Gobierno promete refugios 'Puerta Violeta', incumple y siguen en manos de ONG
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Itxaro Arteta

Gobierno promete a mujeres refugios 'Puertas Violeta', incumple y siguen en manos de ONG

El gobierno dijo que tomaría la rectoría del modelo Puerta Violeta, pero un año y medio después ni siquiera tiene información de cuántas mujeres han sido atendidas y solo se ha creado un nuevo refugio.
Itxaro Arteta
14 de agosto, 2020
Comparte

En marzo de 2019, el nuevo gobierno estuvo a punto de cancelar los subsidios de los refugios para mujeres víctimas de violencia de la sociedad civil y anunció que el Estado tomaría la rectoría del tema con un modelo llamado Puerta Violeta. A año y medio de eso, el 70% de las Puertas las opera en su totalidad una asociación civil y solo se ha creado un refugio nuevo, que está a cargo de un gobierno local, mientras que el federal ni siquiera tiene información de cuántas mujeres han sido atendidas con esta estrategia.

El modelo de Puerta Violeta lo desarrolló la asociación Alternativas Pacíficas en Escobedo, Nuevo León, y llegó a tener cuatro en la zona metropolitana de Monterrey. El refugio es la última opción, a la que se llega a través de una especie de puerta de entrada —de ahí su nombre— que es una oficina donde se da atención inmediata psicológica, de trabajo social, y en caso de ser necesario y que la mujer así lo desee, asesoría legal y medidas de seguridad, para lo cual hay colaboración con el gobierno del municipio donde esté instalada.

Entérate: Refugios para mujeres, espacios que salvan vidas

La  titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), Olga Sánchez Cordero, anunció el 6 de marzo de 2019 que se asumiría esa estrategia desde lo federal para replicarla “en todos los municipios del país”, y para implementarla invitó a trabajar a su fundadora, Alicia Leal Puerta. Ocho meses después, el 25 de noviembre, Día Internacional para Erradicar la Violencia contra las Mujeres, se presentaron en la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador los primeros supuestos resultados: 15 Puertas Violetas que ya estaban abiertas o por abrir en 10 estados.

Pero la realidad es que lo adelantado ese día, no se concretó. Animal Político pudo comprobar que en ese momento solo había seis Puertas nuevas (sumadas a las cuatro que ya existían de Alternativas Pacíficas) y desde entonces no se ha creado ni una sola más.

Se ubican en Nuevo León, Estado de México, Michoacán y San Luis Potosí. Pero nunca abrieron las que supuestamente ya estaban en trámite en Chihuahua, Coahuila, Colima, Tabasco, Quintana Roo y Veracruz.

Se solicitó vía transparencia a Segob la ubicación y número para llamar de las Puertas Violeta existentes, cifras de atenciones brindadas, personal y presupuesto con el que operan. La respuesta, tras un recurso de revisión, fue tan solo un listado con la dirección y teléfono de las oficinas del gobierno municipal de nueve Ayuntamientos. Además señaló que quien podía tener datos más precisos era el Instituto Nacional de las Mujeres (InMujeres), pero este a su vez contestó que no le corresponde ese programa de gobierno y en su página de internet incluso se enumera una Puerta en Ciudad Juárez, Chihuahua, que no existe.

Crisis y año electoral frenan estrategia para mujeres

La coordinadora de la estrategia, Alicia Leal Puerta, justifica en entrevista que la creación de más Puertas Violeta se paralizó por la emergencia sanitaria de la pandemia de COVID-19, por la crisis económica que está provocando y que muchos gobernantes locales no quieren comprometer presupuesto para atender la violencia de género, y porque es una cuestión de voluntad política.

Las denuncias formales y llamadas de emergencia por agresiones contra mujeres se han disparado durante el confinamiento en los hogares en México y en el mundo, y el gobierno lo advirtió desde el principio, ordenó que los servicios de atención a mujeres se mantuvieran abiertos y capacitó a los operadores del 911 para mejorar las orientaciones, pero no dio nuevas opciones de atención, como sugerían algunas organizaciones.

