La fortuna que Lozoya nunca reportó en sus declaraciones patrimoniales
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

La fortuna y propiedades de lujo que Lozoya nunca reportó en sus declaraciones patrimoniales

La filtración conocida como FinCEN Files aportó nuevos indicios de la riqueza oculta del exdirector de Pemex, Emilio Lozoya.
Cuartoscuro Archivo
Por Raúl Olmos (Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad)
23 de septiembre, 2020
Comparte

Los archivos compartidos en la investigación de FinCEN Files revelan que Tochos Holding, la empresa a la que Emilio Lozoya desvió sobornos de Odebrecht, operó dos cuentas en Suiza: una en el banco UBS y otra en Morgan Stanley.

Sin embargo, ambas cuentas fueron omitidas por Emilio Lozoya en su declaración patrimonial cuando fue director de Pemex, según corroboró MCCI.

Entérate: Inteligencia Financiera alista sexta denuncia contra Lozoya por caso Odebrecht

El pasado 11 de agosto, cuando Lozoya presentó ante la Fiscalía General de la República una denuncia de hechos por el caso Odebrecht, confesó que él se había quedado con la mitad de los fondos que la empresa brasileña había destinado para apoyar la campaña del PRI en 2012, y que ese dinero lo había transferido a una cuenta en Suiza a nombre de Tochos.

De 3.1 millones de dólares que Odebrecht aportó para la campaña de Peña Nieto, 1.6 millones se destinaron a pagar asesores electorales y el remanente de 1.5 millones fueron depositados en una cuenta de Tochos en el banco UBS de Suiza. De esa cuenta salieron las transferencias con las que Lozoya adquirió su casa en Lomas de Bezares, en la ciudad de México, y la mansión a nombre de su esposa en Ixtapa, según documento MCCI en dos reportajes publicados en junio de 2019.

En su declaración patrimonial de 2013, Lozoya reportó tener 10 cuentas en Banamex, BBVA, UBS, Bank of America, Precise Securities y el Commerzbank en las que en conjunto tenía 261 mil pesos, 250 mil dólares, 5 mil 172 francos suizos y un millón 615 mil euros.

Pero aquel mismo año, en un documento interno obtenido por MCCI, el banco UBS mencionaba que su cliente Emilio Lozoya poseía un patrimonio total de 8 millones de francos suizos (equivalente a más de 100 millones de pesos al tipo de cambio de entonces), de los cuales 3 millones eran activos negociables, otros tres millones en bienes inmuebles y dos millones en otros valores, entre los que se incluyeron su colección de relojes finos y obras de arte.

En sus declaraciones patrimoniales de 2014 y 2015, Lozoya reportó la apertura de una cuenta en Morgan Stanley en Suiza –que no era la de Tochos- con un saldo máximo de 30 mil dólares, la cual canceló en 2015. Además informó poseer acciones en las empresas JFH Holding (que luego cambió al nombre de Lucrum Finanz) en Luxemburgo; Elmo y All-Me Hamburg en Alemania y Royal Exchange Teg Capital Limited en el Reino Unido.

Pero Lozoya nunca reportó como parte de su patrimonio las cuentas que Tochos poseía en UBS y en Morgan Stanley.

Lozoya no sólo ocultó las dos cuentas de Tochos; también omitió diversos inmuebles que había ocupado. En agosto de 2013, en un trámite realizado ante el banco Morgan Stanley, el entonces director de Pemex dijo tener su domicilio en un edificio de tres pisos recién construido en la calle Monte Furriar, en Jardines de la Montaña, con vista al bosque de Tlalpan. El inmueble tiene 500 metros cuadrados construidos y está valuado en 23 millones de pesos.

En la investigación que la Fiscalía General de la República (FGR) realizó sobre el patrimonio del exdirector de Pemex, obtuvo distintos reportes bancarios y encontró más domicilios atribuidos a Lozoya que tampoco fueron reportados en su declaración de bienes. En una cuenta de UBS aparecía su dirección en Auenstrasse 20, de Munich, que corresponde a un edificio de lujosos departamentos ubicado casi a la orilla del río Istar que atraviesa la ciudad alemana; en otros reportes del mismo banco aparecen como domicilios de Lozoya el número 270 de la calle Riverside y el 525 de West End Avenue, ambos en Nueva York.

También las cuentas de UBS refieren que Lozoya tuvo tres domicilios en Ginebra, Suiza, uno de ellos en la villa residencial de Vésenaz, donde abundan las fincas campestres de lujo a la orilla del lago Leman.

Primera alerta de corrupción en Suiza desde 2013

En mayo de 2013, el banco UBS había realizado una investigación en torno a Lozoya y desde entonces emitió una alerta acerca de que al menos en una de las cuentas que había abierto en Suiza utilizó a su hermana Gilda como prestanombres o testaferro y que los recursos que recibía eran posibles sobornos.

