Madres salieron a buscar internet en la calle para la tarea de sus hijos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
@RE_Ilustrador y @Driu_Paredes

Sin dinero ni internet en casa, madres salieron a buscar WiFi en la calle para la tarea de sus hijos

Tras el cierre de las escuelas por la pandemia, recorrieron las calles en busca de señal gratuita de internet para que sus hijos pudieran enviar sus tareas y concluir el ciclo escolar. Temen que los niños no puedan estudiar el siguiente año.
@RE_Ilustrador y @Driu_Paredes
Por Eréndira Aquino y Alberto Pradilla
17 de julio, 2020
Comparte

Para que su hijo pudiera concluir el primer grado de primaria, Rosa tuvo que salir a diario del cuarto que renta en La Raza para buscar la antena de internet gratuito de la Ciudad de México más cercana. Solo ahí su teléfono celular podía recibir los mensajes que las maestras enviaban todos los días con tareas y mandar fotografías de los trabajos que el niño realizaba.

Desde que inició el confinamiento por la pandemia de COVID-19, la economía de su familia se vio afectada. De por sí tenía que aprovechar al máximo el salario de su marido, de 300 pesos diarios, para pagar la renta de 540 pesos a la semana por el cuarto que ocupan y la comida para ellos dos y su hijo de seis años.

Leer más | “Todo se vino abajo en una semana”: la COVID-19 los llevó a perderlo todo

Pero por la pandemia redujeron la jornada de trabajo de su esposo a solo dos días por semana y su salario a 200 pesos y para pagar los gastos de su familia, Rosa empezó a lavar ropa de sus vecinos, aunque lo que gana apenas y cubre lo necesario para vivir de forma austera, por lo que tener una computadora e internet es un lujo que no puede darse.

“Apenas hay para comer. No hay para celular, ni para saldo, mucho menos para datos. Lo que hacíamos para poder enviar las tareas era ir a buscar uno de los postes de internet gratuito para mandar los trabajos, así todos los días”, relató Rosa en entrevista con Animal Político

Hace tres años y medio, esta mujer vivía en las calles. Pero conoció a su actual pareja y se mudó con él al cuarto que rentan. Juan Carlos, su hijo, no vive con ella. Sin embargo, ante el cierre de escuelas por la pandemia y debido a que su padre no puede cuidarlo, se hizo cargo nuevamente de él. Precisamente, durante los meses en los que más apuros económicos ha sufrido. 

Hubo días en los que ni siquiera con el internet público pudo entregar trabajos. “En algún momento tuvimos que subir bastante tarea de un jalón y yo la intenté mandar desde el poste, pero nunca se pudo y fue muy frustrante porque estuve todo el día ahí. Tuve que pedir ayuda con mis vecinos y resultó que era porque los archivos que necesitaba adjuntar eran muy pesados”.

No todos los niños tienen televisión e internet

Rosa nunca estuvo de acuerdo con el sistema de aprendizaje con lecciones en televisión o por internet. “Sentí que era hacer al niño flojo, con ponerlo a ver la tele y ya. Además, sus clases las daban combinadas con las de segundo grado y había muchas cosas que no entendía, pero porque él no había visto nada de eso en la escuela todavía”.

El encierro y el cambio en la rutina han afectado el estado de ánimo de Juan Carlos, lo que ha disminuido su capacidad de aprendizaje, principalmente en materias como inglés, que para su mamá es “muy complicado” porque desconoce completamente el idioma.

“Mi hijo me decía que no sabía qué eran muchas cosas, yo pienso que a lo mejor ya lo había visto, pero como no sé de pronunciación el niño no me entendía. Teníamos que irnos al poste para poder traducir las palabras en Google, y fue así como más o menos fuimos haciendo la tarea”, detalló.

“Eso es algo que las maestras no se ponen a ver, que habemos mamás y casas donde no hay internet, y muchas veces no entendemos cómo hacer las tareas, menos cómo mandarlas. Es muy difícil”, lamentó Rosa.

