Alexander, el adolescente que soñaba con ser futbolista profesional, y que policías mataron “por accidente”

‘Chander’, como lo llamaban sus amigos, era un apasionado del futbol y estudiaba en la Universidad Golfo de México.