Apoyos para trabajadoras sexuales se agotan en pico de la pandemia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Carlo Echegoyen

Apoyos para trabajadoras sexuales se agotan en pleno pico de la pandemia en CDMX

Trabajadoras sexuales cuentan cómo la pandemia de COVID-19 las ha dejado sin clientes, ni dinero, o incluso sin dónde dormir.
Carlo Echegoyen
Por Manu Ureste y Alberto Pradilla
20 de mayo, 2020
Comparte

Laura González, de 61 años, se vio obligada a dormir en la calle varios días. Es trabajadora sexual y el cierre de los hoteles la dejó sin un lugar en el que pasar la noche. La pandemia de COVID-19 se llevó a los clientes, así que difícilmente podría pagar su alojamiento. Desde hace tres semanas se queda en casa de una amiga, pero no sabe hasta cuándo. 

“No tengo miedo a la enfermedad, tengo más miedo a quedarme sin nada. No tengo casa. Si tuviese un hogar pues allá me iba mientras dura esto”, dice.

Historias de cuarentena: El sexoservicio en los tiempos del cubrebocas 

Es viernes y hay dos repartos de alimentos en la zona del Metro de Revolución. Una está a cargo de la Casa de las Muñecas Tiresias AC y la otra de la Brigada Callejera. En ambas filas hay personas vulnerables como Laura, mujeres en su gran mayoría, trabajadoras sexuales a las que la pandemia ha golpeado dejándolas sin clientes. Si no hay servicio no se cobra. Y sin dinero te mueres de hambre. Lo mismo sucede en Pino Suárez, Insurgentes, Tlalpan y otras zonas de sexoservicio habituales en la capital que recorrió este medio. 

“Como siempre, la sociedad civil apoyando más que el Estado mexicano”, denuncia Arlen Palestina, integrante de la Brigada Callejera.

Durante casi un mes, este colectivo organizó un comedor callejero para trabajadoras sexuales. Sin embargo, desde el 10 de mayo ya no funciona. Explica Arlén que perdieron los apoyos que tenían y que, aunque reciben donativos para despensas, no son suficientes para tanta demanda. 

Y todavía queda lo peor. El primer golpe, el de la enfermedad, dejó a las trabajadoras sexuales sin recursos. El segundo, el de la crisis económica, puede ser letal.

Hasta el momento, las mujeres que trabajan ofreciendo sus servicios sexuales han dependido de dos apoyos: la sociedad civil y el gobierno de la Ciudad de México. Los primeros han llevado alimentos y despensas. Los segundos, según Arlén, se comprometieron a mucho, pero cumplieron menos de lo acordado. 

Te puede interesar: Mujeres trans, violentadas e invisibilizadas en las cárceles

Según la activista, el gobierno de Claudia Sheinbaum prometió habilitar un albergue mientras se mantenían cerrados los hoteles, despensas para garantizar la alimentación y un apoyo económico por tres meses que, según asegura, sería equivalente al subsidio de desempleo, unos 2 mil 600 pesos. 

El gobierno capitalino, sin embargo, lo que hizo fue entregar tarjetas de ‘apoyo emergente’ con mil pesos de saldo que pueden gastarse en farmacias y supermercados.  

Estas tarjetas se entregaron en coordinación con la propia Brigada Callejera y con la Casa de las Muñecas, que también tiene instalado un pequeño comedor ambulante en otra calle aledaña al metro Revolución donde da de comer a sexoservidoras y a gente en situación de calle.

Según dijo el pasado 6 de mayo la jefa de gobierno capitalino, Claudia Sheinbaum, ya se repartieron “alrededor de 3 mil” tarjetas sin que se tenga registro de quejas, o de problemas porque los plásticos no tuvieran fondos. 

“No se cumplió —revira Arlen—. Lo que han dado es una tarjeta por un solo apoyo de mil pesos, lo cual no era el acuerdo principal. Obviamente, no estamos pidiendo que les resuelvan la vida a las chicas. Pero sí que las ayuden de verdad. Y mil pesos no resuelven absolutamente nada”. 

