El golpe de COVID a la pesca: hay 85% menos ventas desde la epidemia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

El golpe de COVID a la pesca: comerciantes tienen 85% menos ventas desde el inicio de la epidemia

Hay varias cuestiones que preocupan a los pescadores y todas ellas estaban sobre la mesa antes de la epidemia de COVID-19. La crisis económica que siga a la crisis sanitaria solo agravará la situación.
Cuartoscuro
Comparte

“Al mes de abril las ventas bajaron en un 85%. La mercancía no se mueve. Están cerrados los restaurantes, hoteles, centros vacacionales. Los importadores de otros países tampoco compran”. Humberto Becerra, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Pesquera y Acuícola (Conainpesca), alerta sobre el impacto de la COVID-19 en la pesca. Asegura que la pandemia ha cerrado los mercados y que el gobierno no está atendiendo al sector.

“El 95% de las empresas pesqueras son micro, pequeñas y medianas. La situación es grave”, asegura.

“En el sector industrial y el ribereño el impacto es el mismo”, corrobora Jesús Camacho, presidente de la Confederación Mexicana de Cooperativas Pesqueras y Acuícolas. “En el caso de las cooperativas que exportan directamente a Asia y Europa el impacto no es de hoy, de cuando el coronavirus, sino del mes de enero, cuando estaba impactado en China. Los que se dedicaban al comercio al interior, desde que México decretó las medidas de protección”, explicó. 

Leer más: Qué actividades vuelven este 1 de junio, el primer día de la ‘nueva normalidad’

“La actividad se ha visto muy disminuida, un 60% de las embarcaciones están en tierra. En Baja California Sur casi no hay actividad, esta parada. En algunas partes del país han estado trabajando a muy baja capacidad”, dice Camacho. 

Actualmente, buena parte de la flota está en tierra ya que hay veda para algunos de los productos que más se pescan en México, como el camarón o el pulpo. Sin embargo, la parálisis es total, según explica Becerra. Y esto impactará duramente a municipios de Sinaloa, Baja California o Yucatán. 

“Los pescadores no tienen a quién vender ni en mercados nacionales ni internacionales. Tampoco hay información suficiente ni transparencia. No queda claro quién está en la cadena de suministro ni cómo funciona”, explica Renata Terrazas, vicepresidenta de Oceana, una organización que el este 2 de junio organizó un conversatorio en Facebook para analizar el futuro de la pesca en México tras la emergencia sanitaria.

“Los datos son brutales. Aunque no tenemos cifras oficiales ni estimaciones de cuantos pescadores están dejando de salir a pescar” dice. 

Entérate: ‘Si bien nos va’ en mayo se perderán menos empleos y en julio empezará la recuperación, advierte AMLO

El impacto del coronavirus no se refleja únicamente en la pesca, sino también en los negocios vinculados. Según explica Becerra, aunque las embarcaciones estén en tierra ahora sería momento de mucho trabajo: “La gente reparaba sus barcos, daba empleo a soldadores, pintores, gente que no tenía trabajo en veda”. 

Ahora, todo está parado.

Hay varias cuestiones que preocupan a los pescadores y todas ellas estaban sobre la mesa antes de la epidemia de COVID-19. La crisis económica que siga a la crisis sanitaria solo agravará la situación. Entre los problemas enumerados por Becerra y Camacho están la pesca furtiva, que no ha dejado de operar; la supresión de ayudas económicas como el apoyo al diesel y lo que consideran una falta de compromiso del gobierno para defender el producto mexicano frente a la llegada de pescados procedentes de países como Estados Unidos o Ecuador. 

Animal Político quiso conocer la versión de Conapesca y sus programas de ayuda al sector pero al cierre de la nota no había recibido respuesta. 

“La pesca ilegal no descansa. Las flotas en el Pacífico y el Golfo de México están paradas. Pero quien están trabajando son los ilegales. Eso nos impide sacar lo poco que se pueda salir”, dice Becerra, quien asegura que tienen identificadas “muchas plantas de proceso de Sinaloa y Sonora” en las que se hacen inventarios de pesca ilegal y se facturan posteriormente como si fuesen de temporada. 

“El gobierno no está ejerciendo lo que les mandata la ley”, se queja, lamentando la falta de control sobre los ilegales. 

