Sin semáforo: Salud señala a estados por dar ‘información inconsistente’
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Salud no presenta semáforo COVID-19 y señala a estados de dar ‘información inconsistente’

El subsecretario denunció que “la mayoría o todas entidades federativas tienen rezago de diagnóstico. Pasan semanas y semanas y la mayoría tienen un rezago superior al doble”.
Cuartoscuro
10 de julio, 2020
Comparte

Las advertencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre los riesgos de la reapertura en México llevaron al secretario de Salud, Hugo López Gatell a señalar abiertamente a los estados, a los que acusó de no participar de las estrategias del gobierno federal y no dar “información consistente”. La secretaría de Salud no hizo público el semáforo con el que se evalúa las actividades que se pueden realizar y Gatell aseguró que el sábado dará más información al respecto.

Por la mañana habían llegado los avisos de la OMS. En la conferencia diaria, su director de Emergencias, Michael Ryan, fue cuestionado sobre la situación mexicana y lanzó una advertencia: que si la población regresa a su actividad normal y la vigilancia de salud pública es débil para identificar y rastrear casos rápido, se puede llegar a un nivel en el que los contagios excedan a la capacidad de los hospitales. 

“México está en el proceso de reapertura y en este periodo los casos han incrementado significativamente, se trata de un patrón que hemos visto en un número de países. Abrir la economía en medio de una transmisión comunitaria intensa puede llevar a una aceleración de los contagios”, dijo el funcionario. 

En su opinión, la clave está en el nivel subnacional, donde deben detectarse las zonas que puedan estar más libres de COVID-19 para programar la reapertura. Abogó por “entender cuáles son las zonas con mayor transmisión y donde tal vez se necesite revertir o ralentizar la reapertura. Debe haber mensajes claros y consistentes sobre los riesgos por parte de las autoridades y los líderes, tenemos que ser honestos con las comunidades sobre el nivel de la epidemia”, dijo. 

“Una reapertura a ‘ciegas’, que no esté asociada a pasos progresivos basados en los datos llevará a los países a donde nadie quiere estar, México incluido”, dijo.

Leer más: México alcanza las 34 mil muertes por COVID-19 y acumula 289 mil casos

Ryan hizo mención a que México es el quinto país en número de fallecidos y que en los últimos días registró cifras récord de contagios. Se trata de dos categorías de medición que López Gatell ha cuestionado recientemente. La primera, por no tenerse en cuenta el número de habitantes y la segunda, porque no ser fiable ya que, en una pandemia en alza, el récord puede modificarse cada día. Esta última afirmación la hizo el miércoles, el día en el que afirmó que la epidemia estaba desacelerando. 

No le hizo falta el turno de preguntas a López Gatell para abordar lo planteado por la OMS horas antes. El subsecretario manifestó “preocupación” antes incluso de publicar los datos de la jornada.

Inició recordando que la protección es una responsabilidad individual, de los gobiernos locales, estatales y federal. Y ya señaló por primera vez a los estados asegurando que las reconversiones hospitalarias, instruidas desde marzo, “no se han logrado en todos los casos”: 

“Todos somos corresponsables. Es importante que dejemos el discurso de ataque, de polarización, Ahí esta los 35 mil muertos. No dependen de una persona, de un nivel de gobierno”, dijo.  

Ya entrado en materia, López Gatell hizo su lectura sobre las declaraciones de Michael Ryan, cuyos comentarios consideró “oportunos”.

“El doctor enfatizó los riesgos para México. Ciertamente dijo, igual que para cualquier otro país. Habló de la importancia de tener desconfinamiento ordenado, progresivo y lento”, indicó.

“Manifestó la impresión de la OMS de que el desconfinamiento está demasiado acelerado en un momento en el que tenemos todavía cuando tenemos importante cantidad de casos. Hay dos variables que determinan riesgo de rebrote: la cantidad de personas que salen al espacio público y la movilidad que tienen estas personas en el espacio público”, dijo, para dejar después caer un “estamos advertidos”.