La integrante de la Brigada Callejera, que lleva décadas apoyando a sexoservidoras, especialmente en la zona de la Merced, señala que muchas trabajadoras no pudieron recibir la tarjeta porque “por su vida y por sus historias” no tienen documentación en regla, y no cubren ese requisito mínimo que pide el ejecutivo de la ciudad. Y denuncia, además, una irregularidad: muchas trabajadoras recibieron la tarjeta con el saldo incompleto. 

“Tenemos registro de que a más de 800 compañeras solo les dieron 132 pesos y luego les bloquearon la tarjeta, porque, al parecer, fue un error del sistema. Pero, hasta hoy, no les depositaron los mil pesos completos. Y por eso las chavas están desesperadas”. 

Animal Político preguntó a la Secretaría de Gobierno de la Ciudad de México acerca de estos señalamientos. 

Por medio de un escrito, la dependencia insistió en que, entre el 4 y el 29 de abril, repartieron exactamente 3 mil 1 tarjetas, y que, desde un incio, el acuerdo fue una tarjeta por mil pesos y por una sola ocasión. Esto, debido a que las trabajadoras sexuales no cumplen con las reglas de operación para ser beneficiarias del programa Seguro de Desempleo, que contempla un apoyo de 2 mil 600 pesos mensuales.  

En cuanto a las tarjetas con saldo incompleto, la Secretaría asegura que solo tiene dectados siete casos, y atribuye la falla a la empresa que presta el servicio de los plásticos. En cualquier caso, promete la dependencia, “ya se trabaja para que quede resuelto”. 

Otra queja, apunta Arlen Palestina, tiene que ver con la entrega de despensas con productos de alimentación y de higiene. 

El acuerdo inicial, asegura la activista, era que el gobierno de la ciudad apoyaría con la entrega de tres despensas, una por mes. Pero, en muchas ocasiones, la Brigada Callejera denuncia que se han quedado solos en el acopio de alimentos, que ante la necesidad de tantas trabajadoras sexuales se agotan rápidamente: “Citamos a las compañeras aquí para hacer una segunda entrega. Pero tuvimos que mandar a casa sin el apoyo a más de 800 compañeras”.

Ante esta situación, el colectivo lanzó una campaña de donaciones para recabar alimentos no perecederos, como frijol, arroz, azúcar, y también de medicamentos básicos como paracetamol, para brindar una mínima atención a las sexoservidoras más vulnerables, especialmente a las de la tercera edad.

“No hay ningún tipo de apoyo. Solo se movilizó la sociedad civil, mientras que el gobierno se encerró sin hacer nada”, dice Kenya Cuevas, directora de Casa de las Muñecas Tiresias, que también lamenta que esos mil pesos “no llegan” y que “nada más se pudo comprar despensa”, lo que supone un problema para muchas chicas que tienen que pagar la habitación en la que pasar la noche. 

Kenya asegura que acordaron que hubiese otros apoyos pero que, hasta el momento, la administración no ha dicho nada. 

“La situación está crítica: se quedaron sin nada, no hay trabajo, no hay hoteles”, lamenta la activista trans. 

Por su parte, la Secretaría de Gobierno insiste en que ya entregaron 600 despensas en dos exhibiciones, la primera el 27 de marzo y la segunda el 6 de mayo, en el domicilio de la Brigada Callejera, en la Merced, y anuncia que “en los siguientes días” hará una nueva entrega, “aunque el compromiso con ellas fue por una sola ocasión”. 

Además, la dependencia dice que también han apoyado con la entrega de 60 mil pesos, que dieron a la Brigada Callejera los días 23 de marzo y 6 de mayo, para apoyar con la compra de medicamentos para trabajadoras sexuales con enefermedades crónico degenerativas, y que ya se está preparando un albergue en la alcaldía Cuauhtémoc para las trabajadoras sexuales. “Solo falta el visto bueno de seguridad estructural para que pueda ser habitado”, señala la Secretaría de Gobierno de la ciudad. 

Pagan la renta, o a la chingada

“El casero ya nos amenazó con que, o pagamos lo que le debemos, o que ya a la chingada”, se queja Celia, de 65 años. Explica la mujer a su hija, también trabajadora sexual como ella, que tienen un ultimátum: o pagan los 3 mil pesos de la renta o se van a la calle. “Es mucha lana”, se queja la mujer. 

