Sin semáforo: Salud señala a estados por dar ‘información inconsistente’
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Salud no presenta semáforo COVID-19 y señala a estados de dar ‘información inconsistente’

El subsecretario denunció que “la mayoría o todas entidades federativas tienen rezago de diagnóstico. Pasan semanas y semanas y la mayoría tienen un rezago superior al doble”.
Cuartoscuro
10 de julio, 2020
Comparte

Las advertencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre los riesgos de la reapertura en México llevaron al secretario de Salud, Hugo López Gatell a señalar abiertamente a los estados, a los que acusó de no participar de las estrategias del gobierno federal y no dar “información consistente”. La secretaría de Salud no hizo público el semáforo con el que se evalúa las actividades que se pueden realizar y Gatell aseguró que el sábado dará más información al respecto.

Por la mañana habían llegado los avisos de la OMS. En la conferencia diaria, su director de Emergencias, Michael Ryan, fue cuestionado sobre la situación mexicana y lanzó una advertencia: que si la población regresa a su actividad normal y la vigilancia de salud pública es débil para identificar y rastrear casos rápido, se puede llegar a un nivel en el que los contagios excedan a la capacidad de los hospitales. 

“México está en el proceso de reapertura y en este periodo los casos han incrementado significativamente, se trata de un patrón que hemos visto en un número de países. Abrir la economía en medio de una transmisión comunitaria intensa puede llevar a una aceleración de los contagios”, dijo el funcionario. 

En su opinión, la clave está en el nivel subnacional, donde deben detectarse las zonas que puedan estar más libres de COVID-19 para programar la reapertura. Abogó por “entender cuáles son las zonas con mayor transmisión y donde tal vez se necesite revertir o ralentizar la reapertura. Debe haber mensajes claros y consistentes sobre los riesgos por parte de las autoridades y los líderes, tenemos que ser honestos con las comunidades sobre el nivel de la epidemia”, dijo. 

“Una reapertura a ‘ciegas’, que no esté asociada a pasos progresivos basados en los datos llevará a los países a donde nadie quiere estar, México incluido”, dijo.

Leer más: México alcanza las 34 mil muertes por COVID-19 y acumula 289 mil casos

Ryan hizo mención a que México es el quinto país en número de fallecidos y que en los últimos días registró cifras récord de contagios. Se trata de dos categorías de medición que López Gatell ha cuestionado recientemente. La primera, por no tenerse en cuenta el número de habitantes y la segunda, porque no ser fiable ya que, en una pandemia en alza, el récord puede modificarse cada día. Esta última afirmación la hizo el miércoles, el día en el que afirmó que la epidemia estaba desacelerando. 

No le hizo falta el turno de preguntas a López Gatell para abordar lo planteado por la OMS horas antes. El subsecretario manifestó “preocupación” antes incluso de publicar los datos de la jornada.

Inició recordando que la protección es una responsabilidad individual, de los gobiernos locales, estatales y federal. Y ya señaló por primera vez a los estados asegurando que las reconversiones hospitalarias, instruidas desde marzo, “no se han logrado en todos los casos”: 

“Todos somos corresponsables. Es importante que dejemos el discurso de ataque, de polarización, Ahí esta los 35 mil muertos. No dependen de una persona, de un nivel de gobierno”, dijo.  

Ya entrado en materia, López Gatell hizo su lectura sobre las declaraciones de Michael Ryan, cuyos comentarios consideró “oportunos”.

“El doctor enfatizó los riesgos para México. Ciertamente dijo, igual que para cualquier otro país. Habló de la importancia de tener desconfinamiento ordenado, progresivo y lento”, indicó.

“Manifestó la impresión de la OMS de que el desconfinamiento está demasiado acelerado en un momento en el que tenemos todavía cuando tenemos importante cantidad de casos. Hay dos variables que determinan riesgo de rebrote: la cantidad de personas que salen al espacio público y la movilidad que tienen estas personas en el espacio público”, dijo, para dejar después caer un “estamos advertidos”.

