Personal médico refugiado en México, en la primera línea contra COVID
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

Médicos y enfermeras refugiados forman parte de la primera línea contra la COVID-19 en México

Más de 100 profesionales de la salud que cuentan ya con asilo o lo han solicitado podrían participar en los esfuerzos de México contra el virus.
Especial
Comparte

“Uno quiere trabajar como lo haría en su país y devolver lo que te están dando. Aquí en México siempre he recibido apoyo. Siempre hay alguien ahí que te ayuda, alguien a quien recién conociste o que ni siquiera te conoce pero que se convierte en una mano amiga”. Iriam González nació en Valencia, Venezuela, hace 34 años, pero en 2018 decidió abandonar su país. Ahora, tras ser reconocida como refugiada, es doctora en primera línea contra la COVID-19 en la Ciudad de México.

Desde el 22 de abril trabaja en el hospital Enrique Cabrera, en la alcaldía Miguel Hidalgo. Como ella, 17 extranjeros que cuentan con protección de México se han sumado a la lucha contra la pandemia en diversos centros médicos de la República, según datos de la Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado (Comar). Son doctoras o enfermeras que huyeron de sus países y ahora, refugiadas en México, se han integrado dentro con el personal médico que hace frente al coronavirus. 

Según Acnur (agencia de la ONU para los refugiados), más de 100 profesionales de la salud que cuentan ya con asilo o lo han solicitado podrían participar en los esfuerzos de México contra el coronavirus. La institución internacional les apoya para revalidar sus estudios, tramitar sus cédulas profesionales y postularse en convocatorias de reclutamiento.  

Lee: 3 casos que explican cómo una reunión se puede convertir en un evento superpropagador de COVID-19

“Si se les da la oportunidad, las personas refugiadas aportan a la sociedad que las recibe, en este caso uniéndose al personal de salud, indispensable para ayudar a vencer la pandemia”, dijo Mariana Echandi, oficial de Soluciones Duraderas de ACNUR México. 

Relata González que el nacimiento de su hija fue el detonante para su decisión de abandonar Venezuela en 2018. Ella asegura que siempre fue habitual en las marchas contrarias al gobierno, primero de Hugo Chávez (1998-2013) y luego de Nicolás Maduro. En diciembre de 2015 la oposición al chavismo ganó las elecciones a la Asamblea Nacional y se abrió un período de fuerte inestabilidad, con violentas manifestaciones en 2017 y 2018. “Pensamos que las cosas podrían cambiar, pero luego vimos que no. Y tenemos una responsabilidad”, explica. 

El 4 de marzo de 2018, González, su esposo y su hija tomaron un avión con destino a la Ciudad de México. “Cuando estaba a bordo se me arrugó el corazón”, reconoce. Aquí en el país ya se encontraba su hermano, así que optaron por la reunificación familiar en lugar de tratar de llegar a Estados Unidos como hacen cientos de compatriotas. 

Lee más: Estas son las 20 colonias con mayor índice de casos activos de COVID en CDMX

Atrás quedaba una vida como cirujana general en Valencia. De aquel trabajo recuerda la falta de insumos y la inseguridad. Como un día en el que casi es golpeada por un paciente que llegaba con una herida de bala. “Teníamos el capital humano pero no los insumos”, explica. Dice que aquella experiencia le ha servido para saber mantener la calma en situaciones extremas, como la actual pandemia por COVID-19. 

La llegada a México no terminó de ser sencilla, relata la doctora. La familia entró al país como turistas y luego inició sus trámites para obtener refugio. Primero se instalaron en Cuernavaca, Morelos, donde ella comenzó a trabajar en un restaurante. No era un mal empleo, pero no podía ahorrar. Además, lo que ellos querían era poder rehacer su vida y poder trabar en su especialidad, así que necesitaban los papeles que les acreditaban como refugiados. 

“A nivel profesional mi ventaja fue que no esperé a la condición definitiva para procesar mis papeles como médico”, explica.

