Caso de extorsión no mancha iniciativa de alojar a médicos, defienden hoteleros
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Especial

Médicos duermen en hoteles para no contagiar familiares; caso de extorsión no mancha la iniciativa, dice asociación

Más de mil 800 trabajadores de hospitales duermen cada día en hoteles en la Ciudad de México. Tienen alojamiento gratuito mientras dure la emergencia.
Foto: Especial
Por Alberto Pradilla y Andrea Vega
21 de mayo, 2020
Comparte

Ana tiene uno de los trabajos más duros y peligrosos contra la COVID-19. Es médico residente de anestesiología y le toca sedar y entubar a los pacientes que requieren apoyo de un ventilador, para llevar oxígeno a sus pulmones.

“Soy médico, tengo que atender enfermos y siempre estoy expuesta a eso. Aunque ahora es más peligroso, porque tengo que ayudar a los pacientes introduciéndoles en la garganta un tubito porque ellos no pueden respirar”.

Entérate: Médicos rechazan buscar solo ganar dinero con su profesión como dijo AMLO; él se disculpa

Así le explicó a su hijo de siete años su trabajo y el motivo por el cual ya no duerme en la casa con él. Desde finales de abril, la mujer duerme en el hotel MX Reforma, uno de los 212 hoteles puestos a disposición del personal de Salud para que puedan descansar sin miedo a contagiar a sus familiares.

Según datos de la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco) de la Ciudad de México, actualmente hay mil 818 personas adscritas a este programa.

El martes, 14 enfermeros que llegaron desde Nuevo León fueron extorsionados en un hotel de Tacubaya. Los delincuentes se comunicaron vía telefónica con sus familiares desde un centro penitenciario,  y les dijeron que estaban secuestrados, pidiéndoles un rescate. Finalmente hubo una intervención de la Fiscalía de Justicia de la Ciudad de México y elementos de la Guardia Nacional que puso fin a la extorsión en su modalidad de “secuestro virtual”.

La Asociación de Hoteles y Moteles del Valle de México dijo que había apartado al hotel Entre Mundos de la iniciativa. Sin embargo, fuentes de la Sedeco indicaron a Animal Político que el establecimiento sigue operativo y que tenía personal médico alojado, un día después del operativo de la Fiscalía.

“Las medidas se tomarán, será cuestión de analizar lo que concluya la Secretaría de Seguridad Ciudadana y la Fiscalía”, dijeron estas fuentes.

“No se puede manchar un proyecto tan grande y tan amplio”, dijo Sergio Vera, vocero de la Asociación de Hoteles y Moteles del Valle de México. Aseguró que desde la institución realizan recomendaciones a todos sus asociados para evitar este tipo de sucesos y manifestó que “estamos seguros que ninguno de los empleados de la hotelería están coludidos con la delincuencia organizada ya que se aplican exámenes de confianza y protocolos al momento de su contratación”.

La extorsión a los enfermeros mostró la peor cara de la Ciudad de México en el peor momento de la pandemia, el día en el que casi se alcanzaban los 55 mil enfermos confirmados y las 5 mil 666 víctimas mortales.

Sin embargo, al mismo tiempo, había personas como Ana que necesitaban un lugar en el que descansar sin tener preocuparse de poder contagiar a su familia.

Desde el 21 de abril

Para la anestesista, seguir bajo el mismo techo sería demasiado peligroso.

Cuando se le coloca a un paciente el tubo que lo conectará al ventilador, este expulsa aerosoles y gotas. Y estos son, precisamente, los vehículos que usa el virus SARS-COV2 para infectar a un nuevo huésped.

Por eso Ana no quería correr el riesgo de que el virus la utilizase como trampolín para saltar hasta su hijo, su esposo o la madre de este. Es la razón por la que aceptó la invitación del gobierno de la Ciudad de México para instalarse en el Hotel Mx Reforma mientras dura la emergencia. Si se contagia en alguna de las dos guardias de 24 horas que hace en el hospital Juárez, se contagiará sola.

La soledad es uno de los castigos de la COVID-19.

La iniciativa de abrir los hoteles al personal de Salud comenzó el 21 de abril.