A pesar de que concluyó el ciclo escolar y ya fue notificada de que Juan Carlos obtuvo calificación aprobatoria en todas sus materias, Rosa continúa preocupada por lo que ocurrirá con la educación de su hijo. No está segura de poder mantener la misma dinámica de clases a distancia y envío de tareas el siguiente año, porque tampoco sabe si podrá conseguir una computadora y conexión a internet.

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de Información en los Hogares, elaborada en 2019 por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en México hay un millón 5,704 hogares con niños de entre 6 y 18 años que no cuentan con televisión, dos millones 724 mil603 que no tienen computadora, laptop ni tablet, y siete millones 891 mil 159 sin servicio de internet.

En la Ciudad de México, de los hogares con menores de edad, 197 mil 197 no cuentan con computadora ni laptop, y 69 mil 19 de estos tampoco tiene acceso a internet, otros 6,573 no tienen televisión.

Ayudar a tu hijo cuando tú no sabes leer 

Para Martha, de 19 años, resulta frustrante ayudar a su hijo Aurelio Rafael, de 5, al hacer las tareas. La pandemia mandó a los niños a su casa, en su caso, una estructura de varillas y lona en la Ciudad de México. Allí viven tres generaciones de poblaciones callejeras: Sergio y Marta, los padres, Martha, la hija y Aurelio Rafael, el nieto. 

Durante el tiempo que Aurelio tuvo clases a distancia debido al cierre de las escuelas, hubo veces en las que Martha no pudo apoyarlo, porque ella misma está aprendiendo a leer. Está cursando secundaria, pero debido a la pandemia tampoco puede ir a sus clases. 

Las calles en las que Martha ha vivido casi desde que nació quedaron vacías por el coronavirus pero ya están regresando a la normalidad. Para ella, aún con la pandemia las preocupaciones son las mismas: vivir al día y que el DIF no se lleve a su hijo. 

A principios de abril llegó un grupo de policías con intención de llevarse al pequeño. “Se me movió el corazón. Llegaron tres mujeres, una poli me empujó, yo me quería escapar con mi hijo”, contó en entrevista con el medio.

Al parecer alguien había puesto una denuncia. Que si el niño podía no ser su hijo. Que si lo estaba maltratando. Que si la calle no es lugar para un pequeño de cinco años.

“Él tiene que estar en un lugar seguro”, me dijeron. “Ya lo sé. ¿Y qué le voy a hacer?”. 

Recordar aquel momento sigue siendo una pesadilla para Martha. “Había muchos policías y no me dejaban ir. Se querían llevar a mi hijo, pero antes muerta. No se lo van a llevar”.

No le dieron ninguna alternativa. A ella le gustaría tener para rentar un cuarto, pero jamás irá a un albergue. Le trae muy malos recuerdos. Hace 10 años ella era la niña a la que querían arrebatar a su madre. De hecho, lo consiguieron. Las autoridades le quitaron la custodia y ella se fue una casa hogar. Duró un año. De ahí la llevaron con su hermana y Martha se escapó porque quería estar con sus papás. 

“Ahora quieren hacer lo mismo con mi hijo. Y no se vale. Yo querría tener un cuarto. Aunque ya me he acostumbrado a vivir así”, señaló. 

Conseguir que Aurelio Rafael siga estudiando ha sido de los grandes quebraderos de cabeza de Martha en los últimos meses. Tiene un celular para que haga las tareas pero a veces no entiende lo que le están pidiendo. Además, agarra internet de la conexión gratuita de la Ciudad de México. “Tengo que tener las tareas en línea, pero ¿cómo le hago sin la conexión no es rápida?”. 

“Apenas estoy aprendiendo a leer. Nadie me ayuda. Mi escuela no me apoya, le marco a mi maestra, pero no me contesta”, lamentó. 

