Entre vecinos de cama nos animábamos para salir: paciente de COVID
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Hospital Juárez

Entre vecinos de cama nos animábamos para salir, narra paciente recuperado de COVID

Al no poder ver a sus familiares y con acceso restringido entre el mismo personal de salud, la única compañía para los pacientes en las largas horas de hospitalización son los otros afectados por esta enfermedad.
Hospital Juárez
1 de mayo, 2020
Comparte

Aislados en la sala de un hospital, al lado de un paciente entubado, Román y otros dos hombres, sospechosos de tener COVID-19, encontraron en las pláticas y la añoranza por la buena comida la mejor forma de pasar la hospitalización y darse ánimos. 

“Decíamos, híjole, imagínate un pozole, una barbacoa, unos taquitos, una coquita bien fría. Así nos pasábamos un rato, pensando en todo eso rico. Y nos imaginábamos comiéndolo. Después, cuando llegaba la comida, teníamos que bajar a la realidad y comernos lo que nos llevaban, que no era malo, pero pues era la comida insípida de un hospital”. 

Román dice que pese a eso, se la comían. “Sabíamos que nos teníamos que alimentar para estar más fuertes y librarla, queríamos vivir y le echábamos ganas. De pronto sí caíamos en la depresión y entonces no animábamos unos a otros”. 

Lee: “Te llevas el cuerpo de tu madre o se lo lleva el MP”: funerarias colapsan por COVID-19

Separados de la familia, con la que no pueden tener contacto ni por teléfono – en el Hospital Juárez en la CDMX, donde él estaba ingresado, no les permiten tenerlo para que no se vuelva un vehículo de contaminación– los pacientes tienen casi como única compañía a los vecinos de cama. 

Los médicos entran solo un rato, en la mañana y desde afuera están al pendiente, cuenta Román. Son las enfermeras las que los visitan más, para checar su estado y darles los medicamentos. Pero la mayor parte del tiempo solo ven a los compañeros de sala. 

“Acostado, con tus dolores y la fiebre, te pierdes en el tiempo, parece que éste no pasa. Yo me acuerdo que veía el reloj, eran las 5 de la tarde, sentía que pasaba un buen rato, lo volvía a ver y apenas eran las 5:05, así que para pasarla mejor, nos pusimos a platicar entre los tres compañeros de la sala que podíamos hablar”. 

Se contaron la vida en esos días, los trabajos, las familias, la rutina. Román trabaja en la Central de Abastos, en una bodega de chiles. No tiene la certeza pero cree que ahí se contagió del virus. 

Aunque la verdad es que no sabe si realmente tuvo COVID. Su prueba salió negativa. “Estuvo muy raro porque tenía todos los síntomas, fiebre muy alta, tos, cuando llegué al hospital ya tenía problemas respiratorios, ya no estaba oxigenando bien, pero dos veces me hicieron la prueba y las dos veces salió negativa”. 

Entérate: Parir en los tiempos de COVID-19: parteras ofrecen alternativa a hospitales

Por los síntomas, Román estuvo en un área COVID del Hospital Juárez. Ingresó el domingo 19 de abril en la noche y ya no vio más a su familia. Solo sabía de ellos cuando algún médico o alguna enfermera le decían que ya les habían dado los informes. “Me decían, ah, sí, allá abajo está tu esposa, le dijimos esto, y ya, era todo lo que yo sabía”. 

Román dice que él tuvo dos días muy malos. “La fiebre no bajaba, tenía dolor de cabeza, no podía respirar bien y me empecé a desesperar, como que me deprimí. Así nos pasaba. Nos dábamos ánimos unos a otros ahí en la sala, nos decíamos que íbamos a salir, que teníamos que echarle ganas porque afuera nos esperaba la familia, y eso nos ayudó mucho”. 

Fue hasta el sexto día de estar hospitalizado que Román empezó a mejorar. Cedió la fiebre, empezó a respirar mejor. 

“Dicen los doctores que me ayudó que no estoy tan grande, tengo 41 años. Pero desde hace un año me diagnosticaron con diabetes, y no seguía mucho la dieta. Tomaba refresco, no diario, pero sí. Eso me afectó. Sí perjudican mucho las condiciones de riesgo, ahí en la sala el paciente que estaba entubado tenía 31 años, pero era obeso, pesaba más de 100 kilos”.

