Este es el protocolo que deben seguir empresas que reanuden actividades
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Higiene, sana distancia y vigilancia del IMSS: el protocolo para empresas que reanudan actividades

La Secretaría de Economía publicó el protocolo con las medidas de prevención de contagios y cuidado de poblaciones vulnerables que deberán cumplir empresas para reanudar actividades en la ’Nueva Normalidad’.
Cuartoscuro
18 de mayo, 2020
Comparte

La Secretaría de Economía publicó los Lineamientos de Seguridad Sanitaria en el Entorno Laboral, que contiene principios y estrategias sobre las medidas de promoción y protección de la salud, y para el cuidado de poblaciones vulnerables, a considerarse para la elaboración del Protocolo de Seguridad Sanitaria.

El documento detalla los lineamientos a aplicar de manera obligada para las acciones y planes para el inicio de las actividades consideradas como esenciales, como ocurre desde el 14 de mayo con la industria de la construcción, la minería y la referente a la fabricación de equipo de transporte.

Asimismo estos lineamientos se constituirán en el referente del resto de las actividades esenciales en las áreas que les resulte de aplicación.

Te puede interesar: Habrá inspecciones aleatorias a industrias en reapertura, si no cumplen acciones sanitarias se iniciarán acciones legales: AMLO

IMSS vigilará medidas en empresas

Una vez realizadas las adecuaciones necesarias de acuerdo con el protocolo de seguridad, cada empresa deberá entregar una “autoevaluación” al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), dependencia que emitirá un acuse de recibo vía electrónica y un resultado del análisis de la misma en un plazo no mayor a 72 horas.

Las empresas recibirán notificación del IMSS vía correo electrónico sobre la aprobación, solicitud de ampliación de la información o denegación del protocolo de seguridad sanitaria a los efectos de poder iniciar o no con las actividades.

En caso de negativa por parte del IMSS las empresas podrán volver a realizar el trámite y el Instituto los asesorará.

La estrategia consta de tres etapas la primera que inicia este 18 de mayo y comprende los Municipios de la Esperanza, los cuales no tienen contagios reportados por SASR-CoV-2,y ni vecindad con municipios con contagios. Y en estas localidades se dará apertura a toda la actividad laboral.

La segunda etapa se desarrolla entre el 18 y el 31 de mayo y consiste en una preparación para la reapertura. En esta etapa, las empresas o industrias dedicadas a actividades consideradas como esenciales que adopten y validen los protocolos, podrán reiniciar actividades de conformidad con el proceso establecido para tal efecto.

Asimismo, todas las empresas prepararán el proceso de implementación de sus protocolos para el reinicio seguro de actividades laborales, incluido en estos lineamientos.

La tercera etapa será el 1 de junio, cuando iniciará la reapertura socio-económica mediante un sistema de semáforo de alerta sanitaria semanal por regiones (estatal o municipal) que determinará el nivel de alerta sanitaria y definirá qué tipo de actividades están autorizadas para llevar a cabo en los ámbitos económico, laboral, escolar y social.

Lee más: Sin “nueva normalidad”: Los estados que no reinician actividades en municipios de la esperanza

Estas son las medidas que tendrán que implementar las empresas para reanudar actividades en la ‘Nueva Normalidad’:

Ingreso y egreso controlado

-Al ingreso y egreso de las personas trabajadoras, clientes y proveedores, se deberá establecer un filtro sanitario para identificar a personas con infección respiratoria aguda.

-Para aquellos en los que se detecte, se tendrá que designar un área de estancia y aislamiento, dotarlas de un cubrebocas y remitirlas a su casa o a un hospital.

-En la entrada, se les proporcionará gel antibacterial para el lavado de manos y se verificará el uso apropiado del cubrebocas.

-De ser posible, se colocarán tapetes desinfectantes con concentraciones de hipoclorito de sodio de al menos 0.5%.

-Se deberán establecer entradas y salidas exclusivas del personal, en caso de que se cuente con un solo acceso este se deberá dividir por barreras físicas, a fin de diferenciar los espacios de ingreso y egreso.

Entérate: ‘Nueva normalidad’: Estos son los municipios que pueden reiniciar actividades este lunes

Sana distancia, higiene y protección

-De acuerdo con los lineamientos, las empresas deberán capacitar a las personas trabajadoras para prevenir y controlar la propagación del virus SARS-CoV-2, con información sobre lavado de manos, práctica de los estornudos y la tos en el ángulo interno del brazo, no escupir ni tocarse la cara con manos sucias.

-También deberán capacitarlos en la limpieza y desinfección de superficies y objetos de uso común en oficinas, sitios cerrados, transporte y centros de reunión, así como mantener la sana distancia.

