La denuncia de Lozoya en frases: alianzas, odios y extorsiones
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

La denuncia de Lozoya en frases: alianzas, odios y extorsiones entre políticos

En la denuncia del exdirector de Pemex se revelan las diferencias entre políticos, así como algunos de los lujos del entonces presidente Enrique Peña Nieto.
Cuartoscuro Archivo
20 de agosto, 2020
Comparte

La denuncia de Emilio Lozoya Austin difundida este miércoles no solo cuenta cómo, según el exfuncionario, se repartieron sobornos para la campaña de Enrique Peña Nieto y para la aprobación de su reforma energética. 

El relato de Lozoya también narra rivalidades y alianzas, presuntas extorsiones y los lujos de integrantes de una parte de la clase política mexicana.

Estos son algunos fragmentos de la denuncia filtrada. 

El dinero de Odebrecht en la campaña de 2012

En un evento durante la campaña (electoral de 2012), Luis Weyll, director de Odebrecht en México, y Roberto Bishop, director general de Braskem México, le dijeron a Peña Nieto “estamos con usted y cuente con nosotros”. A lo que Peña Nieto les contestó “muchas gracias por el apoyo que nos han dado”. Ese diálogo era más que suficiente para entender que Enrique Peña Nieto estaba perfectamente enterado de las aportaciones que darían.

El dinero para medios

Pregunté a Luis Videgaray Caso cómo hacía para mantener una prensa favorable, me dijo: “tú no sabes usar el poder. Yo tengo una lista de periodistas, como Lourdes Mendoza, a quienes mantengo contentos con cañonazos de 50 mil a 100 mil pesos mensuales. Es la única forma de poderle ganar a Osorio Chong, que me quiere desplazar”. 

Me puso como ejemplo el caso del grupo de medios El Financiero. Dicho grupo acudió a Luis Videgaray Caso para conseguir un crédito con NAFIN de 100 millones de dólares, ya que estaba a punto de quebrar. Debido a que NAFIN negó el crédito, él “se calentó”, según me dijo, y estuvo a punto de remover a Jacques Rogozinski. Sin embargo, sí consiguió que Bancomext hiciera el préstamo. 

Entérate: Videgaray responde: Es venganza política, Lozoya y yo teníamos mala relación

‘Amarrar la reforma’

Mediante llamada telefónica le informé que el proceso de entrega de los sobornos adicionales estaba por concluir de cara a “amarrar la reforma”, a lo que contestó “muy bien campeón, vamos con todo”. 

En el marco de este ambiente de abuso de poder y corrupción -como si se tratase de crimen organizado-, Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray Caso instrumentaron diversos métodos para conseguir recursos.

La ‘extorsión’ panista

Los recursos aportados por Odebrecht sirvieron para cubrir parte de las pretensiones del grupo parlamentario del PAN. Sin embargo, la extorsión era constante: pedían cita, se presentaban en mi despacho y exigían más dinero y extorsionaban con el argumento de que ‘echarían abajo la reforma energética’. Recuerdo específicamente los casos de Francisco Cabeza de Vaca, Ricardo Anaya y Francisco Domínguez, cuya actitud era exagerada. 

***

En el caso específico de Francisco Dominguez Servin las exigencias de dinero llegaron al nivel de que, encontrándonos en un evento en Estados Unidos y encontrándose dicho legislador en estado de ebriedad, tomó la bandera de México y la lanzó, gritando que “esto era una traición porque no le cumplían con la entrega del monto pactado”. Esto sucedió en un evento denominado CERAWEEK en Houston, en el mes de marzo de 2014.

***

La actitud de los panistas en obtener recursos era brutal. Por ejemplo, además de extorsionarme, presionaban y extorsionaban a los grupos gasolineros y diversos contratistas de Pemex (…) yo no daba crédito el hecho de que, cuando salió a los medios de comunicación el escándalo de Odebrecht y se decía que me habían dado dinero, todos los panistas, incluyendo a Ricardo Anaya pedían castigo…

***

Las exigencias del Grupo Parlamentario del PAN habían sido, originalmente, hasta de 50 millones de dólares americanos para conceder su voto a favor de la reforma energética. Las instrucciones que recibí de Luis Videgaray consistieron en entregarles (…) los fondos otorgados por Odebrecht de manera gradual y según avanzaran los proyectos y dictámenes. 

Los portafolios

Por instrucciones de Luis Videgaray se entregaron el 15 de septiembre de 2014 recursos que sumaron 8,390,000.00 millones de pesos a los siguientes funcionarios: José Antongio González Anaya 4 millones 390 mil pesos, y a José Antonio Meade Kuribeña 4 millones de pesos. Entre el 17 y el 20 de septiembre de 2014 se entregaron 4 millones de pesos a Carlos Treviño Medina. En estos tres casos, la instrucción precisa de Luis Videgaray era que se debían de entregar en un portafolio de trabajo dichas cantidades antes referidas y que se les tenía que decir, por parte de Norberto Gallardo de forma expresa, que dichas entregas de dinero eran de parte de Luis Videgaray. 

