Creación de empresas se desploma a niveles peores que la crisis de 2009
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Creación de empresas se desploma a niveles peores que la crisis de 2009

Entre abril y junio de este año se inscribieron 4 mil 128 empresas, cifra tres veces más pequeña comparada con el trimestre inmediatamente anterior.
Cuartoscuro
13 de agosto, 2020
Comparte

La apertura de nuevas empresas durante el segundo trimestre de este año, que abarca abril, mayo y junio, los meses más duros de la pandemia de COVID-19 en México, se desplomó a niveles no vistos incluso en la crisis económica de 2009.

Un indicador de ello es la drástica caída en la inscripción de personas morales al padrón de contribuyentes del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Leer más: | COVID-19 provoca caída histórica de empleo: se han perdido un millón 117 mil en 5 meses

Entre abril y junio de este año, se inscribieron 4 mil 128 empresas, cifra tres veces más pequeña comparada con el trimestre inmediatamente anterior, enero-marzo (previo a la emergencia sanitaria), cuando abrieron 12 mil 713 compañías.

De hecho, la cantidad registrada en el trimestre “pandémico” (abril-junio) está muy por debajo respecto del mismo periodo de cualquiera de los 11 años anteriores; por ejemplo, entre abril y junio de 2019 se inscribieron 18 mil 276 empresas nuevas, cifra que fue de 17 mil 881 en 2018, 15 mil 373 en 2017, 16 mil 010 en 2016 y 15 mil 028 en 2015.

Hay que ir hasta los registros tributarios de 2009 para encontrar un desplome parecido -y sin embargo no mayor- al registrado este año.

En medio de la que había sido la peor crisis económica de la historia reciente de México, y también en plena epidemia de influenza AH1N1, en el segundo trimestre de 2009 se inscribieron 9 mil personas morales al padrón de contribuyentes del SAT, monto que todavía duplica las 4 mil 128 inscritas en el mismo periodo de este año.

El segundo trimestre de 2009 había sido el peor periodo en cuanto a la apertura de empresas, de acuerdo con los registros desagregados del SAT disponibles para consulta pública, que llegan hasta 2006.

En el mismo periodo de 2008 y 2007 se inscribieron 26 mil personas morales, una bonanza que en ningún año se volvió a igualar, mucho menos ahora.

El padrón total de contribuyentes del SAT era de 78.7 millones de registros hasta junio de este año. De ese total, 38.2% (30.1 millones) corresponde a personas físicas, 58.9% (46.4 millones) a asalariados, 2.7% (2.1 millones) a personas morales y 0.06% (50.5 mil) a grandes contribuyentes.

El registro de personas morales este año pasó de 2 millones 155 mil 987 en abril a 2 millones 160 mil 115 en junio, de donde se obtiene el aumento trimestral de 4 mil 128 nuevas empresas inscritas en el padrón.

En abril de 2009 había 791 mil personas morales en el padrón del SAT, cifra que creció a 800 mil en junio, con una diferencia de 9 mil nuevos registros en el trimestre.

Cae también registro de asalariados

A consecuencia de la pandemia, el registro de contribuyentes asalariados en el segundo trimestre de 2020 también se desplomó a niveles parecidos a los de 2007.

De abril a mayo, el padrón del SAT pasó de 46 millones 418 mil 105 asalariados a 46 millones 447 mil 616, un aumento de 29 mil 511 registros.

Fue en 2007 cuando el número de contribuyentes asalariados registró un crecimiento parecido, al pasar, ese año, de 14 millones 228 mil en abril a 14 millones 253 mil en junio, con un aumento de 25 mil incorporaciones.

En contraste, el segundo trimestre de 2016 fue el mejor periodo de incorporación de asalariados, pues tan sólo entre abril y junio de ese año se sumaron 1.6 millones de nuevos contribuyentes de ese régimen fiscal.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Home Office: 3 formas de moverte más mientras trabajas desde tu casa

La pandemia ha forzado a muchas personas a trabajar desde casa. Eso no sólo aumenta el aislamiento sino que nos hace más sedentarios, en detrimento de nuestra salud. Aquí hay unos consejos para reincorporar la actividad a tus días.
28 de enero, 2021
Comparte

Aunque las personas que trabajan en oficinas están sentadas hasta un 80% de la jornada laboral, muchas todavía logran caminar un promedio de 3.616 pasos diarios, en gran parte gracias a varias pequeñas oportunidades de actividad durante el día.