El sistema es el siguiente: quien desea alojarse en un hotel, como Ana, debe presentar su documento de identificación y una carta firmada por un responsable del hospital que certifica su puesto de trabajo. En principio la oferta era hasta el 30 de mayo, pero podría ampliarse mientras que siga la emergencia.

Los hoteles solo pueden ofrecer el 15% de sus habitaciones para evitar aglomeraciones y no reciben ninguna compensación a cambio. “Se trata de una donación, un apoyo a los doctores”, dicen fuentes de la Sedeco de la Ciudad de México.

Además del personal de Salud, pueden alojarse trabajadores de actividades esenciales que tienen que desplazarse o viajeros que quedaron varados en México. A estos sí que les cobran la estancia.

El agua, la luz y el salario de las personas que trabajan en los hoteles corre a cargo de las empresas.

“La iniciativa es un apoyo a México, ya que contamos con toda la infraestructura para poder dar el servicio a todos los héroes que están al frente de esta lucha”, dice Sergio Vera, de la Asociación de Hoteles y Moteles del Valle de México.

Ver a tu familia en la distancia

“Vivo con mi mamá, mi hermana, sus hijos y otro hermano en un departamento. Compartía cuarto con mi hermano, que es un año menor. Por precaución y prevención con la familia decidí venir a un hotel”, explica Gabriel Zedillo, enfermero general en el Hospital CMN La Raza.

“Decidí marcharme el tiempo que dura la contingencia para prevenir. En mi familia hay antecedentes de diabetes y es mejor prevenir”, explica.

“Me despierto y voy con temor a contagiarme. Tengo miedo de que pueda caer”, dice el joven, alojado también en el MX Reforma.

Los 208 hoteles no son el único espacio del que disponen médicas y enfermeros para descansar y evitar el contagio de sus familias. Profesionales del Centro Médico La Raza, el Centro Médico Siglo XXI y el Hospital General de Zona #27, de Tlatelolco, se alojan en el Complejo Cultural de Los Pinos. Ahí, además de la cama, tienen alimentación y servicio de lavandería. Por el contrario, Ana, Gabriel y el resto de personal destinado a hoteles debe procurarse los alimentos y el lavado de la ropa por su cuenta.

También tienen que hacerse cargo del transporte, al contrario que sus compañeros en Los Pinos, a los que llevan y traen en buses amarillos.

“Cerrado pierdes mucho, abriéndolo en cortesía pierdes más, pero hay mucho apoyo por parte de los hoteleros y lo importante es que lo hemos dado de forma altruista”, dice Rafael García, presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles.

Dentro de este colectivo hay hoteles como el Benidorm, en la Roma Norte, que aloja a parte de los más de 500 médicos cubanos y algunos técnicos encargados del mantenimiento de maquinaria del Hospital General.

Según explica García, la emergencia ha supuesto una catástrofe para el sector. Actualmente, los alojamientos están al 3% y pierden 60 millones de pesos al día.

Coincide con esta visión Sergio Vera. “Somos uno de los más afectados en esta pandemia. La recuperación será lenta, las formas de viajar serán diferentes y habrá muchas medidas que estamos aplicando al día de hoy que lo más seguro es que se queden fijas y sean parte del día a día”; explica.

En la cadena en la que él trabaja, la MX, no hay despidos por el momento. En el de Reforma se mantienen los diez empleados que trabajan para cinco huéspedes, cinco profesionales de la Salud entre los que se encuentran Ana y Gabriel.

“Tenemos un manual que nos dicta los procesos para realizar la sanitización de habitaciones estando siempre protegidos. Nos dice cuál es el equipo y uniforme con el que debemos contar, así como los productos de limpieza y técnicas que debemos utilizar”, dice Vera. En México se han registrado algunos casos de agresiones a doctoras o enfermeros por parte de gente asustada que cree que podrían contagiarles. Pero Vera dice que ellos no han tenido ningún problema en los hoteles y que espera que siga así.

Para las batas blancas la vida ha cambiado por completo desde finales de abril. Lo cotidiano es ahora la soledad y cada uno se las arregla como puede.