“Antes del coronavirus, yo solo trabajaba una semana. Para qué más”, dice encogiendo los hombros. “Y mi hija igual: trabajaba 15 días en la calle y el resto en otros trabajos. Ya con eso nos alcanzaba para dividirnos los gastos. Yo pagaba el alimento y ella la casa”, afirma.

El coronavirus provocó que los clientes se esfumaran.

“Esta mañana estaba muy contenta. Me habló un cliente de confianza y me dijo que ahora, a la una de la tarde, venía a buscarme”, explica la mujer señalándose el reloj con pedrerías de bisutería que lleva atado a la muñeca. “Pero me acaba de llamar para cancelarme. Dice que su empresa no le depositó”. 

Tras la explicación, Celia se baja el cubrebocas azul pálido hasta la barbilla y esboza una sonrisa cansada. Dice que lo entiende. Que, al final de cuentas, para ella la economía es un circuito muy sencillo. 

“Si la gente se está quedando sin chamba, o no les pagan, o les pagan menos y tarde, lo normal es que no vengan. Antes que el sexo está comer y dar de comer a la familia, ¿no?”. 

En la fila de los tacos, Marta, 47 años, enjuta, bajita, vestida con unos pants grises ajustados, una blusa roja, y un gorra naranja descolorida, escucha atenta a lo que dice su compañera y asiente con la cabeza. 

Como la mayoría, lamenta que su situación se ha deteriorado mucho y muy rápido. De ganar unos 800 pesos al día —unos cuatro clientes a 200 pesos— ha pasado a regresar a casa sin nada en la bolsa. Y ella, al menos, tiene casa.

“En toda esta zona del metro ya hay muchas chicas que se han quedado en situación de calle”,comenta la mujer, que oculta buena parte de su rostro en la bisera de la gorra y un cubrebocas negro de fabricación casera. 

“Se supone que el gobierno nos apoya —interviene en la plática Daniela, 42 años, también enjuta, delgada y bajita—. Pero pues mira cómo estamos. Si no fuera por la Brigada Callejera no tendríamos ni un taco para sobrevivir”.

Ahora la Brigada Callejera ha suspendido temporalmente el comedor. La Casa de las Muñecas Tiresias mantiene sus repartos, dos veces a la semana. Y hay vecinos que bajan con algo de comer. Pero todo es un sistema precario.

Mónica Bárbara, de 60 años, pone su esperanza en el fin del confinamiento. Ha escuchado que algunos negocios van a empezar abrir la semana próxima, a pesar de que ahora estamos en el pico del contagio. Son falsas esperanzas. La Ciudad de México no comenzará a recuperar su ritmo hasta junio. Mucho tiempo para la mujer trans, que tiene que pagar cada noche 400 pesos por dormir en una pensión.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

3 claves sobre el 'preocupante repunte de contagios' de coronavirus en EU

Sin haber superado aún la primera ola de contagios, Estados Unidos hace frente a un aumento de los casos de coronavirus. ¿A qué se debe?
28 de junio, 2020
Comparte
Jóvenes con mascarilla en Nueva York

Alexi Rosenfeld/Getty Images
Estados Unidos está viviendo un repunte del número de casos de coronavirus.

¿Un nuevo cierre?

Cuando las esperanzas de millones de ciudadanos están puestas en la reapertura de la economía en Estados Unidos, afectada por la pandemia del coronavirus, en muchas partes del país lo que se está planteando es un nuevo cierre.

Casi cinco meses después de que el gobierno del presidente Donald Trump empezara a tomar medidas contra la pandemia, Estados Unidos está viviendo un repunte del número de casos de coronavirus.

El país registró este viernes un récord diario de contagios con 45,330.

Desde abril no se veían números similares de nuevas infecciones en el país.

“Esto es algo por lo que realmente estoy preocupado”, había advertido ya el martes sobre esta tendencia el doctor Anthony Fauci, jefe de Epidemiología del Instituto Nacional de Salud de EE.UU., en una comparecencia ante el Congreso.