“Lo segundo es una vigilancia epidemiológica débil”, planteó López Gatell, que recordó que “la información no se genera en una oficina del gobierno, se genera en cada rincón del país”. “El sistema es federalizado. Tenemos 32 entidades federativas con 32 autoridades sanitarias”, que son las encargadas de elaborar los reportes.

“Si hay deficiencia de información porque de origen no se produce a tiempo o, peor aún, porque se distorsiona, no se puede tener un monitoreo apropiado de la epidemia a nivel nacional. Sin olvidar que a nivel estatal se tiene que hacer monitoreo continuo”, dijo López Gatell. 

El subsecretario denunció que “la mayoría o todas entidades federativas tienen rezago de diagnóstico. Pasan semanas y semanas y la mayoría tienen un rezago superior al doble”.

Volvió el doctor sobre la idea de la polarización y recordó que se había hecho hincapié en la frase “pruebas, pruebas, pruebas”. Esta afirmación fue lanzada por Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, al inicio de la pandemia y ha sido empleada para criticar al gobierno de Andrés Manuel López Obrador que ha rechazado en todo momento hacer pruebas masivas. 

 “Polarizaron la idea de pruebas, pruebas, pruebas. Hay diarios, intelectuales, columnistas que dicen que no se hacen pruebas. Tenemos la mitad de la realidad. Porque no se terminan de hacer las pruebas, no se completa el proceso de notificación. Se está distrayendo la atención en hacer pruebas sin tener un criterio claro correspondiente con los lineamientos nacionales”, afirmó.

López Gatell denunció, sin señalar a nadie en particular, que hay quien está lanzando un mensaje “para confundir” de que “México es el único país que no hace pruebas”. Y volvió a mirar hacia los estados, recordando que los kits diagnósticos fueron adquiridos por el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) y transferidos a los estados. 

“Pruebas, pruebas, pruebas. ¡Necesitamos que se complete lo básico de las pruebas!”, afirmó.

“Detectar, poner en aislamiento al caso sospechoso, rastrear contactos, ponerlos en aislamiento, requiere operaciones locales. No es que haya una cuadrilla federal para ir a por los casos. Desde 1997 la secretaria de salud se descentralizó”, aseguró López Gatell, para después afirmar que la vigilancia epidemiológica “es responsabilidad” de las 32 entidades federativas.  

“Hay estados que no se adhirieron al nuevo modelo de salud para el bienestar. Se estableció el Insabi con el propósito de tener armonización de capacidades en el país pero hubo estados que dijeron que no necesitaban el modelo, que les diésemos el dinero. Como se dispone en ley de egresos, se ha destinado el recurso. Hoy tenemos estados que, tal como hemos predicho, tenemos excesos de casos y se están saturando hospitales”, lamentó.

Te puede interesar | “Muchos se frustraron por no ver las escenas dramáticas de Europa”, dice López Gatell en entrevista con BBC

Reconoció López Gatell que hay estados en las que existen “escenas dramáticas” y consideró que la urgencia es “que se resuelva”.  “Nos falta todavía la mitad de la epidemia, tenemos que actuar”, afirmó, antes de pasar a ofrecer los datos de la jornada.

Estaba previsto que al final de la conferencia López Gatell hiciese público el semáforo que, según la ocupación de los hospitales, no del número de contagios ni de fallecidos, permite a los estados avanzar hacia la reapertura. Sin embargo, el subsecretario dijo que no se iba a difundir como viene haciéndose desde hace un mes porque “La información que se transfiere no es consistente”. 

“No son las 32 pero no podemos presentar porque va a estar con huecos grises porque no hay información”, dijo. 

“Esto no tiene nada que ver con la política. Existen señales preocupantes de repuntes”, afirmó. Insistió en que los rebrotes es algo que puede ocurrir y que se había previsto un incremento de la curva. “No hay que reclamar, hay que actuar”, afirmó.