Para ganar algunos pesos, Sergio, el padre de Martha, vende los cartones que recoge por la calle. No cree en el coronavirus y no es el único entre la población en situación de calle. Aquí se extendió la idea de que es un complot del gobierno que quiere quitarse de encima a los más vulnerables. Acostumbrados como están a que nadie les eche una mano y de verdad sean vistos como una molestia para la administración, parece lógico que lleguen a esta lógica perversa. Pero no. El coronavirus existe.  

Te puede interesar: ‘Nunca había vivido en la calle’: perder la casa y el empleo por culpa del COVID-19

El reto de no quedarse sin casa (otra vez)

Susana vivió por años en las calles y desde hace algún tiempo logró establecerse en un cuarto rentado, mismo que perdió porque uno de sus hermanos falleció y tuvo que mudarse por unos meses a casa de su madre.

Después se cambió a casa de uno de sus compadres, donde vive actualmente. Su plan no es quedarse ahí. Antes de la pandemia estaba ahorrando para volver a rentar un cuarto, pero por el virus la descansaron en su trabajo. Se quedó sin dinero. 

Esta situación la llevó a volver a salir a trabajar a las calles, contando cuentos y pidiendo dinero en el transporte público para poder comprar la comida para ella y sus dos hijos, Melanie de 7 y Emanuel de 2 años.

El inicio de las clases por internet ocurrió al mismo tiempo en que Susana se quedó sin trabajo. Esto impidió que la niña pudiera completar sus actividades escolares, ya que el único medio que tienen para comunicarse, conectarse a internet, recibir y enviar las tareas es un celular, y cada que sale a trabajar la jefa de familia lo lleva consigo.

“Fue muy complicado atender las clases y mandar las tareas, la verdad mandé pocas. Lo más fácil para mí era tomar fotos a los trabajos de Melanie y mandárselas a la maestra. Pero como las clases eran a la hora que yo estaba trabajando, muchas veces no pudo seguir las lecciones, pero yo no podía salirme de la casa sin el celular”, dijo. 

La preocupación por el rezago en el aprendizaje de su hija es algo que tiene presente, pero para ella es más importante conseguir dinero para seguir pagando los gastos y no tener que volver a las calles, aún si tiene que salir a exponerse en el transporte público en plena pandemia por unas monedas.

“Ahorita ya llevo un rato saliendo a las calles y estoy aprendiendo a cuidarme. Uso cubrebocas y al subir y bajar de los camiones me lavo las manos con gel. No te creas, sí me da miedo contagiarme, pero ni modo, es más mi necesidad. Es más mi miedo de quedarnos sin comer que mi miedo de contagiarme”, expresó.

Para Susana volver a las calles ya no es una opción. “Ya no me siento de ese ambiente, y convivir con mis compañeros de calle ya no me gusta, porque siempre están consumiendo drogas y yo se que por mi bien me tengo que alejar de ellos”, señaló.

Por ello, se mantiene firme en su determinación de seguir ganando dinero como pueda, mientras reabren la fábrica donde le prometieron que conservaría su trabajo.

Alexia Moreno, coordinadora de la asociación El Caracol, que apoya a poblaciones en situación de calle, explicó que debido a la situación de vulnerabilidad ante la que se encuentran familias como la de Rosa y Susana, han implementado un programa de apoyo para que puedan pagar dos meses de renta. Así evitan que vuelvan a vivir en las calles. Si esto ocurre, explica, después es mucho más difícil volver a establecerse en una vivienda.

Otras, como Martha, siguen en la calle y reciben el apoyo del colectivo a través de una despensa. El Caracol nunca había trabajado entregando víveres de forma directa a las familias, pero la emergencia provocada por la COVID-19 les llevó a cambiar su modo de trabajar. 

Recuperar la estabilidad económica de estas familias es crucial, ya que “si no lo logran existe la posibilidad de que los niños ni siquiera vuelvan a la escuela, porque para sus mamás es prioridad resolver otras necesidades que a su juicio son más importantes, como la vivienda y la comida”, indicó.