—¿No hubiera sido importante que se pudieran abrir estos espacios justo durante la pandemia, con las cifras que hemos visto de cómo ha aumentado la violencia de género?— se le preguntó a Leal.

“Es correcto. Pero se viene la pandemia y ya teníamos tres programadas, pero dijeron: espérate, porque ahorita no sabemos cómo le vamos a hacer, cómo vamos a atender a la gente, si va a ser virtual o no. (…) Y ante el tema de la crisis económica del país, también se detiene, dicen: oye espérame, no quiero hacer algo que ahorita me vaya a meter en un compromiso que no pueda sostener”.

—¿Hay alguna meta para este o el próximo año?

“Ahorita no tenemos una meta y se está redefiniendo todo en base a los acuerdos que se están tomando con los gobiernos estatales. Que el otro tema es que también en muchos estados y municipios va a haber cambio de administración, y eso también pues los alcaldes y los gobernadores no se quieren meter en compromisos que ya no van a alcanzar a cumplir”, señaló.

Programa sin presupuesto, modelo ni supervisión federal

Leal Puerta enfatiza que lo más importante de la estrategia de Puerta Violeta es el grupo multiagencial que se ha creado con distintas instituciones y que ella dirige para promover otra manera de atender la violencia contra las mujeres. La diferencia a lo que se ha hecho hasta ahora, explica, por ejemplo en los Centros de Justicia para las Mujeres, es que ahí se prioriza que haya una denuncia legal, cuando no siempre es lo que más necesita o lo que quiere una mujer, y ahora se pretende justo lo contrario, que es construir junto con la víctima el plan de atención a sus necesidades.

Por ello, defiende que no se haya creado como un programa de gobierno ni se haya destinado un solo peso; únicamente se trata de promover la creación de Puertas en los municipios.

Asegura que algunas han accedido a recursos del subsidio para Refugios para Mujeres Víctimas de Violencia, el Programa de Apoyo a las Instancias de Mujeres en las Entidades Federativas (PAIMEF) y el Subsidio para el Fortalecimiento del desempeño en materia de Seguridad Pública (Fortaseg), aunque principalmente operan con recursos de gobiernos locales.

“Yo no creo que se requiera una partida especial (de presupuesto); lo que sí creo es que tenemos que reorganizar la forma en que se hace el gasto público para que pueda estar en concordancia con los programas y que puedan ser eficientes en lo local”, señala.

También por ello cada Puerta ha adoptado el modelo a su propia manera y está trabajando a su modo, así que confirma que el gobierno federal no tiene datos centralizados de cómo han funcionado, cuánto personal tienen y a cuántas mujeres se han atendido.

Animal Político contactó a cada una de las Puertas Violeta para recabar esta información y el balance es de mil 042 mujeres atendidas este año en las tres sedes fuera de Nuevo León, de donde no hubo información disponible. Esto en contraste con las 14 mil mujeres a las que ha dado atención la Red Nacional de Refugios tan solo durante los meses de cuarentena.

A continuación se detalla cómo opera cada Puerta Violeta:

Nuevo León, en manos de sociedad civil

En este estado se concentran siete de las diez Puertas Violetas que hay en todo el país, todas ubicadas en la zona metropolitana: dos en Monterrey y las otras en Escobedo, Guadalupe, Apodaca, San Pedro Garza García y Santa Catarina. Para resguardar a mujeres que lleguen con una situación de riesgo elevado a cualquiera de esas siete sedes, hay solo dos refugios.

Pero de esas siete Puertas, cuatro ya existían, y aunque las nuevas se abrieron a finales de 2019 ya con el reconocimiento del gobierno, las sigue manejando en su totalidad la asociación Alternativas Pacíficas y su directora, Rosario Pacheco.

“Ellos simplemente están impulsando la estrategia de Puerta Violeta, pero somos nosotras desde sociedad civil quienes la operamos. O sea, Gobierno federal como tal no está operando Puerta Violeta”, explica la directora de vinculación, Marcela Urbano.

“Acá en Nuevo León como funciona es que nosotras ponemos el equipo operativo y lo financiamos, como sociedad civil te imaginarás que podemos tener donativos de diferentes partes. Pero trabajamos en corresponsabilidad”.

