Brasil: Se disparan muertes por coronavirus de personas negras
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Pedro Conforte/Plantão Enfoco

El número de personas negras que mueren por coronavirus se dispara en Brasil

Un estudio de Pública revela que las muertes y hospitalizaciones en la población negra y morena aumentan en mayor proporción que en la población blanca.
Pedro Conforte/Plantão Enfoco
24 de mayo, 2020
Comparte

En dos semanas, el número de personas negras que ha muerto por COVID-19 en Brasil se ha multiplicado por cinco. Del 11 al 26 de abril, las muertes de pacientes negros confirmados por el Gobierno Federal pasaron de ser un poco más de 180 a más de 930. Además, el número de brasileños negros hospitalizados por Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SRAS) causado por el coronavirus aumentó en 5.5 veces.

El aumento de muertes en pacientes blancos fue mucho menor: en las mismas dos semanas, el número aumentó en un poco más del triple, y el número de brasileños blancos hospitalizados aumentó en una proporción similar.

El gran aumento de casos de negros hospitalizados o fallecidos por COVID-19 ha evidenciado las desigualdades raciales en Brasil: en la población negra, muere uno de cada tres hospitalizados por SARS causada por el coronavirus; mientras que en la población blanca muere uno de cada 4.4 hospitalizados.

Estos datos se han extraído del resultado de un análisis realizado por Pública basado en boletines epidemiológicos del Ministerio de Salud que contienen información sobre raza y color en las hospitalizaciones y muertes por coronavirus. El Gobierno Federal publicó estas cifras actualizadas solo hasta el 26 de abril.

Lee más: Científicos descartan que la hidroxicloroquina combatan el COVID como promocionan Trump y Bolsonaro

 Abren fosas en el cementerio Vila Nova Cachoeirinha, que sirve a la comunidad de Brasilândia, un barrio de São Paulo donde los negros representan la mitad de la población y tienen el mayor número de muertes por COVID-19

Foto: José Cícero da Silva/Agência Pública

Por cada muerte en Moema, mueren cuatro en Brasilândia

São Paulo, la ciudad más grande del país y que tiene la mayor cantidad de muertes por COVID-19, presenta el mayor número de muertes por la enfermedad en los barrios donde la población negra está más concentrada. Según Pública, de los diez barrios con el mayor número absoluto de muertes causadas por el coronavirus, ocho tienen más negros que el promedio de São Paulo.

El barrio con el mayor número absoluto de muertes es Brasilândia, con 103 casos. La población en esa región es de alrededor 50 % negra (el promedio en São Paulo es del 37 %). En el extremo opuesto, el barrio con menos población negra de la ciudad, Moema, tuvo 26 muertes. El número promedio de negros en esa región es inferior al 6 %.

Incluso si ajustamos las muertes al número de habitantes, los dos barrios tienen realidades diferentes: en comparación con el número de habitantes en Moema, Brasilândia tiene aproximadamente un 25 % más de muertes. Agencia Pública utilizó los datos del último Censo (2010) para calcular la población y la raza/color de sus habitantes.

En los barrios suburbanos con más habitantes negros que el promedio en São Paulo se ha disparado los casos de COVID-19, y con ellos, las muertes. En Jardim Ângela, el barrio con el mayor porcentaje de negros en toda la ciudad, las muertes por coronavirus casi se triplicaron en aproximadamente dos semanas. En los barrios con una mayoría de población negra, como Grajaú, Parelheiros, Itaim Paulista, Jardim Helena, Capão Redondo y Pedreira, se duplicaron con creces las muertes de COVID-19 durante el mismo período.

Entérate: 4 errores que llevaron a Brasil a convertirse en epicentro de la pandemia en AL

El avance del coronavirus en los suburbios de São Paulo ha acortado la distancia de muertes entre los barrios más ricos, donde aparecieron los primeros casos de COVID-19. El 17 de abril, los vecindarios con menos población negra que el promedio de la ciudad tuvieron un 13 % más de muertes que las regiones donde viven más negros. Dos semanas después, esa diferencia cayó al 3 %. Si la tendencia continúa, los barrios donde viven más negros que el promedio en la ciudad deberían superar a los barrios donde viven menos negros.

Los lugares donde viven los negros son precisamente aquellos con el Índice de Desarrollo Humano Municipal (IDHM) más bajo. Los diez barrios con el peor IDHM en São Paulo tienen más negros que el promedio de la ciudad. Los diez con el mejor IDHM tienen menos negros que el promedio. En los diez barrios con el mayor número absoluto de muertes, ocho tienen un IDHM considerado promedio, por debajo de 0,8. Es precisamente en estos ocho barrios donde el número promedio de habitantes negros está por encima del promedio de la ciudad.

En Río, los barrios con más negros que el promedio de la ciudad ya acumulan más muertes.