Moreno lamentó que esto ocurra “muy seguido, porque sus situaciones son complicadas, y que los niños dejen de ir a la escuela es lo de menos. Nos hemos dado cuenta que si se salen de nuevo a la calle o deben mudarse, para ellos es más fácil pensar en darlos de baja y reinscribirlos después”.

En este sentido, El Caracol trabaja con ellas para ayudarles a reconocer la importancia de la continuidad educativa y del compromiso con el proceso de los niños.

Otro aspecto que le preocupa a la asociación es que las niñas y niños de poblaciones callejeras “de por sí presentan un rezago educativo, porque no entraron a tiempo a la escuela, o los cambian de manera constante, o de plano los dejan de llevar por mucho tiempo. Y ahora a eso se suma que perdieron dos meses de clases”, señaló Alexia.

“Nos preocupa que al volver a clases los niños no entren con el mismo nivel de sus compañeros que tienen otras condiciones de vida. El rezago educativo es muy cargado, y por otro lado, que las mamás no puedan conservar su proceso de vida independiente impacta también en su estado emocional”, abundó.

“Todo esto va a pasar”

Pese a todas las dificultades que vive actualmente, Susana se mantiene esperanzada en retomar su trabajo. Su mayor preocupación es juntar dinero para volver a rentar un cuarto y pagar la mudanza.

“Ahorita ya tengo una tele, una parrilla y estoy pensando en todo lo que me falta, pero bueno… mientras tenga un techo, con eso basta”, afirmó.

“Esa es mi esperanza, que esta pandemia y todo esto va a pasar y que voy a poder trabajar y poco a poco me voy a hacer de algunas cosas y voy a echarle muchas ganas con mis niños”.

Rosa, por su parte, espera también que la situación laboral de su esposo se restablezca. Afortunadamente, la dueña del cuarto que renta ha sido comprensiva, por lo que no ha tenido problemas con el retraso de sus pagos.

“A veces me estreso, desde que me levanto lo primero que pienso es que no tengo dinero y no hay ni un pan para comer, pero no me puedo poner a llorar. Tengo que buscar la solución, no queda de otra”, expresó.

Hasta este momento, de acuerdo con El Caracol, no existen acciones de gobierno que atiendan a las poblaciones callejeras de la Ciudad de México más allá de ofrecerles albergues que, según los testimonios que usuarios han dado a la organización, “no están en buenas condiciones”.

“Desde las autoridades de la Ciudad de México no ha habido ninguna acción que busque prevenir los impactos del COVID, no solo en el tema de contagios, sino en la parte económica, la inclusión educativa y el tema de discriminación”, señaló.

Para la asociación, es necesario que las autoridades apoyen a las familias que se encuentran en riesgo de vivir en calle para prevenir un mayor crecimiento de quienes ya se encuentran en ella.

“No sabemos si se tenga contemplado hacer algo después en este tema, pero esperamos que sí, porque eventos como la pandemia, que afectan a todas las personas, repercuten más en las poblaciones callejeras, que quedan olvidadas y abandonadas… y esta situación va para largo”, concluyó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La matanza de Tlatelolco: qué pasó el 2 de octubre de 1968 en México

Las protestas estudiantiles comenzaron a intensificarse conforme se aproximaban los Juegos Olímpicos y esa no era la imagen que el gobierno de México quería proyectar.
2 de octubre, 2020
Comparte

La historia que derivó en una masacre empezó con una pelea de estudiantes en el centro de Ciudad de México.

El grupo antimotines de la policía capitalina, conocido como Cuerpo de Granaderos, intervino para calmar la riña. Pero lo hizo de manera brutal.

Golpeó a decenas de estudiantes y testigos de la pelea. Persiguió a los jóvenes hasta las escuelas donde buscaron refugio y también allí agredió a alumnos y profesores que impartían clase.

Era el 23 de julio de 1968. En esa época la policía mexicana tenía fama de cometer abusos, pero la agresión a los estudiantes fue excesiva.

Cuatro días después, estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Instituto Politécnico Nacional (IPN) organizaron una marcha contra la violencia policial.