“Lo segundo es una vigilancia epidemiológica débil”, planteó López Gatell, que recordó que “la información no se genera en una oficina del gobierno, se genera en cada rincón del país”. “El sistema es federalizado. Tenemos 32 entidades federativas con 32 autoridades sanitarias”, que son las encargadas de elaborar los reportes.

“Si hay deficiencia de información porque de origen no se produce a tiempo o, peor aún, porque se distorsiona, no se puede tener un monitoreo apropiado de la epidemia a nivel nacional. Sin olvidar que a nivel estatal se tiene que hacer monitoreo continuo”, dijo López Gatell. 

El subsecretario denunció que “la mayoría o todas entidades federativas tienen rezago de diagnóstico. Pasan semanas y semanas y la mayoría tienen un rezago superior al doble”.

Volvió el doctor sobre la idea de la polarización y recordó que se había hecho hincapié en la frase “pruebas, pruebas, pruebas”. Esta afirmación fue lanzada por Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, al inicio de la pandemia y ha sido empleada para criticar al gobierno de Andrés Manuel López Obrador que ha rechazado en todo momento hacer pruebas masivas. 

 “Polarizaron la idea de pruebas, pruebas, pruebas. Hay diarios, intelectuales, columnistas que dicen que no se hacen pruebas. Tenemos la mitad de la realidad. Porque no se terminan de hacer las pruebas, no se completa el proceso de notificación. Se está distrayendo la atención en hacer pruebas sin tener un criterio claro correspondiente con los lineamientos nacionales”, afirmó.

López Gatell denunció, sin señalar a nadie en particular, que hay quien está lanzando un mensaje “para confundir” de que “México es el único país que no hace pruebas”. Y volvió a mirar hacia los estados, recordando que los kits diagnósticos fueron adquiridos por el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) y transferidos a los estados. 

“Pruebas, pruebas, pruebas. ¡Necesitamos que se complete lo básico de las pruebas!”, afirmó.

“Detectar, poner en aislamiento al caso sospechoso, rastrear contactos, ponerlos en aislamiento, requiere operaciones locales. No es que haya una cuadrilla federal para ir a por los casos. Desde 1997 la secretaria de salud se descentralizó”, aseguró López Gatell, para después afirmar que la vigilancia epidemiológica “es responsabilidad” de las 32 entidades federativas.  

“Hay estados que no se adhirieron al nuevo modelo de salud para el bienestar. Se estableció el Insabi con el propósito de tener armonización de capacidades en el país pero hubo estados que dijeron que no necesitaban el modelo, que les diésemos el dinero. Como se dispone en ley de egresos, se ha destinado el recurso. Hoy tenemos estados que, tal como hemos predicho, tenemos excesos de casos y se están saturando hospitales”, lamentó.

Te puede interesar | “Muchos se frustraron por no ver las escenas dramáticas de Europa”, dice López Gatell en entrevista con BBC

Reconoció López Gatell que hay estados en las que existen “escenas dramáticas” y consideró que la urgencia es “que se resuelva”.  “Nos falta todavía la mitad de la epidemia, tenemos que actuar”, afirmó, antes de pasar a ofrecer los datos de la jornada.

Estaba previsto que al final de la conferencia López Gatell hiciese público el semáforo que, según la ocupación de los hospitales, no del número de contagios ni de fallecidos, permite a los estados avanzar hacia la reapertura. Sin embargo, el subsecretario dijo que no se iba a difundir como viene haciéndose desde hace un mes porque “La información que se transfiere no es consistente”. 

“No son las 32 pero no podemos presentar porque va a estar con huecos grises porque no hay información”, dijo. 

“Esto no tiene nada que ver con la política. Existen señales preocupantes de repuntes”, afirmó. Insistió en que los rebrotes es algo que puede ocurrir y que se había previsto un incremento de la curva. “No hay que reclamar, hay que actuar”, afirmó.

