Apoyos para trabajadoras sexuales se agotan en pico de la pandemia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Carlo Echegoyen

Apoyos para trabajadoras sexuales se agotan en pleno pico de la pandemia en CDMX

Trabajadoras sexuales cuentan cómo la pandemia de COVID-19 las ha dejado sin clientes, ni dinero, o incluso sin dónde dormir.
Carlo Echegoyen
Por Manu Ureste y Alberto Pradilla
20 de mayo, 2020
Comparte

Laura González, de 61 años, se vio obligada a dormir en la calle varios días. Es trabajadora sexual y el cierre de los hoteles la dejó sin un lugar en el que pasar la noche. La pandemia de COVID-19 se llevó a los clientes, así que difícilmente podría pagar su alojamiento. Desde hace tres semanas se queda en casa de una amiga, pero no sabe hasta cuándo. 

“No tengo miedo a la enfermedad, tengo más miedo a quedarme sin nada. No tengo casa. Si tuviese un hogar pues allá me iba mientras dura esto”, dice.

Historias de cuarentena: El sexoservicio en los tiempos del cubrebocas 

Es viernes y hay dos repartos de alimentos en la zona del Metro de Revolución. Una está a cargo de la Casa de las Muñecas Tiresias AC y la otra de la Brigada Callejera. En ambas filas hay personas vulnerables como Laura, mujeres en su gran mayoría, trabajadoras sexuales a las que la pandemia ha golpeado dejándolas sin clientes. Si no hay servicio no se cobra. Y sin dinero te mueres de hambre. Lo mismo sucede en Pino Suárez, Insurgentes, Tlalpan y otras zonas de sexoservicio habituales en la capital que recorrió este medio. 

“Como siempre, la sociedad civil apoyando más que el Estado mexicano”, denuncia Arlen Palestina, integrante de la Brigada Callejera.

Durante casi un mes, este colectivo organizó un comedor callejero para trabajadoras sexuales. Sin embargo, desde el 10 de mayo ya no funciona. Explica Arlén que perdieron los apoyos que tenían y que, aunque reciben donativos para despensas, no son suficientes para tanta demanda. 

Y todavía queda lo peor. El primer golpe, el de la enfermedad, dejó a las trabajadoras sexuales sin recursos. El segundo, el de la crisis económica, puede ser letal.

Hasta el momento, las mujeres que trabajan ofreciendo sus servicios sexuales han dependido de dos apoyos: la sociedad civil y el gobierno de la Ciudad de México. Los primeros han llevado alimentos y despensas. Los segundos, según Arlén, se comprometieron a mucho, pero cumplieron menos de lo acordado. 

Te puede interesar: Mujeres trans, violentadas e invisibilizadas en las cárceles

Según la activista, el gobierno de Claudia Sheinbaum prometió habilitar un albergue mientras se mantenían cerrados los hoteles, despensas para garantizar la alimentación y un apoyo económico por tres meses que, según asegura, sería equivalente al subsidio de desempleo, unos 2 mil 600 pesos. 

El gobierno capitalino, sin embargo, lo que hizo fue entregar tarjetas de ‘apoyo emergente’ con mil pesos de saldo que pueden gastarse en farmacias y supermercados.  

Estas tarjetas se entregaron en coordinación con la propia Brigada Callejera y con la Casa de las Muñecas, que también tiene instalado un pequeño comedor ambulante en otra calle aledaña al metro Revolución donde da de comer a sexoservidoras y a gente en situación de calle.

Según dijo el pasado 6 de mayo la jefa de gobierno capitalino, Claudia Sheinbaum, ya se repartieron “alrededor de 3 mil” tarjetas sin que se tenga registro de quejas, o de problemas porque los plásticos no tuvieran fondos. 

“No se cumplió —revira Arlen—. Lo que han dado es una tarjeta por un solo apoyo de mil pesos, lo cual no era el acuerdo principal. Obviamente, no estamos pidiendo que les resuelvan la vida a las chicas. Pero sí que las ayuden de verdad. Y mil pesos no resuelven absolutamente nada”. 