Pero con tantos de nosotros obligados a trabajar desde casa durante la pandemia, esto significa que cualquier tipo de ejercicio que hubiéramos podido hacer durante el día -ya sea yendo en bicicleta al trabajo o caminando para conseguir el almuerzo- es posible que ya se dé.

A pesar de que la manera en la que trabajamos ha cambiado, eso no quiere decir que no podamos encontrar fácilmente formas de ser más activos durante la jornada laboral.

Aquí hay unas maneras en las que puedes tratar más actividad física mientras trabajas desde casa:

1. Trabaja de pie y muévete

Mantenerse de pie prolongadamente quema más calorías que sentarse. Aunque esto no se suficiente para rebajar de peso, reemplazar dos horas sentado al día con estar parado puede consumir hasta 130 calorías a la semana y podría mejorar la concentración.

Hombre trabajando de pie

Getty Images
Intenta trabajar dos horas de pie y, si puedes, llega hasta cuatro horas.

Pararse más frecuentemente durante el día también puede mejorar a largo plazo los niveles de glucosa e insulina, así como regular la presión arterial.

Te podría sorprender saber que estar inquieto también es bueno. Estos movimientos pequeños y regulares (como zapatear con el pie o cambiar de posición) mientras se está sentado también queman más calorías al aumentar el consumo de energía de 5% a 10%.

Los expertos recomiendan a los trabajadores de oficina que incluyan al menos dos horas de estar de pie o en movimiento durante la jornada laboral, que deberían aumentarse hasta cuatro horas, si es posible.

Para empezar, trata de añadir por lo menos de 30 a 60 minutos de pie durante el trabajo, tal vez alternando cada 15 minutos entre ponerte de pie y sentarte. O tal vez ensaya responder a todas tus llamadas o hacer todas las reuniones de pie.

Una mujer habla por teléfono parada

Getty Images
Cuando recibas una llamada telefónica, párate de tu puesto.

2. Toma “tentempiés de ejercicio”

Pequeñas actividades súbitas de ejercicio -o “tentempiés de ejercicio”- son beneficiosas para tu salud.

Con anterioridad, se creía que las sesiones de ejercicio tenían que durar más de diez minutos para tener algún beneficio para nuestra salud.

Sin embargo, investigaciones recientes indican que la actividad de cualquier duración es buena para la salud.

Una mujer de espaldas frente a una pantalla estira sus brazos.

Getty Images
Cualquier actividad es buena, pero entre más hagas es mejor.

El ejercicio regular tiene efectos que benefician al cerebro, mejorando la memoria y reduciendo la inflamación cerebral (que puede generar condiciones como el Alzheimer).

Toma recesos regulares de actividad o de tentempiés de ejercicio durante el día. Por ejemplo, tomar las escaleras puede ser un ejercicio útil, con estudios que demuestran que diez minutos de subir las escaleras pueden tener un efecto en los niveles de energía similares a los que una taza de café tiene en las personas que no han dormido mucho.

Subir vigorosamente tres tramos de escaleras (60 escalones) por lo menos tres veces al día -intercalado con entre una y cuatro horas de descanso- puede mejorar tu condición física.

Una mujer sube las escaleras rápidamente y un hombre la sigue detrás

Getty Images
Cuando termines de subir las escaleras ya no vas a necesitar esa taza de café que buscas para darte ánimo.

Una opción de menor impacto sería dar unas cuantas vueltas caminando alrededor de tu casa. Cosas tan simples como ir de un cuarto a otro para tomar un vaso de agua o una taza de té puede ayudarte a acumular ese movimiento adicional.

3. Haz ejercicio a la hora de almuerzo (al aire libre si es posible)

Está emergiendo evidencia que indica que hacer ejercicio durante el día en ambientes naturales (como parques, campos abiertos, ríos y costas) puede ser beneficioso para nuestra salud mental y habilidad cognitiva.

Muchas personas no tienen la suerte de vivir cerca de ambientes naturales. Afortunadamente, los estudios señalan que salir al aire libre a caminar o correr mejora la salud.

Una mujer camina por un parque

Getty Images
No hay nada mejor que una refrescante caminata al aire libre.

Recuerda, cualquier movimiento es mejor que nada, cuanto más hagas mejor.

Cuando estés trabajando desde casa, haz un esfuerzo especial para reincorporar la actividad a tu vida diaria, tanto para tu salud mental como física.

*Julie Broderick es profesora asistente de fisioterapia en la universidad Trinity College Dublin, Irlanda. Su artículo original fue publicado en The Conversation, cuya versión en inglés puedes leeraquí.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=jNWIWsKQ-o0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.