“Bajamos de 30,000 (nuevos casos al día) a 25,000 a 20,000 y, entonces, nos quedamos allí, pero ahora estamos subiendo. Eso es muy preocupante para mí”, agregó.

Anthony Faucci.

Getty Images
El doctor Anthony Faucci considera “preocupante” el aumento de contagios confirmados.

La situación está generando gran presión en varios estados, al punto de llevarlos a suspender los planes de reactivación de la economía.

La pandemia ha evolucionado y los focos de preocupación se han trasladado a otros estados después de que Washington, California y Nueva York centraran la atención en abril y mayo.

Luego de que Texas registró este jueves un récord de 5,996 casos nuevos, el gobernador Greg Abbott anunció que se mantendrían en pausa los planes para pasar a las etapas siguientes de la reapertura de actividades.

Este viernes, Abbot fue un paso más allá y ordenó el cierre de todos los bares.

En Arizona, otro de los estados más golpeados ahora, el gobernador Doug Ducey, tras haberle dado “luz verde” a los negocios, señaló el jueves que ahora la luz es “amarilla”, y agregó que los ciudadanos se encuentran “más seguros en casa”.

Mientras hay 30 estados que están registrando un claro aumento de casos, hay una decena de estados en los que la situación no parece haber variado mucho en las últimas dos semanas y otra decena en la que el número de casos sigue descendiendo.

Cuadros sobre evolución del número de casos y de muertes por covid-19 en EE.UU.

BBC

BBC Mundo te explica tres claves sobre el estado actual de la epidemia de coronavirus en Estados Unidos.

1. ¿Más casos porque hay más exámenes de diagnóstico?

Aunque el aumento del número de casos confirmados es un hecho claro, lo que no siempre está claro es qué significa.

El presidente Trump, por ejemplo, ha sugerido que el incremento de casos obedece a que ha crecido sustancialmente la cantidad de exámenes de diagnóstico de la enfermedad.

En general, los especialistas suelen coincidir en que es normal que un aumento de estas pruebas muestre un mayor número de casos, pero señalan que también hay otros factores.

Jóvenes sin mascarillas en una playa en Estados Unidos.

Getty Images
Los jóvenes representan un alto porcentaje de los contagiados.

“Es muy difícil entender lo que significa el número de casos porque depende tanto de la actividad epidémica como del número de exámenes que se están haciendo”, dice John Ioannidis, profesor de Medicina y Epidemiología de la Universidad de Stanford.

El experto explica que, aunque Estados Unidos estuvo muy retrasado inicialmente en la realización de pruebas diagnóstico, ahora está haciendo muchas más por lo que detectará más casos que antes.

“Otra métrica a la que uno podría referirse es a la proporción de exámenes que se están haciendo que dan positivo, lo que en este momento no es tan malo como el número total de casos, incluso en los estados que han visto cierto agravamiento”, señala a BBC Mundo.

La OMS recomienda que los países pasen 14 días con una tasa de casos positivos de 5% o menos antes de comenzar a levantar las medidas de confinamiento; en EE.UU. el promedio nacional se encuentra en 6% pero hay 21 estados con un registro superior, comenzando por Arizona, que tiene una tasa por encima del 23%.

Estados de EE.UU. donde hay una mayor tasa de casos positivos en las pruebas de covid-19.

BBC

“Mucha gente está cansada de estar en sus casas, pero el virus no se ha cansado de infectarnos. Estamos viendo áreas del país que reabrieron antes de estar listas y eso es como atravesarse en la trayectoria de un puñetazo: vas a resultar golpeado”, dice a BBC Mundo Tom Frieden, quien fue director de los Centros para el Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés).

Lo que estamos viendo, lamentablemente, era muy predecible“, agrega Frieden, quien en la actualidad es director ejecutivo de Resolve to Save Lives, una iniciativa de Vital Strategies, una ONG dedicada a temas de salud pública.

Steven Woolf, director emérito del Centro sobre Sociedad y Salud de la Virginia Commonwealth University, considera que aunque hay algo de cierto en que si haces más test vas a encontrar más casos, no se puede menospreciar lo que ocurre.

