La lucha para dejar los inhalables puede empezar con un Whatsapp
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Alejandro Ponce

La lucha para dejar los inhalables puede empezar con un Whatsapp

Dejar el consumo de solventes es complicado por la compulsión que generan las sustancias, pero el acompañamiento es esencial en la recuperación de los consumidores.
Alejandro Ponce
22 de agosto, 2020
Comparte

Ulises trabajaba como albañil junto a su padre en Malinalco, Estado de México. Un día con su pago en lugar de comprar comida compró tres cajas de latas amarillas de limpiador PVC, cuya sustancia principal es el tolueno, una de las sustancias inhalables y psicotrópicas. Su droga.

“Cuando vi mis cajas de latas pues me puse a llorar, arrepentido, porque no podía yo creer que, en vez de comprar comida, tuve que comprar eso. Y yo decía: ¿y a poco eso voy a comer? Así, y me arrepentí”. Desde entonces, dice, no ha vuelto a consumir inhalables y poco después también dejó la marihuana.

Leer más: Tolueno, la droga que quita el hambre, el frío y mata lentamente

Para Pedro —padre de dos pequeños menores de 2 años— probar las drogas se convirtió en un tiempo de oscuridad y dejarla ha sido una lucha.

“Es como un rico y delicioso bubulubu, que te quieres comer, pero no te lo debes comer porque te hace daño. (La droga) ha afectado mi vida, ¿no? Porque a veces no es uno, es la droga, ¿no? Ya no actúas de buena manera, porque como hay tiempos buenos, hay tiempos malos”, cuenta el hombre de 22 años y artesano.

Pedro dejó los inhalables de un solo golpe. Pero las ganas de volver a hacerlo siguen ahí y cuando llegan lo que lo ayuda a no caer es caminar por los cerros de Malinalco, dibujar o escuchar música.

Su esposa y sus dos hijos lo ayudan a no caer.

“Ellos me dan la motivación de estar y de ser, y es lo que a veces me aleja de las drogas, porque digo, ‘no, no quiero estar una vez más en la oscuridad’, porque nada más es eso, un tiempo de oscuridad”.

Acompañar a los consumidores que quieren dejar la droga y dar información sobre los efectos que puede tener en su salud son las principales estrategias de la Asociación Civil El Caracol que ayuda a personas en situación de calle.

El primer paso es hablar del tema con la población en la calle, de los daños que la sustancia provoca a su salud y que a la larga puede provocar una condición discapacitante, explica Enrique Hernández, director de El Caracol.

No se puede decirle a los consumidores que dejen la droga de un momento a otro porque daña su salud, “ellos no se ven dejándola, hay que llevarlos poco a poco a que mejoren su salud, a que encuentren nuevos satisfactores incluso afectivos”.

El Caracol ofrece atención médica a los consumidores para tener una evaluación de su condición. El segundo paso de su estrategia fue diseñar propuesta educativa para que ellos pudieran monitorear su salud y conocieran los indicadores de riesgo.

“Hicimos una postal donde ellos pueden saber que si tienen tres o más indicadores de los que dice la postal tiene que buscar atención médica. Esta propuesta es de reducción del daño. Cuando ellos atienden su salud van mejorando sus condiciones y ya podemos hablarles de qué es lo que les está provocando el daño según lo que consumen”, añade el director de Caracol.

Entonces entra el acompañamiento con los consumidores. “Lo central es el acompañamiento personal que sepan que hay alguien que está con ellos. El tema es que no se sientan solos”.

Enrique explica que es mucho más fácil que la compulsión por consumir inhalables llegue si se sienten solos, por ello monitorean por Whatsapp o por teléfono a los consumidores, para que ellos sepan que cuentan con alguien en el momento que se sientan solos.

El problema, dice Enrique, es que “eso es muy caro, no podemos atender a muchas personas, somos bien poquitos aquí en Caracol”.

También luchan contra la compulsión que genera esta droga entre los consumidores, lo que provoca que el nivel de éxito sea bajo.

Los que busca El Caracol es que los consumidores que desean dejar la droga aunque vuelvan a recaer, logren evitar consumir por periodos más largos de tiempo: si deja la droga por tres meses, y vuelve a consumir, en un siguiente intento puede dejar de consumir por un año. “La idea es que el consumo sea cada vez más prolongado”.

Difícil atender sin protocolos médicos

Además de que las sustancias inhalables como el tolueno deben tener una regulación para su venta, pues al ser una sustancia de uso industrial y no una droga, es legal cualquiera puede comprarla, también faltan protocolos de atención médica claros.