Lee: Todos se deslindan: así reaccionaron políticos señalados en denuncia de Lozoya

Odio al contrincante panista

Por separado, Luis Videgaray Caso me instruyó recibir a Ricardo Anaya Cortés en las oficinas de Pemex y a Ernesto Cordero Arroyo, con quien desayuné en el Hotel Four Seasons. En específico, Luis Videgaray Caso me instruyó a entregarle 6 millones 800 mil pesos a Ricardo Anaya Cortés, quien había estado insistiendo en reunirse conmigo.

En dicha reunión él me comento que aspiraciones a ser gobernador de Querétaro y que odiaba a su contrincante, el senador Francisco Domínguez por corrupto, pero que él había negociado con Luis Videgaray Caso que se le apoyara para llegar a dicha gubernatura. 

Favores para familiares

Luis Videgaray me instruyó recibir al senador Miguel Ángel Barbosa Huerta y atender su petición, la cual consistía en trasladar a su hermano, trabajador de Pemex, de una terminal de almacenamiento en Guerrero a las oficinas centrales de la Ciudad de México. Dicha petición ya me la había adelantado Luis Videgaray y su visión era que, a cambio de esto, el senador Barbosa no armaría una revuelta por parte del PRD para la aprobación de la reforma energética.

Consiguiendo recursos

En septiembre de 2013 me volví a reunir con Luis Videgaray en las mismas oficinas. Le informé que no había avanzado en la obtención de recursos ilegales, alegando que estábamos recortando costos en todas las líneas de contratación (…). Él, molesto, dijo que conseguiría hasta 10 millones de dólares adicionales -tomándolos, según dijo, de partidas federales y/o de empresas- y los enviaría a la que era la oficina, en Montes Urales, donde se organizaba la entrega de los sobornos a legisladores. 

En total, se otorgaron 10 millones de dólares adicionales en sobornos. Para no dejar tanto dinero en las oficinas, las entregas eran puestas a disposición del grupo del PAN el mismo día o un par de días después. 

Grupo Higa, el favorito de Peña

En el sector de la construcción impulsaron a Grupo Higa en la adjudicación de proyectos de ingeniería y obra. Esto funcionó hasta que estalló el escándalo de la Casa Blanca. 

Después de la Casa Blanca, Juan Armando Hinojosa se dedicó a intermediar entre empresas de construcción, SCT y Pemex. Es de mi conocimiento -por voz propia de Juan Armando Hinojosa-, que recibía este tipo de comisiones que, normalmente, oscilaban entre el 2 y el 5% del total del costo final de las obras. Dichos montos eran entregados en efectivo a Juan Armando Hinojosa y éste, a su vez, los compartió -también en efectivo- con Enrique Peña Nieto. 

La presión que ejercía Juan Armando Hinojosa era indecente, siempre afirmando que era un acuerdo con su socio, el presidente Peña Nieto. 

***

Hinojosa me refería en las reuniones que él había salvado el pellejo a Luis Videgaray, ya que para pagar la adquisición de la casa de Malinalco, las obras de arte que había dado en pago Videgaray se las había proporcionado también él. Esto lo mencionaba para ejercer presión sobre mí, mostrando su poder, debido a la cercanía con Enrique Peña Nieto. 

***

(…) De forma asombrosa, el presidente decidió cancelar el proyecto del tren México-Querétaro. Antes de dicho anuncio me llamó el presidente a su habitación para informarme sobre el inminente anuncio. Yo le dije que eso significaba destruir relaciones entre ambos países, por lo emblemático del proyecto para el gobierno chino. Al preguntarle la razón de la cancelación me dijo: “es que tenemos un problema Videgaray y yo porque Higa le facilitó la casa de Malinalco a Luis y a mí me está apoyando con otra casa”. 

Ante esto, yo le sugerí simplemente excluir a grupo Higa del proyecto, pero él prefirió sacrificar el proyecto y la relación con China, para intentar esconder el tema de las casas. 

El regalo del ‘góber’

En el marco de las celebraciones del Día de la Marina en Veracruz, el entonces gobernador Javier Duarte se le acercó en las escalinatas del avión presidencial y le entregó una carpeta al presidente. Yo sabía de la relación estrecha entre ambos, pues hacía tiempo que Videgaray me había instruido ‘facilitar’ diversos tipos de combustible al gobierno de Duarte.

(…). Al subir al avión presidencial, Enrique Peña Nieto nos dijo: ‘Miren lo que me regaló el góber’, mostrándonos en esos momentos la parte inferior de la carpeta. Ahí aparecían las fotos de un Ferrari con el texto: ‘Este Ferrari perteneció al presidente López Mateos’ y a un lado estaban las llaves del auto. 