“Es un argumento loco. Es equivalente a decir que si dejamos de hacer mamografías, vamos a tener menos casos de cáncer de mama. Muchos de estos casos son gente que está enferma y que terminará en los hospitales. Entonces, verás morir a gente real”, dice Woolf a BBC Mundo.

2. Menos muertes, ¿por ahora?

Otra característica de la fase actual del coronavirus por la que está pasando Estados Unidos es un descenso notable de la cifra de muertes.

Con más de 120,000 muertos hasta este 26 de junio, Estados Unidos es, con diferencia, el país del mundo más golpeado por la pandemia.

Kayleigh McEnany

Getty Images
Kayleigh McEnany, la portavoz de la Casa Blanca, destacó el descenso de las muertes.

“Vamos en la dirección correcta”, dijo el martes la portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, al referirse a esta tendencia y destacar que, por primera vez en mucho tiempo, habían ocurrido menos de 300 fallecimientos en un día por covid-19.

La cifra refleja una caída notable desde el máximo de 6,409 muertes registrado el 16 de abril, según datos de la Organización Mundial de la Salud.

Ioannidis señala que parece haber una especie de disociación entre el número de muertes y el número de casos confirmados.

“El número de muertes parece estar descendiendo de forma estable”, señala.

Otros expertos, como Woolf, no son optimistas.

“Hay que tomar en cuenta que el número de personas que dan positivo en los exámenes de diagnóstico es un indicador de lo que vendrá”, señala.

“Entre 7 y 10 días de un repunte en la cifra de casos verás un incremento en las hospitalizaciones porque se requiere cierto tiempo tras el contagio para que la gente se enferme. Y, luego, hace falta más tiempo para que tengan problemas respiratorios y requieran ser internados en la unidad de cuidados intensivos y, finalmente, fallezcan”, explica.

“Puedes ver este fenómeno en lugares donde está ocurriendo el repunte, como Arizona, cuyos hospitales ya empiezan a sentir la presión que sufrieron los centros médicos en Nueva York y Nueva Jersey en marzo y abril”, añade.

Para este miércoles, ya estaban ocupadas 88% de las camas disponibles en las unidades de cuidados intensivos en Arizona. A mediados de mayo, esa cifra era de 68%.

Tom Frieden coincide en que hay una brecha temporal de varias semanas entre los contagios y las muertes, por lo que los efectos de las nuevas infecciones no pueden verse aún.

Sin embargo, destaca que parte de la cifra de muertes obedece a mejoras en la atención sanitaria.

Personas en un bar en Texas.

Getty Images
El repunte de los contagios llevó a que se ordenara el cierre de los bares en Texas.

“Ha habido algunas mejoras en los cuidados de salud que incluyen una mayor capacidad para atender a los pacientes sin que los centros médicos se vean rebasados”, apunta Frieden, quien también es analista en Salud Pública del Council on Foreign Relations.

3. Más jóvenes que mayores

Otra particularidad de la situación actual de la pandemia en Estados Unidos que, además, puede ayudar a explicar el aparente desacople entre el aumento de los casos y el descenso de las muertes es el hecho de que una proporción importante de los nuevos casos son gente joven.

Este jueves, el director de los CDC, Robert Redfield, señaló que los jóvenes han ayudado a impulsar el aumento de casos confirmados al decir que en meses pasados muchos de esos casos no habrían sido diagnosticados.

En Florida, uno de los estados más afectados ahora, la edad media de los contagiados cayó de marzo a junio de 65 a 35 años de edad, mientras que en Arizona casi la mitad de todos los casos corresponden a personas entre 20 y 44 años.

“Hay un cambio en los grupos etarios, quizá debido a que la gente mayor ha aprendido a protegerse mejor y la tasa de mortalidad está muy relacionada con la edad”, dice Frieden a BBC Mundo.

John Ioannidis considera fundamental que se siga protegiendo a las personas mayores.

“Los ancianatos vivieron desastres y probablemente casi el 50% de las muertes ocurrió allí. Si logramos proteger este tipo de centros de alto riesgo, probablemente logremos evitar bastante el impacto del coronavirus, incluso si sigue habiendo muchos casos”, concluye.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial

Banner

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-kpIq2W8Sqs

https://www.youtube.com/watch?v=RsrBdPxW3Xw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.