Al noveno día de estar en el hospital a Román lo dieron de alta. Salió este lunes 27 de abril. Ese mismo día hubo otras altas en el Hospital Juárez. 

Este lunes Román en silla de ruedas y otros siete pacientes fueron dados de alta del Hospital Juárez.

Este lunes Román en silla de ruedas y otros siete pacientes fueron dados de alta del Hospital Juárez.

En total, seis hombres y dos mujeres provenientes de la Ciudad de México y del Estado de México, se sumaron a los 74 pacientes que hasta este fin de semana también respondieron al tratamiento, los medicamentos y los cuidados de los especialistas del hospital y fueron dados de alta.  

Román ya está en casa, pero debe seguir aislado. Aunque su resultado salió negativo, por haber estado en una sala COVID, necesita seguir la cuarentena por protección a su familia. 

“Tengo que cumplir 20 días más encerrado en mi habitación. No salgo para nada. Pero ya estoy en casa, con la comida de casa, mi esposa ya no tiene que ir todos los días al hospital por los informes. Ya estamos todos aquí. Ella y mis tres hijos están bien. Yo estoy feliz de estar recuperado”. 

Román no se olvida de mandar un mensaje, “hay que hacerle hincapié a la gente que no agredan al personal médico, allá adentro, en el hospital, ellos son los que nos cuidan. A mí me trataron muy bien. Todos fueron muy amables a pesar de que al atendernos se ponen en riesgo. No es justo que los maltraten, que les avienten cloro, ellos nos salvan la vida”. 

Por supuesto, tampoco se olvida de sus compañeros de sala. “Nos dimos el Face y los rumbos y pues seguro sí nos vamos a buscar más adelante, cuando estemos mejor todos, ellos todavía se quedaron en el hospital, pero estaban mejor, más adelante nos buscaremos porque pues ahí era lo único que teníamos esos compañeros y no nos vamos a olvidar”.

Familiares esperaron afuera del área COVID, la salida de quienes este lunes recibieron su alta médic

Familiares esperaron afuera del área COVID, la salida de quienes este lunes recibieron su alta médic

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Polvo del Sahara: qué provoca la densa nube que viaja desde África hasta América

Una capa de aire sahariana -una masa de aire muy seco y lleno de polvo del desierto norafricano- se mueve hacia América
23 de junio, 2020
Comparte

Una gigantesca mancha opaca enturbia desde hace días parte del Atlántico.

En las imágenes que captan los satélites, desde África hasta el Caribe, una nube marrón enturbia el tradicional azul o el blanco en espiral que suelen ser típicos en esa área en otras épocas del año.

Es la señal inequívoca de que otra capa de aire sahariana -una masa de aire muy seco y lleno de polvo del desierto norafricano- se mueve hacia América.

En el Caribe ya han comenzado a sentir sus efectos: varios países del área han recomendado a sus ciudadanos que usen mascarillas y eviten actividades al aire libre dada las altas concentraciones de partículas en el aire.

Y también, han emitido advertencias para embarcaciones por la reducción de la visibilidad en la navegación que provoca el polvo sahariano.

Puerto Rico
Getty Images

En San Juan de Puerto Rico se ha reducido la visibilidad

De acuerdo con Olga Mayol, experta del Instituto de Estudios de Ecosistemas Tropicales de la Universidad de Puerto Rico, la actual nube tiene las concentraciones más altas de partículas de polvo observadas en la región en el último medio siglo.

El fenómeno comenzó a observarse en un área del oeste de África hace una semana y ahora ha recorrido más de 5.000 kilómetros hacia el Caribe, incluido territorio continental de América, como Venezuela.

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.UU. (NOAA) pronostica que la columna de polvo del Sahara continuará moviéndose hacia el oeste a través del Mar Caribe hasta alcanzar áreas del norte de Suramérica, Centroamérica y la costa del Golfo de EE.UU. en los próximos días.

Varios países del área ya han reportado la presencia de polvo del Sahara y usuarios de redes sociales han compartido algunas imágenes de paisajes cambiados por la nube o de uno de los espectáculos más interesantes que produce: intensos colores en los amaneceres y atardeceres.