Lo que más han hecho con el gobierno es dar asesorías a otros municipios que también quieren replicar el modelo, e insisten en que una pieza clave es que participe también una organización social, de donde consideran que deben provenir las psicólogas y trabajadoras sociales.

Se le solicitó el número de atenciones brindadas, pero no proporcionó dicha información.

Michoacán, sin presupuesto

En Puruándiro fue la primera Puerta Violeta en inaugurarse fuera de Nuevo León, el 8 de noviembre de 2019, aunque no hubo ceremonia con funcionarios federales. Puruándiro es un municipio con 70 mil habitantes a dos horas de Morelia, la capital, y la alcaldesa Belina Iturbide Díaz fue quien tuvo la iniciativa de tenerla, así que está instalada dentro del propio edificio de la Presidencia Municipal, aunque la dirige la titular de la Instancia de la Mujer, Antonia González.

“Sin embargo, no tenemos un recurso; funcionamos con buenas voluntades. El equipo interdisciplinario pues somos meramente voluntarias todas. Son tres psicólogas, tres abogadas, dos trabajadoras sociales, hay dos elementos de policía que también son mujeres y dos médico, entre ellas la presidenta municipal, que también da atención cuando se requiere”, detalla Reina Ortiz, una de las trabajadoras sociales.

Esas 12 personas están disponibles 24 horas los 7 días a la semana por si se necesita, como una labor extra al trabajo que tienen en distintas dependencias, como la Instancia de la Mujer, el DIF, el sector salud y de seguridad pública.

Aquí la participación de sociedad civil está en que hay dos redes de mujeres que dan apoyo, una dentro de la cabecera municipal y otra en comunidades aledañas y municipios cercanos. No tienen un refugio propio pero sí un convenio con el de una asociación para canalizar ahí a las víctimas de violencia machista que lo requieran.

En estos meses han atendido a un total de 209 mujeres, a las que se les da seguimiento hasta por seis meses. De esas, en 23 casos se abrieron expedientes judiciales contra sus agresores. Y 12 de ellas con sus hijas e hijos requirieron salir de su casa y acceder a un refugio.

Edomex, sin sociedad civil

En el Estado de México, el que más feminicidios tiene en números totales, se creó el 14 de noviembre de 2019 en el municipio de Nicolás Romero una Puerta Violeta con todo y su propio refugio, financiado con presupuesto del gobierno estatal y que se sumó a otros cuatro refugios de las mismas características.

Es la única Puerta donde no participa sociedad civil, lo que según la asociación Alternativas Pacíficas, rompe con el modelo original que se impulsa.

Aquí el gobierno estatal financia con alrededor de 1.5 millones de pesos anuales los gastos de operación, insumos y personal, que en total son 35 personas cubriendo tres turnos de atención y la línea telefónica de ayuda 24/7. El Ayuntamiento puso el inmueble en comodato, y el gobierno federal solo aportó asesoría para la creación y capacitación de una policía local de género.

De enero a la fecha, han atendido a 713 mujeres con servicios de atención psicológica o legal, y 15 han requerido ser resguardadas en un refugio, aunque han preferido que sea en los de otros municipios para garantizar que el agresor no las encuentre, comenta en entrevista la vocal ejecutiva del Consejo Estatal de la Mujer, Melissa Vargas.

Durante los meses de cuarentena por COVID-19, agrega, bajaron las atenciones presenciales, pero aumentaron 60% las llamadas.

San Luis Potosí, un servicio más del DIF

La última Puerta Violeta que se ha abierto fue la de la capital de San Luis Potosí, aprovechando el Día para la Erradicación de la Violencia contra la Mujer, el 25 de noviembre pasado.

Se creó dentro del organigrama del DIF municipal, en la coordinación de violencia de género, junto a otras coordinaciones para protección de niñas, niños y adolescentes, adultos mayores o personas en situación de calle, detalla su directora, Adriana Urbina.

Así que está financiada 100% con presupuesto municipal. Trabajan seis mujeres en cada uno de los tres turnos del día para garantizar atención a cualquier hora. Participan tres instancias: por un lado, el DIF, que la opera, dirige y coordina; por otro, la dirección general de seguridad pública, que es primer respondiente en caso de una atención de emergencia por violencia familiar y que resguarda todas las instalaciones o si hace falta para algún traslado.