Foto: PMRJ

 En Río, los crecientes casos de COVID-19 en los barrios donde hay más habitantes negros que el promedio de la ciudad han llevado a estas zonas a registrar cada vez más muertes.

En la capital de Río, los barrios con más negros que el promedio de la ciudad ya tienen más muertes en números absolutos que los barrios con menos negros.

El aumento de casos en los suburbios y barrios marginales ha llevado a estas zonas a registrar cada vez más muertes. Actualmente, Campo Grande, con más del 50 % de habitantes negros, es el barrio con más muertes. La región superó a Copacabana, que anteriormente era el lugar con el mayor número absoluto de muertes por COVID-19. Después de Copacabana, Bangu y Realengo, dos barrios con mayoría de población negra ocupan el tercer y cuarto lugar con más muertes en la ciudad.

En Rocinha, el barrio marginal más grande de la ciudad, ya hay nueve muertes según los datos oficiales. Los médicos que prestan servicio en esa comunidad cuestionan el número y señalan que ya habría 22 muertes en la favela.

La relación entre el número de casos confirmados y las muertes también son bastantes diferentes entre los barrios ricos y pobres de Río de Janeiro, lo que puede indicar dificultades para que los residentes de las favelas y los suburbios se sometan a exámenes. En Rocinha, por ejemplo, hay más del doble de muertes en relación con casos confirmados que en Leblon. Los barrios con más casos confirmados son Copacabana y Barra da Tijuca.

En Amazonas, los blancos sobreviven más que los negros

En Amazonas, donde el sistema de salud pública ya se ha derrumbado, las muertes de negros son más frecuentes que las de blancos entre las personas que desarrollan condiciones severas de COVID-19. Según Pública, muere un negro por cada 2.4 casos en estado grave y, entre los blancos, se registra una muerte por cada 3.2 pacientes gravemente enfermos.

Te puede interesar: Cómo se conectan los casos de coronavirus COVID-19 de México y Brasil con Italia

El estado, que fue el primero en tener la capacidad máxima de unidades de cuidados intensivos para pacientes con COVID-19, ha registrado un aumento más significativo entre los negros en estado grave que entre los blancos. A finales de abril, en menos de una semana, el número de pacientes negros gravemente enfermos se duplicó.

La mayoría absoluta de muertes en Amazonas son de personas negras: más de 13 negros murieron por cada muerte blanca. El departamento de salud ya ha registrado a unos 850 pacientes negros en estado grave y más de 340 muertes. Entre los blancos, hubo 81 casos graves y 25 muertes. Los datos de raza y color se actualizaron el 29 de abril.

 En Manaos, la primera ciudad brasileña en registrar un colapso del sistema de salud pública, más de 13 pacientes negros murieron por cada muerte en la población blanca. 

Foto: Alex Pazuello/Semcom

A pesar de que los datos muestran que hubo un mayor aumento de muertes en la población negra y se registraron más muertes entre los pacientes hospitalizados, el Gobierno Federal no revela detalles sobre esta información. Por ejemplo, no hay información sobre cuántos casos fueron confirmados por raza/color ni sobre el número de pruebas en negros, blancos y otros grupos.

La falta de datos oficiales sobre la raza es histórica en el país, dice el abogado Daniel Teixeira, director del Centro para Estudios de Relaciones y Desigualdades Laborales (Ceert), una organización no gubernamental centrada en promover la igualdad racial y de género.

“Hay varios factores que pueden explicar esta alta letalidad (de COVID-19 entre la población negra). Precisamente, tener más información significa que incluso podemos confirmar o excluir la importancia o relevancia de cada uno de estos factores, según sea el caso. Allí es donde radica la importancia de los datos”, defiende Teixeira. El investigador considera que la brecha no se produce solo en el área de salud y que eso es común en el país. “La falta de este tipo de artículos pudiera impedir que las personas cuenten con políticas públicas que tomen en cuenta esta situación que, históricamente, ignora las dimensiones de las desigualdades estructurales en Brasil”, señala Teixeira.

Reportaje originalmente publicado en Agencia Pública

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Texas: 4 contradicciones de la policía sobre el tiroteo que cuestiona la actuación de los agentes

Las autoridades de Texas han revelado detalles que contradicen declaraciones anteriores.
28 de mayo, 2022
Comparte

La policía de Texas ha corregido detalles clave sobre el tiroteo en una escuela de Uvalde a medida que aumentan las críticas por parte de algunos padres sobre el recuento inicial de los hechos.

El pasado martes, la pequeña y normalmente tranquila localidad, en el estado de Texas, se convirtió en el escenario de la peor masacre ocurrida en una escuela de Estados Unidos en casi una década.

Al menos 21 personas murieron (19 de ellas niños y dos maestras) cuando Salvador Ramos, un adolescente de 18 años, irrumpió en la primaria Robb con una pistola de mano y un rifle AR-15, se atrincheró en un salón de clases y comenzó a disparar.