Al cierre de la conferencia, cuando ya no había turno para las preguntas, López Gatell avisó de que los colores no van a quedarse como están. Pero eso ya será información para la conferencia del sábado. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
UNSM

Las vacunas para el COVID que se desarrollan en América Latina (además de la de AstraZeneca-Oxford)

Científicos de América Latina están trabajando a contrarreloj para desarrollar una vacuna para el SARS-CoV-2 que dé seguridad sanitaria a sus propios países.
UNSM
14 de agosto, 2020
Comparte

En la búsqueda mundial de una vacuna contra el COVID-19, América Latina, la región del mundo más golpeada por el coronavirus, está haciendo sus propios esfuerzos.

Además de colaborar en investigaciones mundiales, como la asociación de México y Argentina con el proyecto de vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford, en cuatro países de la región están trabajando decenas de científicos para asegurar una vacuna propia.

Y es que sin importar cuán avanzadas estén otras investigaciones mundiales, una regla de oro en el desarrollo de este tipo de investigaciones es que mientras no haya una vacuna plenamente comprobada y distribuida, no se pueden bajar las manos.

“No sabemos todavía qué disponibilidad habrá realmente de las vacunas desarrolladas por otros países. La posibilidad de tener una vacuna nacional da mucha seguridadal poseer un biológico para proteger a la población”, dice a BBC Mundo Edda Sciutto, una de los científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que realiza su propio desarrollo.

Desde Argentina, Jorge Geffner, del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), que desarrolla una vacuna con la Universidad Nacional San Martín (UNSM), lo remarca: “Si no se hace, inevitablemente vamos a mantener una dependencia estricta con países desarrollados. Para la perspectiva de una nación, eso es muy pobre”.

Y conseguir una vacuna plenamente probada no es sencillo ni rápido, pese a que en la actual pandemia se están rompiendo récords de tiempos.

La situación apremia: más de 20 millones de contagios y 750,000 muertes en el mundo han acelerado la investigación biomédica.

De ahí que en América Latina se haya anunciado la producción de la vacuna de AstraZeneca-Oxford aún sin saber si realmente funcionará.

Y en la región también habrá pruebas en decenas de miles de personas de vacunas que están siendo desarrolladas en otras partes del mundo.

El trabajo de América Latina

La Organización Mundial de la Salud (OMS) catalogó la propagación de COVID-19 como una pandemia el 11 de marzo. Cinco meses después, el organismo contabiliza 29 proyectos de vacuna que ya están en la etapa de estudio clínico.

Hasta este 13 de agosto, solo seis se ubicaban en la fase 3, la más avanzada, la cual implica la experimentación en grandes grupos de personas: AstraZeneca-Oxford, Sinovac, Sinopharm-Instituto de Productos Biológicos de Wuhan, Sinopharm-Instituto de Productos de Pekín, Moderna-NIAID y BioNTech-Fosun Pharma-Pfizer.

Personal de pruebas de vacunas en Oxford.

OXFORD UNIVERSITY/John Cairns
La Universidad de Oxford, en Reino Unido, realiza las pruebas más avanzadas de su vacuna con AstraZeneca.

Al mismo tiempo hay otros 138 estudios en la etapa preclínica, la inicial, en la que las vacunas todavía se encuentran en proceso de investigación y sus pruebas se realizan en animales o receptores de laboratorio.

De estas últimas tres proyectos enlistados por la OMS están en América Latina.

Brasil tiene dos, el de la Fundación Oswaldo Cruz-Instituto Butantan y el de la Universidad de Sao Paulo, además de Argentina con la investigación CONICET-UNSM.

Sin embargo, en México con la UNAM y Perú con el proyecto de la Universidad Peruana Cayetano Heredia también están trabajando en sus propias investigaciones contra el coronavirus.