En 2018 un total de 29 mil 630 personas llegaron a México pidiendo protección. La mayoría de ellas, 11 mil 679, procedían de Honduras. Los venezolanos fueron el segundo colectivo en número de llegadas, con 6 mil 326, que supera por poco a los 6 mil 193 salvadoreños que llegaron pidiendo ayuda. Ese mismo año, 3 mil 840 venezolanos fueron reconocidos como refugiados, con una tasa de aceptación del 99%. González, su esposo y su hija estaban entre ellos. 

Entérate: México rebasa las 31 mil muertes por COVID y se suman al registro 4 mil 900 casos

Un año después, esta cifra se disparó hasta los 70 mil 609 solicitantes de asilo. Venezuela fue el cuarto país, con 7 mil 677 peticiones de protección. 

La tendencia se mantuvo al alza en 2020 hasta que la irrupción de la pandemia de COVID-19 frenó el flujo casi por completo, según datos de Comar. 

Nada más ser reconocida como refugiada, González su puso a trabajar en una farmacia. Pero ella lo que quería era regresar al hospital. La pandemia de COVID-19 hizo que se multiplicasen las necesidades de personal de Medicina y Enfermería. Ella cursó su solicitud y el 22 de abril entró a trabajar en el Enrique Cabrera, uno de los centros que fue reconvertido a hospital COVID-19. Un día antes, la secretaría de Salud había decretado la fase 3 así que las autoridades necesitaban más personal para evitar que los centros médicos colapsasen. 

Según datos ofrecidos por el presidente, Andrés Manuel López Obrador, en un video hecho público el 15 de junio, desde el comienzo de la emergencia fueron contratadas 46 mil 029 personas entre especialistas (3 mil 936), médicos generales (7 mil 819), enfermeras especialistas (mil 435), enfermeras generales (19 mil 350) y otro personal, como camilleros, cocineros y radiólogos (13 mil 489).

A González le sale la vocación cuando asegura que, en realidad, estuviese donde estuviese hubiera terminado trabajando con la bata blanca. “No tuve miedo”, asegura. A pesar de ello, decidieron las primeras semanas que su esposo y su hija marcharían con su hermano, para evitar contagios. 

Dice la doctora que los primeros días fueron de choque y que, progresivamente, su actividad ha ido cambiando. 

Trabajar contra una pandemia tiene también su impacto psicológico y la doctora reconoce que a veces se despierta soñando con que ella tiene un ataque de tos. 

Mientras observa los casos en México, González no puede evitar pensar en Venezuela. Recuerda que hubo escasez de gasolina y cree que este pudo ser una razón para que se retrasara la propagación de la enfermedad y explica que miles de compatriotas han regresado desde Colombia sin pasar por ningún filtro sanitario. 

Durante los próximos meses, la doctora González seguirá trabajando en el hospital, haciendo frente a la pandemia. Su objetivo es poder estabilizarse y reconstruir su vida en México, su país de acogida. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La princesa Mako de Japón renuncia a la realeza para casarse con su novio plebeyo de la universidad

Tras años en el ojo del huracán por su relación, la princesa y su novio desde la universidad, Kei Komuro, contrajeron matrimonio este martes en una discreta ceremonia.
26 de octubre, 2021
Comparte

Este martes la princesa Mako de Japón se casó finalmente con Kei Komuro, su novio desde la universidad, renunciando así a su estatus real.

Según la ley japonesa, los miembros femeninos de la familia imperial pierden su posición si se casan con un “plebeyo”, aunque esa regla no aplica a los miembros masculinos.

Mako obvió los tradicionales ritos de una boda real y rechazó el pago que se le ofrece a las mujeres de la realeza cuando se retiran de la familia.

Ella es la primera miembro femenina de la familia real en rehusar ambas costumbres.

Se prevé que la pareja se irá a vivir a Estados Unidos, donde Komuro trabaja como abogado.

Esa salida ha suscitado comparaciones inevitables con la pareja real británica formada por Meghan Markle y el príncipe Harry, por lo que los recién casados han sido apodados los “Harry y Meghan de Japón”.

Igual de Markle, Komuro ha sido objeto de un intenso escrutinio desde que su relación con Mako se hizo pública. La crítica más reciente que recibió fue por lucir una cola de caballo cuando regresó a Japón.

Algunos tabloides y usuarios en las redes sociales opinaron que su peinado —considerado poco convencional en Japón— era impropio de alguien dispuesto a casarse con una princesa.