La integrante de la Brigada Callejera, que lleva décadas apoyando a sexoservidoras, especialmente en la zona de la Merced, señala que muchas trabajadoras no pudieron recibir la tarjeta porque “por su vida y por sus historias” no tienen documentación en regla, y no cubren ese requisito mínimo que pide el ejecutivo de la ciudad. Y denuncia, además, una irregularidad: muchas trabajadoras recibieron la tarjeta con el saldo incompleto. 

“Tenemos registro de que a más de 800 compañeras solo les dieron 132 pesos y luego les bloquearon la tarjeta, porque, al parecer, fue un error del sistema. Pero, hasta hoy, no les depositaron los mil pesos completos. Y por eso las chavas están desesperadas”. 

Animal Político preguntó a la Secretaría de Gobierno de la Ciudad de México acerca de estos señalamientos. 

Por medio de un escrito, la dependencia insistió en que, entre el 4 y el 29 de abril, repartieron exactamente 3 mil 1 tarjetas, y que, desde un incio, el acuerdo fue una tarjeta por mil pesos y por una sola ocasión. Esto, debido a que las trabajadoras sexuales no cumplen con las reglas de operación para ser beneficiarias del programa Seguro de Desempleo, que contempla un apoyo de 2 mil 600 pesos mensuales.  

En cuanto a las tarjetas con saldo incompleto, la Secretaría asegura que solo tiene dectados siete casos, y atribuye la falla a la empresa que presta el servicio de los plásticos. En cualquier caso, promete la dependencia, “ya se trabaja para que quede resuelto”. 

Otra queja, apunta Arlen Palestina, tiene que ver con la entrega de despensas con productos de alimentación y de higiene. 

El acuerdo inicial, asegura la activista, era que el gobierno de la ciudad apoyaría con la entrega de tres despensas, una por mes. Pero, en muchas ocasiones, la Brigada Callejera denuncia que se han quedado solos en el acopio de alimentos, que ante la necesidad de tantas trabajadoras sexuales se agotan rápidamente: “Citamos a las compañeras aquí para hacer una segunda entrega. Pero tuvimos que mandar a casa sin el apoyo a más de 800 compañeras”.

Ante esta situación, el colectivo lanzó una campaña de donaciones para recabar alimentos no perecederos, como frijol, arroz, azúcar, y también de medicamentos básicos como paracetamol, para brindar una mínima atención a las sexoservidoras más vulnerables, especialmente a las de la tercera edad.

“No hay ningún tipo de apoyo. Solo se movilizó la sociedad civil, mientras que el gobierno se encerró sin hacer nada”, dice Kenya Cuevas, directora de Casa de las Muñecas Tiresias, que también lamenta que esos mil pesos “no llegan” y que “nada más se pudo comprar despensa”, lo que supone un problema para muchas chicas que tienen que pagar la habitación en la que pasar la noche. 

Kenya asegura que acordaron que hubiese otros apoyos pero que, hasta el momento, la administración no ha dicho nada. 

“La situación está crítica: se quedaron sin nada, no hay trabajo, no hay hoteles”, lamenta la activista trans. 

Por su parte, la Secretaría de Gobierno insiste en que ya entregaron 600 despensas en dos exhibiciones, la primera el 27 de marzo y la segunda el 6 de mayo, en el domicilio de la Brigada Callejera, en la Merced, y anuncia que “en los siguientes días” hará una nueva entrega, “aunque el compromiso con ellas fue por una sola ocasión”. 

Además, la dependencia dice que también han apoyado con la entrega de 60 mil pesos, que dieron a la Brigada Callejera los días 23 de marzo y 6 de mayo, para apoyar con la compra de medicamentos para trabajadoras sexuales con enefermedades crónico degenerativas, y que ya se está preparando un albergue en la alcaldía Cuauhtémoc para las trabajadoras sexuales. “Solo falta el visto bueno de seguridad estructural para que pueda ser habitado”, señala la Secretaría de Gobierno de la ciudad. 