Camacho, por su parte, denunció que Conapesca había dado orden de devolver algunas embarcaciones fue fueron incautadas a pescadores irregulares y que, además, quienes realizan la actividad de forma legal se estaban enfrentando al cobro de piso. 

Uno de los reclamos de los pescadores fue la supresión de la ayuda para comprar diesel decretada por la secretaría de Hacienda. 

“Al abrir los mercados, todo el mundo va a salir de manera feroz a competir. Y nosotros estamos en gran desventaja, ya que el precio del combustible en EUA y Ecuador es más barato”, dijo. 

El principal programa de apoyo al sector lanzado desde Conapesca es Bienpesca, un plan de transferencias monetarias por la que cada pescador recibe 7 mil 200 pesos anuales

“Hay quejas de los pescadores de quienes reciben no son pescadores. Hace falta un censo, saber quiénes son”, dijo Terrazas. “Queda la duda de para qué se usa. Si están en tierra, les queda para comprar comida y despensa. Si están pescando, lo que les queda es para suministros que no alcanzan a cubrirlo”, señala. 

Sobre esta ayuda, Camacho reclama que se haga permanente al menos “mientras dura la pandemia” y que funcione como un subsidio. Además, asegura que el programa no ha sido universal y que hay pescadores que se han quedado fuera. 

Los pescadores no son optimistas con el futuro y el COVID-19, que ha destruido más de 700 mil empleos desde el 14 de marzo hasta finales de abril. 

“Tenemos un grave problema de saqueo de bienes pesqueros. No se están cuidando. Son elementos que hay que considerar, eso nos quita rentabilidad y competitividad. No vemos final halagüeño. La pandemia es duro golpe y gobierno federal nos está abandonando en mitad del mar sin salvavidas”, dice Becerra. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Qué tan fuerte es tu apretón de manos y qué dice sobre tu estado de salud

La mano humana tiene muchas funciones, pero también puede ser un indicador de varias enfermedades comunes.
Getty Images
15 de noviembre, 2020
Comparte

La mano humana es extraordinaria.

No solo nos permite arrojar, agarrar o recoger cosas, sino que también es un indicativo de salud.

Evaluando la cantidad de fuerza que una persona puede generar con su agarre de manos, los investigadores pueden comprender la fuerza de una persona, conocer la velocidad a la que envejece e incluso diagnosticar ciertas afecciones de salud, como enfermedades cardíacas y cáncer.

La fuerza del agarre se puede medir usando un dinamómetro, con el cual la persona lo agarra de la misma forma que sostendrían un vaso, con el codo echado hacia un lado y colocado en ángulo recto.

Entonces se exprime el instrumento durante unos cinco segundos. La prueba se realiza en ambas manos, normalmente con tres apretones por mano, y entonces se mide la fuerza media.

Los hombres de entre 20 y 30 años poseen la mayor fuerza, mientras que las mujeres mayores de 75 tienen la menor.

Grupo de hombres y mujeres juntando sus manos.

Getty Images
Los hombre y mujeres de entre 20 y 29 años de edad son el grupo que mayor fuerza media posee en sus manos.

En las personas entre 20 y 29 años, el apretón medio es de 46 kilogramos de fuerza en hombres y 29 kilogramos en mujeres. Esta medida decrece hasta 39 y 23,5 kilogramos respectivamente cuando la persona alcanza entre 60 y 69 años de edad.

¿Qué significa tener menos fuerza en las manos?

Algunas investigaciones han mostrado que tener una fuerza de agarre menor que la media si se compara con el mismo género y rango de edad se asocia a un mayor riesgo de fallo cardiovascular. Una fuerza menor indica cambios perjudiciales en la estructura y funciones del corazón.

De forma similar, un apretón más débil puede predecir una muerte cardíaca, muerte por cualquier otra causa e ingresos en hospitales por un fallo en el corazón.

La fuerza de un apretón de manos también puede ser útil para predecir la supervivencia al cáncer. Aunque la supervivencia se base en otros factores como el tipo de cáncer y el tiempo de diagnóstico, un estudio afirma que sus pacientes tuvieron más posibilidades de superar cáncer de pulmón mientras más fuerte era su apretón.

Doctor revisando una placa de tórax.