Caracas

EPA
El polvo africano llegó a Caracas y nubló la visibilidad de la capital venezolana.

¿De qué se trata?

Esta masa de aire seco y cargado de partículas de arena se forma sobre el desierto del Sahara al final de la primavera, el verano y principios del otoño y generalmente se mueve hacia el oeste sobre el océano Atlántico tropical cada tres o cinco días.

Cuando ocurre, suele ser de corta duración: no dura más de una semana, pero la presencia de vientos alisios en ciertas épocas del año la hace más propensa a que pueda cruzar el Atlántico y recorrer más de 10.000 kilómetros.

https://twitter.com/hurricanetrack/status/1274839316519358465

¿Con qué frecuencia ocurre?

La llegada a América de la nube de polvo del Sahara no es inusual y ocurre varias veces al año, sin embargo, según los meteorólogos, esta es una de las más densas que llega en el último medio siglo.

Tradicionalmente, la actividad de la capa de aire sahariana aumenta a mediados de junio, alcanza su punto máximo desde fines de junio hasta mediados de agosto y comienza a disminuir rápidamente después de mediados de ese mes.

https://twitter.com/CIRA_CSU/status/1274025903220092930

Durante su periodo de mayor actividad, la capa de aire sahariana llega hasta Florida, América Central e incluso Texas y cubre enormes áreas del Atlántico, equivalentes a todo el territorio de EE.UU. y Canadá juntos.

De acuerdo con la NOAA, cada año, más de 100 millones de toneladas de polvo sahariano soplan entre África y algunas veces llega incluso hasta la cuenca del río Amazonas.

La capa de polvo forma una nube generalmente de entre 3 y 5 kilómetros de espesor y se encuentra a una altura de entre uno y dos kilómetros en la atmósfera.

¿Cuáles son sus efectos?

Como todo fenómeno de la naturaleza, las nubes de polvo del Sahara contribuyen en diversas formas a los ciclos naturales del planeta.

En primer lugar, el calor de la capa actúa para estabilizar la atmósfera cuando el aire cálido de la nube de polvo se eleva por encima del aire relativamente más frío y denso.

Mapa de la Tierra que muestra el polvo del Sahara cruzando el Océano Atlántico

NASA
El polvo está compuesto de diferentes elementos químicos que fertilizan tanto los suelos como el océano.

El polvo mineral suspendido también absorbe la luz solar, lo que contribuye a la regulación de las temperaturas del planeta.

Los minerales contenidos en el polvo también reponen los nutrientes en los suelos de las zonas tropicales, que se ven afectados por las tradicionales lluvias de la región.

Algunos de los químicos que contiene pueden contribuir a la vida en los océanos, aunque algunos expertos han alertado de que algunos tóxicos también pueden ser nocivos para algunas especies, como los corales.

Según la NOAA, el calor, la sequedad y los fuertes vientos asociados con la capa de aire sahariana suprimen también la formación e intensificación de los ciclones tropicales.

El Centro Nacional de Huracanes de EE.UU. proyectó para este 2020 una temporada ciclónica más intensa de lo habitual, pero si más nubes de este tipo se forman en los próximos meses, la formación de huracanes intensos podría verse debilitada.

¿Qué implica para la salud humana?

Uno de los efectos nocivos de la nube de polvo del Sahara está vinculado con la salud humana, dado que afecta considerablemente la calidad del aire.

El aire seco y polvoriento de la capa de aire sahariana tiene aproximadamente un 50% menos de humedad que la atmósfera tropical típica, lo que puede afectar desde la piel hasta los pulmones.

Su alto contenido de partículas también puede resultar nocivo para personas con problemas respiratorios e incluso, provocar problemas de alergias o irritación de los ojos o mucosas.

https://twitter.com/NWSEastern/status/1274073027823763458

En los actuales contextos, con una pandemia de coronavirus que afecta a la región y ha provocado miles de muertos, las autoridades sanitarias de algunos países han alertado sobre el riesgo extra que esta nube de polvo supone para personas con problemas respiratorios.

El domingo, el Departamento de Salud de Puerto Rico alertó que las personas con asma, enfermedades respiratorias y alergias, “así como aquellas que se han contagiado con covid-19” deberían extremar las precauciones para no agravar sus condiciones de salud.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Op_reZynv3o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.