Pero la caminata, a la que se sumaron miembros del Partido Comunista Mexicano, fue reprimida por los granaderos.

A partir de ese momento empezó un movimiento estudiantil que en pocas semanas creció rápidamente. La UNAM, el IPN y otras universidades del país se declararon en huelga.

Las autoridades reportaron autobuses quemados y el estallido de artefactos explosivos. Decenas de jóvenes fueron detenidos y en el Zócalo, la plaza central del país, se desplegaron tanquetas y decenas de militares.

Cientos de estudiantes fueron detenidos tras la masacre de Tlatelolco en 1968.

Colección Justina Lori
Cientos de estudiantes fueron detenidos tras la masacre de Tlatelolco en 1968.

El Ejército ocupó las instalaciones de la UNAM y el IPN, pero no logró contener el movimiento agrupado en el Consejo Nacional de Huelga (CNH).

El rector de la Universidad Nacional, Javier Barros Sierra, renunció en protesta por la invasión a la autonomía universitaria.

El movimiento sólo fue contenido hasta la tarde del 2 de octubre. Ese día se había convocado una nueva marcha de protesta que partiría de la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco.

Cientos de soldados rodearon el sitio. Cuando los estudiantes anunciaban que se cancelaba la caminata para evitar violencia, inició una balacera contra la multitud.

Cincuenta años después, aún no está claro dónde empezaron los disparos. Tampoco se sabe realmente cuántas personas murieron o fueron heridas.

Pero el ataque se convirtió en un parteaguas en la historia del país. Desde el 2 de octubre de 1968 México fue otro, social y políticamente distinto al del día anterior.

La década anterior

Plaza de las tres culturas

Getty Images
La masacre tuvo lugar en la Plaza de las Tres Culturas de la Ciudad de México

Esta es la historia que se recuerda cada año durante el aniversario de la masacre.

Pero se habla poco del entorno social y político que había en el país por esos años, que motivó el acelerado crecimiento del movimiento estudiantil de 1968.

Un momento que explica también la fuerte reacción del gobierno del entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz.

Desde los años 50 y en la siguiente década, en el país se registró una serie de movimiento de médicos, ferrocarrileros, electricistas, campesinos y estudiantes.

En todos los casos, las protestas fueron disueltas por policías y militares.

Los sobrevivientes de la masacre recuerdan al movimiento estudiantil como "alegre, creativo".

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM
Los sobrevivientes de la masacre recuerdan al movimiento estudiantil como “alegre, creativo”.

Las movilizaciones estudiantiles de 1968 fueron consecuencia de ese largo proceso, explica Gilberto Guevara Niebla, uno de los fundadores del CNH.

“El movimiento de 68 no se comprendería si no se considera que en esa época existía un régimen autoritario y represivo”, le dice a BBC Mundo.

“Sobre todo en los años 60 hubo una sucesión de intervenciones militares en las universidades, que fue creando un ambiente de descontento y de malestar entre la juventud”.

Ese 1956, por ejemplo, los estudiantes del IPN protagonizaron una huelga que terminó con la ocupación militar de sus instalaciones. La vigilancia de los soldados permaneció durante un año.

Otro caso fue la huelga de 1963 en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, también disuelta por el Ejército.

Tlateloco

Colección Justina Lori
El rector de la UNAM en 1968, Javier Barrios Sierra.

Dos años más tarde, hubo una serie de paros y marchas de médicos y enfermeras en demanda de mejor salario. A las protestas se sumaron también estudiantes de la carrera de medicina.

Esos acontecimientos estaban muy presentes en el ánimo de los estudiantes en 1968, recuerda Rolando Cordera quien fue consejero por la Escuela de Economía ante el CNH.

Tlateloco

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM
La UNAM, el IPN y otras universidades del país se declararon en huelga.

“En algunos que se convirtieron en dirigentes de la movilización existía algún tipo de memoria”, le dice a BBC Mundo.