La tercera instancia involucrada es el refugio de la asociación civil Otra Oportunidad, con el que se hizo un convenio de colaboración, en lugar de crear un nuevo refugio para esta Puerta.

Urbina reporta que en promedio están atendiendo a 30 mujeres a la semana de primera vez (lo que daría un total de 120 este año), aunque con todas las atenciones que se dan de seguimiento llegan a 5 mil 600 servicios al mes. Durante la pandemia han canalizado a refugio a 10 mujeres: tres en marzo y abril, do en mayo, y una en junio y julio.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Cómo puedes volver a hacer ejercicio después de haber tenido COVID-19?

Independientemente de la gravedad del cuadro, un 16% de los pacientes con covid-19 sufre complicaciones cardíacos. Esto es algo crucial a tener en cuenta al retomar el ejercicio.
4 de diciembre, 2020
Comparte

Encuestas realizadas en todo el mundo estiman que hasta un 16% de los pacientes con covid-19 tienen algún tipo de complicación cardíaca.

El daño al corazón no depende del grado de la enfermedad: incluso los cuadros más leves pueden dañar el sistema cardiovascular.

El problema es que, muchas veces, esta secuela en el pecho no da ningún síntoma y la persona solo sentirá sus consecuencias cuando exija un trabajo extra al sistema cardiovascular.

Esto sucede, por ejemplo, durante la actividad física: el corazón necesita latir más para bombear sangre a los músculos y, si tiene algún daño causado por el coronavirus, puede funcionar mal e incluso descomponerse.

Por esta razón, lo más recomendable es consultar con un médico, quién puede ordenar una serie de exámenes cardiológicos antes de que volvamos a hacer ejercicio de más intensidad.

Pero, ¿cómo afecta el coronavirus al corazón?

Atrás quedó la época en que el covid-19 se veía solo como una enfermedad respiratoria.

Hoy en día se sabe que no se limita a los pulmones y tiene varias repercusiones en el organismo, con consecuencias para el intestino, los riñones, el cerebro y, por supuesto, el corazón.

En el músculo cardíaco, el Sars-CoV-2, el virus responsable de la pandemia actual, tiene una acción directa e indirecta. En primer lugar, el patógeno puede alojarse allí y devastar las células del órgano.

Corazón

Getty Images
El covid-19 puede afectar al corazón de manera directa e indirecta.

En segundo lugar, la infección genera una inmensa respuesta del sistema inmunológico. Esto, a su vez, lleva a un estado de inflamación que afecta el funcionamiento de varias partes del cuerpo (incluido el propio sistema cardiovascular).

“Estos procesos pueden derivar en miocarditis, con la aparición de áreas con cicatrices y fibrosis que se relacionan con arritmias”, señala Marcelo Leitão, expresidente de la Sociedad Brasileña de Medicina del Ejercicio y el Deporte, que elaboró en colaboración con la Sociedad Brasileña de Cardiología una guía sobre cómo volver a hacer ejercicio de forma segura después del covid-19.

La arritmia no es más que un desajuste en los latidos que permiten que el corazón se contraiga para bombear sangre a través de las arterias.

En un momento de esfuerzo, el órgano necesita funcionar de forma rápida y eficiente, dado que aumenta la demanda de oxígeno y nutrientes de todo el cuerpo.

Médica y paciente

Getty Images
El desequilibrio cardíaco puede ocurrir hasta 60 días después del diagnóstico y recuperación del covid-19.

Y es exactamente en una situación como esta donde puede aparecer este desequilibrio cardíaco. “La miocarditis es una de las causas más frecuentes de muerte súbita”, señala Colombo.

Se estima que esto puede ocurrir hasta 60 días después del diagnóstico y recuperación del covid-19.

Los estudios realizados durante la pandemia muestran que las complicaciones cardiovasculares relacionadas con el coronavirus aparecen incluso en las condiciones más leves.