“Me traje de casa un horno eléctrico y una cafetera y justo los días que salgo de guardia paso a la casa y en la puerta me dejan una hielerita con cosas y así resuelvo lo de la comida”, explica Ana.

La ropa sucia la coloca en una bolsa. La que se lleva al hospital la sanitiza rociándole agua con cloro antes de embolsarla. Cuando pasa por su casa la deja y su esposo se encarga de lavarla.

Gabriel, por su parte, acude todos los domingos a su domicilio en Santa Martha Acatitla, en la alcaldía de Iztapalapa, para lavar la ropa de la semana. Saluda a sus familiares pero no les permite que le abracen. Se ven, en la distancia, dentro de la misma casa, pero no se tocan. “Saludo, les dejo que me vean, estoy un rato y dejo algo de dinero”, explica.

Dice que prefiere no hablar mucho entre semana. Que sabe de la preocupación de su familia y que se imagina a su madre, muy religiosa, pidiéndole que vaya a la iglesia y regrese a casa.

Ana explica que pasa las horas viendo series en Netflix, hablando por teléfono con sus padres o su esposo. También dibuja flores. Dice que le desestresa. Aunque lo que de verdad le levanta el ánimo es hacer ejercicio con su hijo y cenar con él y su esposo. Todos los días lo hace, salvo cuando está de guardia. En vez de verse cara a cara, lo hace por Face Time.

Solo dos veces a la semana lo ve de lejos. “Cuando salgo de guardia además de pasar por comida, aprovecho para ver a mi hijo desde la ventana. Lo saludo. Me dice, así de lejos, cómo está. Así por lo menos nos vemos”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

COVID: 4 motivos por los que Argentina llegó al millón de contagios pese a cuarentena más larga del mundo

El país sudamericano es el quinto con más casos en el mundo y encabeza el ranking de muertos diarios de COVID-19 por millón de habitantes. Esto, a pesar de que lleva 7 meses de cuarentena. Te explicamos los motivos.
22 de octubre, 2020
Comparte

El lunes 19 de octubre los argentinos vivieron dos hitos, que parecen contradictorios: llegaron al millón de infectados de covid-19 el mismo día en que se cumplían siete meses desde que se impuso una cuarentena, que se ha convertido en la más larga del mundo.

El país sudamericano es actualmente el quinto con más contagios en todo el planeta, después de Estados Unidos, India, Brasil y Rusia, naciones con poblaciones mucho mayores.

Esto a pesar de que Argentina fue uno de los primeros en la región en imponer restricciones masivas como la prohibición para circular (con excepción del personal esencial), el cierre de empresas y comercios, y el freno de todos los vuelos comerciales y de las rutas de autobús de mediana y larga distancia.

Estas medidas se aplicaron por decreto el 20 de marzo en todo el país, pero eventualmente se relajaron en el interior.

Allí se aplicó el Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio, menos estricto que el Aislamiento Social impuesto en el área metropolitana de Buenos Aires (AMBA), donde vive el 40% de los argentinos.

Aunque también en el AMBA se fueron flexibilizando las medidas, y desde julio dejaron de aplicarse multas a las personas que violan la prohibición de circular, la cuarentena decretada por el presidente Alberto Fernández aún sigue vigente y ya se extendió una docena de veces.

El transporte público sigue siendo para uso exclusivo del personal esencial, las escuelas y universidades siguen cerradas en gran parte del país y Argentina es la única nación del mundo que aún no tiene vuelos de cabotajes, que supuestamente se reiniciarían este jueves.

Una pasajera es interrogada por policías en un autobús de Buenos Aires

Getty Images
Las autoridades han vigilado el uso del transporte público por personas que lo justifiquen.

A pesar de todo esto, el país lidera hace unas semanas el ranking mundial de muertos diarios de covid-19 por millón de habitantes.

Desde que por primera vez se reportaron más de 100 muertes diarias, el pasado 20 de julio, la curva de contagios y decesos se aceleró y en los últimos tres meses la cantidad de fallecidos pasó de unos 2400 a casi 27.000.