“El cuello de botella no es tanto el desarrollo científico de la vacuna, sino el escalamiento para producirla. El reto es lograr las alianzas con farmacéuticas para conseguir un escalamiento suficiente“, explica Juan Pedro Laclette, quien participa en el proyecto de la UNAM en México.

Seguirán su propia marcha

Sobre este punto, Laclette y Geffner explican que para el desarrollo de esta vacuna ya se cuenta con el conocimiento científico de las creadas para otros dos coronavirus epidémicos: el SARS y el MERS.

“Hasta ahora todos los intentos para desarrollar una vacuna parten de los considerables conocimientos que ya tenemos sobre este tipo de infecciones. Y claramente se va a lograr la vacuna”, señala Laclette.

Ya sea a partir del desarrollo a partir de proteínas,como se hace en México y Argentina, de vectores como en Brasil, o de una salmonela genéticamente modificada en Perú, los experimentos buscan encontrar el antígeno que muestre mayor efectividad en ensayos preclínicos.

Una científica en la Universidad Peruana Cayetano Heredia

UPCH
La investigación de Perú se lleva a cabo en la Universidad Peruana Cayetano Heredia.

Después pasarán a las fases clínicas 1, 2 y 3 en las que se pondrán a prueba en voluntarios, desde unos pocos hasta decenas de miles.

Para que una vacuna se considere segura, deberá garantizar alrededor del 90% de protección.

“El punto que llama la atención es que en general todas las vacunas han tardado entre cinco y diez años en desarrollarse. Y las vacunas que se están desarrollando hoy ya están entrando en fase 3 y empezaron en marzo”, señala Geffner.

Cómo funcionan las vacunas

BBC

Incluso en la región se está trabajando en innovaciones, como en el caso de Perú, en donde Mirko Zimic, quien lidera la investigación nacional, dijo que trabajan para que las dosis sean de administración oral.

“Ya no se necesitaría un ejército especializado de vacunadores que puedan aplicar inyecciones”, explicó en un comunicado.

De otros países para América Latina

Además del desarrollo de vacunas propias, los gobiernos latinoamericanos están estableciendo acuerdos con diversos proyectos de otros países.

Es el caso de México y Argentina con AstraZeneca-Oxford, con los que -de lograr la aprobación final en unos meses- buscan producir y distribuir la vacuna para todos los países de América Latina (excepto Brasil, que tiene su propio acuerdo).

Vacunas en ampolletas

Reuters
En el mundo había más de 160 estudios de vacunas para el covid.19 hasta agosto, según la OMS.

Argentina, explicó el presidente Alberto Fernández, se encargará de la producción en el laboratorio mAbxience, mientras que en México se hará el envasado y la distribución.

Pero también Argentina, Brasil y México han llegado a acuerdos para que se prueben vacunas en decenas de miles de personaspara completar las fases 3 de experimentación, la cual no supone un riesgo sanitario ya que las fases anteriores probaron su beneficio en animales y en algunos voluntarios.

“Empezar a vacunar con algo que no te haga daño puede tener el riesgo de que la gente cambie su conducta y se exponga más al virus porque se siente segura o protegida con una cosa que no se sabe si sirve. Por eso es importante la fase 3”, explica Edda Sciutto.

“Aunque hay muchas vacunas en marcha y muchas muy avanzadas, aún no conocemos la efectividad. Y ese es un gran desafío, pues requiere vacunar a decenas de miles de personas y requiere tiempo“, explica.

De ahí que para la comunidad científica occidental sea llamativo que Rusia haya aprobado su vacuna sin ofrecer las pruebas correspondientes de las diferentes fases. Incluso las autoridades rusas han asegurado que producirán estas vacunas en Cuba y Brasil.

Por ello es importante que cada país cuente con su investigación, señala Laclette.

“Se está dando una competencia despiadada, porque hay objetivos comerciales muy importantes. La producción de cientos de miles de vacunas tiene en la mira ganancias económicas considerables”, alerta.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9JOee6bCojU

https://www.youtube.com/watch?v=PM9KBQyKHz8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.