone un aumento de más del 70% respecto al mismo mes de 2019.

Los titulares de los periódicos dieron la voz de alarma.

Algunos comparaban el número total de suicidios de hombres y mujeres en octubre (2.199) con el número total de muertes en Japón por coronavirus hasta ese momento (2.087).

Algo particularmente extraño estaba ocurriendo.

El 27 de septiembre del año pasado, una actriz muy famosa y popular llamada Yuko Takeuchi fue encontrada muerta en su casa. Después se conoció que se había quitado la vida.

Yuko Takeuchi

Getty Images
La actriz japonesa Yuko Takeuchi fue encontrada muerta en su casa y los expertos han percibido un efecto de imitación.

Yasuyuki Shimizu es un antiguo periodista que ahora dirige una organización benéfica dedicada a combatir el problema del suicidio en Japón.

“Desde el día en que se hace público que un famoso se ha quitado la vida, el número de suicidios aumenta y se mantiene así durante unos 10 días”, estima.

“A partir de los datos podemos ver que el suicidio de la actriz el 27 de septiembre provocó 207 suicidios femeninos en los 10 días siguientes”.

Si se observan los datos de los suicidios de mujeres de la misma edad que Yuko Takeuchi, las estadísticas son aún más reveladoras.

“Las mujeres de 40 años fueron las más influenciadas de todos los grupos de edad”, sostiene Shimizu.

“Para ese grupo (la tasa de suicidio) se duplicó con creces”.

Otros expertos coinciden en que existe una conexión muy fuerte entre los suicidios de famosos y un repunte inmediato de los suicidios en los días posteriores.

El fenómeno de los famosos

Este fenómeno no es exclusivo de Japón, y es una de las razones por las que informar sobre el suicidio es tan difícil.

Cuanto más se hable del suicidio de un famoso en los medios de comunicación y en las redes sociales, mayor será el impacto en otras personas vulnerables.

Una investigadora de este tema es Mai Suganuma. Ella misma vivió de cerca un suicidio. Cuando era adolescente, su padre se quitó la vida.

Ahora colabora en apoyar a las familias de otras personas que se han suicidado.

Y al igual que el coronavirus está dejando a familias sin poder llorar a sus seres queridos, también está haciendo más difícil la vida a los parientes de las víctimas de suicidio.

“Cuando hablo con los familiares, su sentimiento por no poder salvar a su ser querido es muy fuerte, lo que a menudo hace que se culpen a sí mismos”, explica Mai Suganuma.

People walk past the entrance of an Karaoke store closed due to the spread of the conoravirus in Tokyo

Getty Images
Las calles de Japón se han vaciado por la tercera ola de la pandemia.

“Yo también me culpé por no haber podido salvar a mi padre”.

“Ahora les dicen que deben quedarse en casa. Me preocupa que el sentimiento de culpa se haga más fuerte. Para empezar, los japoneses no hablan de la muerte. No tenemos una cultura de hablar de los suicidios”.

Japón se encuentra ahora en la tercera ola de infecciones por covid-19, y el gobierno ha ordenado un segundo estado de emergencia.

Es probable que se prolongue hasta bien entrado febrero. Más restaurantes, hoteles y bares están cerrando sus puertas. Más personas están perdiendo sus empleos.

Para Ueda hay otra pregunta persistente. Si esto ocurre en Japón, sin cierres estrictos, y con relativamente pocas muertes por el virus, ¿qué está ocurriendo en otros países donde la pandemia es mucho peor?


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=JpWiPF_rmY0

https://www.youtube.com/watch?v=ElxR2is1_bk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.