-Para cumplir con el distanciamiento físico entre trabajadores, se deberán modificar los “hábitos para favorecer una distancia mínima de 1.5 metros entre las personas, y la disminución de la frecuencia y el encuentro cara a cara, incluyendo la adecuación de espacios y áreas de trabajo”.

-Se deberán establecer horarios alternados de comidas, baños y actividades cotidianas para reducir el contacto entre personas, e incrementar el número de vehículos de transporte de personal para mantener una sana distancia entre trabajadores.

-Además, se tendrá que garantizar la disponibilidad permanente de agua potable, jabón, papel higiénico, gel antibacterial y toallas desechables para el lavado de manos.

-Tendrán que contar con depósitos suficientes de productos desechables y de uso personal.

-Las empresas deberán implementar un uso de escaleras con sana distancia y evitar tocar superficies como los baranda; en caso de que exista la necesidad de usar un elevador, se tendrá que vigilar que no haya más de dos personas por metro cuadrado al interior de este, o el uso obligatorio de cubrebocas.

-Para abordar el elevador, las personas tendrán que hacer una fila con 1.5 metros entre cada persona, e inmediatamente después de tocar los botones se recomienda el lavado de manos.

-Con el fin de prevenir contagios, los patrones deberán distribuir entre los trabajadores de atención al público al menos cubrebocas y protector facial o goggles.

Te puede interesar: Restaurantes se preparan para la ‘nueva normalidad’: reabrirán con medidas de sana distancia e higiene

Cuidados para la población vulnerable

-A las personas adultas amores, con obesidad, diabetes, hipertensión, VIH, cáncer, con discapacidades y mujeres embarazadas, los patrones deberán otorgarles facilidades para acudir a consulta con su médico familiar o médico de empresa para evaluar su control y tratamiento.

-En regiones consideradas de riesgo alto y medio, se deberán priorizar el trabajo a distancia con el fin de evitar la asistencia al centro de trabajo y reducir posibles contagios.

-De no ser posible el trabajo a distancia, las empresas deberán designar un comité o persona responsable de identificar al personal en situación de vulnerabilidad por cada departamento y cerciorarse de que cuentan con equipo de protección personal y sana distancia.

-Se les deberá permitir el ingreso en horarios diferentes al resto del personal, para evitar horarios pico en el transporte y establecer zonas exclusivas de alimentos, comedores y/o vestidores para reducir su riesgo de exposición.

Con información de Notimex.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

‘La gente se volvió loca comprando’: por qué se dispararon los precios de la vivienda en el mundo

El aumento del valor de las viviendas experimentó el crecimiento más veloz desde fines de 2006. Existe una "carrera por el espacio" que surgió con la pandemia de covid-19.
29 de julio, 2021
Comparte

Ni Wall Street ni el mercado de las viviendas sufrieron los estragos económicos causados por la pandemia de Covid-19.

Al contrario, precisamente en medio de la crisis, los mercados financieros marcaron máximos históricos y el precio de las viviendas en varias de las mayores economías del mundo se disparó.

Un fenómeno que deja en evidencia la histórica desigualdad económica que divide a las sociedades y que tras la recesión se hizo aún más profunda.

Mientras algunas de las familias que perdieron su empleo están enfrentando desalojos, otras han logrado consolidar su posición económica e incluso mejorarla.

El precio de las viviendas a nivel mundial registró un incremento promedio de 7,3% en el primer trimestre de este año, comparado con el mismo período del año anterior.

Se trata del crecimiento más veloz desde fines de 2006, según un estudio realizado por la consultora inmobiliaria británica Knight Frank que analizó el mercado en 56 países.

El ranking de la escalada de precios está liderada por Turquía (con un aumento de 32%), seguido por Nueva Zelanda (22,1%) y Luxemburgo (16,6%).

De los cinco países latinoamericanos incluidos en el informe, Perú encabeza el ranking de la región con un alza de 10%.

“Los precios de las viviendas están subiendo debido a la pandemia, no a pesar de ella”, le dice a BBC Mundo Kate Everett-Allen, jefa de Investigación Residencial Internacional de la firma.

Con los profundos cambios generados a partir de 2020, explica, se ha generado una reevaluación masiva de las necesidades habitacionales de las personas.

“Esto es una carrera por el espacio”, apunta.

“La gente se volvió loca comprando”

Esa ha sido la experiencia de Mariana Godoy, una corredora de propiedades venezolana que vive en Miami junto a su esposo y tres hijos.

Con la pandemia, su casa se transformó de un momento a otro en oficina y escuela al mismo tiempo.

Casa en venta

Getty Images
Se trata del aumento de precio más veloz desde fines de 2006.

Los cinco miembros de su familia tuvieron que compartir el mismo espacio las 24 horas del día, algo que nunca habían experimentado antes.