Datos positivos

No obstante, las autoridades resaltan que en un dato clave a Argentina le ha ido mejor que a muchos otros países, en especial en Europa y América Latina.

La tasa de mortalidad del coronavirus —es decir, la cantidad de muertos totales por millón de habitantes— es cercana a los 600, una cifra que coloca a Argentina en el puesto 15 a nivel mundial, por debajo de países como Perú, Bolivia, Chile, Ecuador, España, México, Reino Unido e Italia.

Además, el país ha logrado atravesar el aumento de casos sin provocar un colapso de su sistema sanitario, incluso en medio del invierno, algo que muchos expertos atribuyen a la cuarentena que logró “aplanar la curva” de contagios.

Este aplanamiento les dio tiempo a las autoridades sanitarias a prepararse y también permitió el desarrollo de técnicas efectivas para tratar a los pacientes, que ha reducido la tasa de letalidad.

Alberto Fernández

Reuters
El gobierno de Alberto Fernández ha resaltado que en Argentina se ha controlado la pandemia sin provocar un colapso del sistema sanitario.

La respuesta efectiva del sistema de salud logró que más del 80% de quienes se enfermaron de coronavirus ya se haya recuperado y que cerca del 2% de infectados haya fallecido.

Pero ¿cómo se explica que este país de cerca de 45 millones de habitantes haya llegado al millón de contagios y hoy esté en el top mundial de infectados y muertes diarias?

1. Pocos testeos

La mayoría de los expertos consultados por los medios locales coinciden en que la principal explicación es la falta de una mayor cantidad de testeos y una estrategia de búsqueda de contactos de personas infectadas.

Y es que si bien Argentina siguió al pie de la letra las sugerencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de imponer el uso de barbijos y la distancia social, no acató la tercera pata de la estrategia: testeos y rastreos masivos, sobre todo de infectados asintomáticos, que son quienes más diseminan el virus.

Fuentes del gobierno citadas off the record explican que los testeos más eficientes son costosos, una traba para un país que incluso antes de la pandemia ya atravesaba una grave crisis económica.

Un centro de prueba de coronavirus en Argentina

EPA
Las pruebas de detección de covid-19 no han estado disponibles de manera masiva en Argentina.

Si bien la cantidad de pruebas ha variado, han sido menos que en otros países de la región y los resultados comprueban que no fueron suficientes.

Según la OMS, si uno testea correctamente, lo esperable sería tener una cifra de casos de positivos cercana al 10% o menos. En Argentina la tasa de positividad supera el 50%, indicando que se está testeando de manera insuficiente.

“Nuestro mayor déficit es no haber testeado más. El plan Detectar se implementó un poco tarde, cuando debió haber empezado más precozmente”, reconoció al diario La Nación Eduardo López, jefe del Departamento de Medicina del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez y uno de los asesores del gobierno.

“Habría que haber aislado a los contactos y testearlos para ir adelantándose al virus. No se trata de testear en forma indiscriminada con testeos masivos, sino en la búsqueda de pacientes asintomáticos en ciertos conglomerados”, agregó al mismo medio Pedro Cahn, especialista en VIH-sida y otro de los expertos que aconsejó a las autoridades.

2. Errores de estrategia

Si bien muchos expertos en salud respaldan la cuarentena impuesta por el gobierno, las propias autoridades han admitido que no calcularon bien la extensión que iba a tener la enfermedad.

“Todos pensábamos que la pandemia en América iba a durar poquito, no como en Asia, pero sí como en Europa”, reconoció en declaraciones a Radio Continental el ministro de Salud argentino Ginés González García.

El mismo funcionario había sido criticado a comienzos de año por haber minimizado la posibilidad de que el virus originado en China llegara a Argentina, donde era verano, afirmando que el calor destruía el covid-19.

Un paciente hospitalizado en Buenos Aires

Reuters
Las autoridades no esperaban que los contagios se extendieran tan ampliamente en Argentina.

Por otra parte, algunos especialistas señalan que uno de los errores más grandes que cometió el gobierno fue no haber evitado que se infectaran los barrios vulnerables, donde el hacinamiento hace casi imposible mantener el aislamiento social.

