La lucha para dejar los inhalables puede empezar con un Whatsapp
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Alejandro Ponce

La lucha para dejar los inhalables puede empezar con un Whatsapp

Dejar el consumo de solventes es complicado por la compulsión que generan las sustancias, pero el acompañamiento es esencial en la recuperación de los consumidores.
Alejandro Ponce
22 de agosto, 2020
Comparte

Ulises trabajaba como albañil junto a su padre en Malinalco, Estado de México. Un día con su pago en lugar de comprar comida compró tres cajas de latas amarillas de limpiador PVC, cuya sustancia principal es el tolueno, una de las sustancias inhalables y psicotrópicas. Su droga.

“Cuando vi mis cajas de latas pues me puse a llorar, arrepentido, porque no podía yo creer que, en vez de comprar comida, tuve que comprar eso. Y yo decía: ¿y a poco eso voy a comer? Así, y me arrepentí”. Desde entonces, dice, no ha vuelto a consumir inhalables y poco después también dejó la marihuana.

Leer más: Tolueno, la droga que quita el hambre, el frío y mata lentamente

Para Pedro —padre de dos pequeños menores de 2 años— probar las drogas se convirtió en un tiempo de oscuridad y dejarla ha sido una lucha.

“Es como un rico y delicioso bubulubu, que te quieres comer, pero no te lo debes comer porque te hace daño. (La droga) ha afectado mi vida, ¿no? Porque a veces no es uno, es la droga, ¿no? Ya no actúas de buena manera, porque como hay tiempos buenos, hay tiempos malos”, cuenta el hombre de 22 años y artesano.

Pedro dejó los inhalables de un solo golpe. Pero las ganas de volver a hacerlo siguen ahí y cuando llegan lo que lo ayuda a no caer es caminar por los cerros de Malinalco, dibujar o escuchar música.

Su esposa y sus dos hijos lo ayudan a no caer.

“Ellos me dan la motivación de estar y de ser, y es lo que a veces me aleja de las drogas, porque digo, ‘no, no quiero estar una vez más en la oscuridad’, porque nada más es eso, un tiempo de oscuridad”.

Acompañar a los consumidores que quieren dejar la droga y dar información sobre los efectos que puede tener en su salud son las principales estrategias de la Asociación Civil El Caracol que ayuda a personas en situación de calle.

El primer paso es hablar del tema con la población en la calle, de los daños que la sustancia provoca a su salud y que a la larga puede provocar una condición discapacitante, explica Enrique Hernández, director de El Caracol.

No se puede decirle a los consumidores que dejen la droga de un momento a otro porque daña su salud, “ellos no se ven dejándola, hay que llevarlos poco a poco a que mejoren su salud, a que encuentren nuevos satisfactores incluso afectivos”.

El Caracol ofrece atención médica a los consumidores para tener una evaluación de su condición. El segundo paso de su estrategia fue diseñar propuesta educativa para que ellos pudieran monitorear su salud y conocieran los indicadores de riesgo.

“Hicimos una postal donde ellos pueden saber que si tienen tres o más indicadores de los que dice la postal tiene que buscar atención médica. Esta propuesta es de reducción del daño. Cuando ellos atienden su salud van mejorando sus condiciones y ya podemos hablarles de qué es lo que les está provocando el daño según lo que consumen”, añade el director de Caracol.

Entonces entra el acompañamiento con los consumidores. “Lo central es el acompañamiento personal que sepan que hay alguien que está con ellos. El tema es que no se sientan solos”.

Enrique explica que es mucho más fácil que la compulsión por consumir inhalables llegue si se sienten solos, por ello monitorean por Whatsapp o por teléfono a los consumidores, para que ellos sepan que cuentan con alguien en el momento que se sientan solos.

El problema, dice Enrique, es que “eso es muy caro, no podemos atender a muchas personas, somos bien poquitos aquí en Caracol”.

También luchan contra la compulsión que genera esta droga entre los consumidores, lo que provoca que el nivel de éxito sea bajo.

Los que busca El Caracol es que los consumidores que desean dejar la droga aunque vuelvan a recaer, logren evitar consumir por periodos más largos de tiempo: si deja la droga por tres meses, y vuelve a consumir, en un siguiente intento puede dejar de consumir por un año. “La idea es que el consumo sea cada vez más prolongado”.

Difícil atender sin protocolos médicos

Además de que las sustancias inhalables como el tolueno deben tener una regulación para su venta, pues al ser una sustancia de uso industrial y no una droga, es legal cualquiera puede comprarla, también faltan protocolos de atención médica claros.

“Si tu llegas con un daño por consumo de mariguana va a haber un protocolo médico para atenderte, si llegas con una sobredosis de cocaína también, pero si llegas con daño orgánico causado por solventes difícilmente va a haber protocolos porque médicamente no se ha estudiado mucho”, dice Enrique Hernández.

En la capital, solo existen dos Unidades Médicas Toxicológicas que cuentan con protocolos de atención para consumidores de solventes e inhalantes: Venustiano Carranza y Xochimilco.

En 2017, en ambas unidades se atendieron a 3,166 personas. En el toxicológico de Venustiano Carranza se atendieron 2,979 y en Xochimilco 187.

“La vinculación que ha tenido El Caracol con el toxicológico Venustiano Carranza es muy buena porque ellos han logrado que las ambulancias lleven a los muchachos al toxicológico. Normalmente no se quieren quedar y tener un tratamiento pero esa vinculación es valiosa”, destaca Silvia Cruz.

En el tóxicológico los médicos saben que al llegar un consumidor de solventes lo primero que deben hacer es suministrarles potasio para estabilizarlos, pues los solventes provocan hipocalemia, que es la baja peligrosa de potasio.

