Junta Federal de Conciliación reabre con largas filas y sin sana distancia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Junta Federal de Conciliación reabre con largas filas y sin sana distancia

La Junta Federal habilitó un esquema de citas por internet, pero algunas personas no se enteraron de esta nueva herramienta y otras no pudieron hacer el trámite.
17 de julio, 2020
Comparte

Tras casi cuatro meses cerrada al público por la pandemia, la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCA) reabrió ayer con largas filas, esperas bajo el sol y aglomeraciones sin sana distancia entre ciudadanos y abogados laborales que acudieron a presentar demandas por abusos de patrones, o a dar seguimiento de controversias que se habían detenido debido a la emergencia sanitaria.

Para los abogados laborales, un trámite que antes se despachaba en 15 minutos ahora tomará de dos a tres horas, pues se implementó un filtro sanitario en la entrada -donde se verifica la temperatura y se proporciona alcohol en gel- y el ingreso se limitó por persona para evitar aglomeraciones al interior del inmueble, donde hay 16 Juntas Especiales.

Pese a los cuidados en el ingreso por parte de funcionarios de la Secretaría del Trabajo federal, sí hubo conglomeración de personas afuera de la JFCA, que se localiza en la alcaldía Azcapotzalco, en el norte de la CDMX, cerca de la frontera con el Estado de México.

Para procurar que no hubiera una visita masiva de usuarios en su primer día de reapertura, la JFCA habilitó un esquema de citas por internet para consultas de expedientes y audiencias conciliatorias, pero algunas personas no se enteraron de esta nueva herramienta y otras no pudieron hacer el trámite por supuestos problemas del sistema de registro.

Entérate: En 28 minutos y por internet: Así fue el primer divorcio a distancia celebrado en CDMX

“Queríamos sacar cita para ver los expedientes, pero la página te rechaza cuando quieres entrar aunque pongas los datos que se piden. Es uno de los problemas. Antes no había citas, eso lo están haciendo ahora para que podamos entrar a la Junta, pero definitivamente no está funcionando”, señala el abogado Manuel López.

“Ya tenemos un rato aquí, más de media hora”, prosigue, “imagínate cuando nos toque entrar, van a ser unas dos o tres horas; antes la fila era más corta, era más rápido y había más gente recibiendo las demandas y los escritos”.

Maru, una joven cuyo padre falleció a principios de junio por COVID-19, también tuvo complicaciones para acceder al sistema de citas.

Entre el gentío que se dispersaba afuera de la JFCA, entre boleadores de zapatos y vendedores informales de comida, dulces y aguas, la joven acudió con su madre, ahora viuda, a pedir informes para que la empresa de transporte de pasajeros donde trabajaba su padre reconozca a la familia como beneficiaria legítima del seguro de vida del trabajador fallecido y de otras prestaciones post-mortem.

Maru cuenta que, en el mes que ha transcurrido desde la muerte de su padre, no pudieron avanzar en el trámite debido al cierre de la Junta, un problema adicional que se sumó al drama de trámites funerarios por la pérdida de su familiar.

“Necesitamos una hoja de designación de beneficiarios para poder avanzar en lo de mi papá. Hasta un mes después de su muerte estamos intentando, porque ya hay movimiento. Vinimos en días pasados y estaba cerrado. El trámite ha sido muy tardado, y por internet y teléfono es muy difícil, porque hay dudas que no te resuelven, te dicen que tiene que ser con cita, y para sacar cita ha sido también complicado, porque nos piden datos personales del occiso que no conocemos, como su correo electrónico”, explica.

Cuando las Juntas Federal y Locales cerraron por la pandemia, arrastraban alrededor de un millón de casos de abusos laborales no resueltos, más la cantidad de nuevas denuncias que lleguen por despidos injustificados ocurridos a lo largo de la pandemia.

El trabajador Juan Paredes ve con pesimismo que su caso en la JFCA, que data de 2017, se resuelva pronto, frente el tamaño del rezago histórico de la autoridad y la instauración de medidas de higiene que ralentizan aún más la aplicación de la justicia laboral.