También se ha criticado la decisión de prohibir por meses todas las actividades recreativas al aire libre, a pesar de que se ha demostrado que el riesgo de contagio en exteriores es menor.

Esto llevó además a que muchos argentinos dejaran de hacer ejercicio y aumentaran su consumo de alimentos, bebidas y drogas, debilitando su sistema inmunológico y disparando los niveles de ansiedad y depresión, en especial en niños y adolescentes.

“Estamos viendo una epidemia de enfermedad mental”, advirtió en agosto pasado el prestigioso neurocientífico argentino Facundo Manes.

Pero quizás el error que más le costó al país fue haberse concentrado en la región del AMBA, donde al principio se concentraba más del 90% de los casos, y haber descuidado la situación en el interior del país, hoy la zona más afectada.

3. El interior

A pesar de que los casos están bajando en la región metropolitana de Buenos Aires, la más poblada del país, están subiendo rápidamente en otros lados.

Desde septiembre que hay más infecciones en provincias del interiordel país que en el AMBA.

Una revisión de un peatón en Rosario, Argentina

Getty Images
El mayor aumento de casos confirmados de covid-19 se ha dado en las provincias argentinas recientemente.

Esto llevó al presidente Fernández a afirmar que ahora la principal preocupación ya no es el Gran Buenos Aires sino esas regiones.

El pasado 12 de octubre, al extender el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio en el AMBA hasta el 25 de octubre, el mandatario decretó que algunos departamentos en 18 provincias debían volver a cumplir una cuarentena estricta.

“El virus se fue a las provincias mientras pensábamos que lo teníamos controlado en el AMBA”, reconoció al diario La Nación Luis Cámera, secretario de la Sociedad Argentina de Medicina y asesor del gobierno.

El médico Daniel Gatica, quien fue atacado por familiares de un muerto de covid mientras trabajaba en los servicios de emergencia de un hospital en el norte del país, en Orán, Salta, le dijo a BBC Mundo que allí nunca se hizo cumplir el distanciamiento ordenado por las autoridades.

“Yo trabajo en la guardia los sábados a la noche y acá la vida siguió como siempre”, aseguró a finales de septiembre.

“Cuando (la gente) se tenía que cuidar, todo era joda y joda (diversión), y hoy lloran a sus muertos y reclaman atención”, criticó.

4. Hartazgo social

Lo cierto es que no solo en Salta se dejó de cumplir la cuarentena hace meses.

Ya sea por necesidad económica o por cansancio del encierro, los argentinos dejaron de acatar las órdenes de aislamiento y distanciamiento ordenadas por el gobierno.

Trabajadores de la salud protestan en Buenos Aires

Getty Images
Los trabajadores sanitarios han protestado por las condiciones en las que prestan sus servicios.

En tanto las autoridades dejaron de aplicar multas a los infractores.

Este movimiento de personas, en particular las reuniones de familia y sociales, realizadas muchas veces puertas adentro por la prohibición de usar espacios públicos, fueron un factor determinante para explicar el aumento exponencial de casos y muertes a partir de julio.

Las autoridades y sus críticos se acusan mutuamente por este relajamiento.

Los primeros apuntan especialmente contra los grupos “anticuarentena”, que incluso protagonizaron una serie de marchas —la última y una de las más masivas el pasado 12 de octubre— protestando por la falta de libertad y lo que algunos llaman una “infectadura”.

Una protesta contra el gobierno en Buenos Aires

Reuters
La oposición al gobierno ha realizado protestas sin distanciamiento social.

Para los detractores del gobierno estaba claro que una cuarentena de tantos meses era insostenible, motivo por el cual ningún otro país ordenó un cierre tan largo.

También culpan al gobierno de haber profundizado la crisis económica que generó la pandemia, llevando a decenas de miles de pequeñas y medianas empresas a quebrar ante un cierre tan prolongado.

Hay una sola cosa en la que todos están de acuerdo: la crisis sanitaria recién se superará cuando haya una vacuna, algo que según las autoridades argentinas estará disponible “masivamente” en marzo.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=DuMVeWY6gZU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.