Pagan la renta, o a la chingada

“El casero ya nos amenazó con que, o pagamos lo que le debemos, o que ya a la chingada”, se queja Celia, de 65 años. Explica la mujer a su hija, también trabajadora sexual como ella, que tienen un ultimátum: o pagan los 3 mil pesos de la renta o se van a la calle. “Es mucha lana”, se queja la mujer. 

“Antes del coronavirus, yo solo trabajaba una semana. Para qué más”, dice encogiendo los hombros. “Y mi hija igual: trabajaba 15 días en la calle y el resto en otros trabajos. Ya con eso nos alcanzaba para dividirnos los gastos. Yo pagaba el alimento y ella la casa”, afirma.

El coronavirus provocó que los clientes se esfumaran.

“Esta mañana estaba muy contenta. Me habló un cliente de confianza y me dijo que ahora, a la una de la tarde, venía a buscarme”, explica la mujer señalándose el reloj con pedrerías de bisutería que lleva atado a la muñeca. “Pero me acaba de llamar para cancelarme. Dice que su empresa no le depositó”. 

Tras la explicación, Celia se baja el cubrebocas azul pálido hasta la barbilla y esboza una sonrisa cansada. Dice que lo entiende. Que, al final de cuentas, para ella la economía es un circuito muy sencillo. 

“Si la gente se está quedando sin chamba, o no les pagan, o les pagan menos y tarde, lo normal es que no vengan. Antes que el sexo está comer y dar de comer a la familia, ¿no?”. 

En la fila de los tacos, Marta, 47 años, enjuta, bajita, vestida con unos pants grises ajustados, una blusa roja, y un gorra naranja descolorida, escucha atenta a lo que dice su compañera y asiente con la cabeza. 

Como la mayoría, lamenta que su situación se ha deteriorado mucho y muy rápido. De ganar unos 800 pesos al día —unos cuatro clientes a 200 pesos— ha pasado a regresar a casa sin nada en la bolsa. Y ella, al menos, tiene casa.

“En toda esta zona del metro ya hay muchas chicas que se han quedado en situación de calle”,comenta la mujer, que oculta buena parte de su rostro en la bisera de la gorra y un cubrebocas negro de fabricación casera. 

“Se supone que el gobierno nos apoya —interviene en la plática Daniela, 42 años, también enjuta, delgada y bajita—. Pero pues mira cómo estamos. Si no fuera por la Brigada Callejera no tendríamos ni un taco para sobrevivir”.

Ahora la Brigada Callejera ha suspendido temporalmente el comedor. La Casa de las Muñecas Tiresias mantiene sus repartos, dos veces a la semana. Y hay vecinos que bajan con algo de comer. Pero todo es un sistema precario.

Mónica Bárbara, de 60 años, pone su esperanza en el fin del confinamiento. Ha escuchado que algunos negocios van a empezar abrir la semana próxima, a pesar de que ahora estamos en el pico del contagio. Son falsas esperanzas. La Ciudad de México no comenzará a recuperar su ritmo hasta junio. Mucho tiempo para la mujer trans, que tiene que pagar cada noche 400 pesos por dormir en una pensión.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
EPA

Qué dice el documento sobre la investigación del 11-S recién desclasificado por el FBI

El memorando enumera algunos contactos entre varios ciudadanos sauditas y los secuestradores de los aviones, pero no implica directamente al gobierno de Riad.
EPA
12 de septiembre, 2021
Comparte

En el vigésimo aniversario del atentado más mortífero en suelo estadounidense, el Buró Federal de Investigaciones (FBI) publicó un documento que analiza las posibles conexiones entre varios ciudadanos sauditas en Estados Unidos y dos de los atacantes del 11 de septiembre de 2001.

Los familiares de las víctimas de los ataques de las Torres Gemelas llevaban años solicitando la divulgación de estos archivos clasificados, argumentando que los funcionarios sauditas habrían tenido conocimiento previo del atentado pero que no intentaron detenerlo.