Al cierre de la conferencia, cuando ya no había turno para las preguntas, López Gatell avisó de que los colores no van a quedarse como están. Pero eso ya será información para la conferencia del sábado. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El puente entre México y EU bajo el que duermen más de 10 mil migrantes

Miles de personas esperan en un campamento improvisado bajo el puente internacional que conecta a Ciudad Acuña (México) con Del Río (Texas) a que procesen sus solicitudes de asilo.
18 de septiembre, 2021
Comparte

El puente que conecta Del Río (Texas) con Ciudad Acuña (México) se ha convertido en un campamento improvisado con más de 10,000 personas que han cruzado masivamente la frontera con Estados Unidos.

Los migrantes duermen bajo el puente en penosas condiciones, tras haber cruzado las aguas heladas del río Bravo, a la espera de que las autoridades procesen sus solicitudes de asilo.

El campamento improvisado tiene pocos servicios básicos y algunos migrantes, que soportan temperaturas de hasta 37°C, están regresando a México a por suministros.

Los migrantes son en su mayoría haitianos, pero también hay algunos cubanos, venezolanos y nicaragüenses, dicen los informes de las autoridades.

Muchos de ellos forman parte de una ola más grande de migrantes que se dirigen al norte, gran parte de los cuales llegaron a Brasil y otras partes de Sudamérica tras el terremoto de 2010, informa el Washington Post.

Migrantes que buscan asilo en EE. UU. Se bañan en el río Grande cerca del Puente Internacional entre México y EE. UU., Donde esperan ser procesados, en Del Rio, Texas, el 16 de septiembre de 2021.

Reuters
Migrantes que buscan asilo en EE.UU. se bañan en el río Bravo (río Grande), en la frontera con México.

“Un caos”

Según dijo a Reuters el alcalde de Del Rio, Bruno Lozano, más de 10,500 migrantes se encontraban bajo el Puente Internacional de Del Rio el jueves por la noche.

Ramsés Colón, un solicitante de asilo afrocubano de 41 años que trabajó en Perú para ahorrar dinero para el viaje, dijo que el campamento de Del Río es un “caos”.

“Te quedas ahí entre miles con tu boleto, esperando tu turno”, le dijo al Washington Post. Se refiere a los boletos con números que las autoridades entregan a los migrantes mientras esperan a ser procesados.

“Parada temporal”

La Patrulla Fronteriza dijo en un comunicado que estaba aumentando la dotación de personal en Del Río para facilitar un “proceso seguro, humano y ordenado”.

MAPA

BBC

“Para prevenir lesiones por enfermedades relacionadas con el calor, el área con sombra debajo del Puente Internacional Del Río está sirviendo como un sitio de parada temporal mientras los migrantes esperan ser a llevados bajo la custodia de la USBP (Patrulla Fronteriza de Estados Unidos)”, agregó.

Se les proporcionó agua potable, toallas y baños portátiles, agrega el comunicado.

Afluencia récord

Desde que asumió la presidencia en enero, Joe Biden, quien prometió reformar la inmigración estadounidense, ha creado un grupo de trabajo para reunificar a los niños migrantes con sus familias, ha detenido la construcción del muro fronterizo de Donald Trump y ha pedido revisiones de los programas de inmigración legal cancelados por su predecesor.

Pero también está experimentando una afluencia récord de migrantes en la frontera sur de Estados Unidos, incluidos cientos de niños no acompañados, que están detenidos en centros estadounidenses.

Migrantes que buscan asilo en EE. UU. descansan cerca del Puente Internacional entre México y EE.UU. mientras esperan ser procesados, en Del Rio, Texas, el 16 de septiembre de 2021.

Reuters
Los migrantes deben esperar su turno para que su solicitud de asilo sea procesada.

La llegada de migrantes ha crecido significativamente en las últimas semanas.

El mes pasado, las autoridades estadounidenses arrestaron a más de 195.000 migrantes en la frontera con México, de acuerdo con datos del gobierno publicados el miércoles.

Y en julio el número de personas detenidas en la frontera superó los 200.000 por primera vez en 21 años, según muestran las cifras de las autoridades.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Iw8YMJx_rSM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.