Además, tienen una lista de síntomas que presentan las personas intoxicadas con solventes, lo cual deberían tener todos los hospitales.

Ya ingresados les dan una alimentación alta en proteínas “porque esa característica es que están mal alimentados porque se les quita el hambre y eso los afecta mucho”.

También se les realiza una prueba de VIH y a las mujeres de embarazo. Además de información sobre los riesgos de seguir consumiendo. “Esas medidas si son posibles de implantar en otros hospitales”, añade Cruz Martín del Campo.

“El toxicológico ha salvado muchas más vidas de consumidores de solventes que cualquier otro hospital de la ciudad. Hemos llevado a chicos en estados lamentables y ahí los salvan. Pero es una instancia muy pequeña frente a una ciudad tan grande”.

Es difícil recuperarse de la adicción a los inhalantes pero es posible. Después de estar en anexos y hacer varios intentos, con la ayuda de la organización Caracol, Gabriel pudo dejar los inhalables y la calle. Ahora tiene un trabajo en un puesto de tortas cerca del Metro Garibaldi, en la Ciudad de México y puede pagar un cuarto en un hotel.

Se quedó sin ‘amigos’ pues el resto de personas que inhalan en los alrededores ya no le hablan desde que dejó de drogarse.

“Ellos dicen que no soy amigo, pero yo digo que un amigo es el que les dice ‘ya no te drogues’, pero ellos dicen que no, que un amigo es el que les da mona, les da mariguana, les da el activo”, dice Gabriel.

Lo que él busca es ser un ejemplo para todos ellos.

“Me gustaría ser ejemplo de ellos, que digan: ‘pues si Gabriel sí pudo, ¿por qué nosotros no?’. Salir de lo bajo, a lo limpio, ya no andar en la porquería, es mi ilusión de corazón. Ser el ejemplo para los demás”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo miles de millones de rayos pudieron ser el origen de la vida en la Tierra

Cómo se formó la vida en la Tierra es una de las grandes preguntas de la ciencia. Ahora un equipo de Universidad de Yale y la Universidad de Leeds proponen una respuesta.
17 de marzo, 2021
Comparte

Hay una nueva pieza en el rompecabezas del origen de la vida en la Tierra.

Miles de millones de rayos que bombardearon la Tierra durante un largo periodo pudieron ser la chispa que permitió que la vida comenzara a formarse en nuestro planeta.

Esa es la conclusión a la que llegó una reciente investigación de la Universidad de Yale en Estados Unidos y la Universidad de Leeds, en Reino Unido.

El estudio sostiene que durante millones de años los rayos que impactaban la Tierra fueron liberando el fósforo necesario para la creación de las biomoléculas que fueron la base de la vida en el planeta.

Los autores de la investigación afirman que su hallazgo ayuda a comprender cómo se pudo haber formado la vida en la Tierra y cómo podría estar formándose en otros planetas.

La clave es el fósforo

El fósforo es esencial para que se produzca vida.

Este elemento quimico, sin embargo, no estaba fácilmente disponible en la Tierra primitiva, ya que estaba bloqueado dentro de minerales insolubles en la superficie del planeta.

Durante mucho tiempo, los científicos se han preguntado cómo el fósforo de la Tierra se hizo accesible para ayudar en la formación del ADN y otras biomoléculas necesarias para la vida.

ADN

Getty
El fósforo es clave para la formación de biomoléculas.

Este nuevo estudio sugiere que ese fósforo se volvió disponible gracias a los rayos que impactaban la Tierra.

Cuando un rayo golpea el suelo puede crear fulguritos, una formación vítrea que contiene schreibersita, un mineral que a su vez contiene fósforo.

Los fulguritos contienen algo del fósforo de la superficie del suelo, pero en forma soluble.

Con base en modelos computacionales, los investigadores calcularon que hace entre tres mil quinientos y cuatro mil quinientos millones de años, cuando la vida comenzaba a formarse, la tierra firme del planeta era impactada por cerca de entre cien y mil millones de rayos cada año.

Eso, en un periódo de mil millones de años, equivaldría a un total de entre 0,1 y 1 quintillón de rayos (1 seguido de 30 ceros) ayudando a la formación de fósforo en el planeta.

fulgurito

Benjamin Hess/Yale
Los fulguritos se forman cuando un rayo impacta la Tierra.

Bombardeo constante

Anteriormente, otras investigaciones habían sugerido que la fuente de la schreibersita eran los meteoritos.

Este nuevo estudio sin embargo, afirma que la cantidad de meteoritos no hubiera sido suficiente, y tampoco hubiera sido constante, como sí lo fueron los rayos.

Además, es probable que los rayos fueran más frecuentes en regiones tropicales, proporcionando áreas más concentradas de fósforo utilizable, según el estudio.

Los investigadores calcularon que durante la etapa de formación de vida en el planeta, los rayos pudieron ser el origen de entre 110 y 11.000 kilos de fósforo cada año.

planta

Getty
El origen de la vida en la Tierra es una de las grandes preguntas de la ciencia.

Esa cantidad pudo haber sido suficiente para ayudar a la formación de vida, según le dice al portal Live Science Benjamin Hess, estudiante de posgrado en el Departamento de Ciencias de la Tierra y Planetarias de Yale, coautor del estudio.

“Para que se forme vida, solo es necesario que haya un lugar que tenga los ingredientes adecuados“, dijo Hess a WordsSideKick.com, citado en un reportaje de Live Sicence.

“Si de fósforo al año se concentraran en un solo arco de islas tropicales, entonces sí, bien podría haber sido suficiente. Pero es más probable que eso suceda si hay muchos de esos lugares”.

Según Hess, estos hallazgos convierten a los rayos en buenos candidatos para ayudar a entender el origen de la vida en la Tierra.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.