La infección puede ser un factor que empeore una enfermedad cardíaca preexistente, pero también es el desencadenante de la aparición de una enfermedad torácica en aproximadamente el 12% de los pacientes.

¿Cómo protegerse?

Según el documento de las dos sociedades médicas brasileñas, antes de volver a practicar cualquier deporte, todas las personas que hayan tenido covid-19 deben someterse a una evaluación médica.

“El profesional analizará la condición de acuerdo con la gravedad de la infección, hará un examen físico en el consultorio y solicitará algunas pruebas adicionales”, describe Leitão.

Electrocardiograma

Getty Images
Los médicos brasileños recomiendan en todos los casos un electrocardiograma.

Los expertos sugieren que todas las personas recuperadas se hagan al menos un electrocardiograma, una prueba sencilla que mide la actividad eléctrica del corazón -que se encarga de regular el latido de este músculo.

Ahora, para los casos más graves o para deportistas profesionales y o personas que hacen deportes competitivos, el chequeo posterior al covid-19 debe ser más completo.

Además del electrocardiograma, la guía brasileña enumera otras pruebas, como la dosificación en sangre de troponina (una proteína que se altera cuando el corazón no está bien), la prueba de esfuerzo (la que se hace en una cinta para medir la resistencia física, cardíaca y pulmonar), el holter (que mide la presión arterial durante 24 horas) e incluso una resonancia magnética.

Si los resultados son correctos, la persona puede reanudar el entrenamiento. En caso de cualquier alteración o diagnóstico de miocarditis, es importante esperar un poco más.

“Por lo general, el paciente necesita entre tres y seis meses de descanso y hacer algunas reevaluaciones mientras tanto para ver cómo evoluciona la situación”, dice Colombo.

Reinicio y cuidados básicos

Para aquellos que han recibido luz verde para volver al gimnasio, es importante que se lo tomen con calma al principio.

Gimnasio

Getty Images
Es importante no olvidarse de continuar con las medidas para evitar el contagio como por ejemplo limpiar con gel todo lo que tocas en el gimnasio.

No se puede seguir el mismo ritmo que antes de la pandemia, porque el cuerpo no está acostumbrado y ha perdido el acondicionamiento en los últimos meses.

“El retorno debe ser gradual y vale la pena hacer un fortalecimiento muscular antes de iniciar un entrenamiento aeróbico, como correr o andar en bicicleta”, sugiere Colombo.

Contar con la orientación de un profesional de educación física es aún más esencial en este punto.

También es bueno reforzar las medidas básicas de protección frente al coronavirus: trata de hacer ejercicio en casa o en lugares abiertos, como parques, plazas y clubes, con buena circulación de aire.

Usa mascarilla antes y después del entrenamiento. No te detengas a hablar con otras personas y mantén siempre una distancia mínima de 2 metros de otros deportistas.

Por último, lávate las manos con agua y jabón y desinfecta los objetos que utilizaste en el entrenamiento con gel de alcohol o alcohol al 70%.

Estas recomendaciones son válidas incluso si ya has tenido covid-19, ya que aún no se sabe cuánto dura la inmunidad y siempre existe el riesgo de contagiarte y transmitir el agente infeccioso a quienes te rodean.

¿Es necesaria una reevaluación?

“Si durante o después del ejercicio, te sientes muy cansado y tienes palpitaciones, dificultad para respirar o dolor en el pecho, consulta nuevamente con un profesional de la salud”, dice Leitão.

Hombre y mujer haciendo yoga

Getty Images
Después de dos o tres meses de comenzar a hacer ejercicio, es recomendable reevaluar el estado físico.

Estos pueden ser signos de que algo anda mal en el sistema cardiovascular.

Si todo está bien y el ritmo de las actividades evoluciona sin problemas, los expertos de las dos sociedades médicas piden que todos se sometan a una reevaluación dos o tres meses después de empezar a ejercitar, así la persona puede estar segura de que no han surgido nuevos problemas.

Después de todo, todavía hay mucho que no se sabe sobre el coronavirus y sus efectos a largo plazo.

Para evitar sorpresas desagradables en tu corazón, lo mejor es siempre tener mucho cuidado.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=sNuAl-Lj8PI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.