“Si tu llegas con un daño por consumo de mariguana va a haber un protocolo médico para atenderte, si llegas con una sobredosis de cocaína también, pero si llegas con daño orgánico causado por solventes difícilmente va a haber protocolos porque médicamente no se ha estudiado mucho”, dice Enrique Hernández.

En la capital, solo existen dos Unidades Médicas Toxicológicas que cuentan con protocolos de atención para consumidores de solventes e inhalantes: Venustiano Carranza y Xochimilco.

En 2017, en ambas unidades se atendieron a 3,166 personas. En el toxicológico de Venustiano Carranza se atendieron 2,979 y en Xochimilco 187.

“La vinculación que ha tenido El Caracol con el toxicológico Venustiano Carranza es muy buena porque ellos han logrado que las ambulancias lleven a los muchachos al toxicológico. Normalmente no se quieren quedar y tener un tratamiento pero esa vinculación es valiosa”, destaca Silvia Cruz.

En el tóxicológico los médicos saben que al llegar un consumidor de solventes lo primero que deben hacer es suministrarles potasio para estabilizarlos, pues los solventes provocan hipocalemia, que es la baja peligrosa de potasio.

Además, tienen una lista de síntomas que presentan las personas intoxicadas con solventes, lo cual deberían tener todos los hospitales.

Ya ingresados les dan una alimentación alta en proteínas “porque esa característica es que están mal alimentados porque se les quita el hambre y eso los afecta mucho”.

También se les realiza una prueba de VIH y a las mujeres de embarazo. Además de información sobre los riesgos de seguir consumiendo. “Esas medidas si son posibles de implantar en otros hospitales”, añade Cruz Martín del Campo.

“El toxicológico ha salvado muchas más vidas de consumidores de solventes que cualquier otro hospital de la ciudad. Hemos llevado a chicos en estados lamentables y ahí los salvan. Pero es una instancia muy pequeña frente a una ciudad tan grande”.

Es difícil recuperarse de la adicción a los inhalantes pero es posible. Después de estar en anexos y hacer varios intentos, con la ayuda de la organización Caracol, Gabriel pudo dejar los inhalables y la calle. Ahora tiene un trabajo en un puesto de tortas cerca del Metro Garibaldi, en la Ciudad de México y puede pagar un cuarto en un hotel.

Se quedó sin ‘amigos’ pues el resto de personas que inhalan en los alrededores ya no le hablan desde que dejó de drogarse.

“Ellos dicen que no soy amigo, pero yo digo que un amigo es el que les dice ‘ya no te drogues’, pero ellos dicen que no, que un amigo es el que les da mona, les da mariguana, les da el activo”, dice Gabriel.

Lo que él busca es ser un ejemplo para todos ellos.

“Me gustaría ser ejemplo de ellos, que digan: ‘pues si Gabriel sí pudo, ¿por qué nosotros no?’. Salir de lo bajo, a lo limpio, ya no andar en la porquería, es mi ilusión de corazón. Ser el ejemplo para los demás”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Panda gigante ya no está en peligro de extinción ¿Cómo le hizo China?

El panda gigante acaba de ser retirado por China de la lista de especies en peligro de extinción tras décadas de trabajo de los conservacionistas, pero ¿cómo lo han conseguido?
9 de julio, 2021
Comparte

Son bonitos, adorables y ya no están al borde de la extinción.

Los osos pandas ya no están clasificados como tal por las autoridades chinas, pero siguen siendo vulnerables, advierten.

La clasificación se ha rebajado porque su número en la naturaleza ha alcanzado al menos los 1.800 ejemplares.

Los expertos afirman que el país ha conseguido salvar a su emblemático animal gracias a sus esfuerzos de conservación a largo plazo, incluida la ampliación de sus hábitats.

China considera a los pandas un tesoro nacional, pero también los ha prestado a otros países como herramientas diplomáticas.

La última actualización de la clasificación “refleja la mejora de sus condiciones de vida y los esfuerzos de China por mantener sus hábitats integrados”, manifestó Cui Shuhong, jefe del Departamento de Conservación de la Naturaleza y la Ecología del Ministerio de Ecología y Medio Ambiente en una conferencia de prensa.

Cachorros de Panda

Getty Images
El nivel de riesgo de los pandas se ha rebajado al alcanzar en la naturaleza al menos 1.800 ejemplares.