Desde entonces se han ido revelando detalles de cómo transcurrió la jornada que cambió para siempre la vida de este pueblo fronterizo.

Pero en sus últimas declaraciones, la policía se ha retractado de otras hechas anteriormente.

1. Entró sin mayor esfuerzo

Las autoridades informaron inicialmente que Ramos intercambió disparos con un agente policial de la escuela antes de ingresar al edificio.

Poco después, durante una sesión informativa el miércoles, Steven C. McCraw, director del Departamento de Seguridad Pública (DPS), aseguró que un agente policial de la escuela “atacó” al tirador pero que no hubo intercambio de disparos.

Gente llorando tras la masacre.

Getty Images
Ramos compró legalmente dos rifles estilo AR el día en que cumplió 18 años, una semana antes del ataque.

Pero este jueves la policía reveló que el atacante deambuló afuera de la escuela durante 12 minutos antes de entrar sin ser cuestionado.

“Se informó (inicialmente) que un agente policial del distrito escolar confrontó al sospechoso cuando ingresaba. No es correcto. Entró sin obstáculos”, reveló Victor Escalon director regional del DPS.

2. La “rapidez” de la respuesta

Inicialmente, varios funcionarios estadounidenses celebraron la respuesta “rápida” de las autoridades.

Steven C. McCraw, el director del DPS, aseguró el miércoles que un agente actuó rápidamente cuando Ramos se acercaba a la escuela tras estrellar su vehículo.

El gobernador estatal Greg Abbott, por su parte, elogió la “respuesta rápida” de los “valientes funcionarios locales” que, según dijo, se habían enfrentado al pistolero antes de que ingresara a la escuela.

“Mostraron un coraje increíble”, agregó

Aula de la escuela.

Getty Images
Ramos entró libremente a la escuela por una puerta que estaba abierta a las 11:40am

Pero este jueves, Escalon reveló que la policía llegó después de que el hombre armado entrara y que fue muerto 90 minutos luego de su llegada.

La respuesta ahora es considerada como tardía y una serie de videos que muestran a padres frustrados siendo abordados y esposados ​​por la policía mientras el atacante aún estaba dentro de la escuela, ha provocado una creciente ira en Estados Unidos.

3. No ingresaron de inmediato

Este jueves, Escalón detalló que Ramos estrelló su vehículo cerca a las 11:28am, y la primera llamada de emergencia llegó dos minutos después cuando algunos testigos reportaron que habían visto a un hombre con un arma de fuego.

Ramos disparó a transeúntes, recorrió las instalaciones de la escuela y entró libremente por una puerta que estaba abierta a las 11:40am.

La policía llegó al lugar cuatro minutos después, según Escalon.

Inicialmente, la policía dijo que los oficiales estaban “adentro” tratando de actuar y se cubrieron después de ser atacados.

Pero Escalon contradijo el jueves esta versión.

Dolientes visitan el monumento a las víctimas del tiroteo en la escuela de Texas.

Getty Images

“Ellos (no) entraron de inmediato debido a los disparos que estaban recibiendo”, precisó.

A las 12:45, el pistolero fue muerto a tiros no por agentes locales. sino por una unidad táctica dirigida por agentes fronterizos estadounidenses.

Escalon restó importancia a las declaraciones anteriores de la policía de que hubo intercambios de disparos en curso durante la hora en la que Ramos estuvo en el lugar.

“La mayoría de los disparos fueron al principio”.

4. Chaleco antibalas

Inicialmente, las autoridades locales afirmaron que el hombre armado tenía un chaleco antibalas, pero luego cambiaron el discurso.

El sargento Erick Estrada, vocero del Departamento de Seguridad Pública de Texas, aseguró el miércoles que Ramon tenía “un rifle y un chaleco antibalas“.

“Después del choque (de su vehículo) salió un hombre armado, con un chaleco antibalas. Entró por una puerta en el sur (del plantel), donde se encontró con un policía y empezaron a dispararse entre ellos”, detalló.

Pero más tarde, el teniente Christopher Olivarez, vocero del Departamento de Seguridad Pública de Texas, dijo que el atacante no llevaba chaleco antibalas, sino un chaleco para guardar cargadores adicionales.

Ramos compró legalmente dos rifles estilo AR el día en que cumplió 18 años, una semana antes del ataque.

La investigación no ha encontrado indicios de que tuviera antecedentes de enfermedad mental o penales.

Pese a la línea de tiempo ofrecida por el director regional del DPS, Victor Escalon, este jueves, aún quedan muchas dudas sobre los hechos.

Escalon se negó a responder varias preguntas sobre por qué el pistolero no había sido abatido antes. Pero afirmó que había “tomado en consideración todas las preguntas” y que pronto ofrecería una actualización.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=QkzsUZOK6-0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.