Enrique Peña Nieto le pidió al mesero de a bordo abrir un par de botellas de Vega Sicilia “para celebrar esta exitosa gira”. 

El fotógrafo del presidente

Al inicio de la gestión de Peña Nieto como presidente de la República, éste me instruyó a coordinarme con el secretario técnico del gabinete, de nombre Roberto Pradilla Domínguez, de cara a que Pemex contratara los servicios de un fotógrafo. Durante la reunión con Pradilla, éste me comentó que se iniciaría la construcción de una casa, ubicada en el Estado de México, para cuando el presidente concluyera su mandato, y que ésta contaría con un ‘Museo del Presidente’, de tal forma que el fotógrafo se encargaría de tomar las fotografías de los eventos relevantes. 

(…) El contrato del fotógrafo sería por un monto de entre dos y tres millones de pesos mensuales. (…) Pemex continuó pagando los honorarios del fotógrafo, hasta que fuimos observados por contraloría y ya no era sostenible. 

(…) En el marco de una cena en Los Pinos, y encontrándose Antero Rodarte en estado de ebriedad, me dijo que ‘estaba hasta la madre de lo poco que le pagaban, en comparación con las maletas llenas de fajos de billetes que él tenía que resguardar en la bodega del ‘Museo de Peña’. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

¿Cómo contarán la pandemia de COVID los libros de historia?

Por muy tentador que sea predecir un vuelco total del comportamiento social, las lecciones del pasado sugieren que es poco probable.
Getty Images
6 de septiembre, 2021
Comparte

Después de casi dos años -y de un extraordinario parón mundial cuyo impacto aún no está claro- es inevitable que muchos escriban sobre la COVID-19 durante las próximas décadas.

Ahora que entramos en un largo período de reflexión, los estudiosos de las artes y las humanidades tienen mucho que ofrecer, especialmente una vez que la intensidad de la cobertura científica y médica ha empezado a disminuir.

Al principio, cuando muchos de nosotros nos confinábamos y nos preocupábamos por cómo íbamos a salir de la pandemia, el único capítulo de cualquier libro sobre la COVID que cualquiera de nosotros quería leer era el de la vacuna.

¿Habría una y funcionaría? Pero la descripción técnica de esta preciosa intervención médica en las próximas publicaciones será concisa y breve. La historia más completa está en otra parte.

Lo que verdaderamente importa

La historia médica de las plagas es fascinante, pero rara vez es la cuestión crítica. No sabemos con certeza qué fue la epidemia ateniense del siglo V a. e. c., ni la devastadora del siglo II y III e. c.

La peste de los siglos VI a VIII e. c. en el imperio romano es objeto de discusión, pero probablemente se trataba de varias infecciones diferentes. Sabemos cómo se propagó la peste negra, pero eso no es lo más interesante.

Lo más interesante es cómo reacciona la gente ante las epidemias y cómo los escritores describen sus reacciones.

Vacuna contra la covid-19

Getty Images
Hoy estamos centrados sobre todo en el aspecto científico de la pandemia, pero seguramente esto perderá importancia en el futuro.

El relato del historiador y general griego Tucídides (460-400 a. e. c.) sobre cómo respondieron los atenienses a la virulenta plaga del siglo V influyó directa o indirectamente en la forma en que muchos historiadores posteriores las describieron.

Estableció la pauta para una narración de los síntomas junto con el impacto social.

Atenas y la peste

Atenas estaba en el segundo año de lo que se convertiría en más de 20 años de conflicto con su rival Esparta.

La peste se extendió rápidamente y mató con rapidez: los síntomas comenzaban con fiebre y se extendían por todo el cuerpo.

Pericles

Getty Images
Tucídides dijo que la pérdida de su gran estadista Pericles (495-429 a. e. c.) a causa de la peste alteró la naturaleza de su liderazgo.

Algunos atenienses fueron diligentes en el cuidado de los demás, lo que normalmente les llevó a la muerte, pero muchos simplemente se rindieron, o ignoraron a la familia y a los muertos, o persiguieron los placeres en el tiempo que les quedaba.

Es discutible hasta qué punto la peste cambió a Atenas: no detuvo la guerra ni afectó a su prosperidad.

Lo que sí dice Tucídides es que la pérdida de su gran estadista Pericles (495-429 a. e. c.) a causa de la peste alteró la naturaleza de su liderazgo y eliminó algunos de sus rasgos moderadores.

Queda implícito que los atenienses pueden haber abandonado su tradicional piedad y respeto por las normas sociales.

Esta fue la generación que produciría el cuestionamiento más radical del papel y la naturaleza de los dioses, de lo que sabemos del mundo y de cómo debemos vivir.