“Estamos desde 2017 en ese litigio, la empresa había dado largas a través de sus abogados, pero, después de más de dos años, ya estábamos por presentar lo que pedía la Junta y llegar a las conclusiones; pero se atraviesa la pandemia, cierra la Junta y se nos suman otros cuatro meses (de inactividad), entonces se nos ha atrasado mucho nuestra demanda”, comenta.

Para el señor Juan, quien laboraba para una empresa internacional de fabricación de llantas, el cierre de las Juntas de Conciliación durante la emergencia sanitaria dejó desprotegidos a los trabajadores víctimas de injusticias.

“La JFCA no debió haber cerrado las puertas; no entiendo por qué la autoridad no le dio prioridad, si somos el motor de país, la parte productiva; si no se arreglan los conflictos, esto se va a atorar todavía mucho más. Creo que va aumentar el tiempo de solución y eso, obviamente, nos va a perjudicar; si de por sí era incierto, con esto se vuelve más, y no sabemos en qué va a terminar”, sostiene.

El abogado José Luis Martínez afirma que el gobierno federal debió considerar la justicia laboral como una actividad esencial que no debió parar en la pandemia, y acusa que la autoridad incurrió en una denegación de garantías constitucionales de los trabajadores.

“¿Esto no es un servicio prioritario? Es obligatorio, es más que esencial: es una garantía constitucional, es más de lo que es un servicio esencial; a los trabajadores los dejaron en una situación de indefensión”, critica.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Ruth Bader Ginsburg: por qué la muerte de la jueza de la Corte Suprema de EE.UU. supone un terremoto en una nación ya fracturada

Si el presidente Trump nomina un reemplazante de la magistrada podría alterar por años el equilibrio ideológico del mayor tribunal de justicia del país y aumentar la tensión política a pocas semanas de las elecciones.
19 de septiembre, 2020
Comparte

La muerte de un juez de la Corte Suprema de Justicia siempre es algo trascendente en Estados Unidos. Pero la de Ruth Bader Ginsburg supone un terremoto de consecuencias imprevisibles para este país.

Ginsburg, que murió el viernes a los 87 años debido a un cáncer de páncreas, era un ícono feminista y progresista del máximo tribunal judicial de EE.UU. para asuntos como la igualdad de género o la inmigración, el aborto o el matrimonio igualitario.

Su muerte abre ahora la posibilidad de que el presidente Donald Trump nomine a su sucesor en una corte de nueve miembros donde ya ha colocado a dos, y altere así por años el equilibrio ideológico del Supremo a favor de los conservadores.

Como esto ocurre además en un país políticamente polarizado y a pocas semanas de una elección presidencial cargada de tensión, el debate por el reemplazo de Ginsburg amenaza con aumentar la fractura entre republicanos y demócratas.

“Normalmente las nominaciones a la Corte Suprema son un deporte de sangre. Entonces esto va a ser verdaderamente apocalíptico. Hay mucho en juego en esta nominación”, dice Jonathan Turley, un destacado profesor de derecho constitucional en la Universidad George Washington, a BBC Mundo.

Una silla clave

El hecho de que los magistrados de la Corte Suprema ocupen su cargo de manera vitalicia significa que cualquier cambio en la integración tiene efectos duraderos.

Nominada por el presidente Bill Clinton en 1993, Ginsburg formaba parte de un bloque de cuatro jueces progresistas de la corte que solía necesitar de un quinto voto “péndulo” para lograr mayoría.

Ruth Bader Ginsburg

Reuters
Ginsbrurg era parte de un bloque de cuatro jueces progresistas.

En votaciones recientes ese quinto voto lo aportó el juez John Roberts para decisiones sobre inmigración, derechos de homosexuales y otros temas importantes de la “guerra cultural” en este país.

Los presidentes de EE.UU. tienen la potestad de elegir los miembros de la corte, que deben ser ratificados por el Senado, y Trump suele señalar como un logro el haberlo hecho dos veces en menos de cuatro años de mandato.