La nueva clasificación se produce años después de que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) ya retirara a este animal de su lista de especies en peligro de extinción y lo volviera a catalogar como “vulnerable” en 2016.

En ese momento, los responsables chinos cuestionaron la decisión y advirtieron de que podía inducir a la gente a creer que los esfuerzos de conservación podían relajarse.

Pero, ¿cómo salvó China exactamente a estos formidables animales?

bambu

Getty Images
Los pandas deben comer entre 12 y 38 kg de bambú al día para satisfacer sus necesidades.

Todo se trata del bambú

China lleva años intentando aumentar la población del panda gigante.

Estos animales estaban antaño extendidos por todo el sur y el este del país, pero, debido a la expansión de la población humana y al desarrollo, se limitan ahora a las zonas que aún contienen bosques de bambú.

El éxito se debe a los esfuerzos chinos por recrear y repoblar los bosques de bambú.

El bambú constituye alrededor del 99% de su dieta, sin la cual es probable que mueran de hambre.

Los pandas deben comer entre 12 y 38 kg de bambú al día para satisfacer sus necesidades energéticas.

“Se trata de restaurar los hábitats”, declaró a la BBC Craig Hilton-Taylor, director de la Lista Roja de la UICN.

“El mero hecho de restaurar el hábitat del panda les ha devuelto su espacio y les ha proporcionado alimento”.

La pérdida de hábitats fue la causa de que el número de pandas descendiera a poco más de 1.200 en la década de 1980, según el especialista.

Panda gigante

Wildlife Reserves Singapore

“Hay que recuperar el bambú y poco a poco el número de pandas empezará a recuperarse”, sostiene.

Ginette Hemley, vicepresidenta senior de conservación de la vida silvestre del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), se mostró de acuerdo.

“Los chinos han hecho un gran trabajo invirtiendo en los hábitats del panda, ampliando y creando nuevas reservas”, consideró Hemley. “Son un maravilloso ejemplo de lo que puede ocurrir cuando un gobierno se compromete con la conservación”.

Sin embargo, este éxito podría ser efímero.

Se prevé que el cambio climático acabe con más de un tercio del hábitat de bambú del panda en los próximos 80 años.

“Con el cambio climático, va a hacer demasiado calor para que el bambú crezca”, explicó Hilton-Taylor.

Los pandas dependen mucho del bambú para alimentarse y la pérdida de este no vuelve la situación muy prometedora para ellos”.

Entonces, ¿es la cría en cautividad la respuesta?

Muchos zoológicos e instalaciones chinas han apostado por la cría de pandas gigantes en cautividad, a veces con métodos de inseminación artificial.

Tener animales en cautividad es como una póliza de seguro”, afirma Hilton-Taylor. “Pero no queremos mantenerlos en cautividad para siempre”.

El objetivo final de la mayoría de los programas de cría en cautividad es devolver los animales a la naturaleza.

Panda nacido en cautividad

Getty Images
Los pandas nacidos en cautividad parecen incapaces de adaptarse a la vida en la naturaleza.

“Ha habido un par de intentos de introducir pandas en la naturaleza, pero no han tenido éxito”, dice Hemley. “Todavía no estamos fuera de peligro”.

En 2007, el primer panda gigante nacido en cautividad que se liberó en la naturaleza, Xiang Xiang, murió tras ser golpeado por los machos panda salvajes.

Por qué nos obsesionan los pandas

El antílope tibetano es otro animal que también fue eliminado de la lista roja de la UICN, por ejemplo, pero siempre se ha puesto más atención en el panda, que ha llegado a ser visto como un icono de los esfuerzos de protección de los animales.

2 years old Watson Grace from Durham, NC chooses one of the Panda hats at a store during Smithsonian's youngest giant panda cub

Getty Images

¿Pero qué tiene el panda que nos hace suspirar al unísono?

“Sus marcas blancas y negras y sus amplias manchas negras alrededor de los ojos los hacen muy carismáticos. No hay nada parecido en el mundo”, sugiere Hemley.

“Una feliz coincidencia de sus adaptaciones naturales da como resultado lo que los humanos perciben como bonito, y una cara linda y mimosa es mucho más fácil de amar”, considera Cheng Wen-Haur, vicedirector general de Wildlife Reserves Singapur, organización que gestiona la mayoría de zoológicos del país.

“En palabras de Baba Dioum , al final solo conservaremos lo que amamos”.


*El texto es del autor, excepto la parte referida al anuncio de China en julio de 2021.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=4e8yluf4XFY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.