Pero también condujo a un renovado sentido del militarismo y a una eventual catástrofe: la derrota de Atenas ante Esparta y la pérdida de su imperio.

Las pandemias y su impacto

La tentación es decir que las pandemias lo cambian todo.

El historiador bizantino Procopio (500-570 e. c.), que sobrevivió a la aparición de la peste en el siglo VI, estaba al tanto de esto.

Niña en una clase virtual

Getty Images
Es tentador decir que todo ha cambiado a causa de la pandemia, ¿pero es realmente así?

Todo el mundo se volvió muy religioso durante un tiempo, pero luego, en cuanto se sintió libre, volvió a su antiguo comportamiento.

La peste fue un símbolo evidente de la decadencia del sistema, pero la gente se adapta.

¿Estaba el mundo bizantino tan fatalmente debilitado por la peste y su resurgimiento que fue incapaz de resistir la embestida de los árabes en el siglo VII?

Esto puede ser cierto en parte, pero la peste precedió significativamente a la conquista árabe, hubo tanta continuidad como alteración visible en su cultura y en la vida de las ciudades. Además, el mundo árabe tuvo sus propias pestes. La historia no es tan sencilla.

¿Y qué hay de nuestra pandemia? Por muy tentador que sea predecir un vuelco total del comportamiento social, las lecciones del pasado sugieren que es poco probable.

Los fuertes lazos de la sociedad han sobrevivido bien.

Quizá la peor consecuencia sea el retroceso en el progreso de los países en desarrollo.

Eso y las repercusiones a largo plazo sobre la salud mental y la educación en todo el mundo son excepcionalmente difíciles de calibrar, aunque esta será la pandemia más estudiada de nuestra historia. Y serán los estudiosos de las artes y las humanidades y los científicos sociales quienes realicen gran parte de este incisivo trabajo, y ya lo están haciendo.

La ciencia de la pandemia

Entonces, ¿qué nos dice la historia que sería lo útil? Que hay que investigar más y profundizar en el conocimiento.

Niña con mascarilla

Getty Images
La historia de la COVID no será solo la descripción del virus. Será la complejísima historia de cómo esta enfermedad se cruzó con nuestro comportamiento social y cómo decidimos responder ante ello.

Por eso la historia de la COVID no será solo la descripción del virus y la vacuna, o el misterio de si vino de un murciélago o de un laboratorio.

Será la complejísima historia de cómo esta enfermedad se cruzó con nuestro comportamiento social y cómo decidimos responder como individuos y familias, comunidades y políticos, naciones y organismos mundiales.

Lo que los mejores historiadores desde Tucídides nos han dicho es que la biología de la enfermedad es inseparable de la construcción social de la enfermedad y la salud.

Y también vemos que los humanos somos muy malos a la hora de pensar en las consecuencias.

Una de las consecuencias potenciales más interesantes de esta pandemia es la relación entre la política y la ciencia.

Investigadores en el laboratorio

Getty Images
La ciencia no habla con una sola voz, rara vez ofrece respuestas fáciles o inequívocas y se resiste al corto plazo.

La peste ateniense puede haber impulsado a los pensadores a ser más radicales al cuestionar las visiones tradicionales de la vida, la muerte y el papel de los dioses.

Y la Peste Negra se considera a menudo como un cambio de juego en términos de religión y filosofía, y que fomentó cambios en la ética médica y mejoras en la atención social.

Incluso cambió la balanza sobre el valor del trabajo, pero todavía tenemos que ver si nuestra pandemia ha hecho incursiones duraderas en los patrones de trabajo en las oficinas o virtualmente.

Esta última pandemia ha mostrado lo mejor y más esencial de la ciencia, pero también la ha colocado incómodamente en el centro de la toma de decisiones políticas.

Junto con la crisis climática, mucho más peligrosa, la pandemia ha animado a los políticos a afirmar que “siguen la ciencia”.

Pero la ciencia no habla con una sola voz, rara vez ofrece respuestas fáciles o inequívocas y se resiste al corto plazo.

Cómo se desarrolle la conversación entre la política y la ciencia, y cuáles sean sus consecuencias, podría ser una de las sorpresas de este momento tan extraño.

A largo plazo, la comprensión de las repercusiones de este virus -y de los retos culturales, sociales y económicos más amplios en los que se inserta- requerirá que despleguemos una visión más generosa y holística de la ciencia.

Sólo así podremos escribir el relato de esta pandemia que su fuerza disruptiva exige.

*Christopher Smith es director ejecutivo del Consejo de Investigación de Artes y Humanidades, Escuela de Clásicos, Universidad de St. Andrews, Reino Unido.

*Este artículo fue publicado en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia Creative Commons. Haz clic aquí para leer la versión original.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=eeU0dpGZPZ8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.