“Kei es irremplazable”

En una rueda de prensa que la pareja dado el mismo día de la boda, Mako pidió escusas por cualquier molestia que su matrimonio pudo haber causado al pueblo.

“Siento mucho la inconveniencia causada y estoy agradecida a aquellos que han continuado apoyándome”, declaró, según un informe del medio público NHK.

“Para mí, Kei es irremplazable. El matrimonio fue una opción necesaria para nosotros”.

Komuro añadió que ama a Mako y quiere pasar el resto de su vida con ella.

“Amo a Mako. Sólo contamos con una vida y quiero que la pasemos con la persona que amamos”, dijo Komuro, según lo reporta la agencia AFP.

“Me siento muy triste de que Mako haya estado en una mala situación, mental y físicamente, debido a las acusaciones falsas”.

La princesa Mako (der.) abraza a su hermana, la princesa Kako, en la hacienda Akasaka, 26 de octubre, 2021

Getty Images
La princesa Kako, hermana menor de Mako, felicitó a la pareja.

La princesa Mako abandonó su residencia en Tokio a eso de las 10:00 de la mañana hora local de este martes para casarte, haciendo la venia varias veces a sus padres, al príncipe heredero Fumihito y a la princesa heredera Kiko. También abrazó a su hermana menor antes de partir.

La pareja ha recibido una extensa cobertura mediática a lo largo de los años y su relación ha sido objeto de polémica, lo que le ha causado a la princesa desorden de estrés postraumático, reportó con anterioridad la agencia oficial de asuntos reales, IHA.

Este mismo martes varias personas protestaron contra la boda, portando pancartas apuntando a asuntos financieros de la familia de Komuro, particularmente de la madre del novio.

Una protesta contra la boda de la princesa Mako y Kei Komuro in Tokio, el 26 de octubre, 2021.

Getty Images
Algunos japoneses conservadores que no creen que Komuro sea una pareja digna de la sobrina de un emperador.

La ahora exprincesa se comprometió con Komuro en 2017 y los dos planearon casarse el año siguiente.

Pero la boda se pospuso tras unas denuncias sobre los problemas financieros de la madre de Komuro.

El palacio negó que la postergación estuviera vinculada a eso, aunque el príncipe heredero Fumihito afirmó que era importante que los asuntos de dinero se aclararan antes de que la pareja se casara.

Según el corresponsal de la BBC en Tokio, Rupert Wingfield-Hayes, la verdadera razón de la animosidad contra Komuro parece venir de un sector conservador de la sociedad que no cree que sea una pareja digna de la sobrina de un emperador.

Komuro —que recibió una oferta de trabajo de un destacado bufete de abogados— es de origen humilde y los tabloides locales han pasado años buscando chismes sobre su familia, incluyendo las acusaciones contra su madre.


Análisis: Hideharu Tamura, BBC News, Tokio

La reacción de algunos medios y parte del público a la relación entre la princesa Mako y Kei Komuro ha dejado patente la presión que enfrentan las mujeres de la familia imperial.

La IHA ha informado de que la princesa Mako sufrió de desorden de estrés postraumático por la fuerte crítica desde los medios y las redes desde el anuncio de su compromiso hace cuatro años.

Ella no es la primera mujer de la familia real japonesa en ser afectada de esta manera.

Su abuela, la emperatriz emérita Michiko, perdió la voz temporalmente hace casi 20 años cuando desde los medios se la tachó de no apta para ser la esposa de un emperador.

Su tía política, la emperatriz Masako, sufrió depresión después de ser culpada por no haber tenido un hijo varón.

Las mujeres de la realeza están forzadas a cumplir con ciertas expectativas: deben apoyar a sus esposos, dar a luz a un heredero y ser guardianas de las tradiciones japonesas. Si se quedan cortas, se las critica salvajemente.

Lo mismo sucedió con la princesa Mako, quien dijo que renunciaría a su estatus real. Pero ni siquiera eso ha sido suficiente para frenar los ataques contra ella, su esposo y su matrimonio.

Si quieres leer esta historia en japonés, la encuentrasaquí.


Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.