“Antes de nosotros hubo otros mexicanos que habían reclamado más o menos lo mismo: cumplimiento de la ley, respeto a los derechos y la Constitución”.

“Vivíamos un mar de estímulos”

Pero el enojo por las intervenciones militares y la decisión de las autoridades para disolver las protestas son una parte de la historia tras el movimiento de 1968.

Ese año en Europa ocurrió una serie de protestas estudiantiles, sobre todo en Francia. Un elemento que influyó en México, pero su impacto fue menor a lo que sucedía en Estados Unidos, recuerda Guevara Niebla.

En ese país había una intensa oleada de protestas contra la guerra en Vietnam, la lucha por los derechos civiles de algunas minorías así como un creciente proceso de liberalización sexual y feminismo.

“Coincidieron muchos factores”, recuerda el fundador del CNH. “A través de la televisión sabíamos lo que ocurría en Estados Unidos y con los jóvenes de Francia”.

Manifestación de estudiantes en julio de 1968.

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM.
“Los estudiantes del 68 en México se unieron a un reclamo internacional frente al orden existente en aquel tiempo”, dijo Rolando Cordera.

“Los estudiantes de México vivíamos en un mar de estímulos que jugaron un papel decisivo para explicar la revuelta estudiantil”.

Rolando Cordera recuerda. “Los estudiantes del 68 en México se unieron a un reclamo internacional frente al orden existente en aquel tiempo”.

“En el caso nuestro era un orden muy autoritario, que no respetaba las movilizaciones de reclamo social”.

Con tal escenario el movimiento estudiantil creció en poco tiempo. A las primeras manifestaciones, en julio de ese año, acudieron cientos de jóvenes.

Al paso de los meses aumentó el número de asistentes. En la llamada Marcha del Silencio, el 13 de septiembre, participaron más de 150.000 personas.

Tlatelolco

Getty Images
La matanza fue un parteaguas en la historia de México.

No todos eran estudiantes. El movimiento logró el respaldo de sindicatos, grupos de vecinos y hasta amas de casa. Las protestas se extendieron por varias ciudades del país.

Las demandas del CNH también cambiaron. Al inicio era la disolución del cuerpo de granaderos, eliminar de las leyes el delito de disolución social y castigo a los responsables de agredir estudiantes.

Luego el pliego petitorio incluyó la liberación de todos los presos políticos, y un diálogo público y abierto del Consejo Nacional con el gobierno federal.

Juegos Olímpicos

Más allá de la creciente inconformidad, ¿por qué ocurrió la masacre en Tlatelolco?

Hubo varios elementos, coinciden algunos historiadores. Ese 1968 México era sede de los Juegos de la XIX Olimpiada, programada para empezar el 12 de octubre de ese año.

Semanas antes del evento llegaron periodistas enviados por medios internacionales. Además sería la primera vez que los Juegos Olímpicos se transmitirían por satélite a todo el mundo.

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM
Las protestas estudiantiles comenzaron a intensificarse conforme se aproximaban los Juegos Olímpicos y esa no era la imagen que el gobierno de México quería proyectar.

Para ese momento, las protestas estudiantiles eran más intensas. Muchos periodistas empezaron a cubrir las movilizaciones.

No era la imagen de país que pretendía enviar el gobierno de Díaz Ordaz. Además, el presidente estaba convencido que los estudiantes formaban parte de una especie de conjura comunista en contra de los juegos.

La decisión fue enviar un mensaje contundente para terminar con la rebeldía de varios años, señala Guevara Niebla.

“Después de 1968, Díaz Ordaz declaró que al enfrentar el conflicto se habían agotado los recursos políticos y se tuvo que acudir a la fuerza”, recuerda.

“Lo que se quería era destruir de un solo golpe el movimiento estudiantil para dar paso a las Olimpiadas. La represión tuvo lugar diez días antes de que empezaran, estaban obligados a sofocar las protestas, pero lo hicieron de una manera brutal”.

Soldados en la UNAM.

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM.
La represión fue brutal.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.