15 de los 19 secuestradores de los aviones eran ciudadanos sauditas.

Sin embargo, el documento —el primero de varios que se espera que sean hechos públicos— no proporciona ninguna evidencia de que el gobierno saudita hubiera estado vinculado o tuviera conocimiento del complot contra las Torres Gemelas.

Antes de la desclasificación, la embajada saudita en Washington se mostró a favor de que los archivos se sacaran a la luz, y una vez más negó cualquier vínculo entre su país y los secuestradores, señalando que tales afirmaciones son “falsas y maliciosas”.

¿Qué dice el documento?

El documento del FBI de 16 páginas se basa en entrevistas con una fuente cuya identidad está clasificada (nombrada como PII) y describe los contactos entre varios ciudadanos sauditas y dos de los secuestradores, Nawaf al-Hazmi y Khalid al-Midhar.

Ambos se hicieron pasar por estudiantes para ingresar a Estados Unidos en el año 2000.

El memorando del FBI dice que luego recibieron un apoyo logístico significativo de Omar al-Bayoumi, quien, según testigos, era un visitante frecuente del Consulado de Arabia Saudita en Los Ángeles a pesar de que su estatus oficial en ese momento era el de estudiante.

Según la fuente del FBI, Bayoumi tenía “un estatus muy alto” en el consulado.

“La asistencia de Bayoumi a Hamzi y Midhar incluyó traducción, viajes, alojamiento y financiación”, dice el documento.

Ataque torres gemelas

Getty Images

Por otra parte, el archivo del FBI también asegura que hubo vínculos entre los dos secuestradores y Fahad al-Thumairy, un imán (líder musulmán) de la mezquita del rey Fahad en Los Ángeles, a quien las fuentes citadas describen como “de creencias extremistas”.

Tanto Bayoumi como Thumairy abandonaron Estados Unidos semanas antes de los ataques del 11 de septiembre, según la agencia de noticias AP.

La agencia también citó a Jim Kreindler, un abogado de los familiares de las víctimas del 11 de septiembre, diciendo que el documento publicado “valida los argumentos que presentados en el litigio sobre la responsabilidad del gobierno saudí en los ataques del 11 de septiembre”.

El mes pasado, una demanda iniciada por familiares llevó a que varios altos exfuncionarios sauditas fueran interrogados bajo juramento.

Joe Biden en el Pentágono

EPA
Las familias de algunas víctimas llevaban tiempo presionando al presidente Joe Biden para que desclasificara los documentos.

Las administraciones precedentes, las de George W. Bush, Barack Obama y Donald Trump,se negaron a desclasificar los documentos, citando como argumento la seguridad nacional.

Pero el actual presidente Joe Biden ordenó la semana pasada una revisión de los documentos y les pidió a los funcionarios que publicaran lo que pudieran durante los próximos seis meses.

Durante mucho tiempo se ha especulado sobre vínculos oficiales sauditas con el atentado, dado el número de ciudadanos de ese país involucrados y los antecedentes del líder de al Qaeda, Osama bin Laden.

El líder de al Qaeda, Osama Bin Laden.

Getty Images
El líder de al Qaeda, Osama Bin Laden.

Estados Unidos y Arabia Saudita han sido aliados durante mucho tiempo, aunque a veces la relación ha sido compleja.

El anterior presidente estadounidense, Donald Trump, fortaleció los lazos entre su país y la monarquía absoluta.

Pero Biden calificó a Arabia Saudita de “paria” después de que en febrero de este año un informe de inteligencia de Estados Unidos implica al príncipe heredero, Mohammed bin Salman, en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, ocurrido en 2018. Bin Salman niega haber ordenado el asesinato, que tuvo lugar en el consulado saudita en Estambul.

El corresponsal de seguridad de la BBC, Frank Gardner, afirma que desde entonces Biden ha suavizado su postura hacia el que es el hombre más poderoso de Arabia Saudita, reflejando la importancia de la alianza entre ambos países.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=LOgy5j2Z8vw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.