Si lograse colocar a un tercer magistrado netamente conservador, la Corte pasaría a tener seis jueces instalados por republicanos, mientras el bloque liberal quedaría en una minoría de tres.

Eso puede conducir con el paso del tiempo a alteraciones significativas en diversas ramas del derecho.

“Esta es posiblemente la nominación más importante en la historia de la corte moderna. Hay una serie de doctrinas que actualmente penden de mayorías de cinco a cuatro”, advierte Turley.

Por ejemplo, señala que con un nuevo juez conservador en la corte quizás se abriría el camino para a revertir parcial o totalmente Roe versus Wade, el emblemático caso por el que el tribunal despenalizó el aborto en 1973.

Trump y Kavanaugh

Reuters
Dos de los actuales jueces del Supremo fueron nominados por Donald Trump.

Probablemente consciente de todo esto, Ginsburg indicó en su testamento que su “deseo más ferviente” era que evitaran reemplazarla hasta que asumiera un nuevo presidente, según informó la radio pública estadounidense NPR.

La pregunta ahora es si Trump podrá provocar tal desequilibrio en un Supremo que recientemente ha fallado más de una vez en contra de los intereses del mandatario.

“Aumentará el nivel de furia”

La muerte de Ginsburg le ofrece a Trump la oportunidad de acicatear al electorado conservador y religioso a menos de 50 días de las elecciones, cuando las encuestas lo muestran atrás del candidato demócrata Joe Biden.

De hecho, desde hace semanas Trump señalaba la eventualidad de nominar a un tercer juez del Supremo como una razón para que lo reelijan, por lo que quedan pocas dudas de que intentará hacerlo en los meses que le quedan como presidente.

Mensaje para Ruth Baden Ginsburg

Reuters
Ginsburg pidió en su testamento que no se nombrara un sucesor antes de las elecciones.

Además, el debate que se abre con esto desviará algo la atención de la respuesta de Trump a la pandemia de coronavirus, cuando EE.UU. está a punto de llegar a 200.000 muertos por el covid-19, una cifra que ningún otro país ha registrado.

El Senado está controlado por el Partido Republicano de Trump y su líder allí, Mitch McConnell, anticipó en la misma noche del viernes que en la cámara habrá una votación sobre el juez que nomine el presidente.

Sin embargo, evitó decir cuándo ocurriría esto: si antes o después de las elecciones del 3 de noviembre.

Los republicanos tienen 53 senadores (contra 47 demócratas), pero al menos dos miembros de esa mayoría se manifestaron días atrás reticentes a votar un nuevo juez de la corte tan cerca de las elecciones.

Esto sugiere que el reemplazo de Ginsburg puede volverse una nueva prueba de fuego de la lealtad republicana hacia Trump cuando algunos senadores tienen dificultades para ser reelectos ellos mismos.

Joe Biden

Reuters
Biden también ha dicho que el remplazo de Ginsbrurg debe esperar a las elecciones.

Por otro lado, a la controversia se añade el antecedente de que McConnell bloqueó en 2016 la votación en el Senado de un juez nominado para la corte por el entonces presidente Barack Obama, argumentando que era un año electoral.

Su explicación ahora es que el voto puede proceder porque, a diferencia de cuatro años atrás, el presidente y la mayoría del Senado pertenecen al mismo partido.

Los demócratas se apresuraron a exigir que se espere hasta después de la elección.

“Los votantes deben elegir al presidente y el presidente debe elegir al juez para que lo considere el Senado”, declaró Biden el mismo viernes.

Esto también podría movilizar a favor de Biden a electores de izquierda que aún están inseguros de votar por él.

“No podía imaginar que fuera posible hacer esta elección más divisiva, pero ocurrió: esto agrega un elemento transformador a la elección”, reflexiona Turley. “Esto aumentará el nivel de furia en el país”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=QkzsUZOK6-0

https://www.youtube.com/watch?v=YPmLtudnWbo

https://www.youtube.com/watch?v=xzjd_7qkYtU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.