“Lo que necesitamos es más espacio”, cuenta. “El problema es que los precios subieron tanto, que ahora preferimos esperar un poco antes de comprar”.

“Como los intereses de los créditos han estado muy bajos, la gente se volvió loca comprando y están dispuestos a pagar lo que sea”.

Hay algunas propiedades en determinados barrios de Miami, explica, cuyo precio después de la pandemia se ha disparado casi al doble.

Eso no quiere decir que la situación sea similar en todas partes, pero la tendencia alcista es un hecho.

El valor promedio de las viviendas en Estados Unidos aumentó 13,2%, el ritmo de crecimiento más rápido de los últimos 15 años.

Un boom en los suburbios de las ciudades

Una parte importante del incremento en el valor de las viviendas, al menos en los países más ricos, se relaciona con la búsqueda de más espacio y eso explica por qué el boom inmobiliario está más centrado en los suburbios de las grandes ciudades.

Quienes tienen un alto nivel de ingresos se han lanzado a la búsqueda de propiedades que les permitan aprovechar las circunstancias excepcionales que se han creado en estos tiempos de pandemia.

Persona recibe las llaves de una casa

Getty Images

Entre esas condiciones inéditas están las bajas tasas de interés de los créditos hipotecarios a nivel global y los gigantescos estímulos fiscales que han desplegado los gobiernos de países desarrollados para reactivar las economía.

A eso se suma un cambio fundamental: la posibilidad del teletrabajo.

Y los profesionales que pueden trabajar a distancia son precisamente quienes suelen tener mayores ingresos que el resto de la población.

“Las personas están menos atadas a la oficina y algunas han optado por mudarse a los suburbios” de las grandes ciudades, dice Everett-Allen.

A ese panorama hay que agregar que en algunos mercados aumentó la demanda por viviendas y, al mismo tiempo, disminuyó la cantidad de propiedades disponibles.

Esta combinación ha empujado aún más arriba los precios habitacionales.

América Latina

En Latinoamérica el aumento de precios es menos generalizado y está particularmente circunscrito a los compradores más ricos.

Según el análisis de Knight Frank los precios promedio de las viviendas subieron en el primer trimestre un 10% en Perú, 6,6% en México, 4% en Brasil, 1,7% en Chile y 3,2% en Colombia.

Casas

Getty Images

En el caso de Perú, sin embargo, las fuentes consultadas por BBC Mundo en el mercado local manejan otras cifras.

Una situación que quizás podría explicarse por la utilización de distintas metodologías en la manera de abordar el análisis.

“Ha habido un incremento del 5.3% del precio de la vivienda en los últimos 12 meses, lo cual se sustenta básicamente por las ventas en Lima Moderna”, le dice a BBC Mundo Ricardo Arbulú, presidente del Comité de Análisis de Mercado de la Asociación de Empresas Inmobiliarias del Perú, ASEI.

Otros expertos como Víctor Saldaña, presidente de la Asociación Peruana de Agentes Inmobiliarios, ASPAI, insiste en que es muy difícil contar con cifras detalladas sobre la evolución de precios, porque los valores de los apartamentos y las casas son muy diferentes, y porque las variaciones por barrio son demasiado disímiles.

Su percepción es que “los precios en Lima se han mantenido más o menos iguales”, señala en diálogo telefónico desde Lima.

¿Una burbuja?

A nivel global ha existido un cierto debate sobre si el aumento de precios de las viviendas está creando una burbuja.

Sin embargo, la opinión más prevalente entre los analistas es que es muy poco probable que los precios sufran una fuerte caída.

Casa en venta en California

Getty Images

Puede haber una estabilización de la tendencia alcista en el futuro en la medida que vuelvan condiciones de mercado más parecidas a las que existían antes de la pandemia, aunque, por lo pronto, el frenesí de la demanda sigue pujante.

Y si el teletrabajo o el modelo de trabajo híbrido se hace más común en los sectores de mayores ingresos, es posible que se mantenga la necesidad de conseguir más espacio habitacional.

Lo que sí ha ocurrido es que en algunos mercados donde los precios se dispararon demasiado, las autoridades han tomado algunas medidas para “enfriarlos”.

Por ejemplo, en Nueva Zelanda, el gobierno cambió algunas reglas para evitar deducciones de impuestos que favorecen a los inversionistas y amplió de 5 a 10 años el período en que se gravan las ganancias obtenidas con la venta de propiedades.

El objetivo, dicen las autoridades, es frenar “la especulación”. Y en países como Canadá, el gobernador del banco central advirtió que existe una “exuberancia excesiva” en el mercado de las viviendas, la cual será vigilada de cerca.

El tema es complejo porque muchas veces, cuando los precios escalan de un modo inusual, las familias con menos ingresos terminan siendo desplazadas hacia zonas más periféricas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=XIphRMBUYy0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.