Getty Images
Un estudio afirma que una mayor fuerza en la mano está asociada con mayor supervivencia al cáncer de pulmón.

Ser diagnosticado con cáncer colorrectal, de próstata o pulmón en hombres y mama o pulmón en mujeres está asociado con una reducción de cinco kilogramos de fuerza en la mano en las personas que tienen entre 60 y 69 años.

Este deterioro también se vinculó a un aumento en las posibilidades de morir con cáncer colorrectal en hombres y de mama en mujeres.

La obesidad también está asociada a un apretón más frágil en una etapa más adulta. La presencia de grasa alrededor de un músculo reduce su eficacia.

Un trabajo reciente mostró que las personas que desarrollan diabetes tipo 2 tienen un apretón de manos más débil. Probablemente, esto está causado por la presencia de grasa en los músculos, haciéndolos menos eficientes y consecuentemente provocando inactividad y empeoramiento muscular.

Persona pesándose en una báscula.

Getty Images
La obesidad también está asociada a una pérdida de fuerza en las manos.

La fuerza de la mano disminuye con la edad. Mientras el cuerpo pierde masa muscular cuando envejece, también pierde fuerza en su mano.

El envejecimiento provoca una disminución de la masa (y función) muscular, a un ritmo de 1% anual a partir de la mediana edad. Esto puede resultar en una pérdida de hasta el 50% de la masa muscular entre los 80 y los 90 años de edad.

Pero el envejecimiento progresa a diferentes ritmos en las personas.

Esto significa que la fuerza de agarre podría disminuir por los cambios relacionados con la edad en el sistema nervioso, donde las señales no viajan tan rápido, o por la pérdida de masa muscular en los brazos.

Otro estudio ha demostrado que la fuerza de agarre reducida en los adultos mayores se asocia con una función cognitiva más baja.

Pérdida muscular

La pérdida muscular ocurre en todo el cuerpo cuando desarrollamos ciertas dolencias de salud y envejecemos.

Sin embargo, la fuerza puede ser difícil de medir en varias zonas, de ahí que las manos sean tan importantes. Su habilidad para producir tanto movimientos refinados como potentes les hace ser un buen indicador general de salud.

Mujer haciendo ejercicio.

Getty Images
Una de las claves para el mantenimiento de la salud y de la fuerza muscular es hacer ejercicio.

Cuando enfermamos, incluyendo diabetes, corazón o cáncer, se reduce la habilidad de nuestros músculos de generar fuerza. También se deteriora la funcionalidad y movilidad de los mismos.

Esto resulta de una combinación de factores, como la reducción de la función del corazón de permitir movimientos prolongados, la pérdida de eficiencia y masa muscular y la fatiga.

Ciertas condiciones de salud también pueden causar fatiga, lo que nos hace menos propensos a movernos y hacer ejercicio, provocando un ciclo de mayor pérdida muscular y disminución de la fuerza.

El cáncer, en particular, puede limitar el funcionamiento de nuestro sistema digestivo, dificultando el consumo de alimentos y reduciendo el apetito.

Puño apretado.

Getty Images
¿Qué tan fuerte es tu apretón de manos?

Los alimentos que comemos, especialmente las proteínas, son importantes para mantener la masa muscular y la fuerza. Sin alimentos adecuados que nos den energía, el cuerpo debe aprovechar sus reservas internas para generarla.

Una de las principales formas en que lo hace es quemando el tejido que no se está utilizando, y el músculo es el combustible favorito para esta situación. La pérdida de masa corporal reduce las reservas naturales del cuerpo y, potencialmente, su capacidad para soportar enfermedades crónicas prolongadas.

Una de las claves para el mantenimiento de la salud y de la fuerza muscular es hacer ejercicio. Los músculos se descomponen si no se usan.

Por ejemplo, es bien sabido que hacer que los pacientes caminen después de una cirugía previene la pérdida de músculos y huesos y reduce la duración de la estadía en el hospital.

De cualquier manera, un fuerte apretón de manos puede ofrecer más información sobre ti de lo que piensas.

Adam Taylor es profesor de anatomía en la Universidad de Lancaster en Reino Unido.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Haga clic en este enlace para leer la nota original en inglés.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=OPBtbIkRIUc&t

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.