En un intercambio de correos electrónicos entre ejecutivos de UBS, se advertía de las operaciones financieras sospechosas.

“He visto la solicitud para el Sr. Emilio Lozoya Austin, el nuevo director general de Pemex. No me siento cómodo aún para aprobar esta cuenta, ya que existen muchas preguntas que permanecen abiertas o siguen sin atenderse. Por favor recuerda el motivo para negar las dos solicitudes el año pasado, él abrió dos cuentas con un testaferro, su hermana, una estudiante”, dice un correo enviado el 8 de mayo de 2013 por el ejecutivo Dominik Mildenberger a su colega Laurent Aebischer.

En otro correo, del 27 de junio de 2013, Mildenberger hace una cronología del historial de Lozoya como cliente de UBS, y refiere que en 2010 abrió la cuenta de Tochos Holding, en la que él mismo era el beneficiario final, aunque posteriormente “por motivos no previstos y documentados” puso como titular a su hermana Gilda. Ese cambio prendió alertas en el banco.

“La señorita Lozoya aún es estudiante en la universidad y el KYC (un procedimiento anti-lavado de los bancos) nos informó que ella era consultora para empresas extranjera en México en cuanto a la intermediación de contratos en construcción de carreteras, con un ingreso de 500 mil dólares por contrato, los cuales eran divididos entre múltiples contrapartes”, dice el mensaje de Mildenberger, quien se desempeñaba como oficial de cumplimiento de UBS para latinoamérica.

“Desde un inicio estaba claro que en esta cuenta teníamos un testaferro”, concluyó el ejecutivo de USB; “una estudiante no puede estar participando en dichos contratos”.

Además –alertó Mildenberger- hay indicios de posibles pagos de sobornos en las operaciones bancarias que involucraban a Lozoya.

“El cliente (Lozoya) contaba con una cuenta privada y la cuenta de Tochos. Ambas cuentas se encuentran en proceso de investigación en el área de cumplimiento de Ginebra para saber si nosotros tenemos asuntos con posibles pagos de sobornos”, concluye el escrito del ejecutivo.

La recomendación de UBS fue no aceptar ninguna relación con Lozoya y romper tratos con él. Fue entonces que el 3 de septiembre de 2013 se cerró la cuenta de Tochos en UBS y el saldo fue transferido a una nueva cuenta en el banco Morgan Stanley, sucursal Zurich.

A la par, se hicieron una serie de cambios de los despachos que representaban a Tochos en el manejo de sus recursos. Por un lado, TMF Services renunció como su representante bancario y en su lugar se nombró a Molson Management Services, ubicada en Belice. Por otro lado, Southfield Management, una empresa mencionada en los Panamá Papers y que estaba afincada en las Islas Vírgenes, cedió a Anchor Trustees de Nueva Zelanda su posición como fiduciario de un fideicomiso de Tochos, llamado Magnolia, del que los documentos consultados por MCCI no mencionan los nombres de los beneficiarios.

Lozoya va de compras: joyas y arte

Emilio Lozoya es coleccionista de arte y aprecia la joyería cara. Cuando en diciembre de 2012 se incorporó como director de Pemex, declaró en su patrimonio obras de arte valuadas en 1 millón 250 mil dólares y cinco relojes de lujo con valor superior a los 200 mil dólares.

Entre sus obras artísticas tiene un cuadro de Picasso, que recibió por herencia, y que valora en medio millón de dólares y un Dalí de 50 mil dólares que compró en 2005. Posee, además, cuatro relojes Patek Phillipe, incluido uno modelo Complications, uno de los más caros de la marca suiza. Su colección la completa con un reloj del diseñador Franck Muller.

Lozoya valoró sus relojes en 200 mil dólares, pero en el mercado se cotizan más alto. Tan sólo el modelo Complications se ofrece en sitios especializados en el equivalente a 4 millones de pesos (unos 170 mil dólares).

Esta pasión por el arte y por las joyas explica algunas de las operaciones realizadas a inicios de 2016 desde la cuenta bancaria en Suiza en el banco Morgan Stanley, que estaba a nombre de Tochos Holding. Esas transacciones fueron reveladas en la filtración de documentos conocida como FinCEN Files.

Lozoya fue cesado de la dirección de Pemex el 8 de febrero de 2016, y casi de inmediato se fue de compras a galerías de arte y joyerías. El 23 de febrero desembolsó 110 mil dólares (unos 2 millones de pesos al tipo de cambio de entonces) por una escultura de Rafael Barrios, nacido en Louisiana de padres venezolanos, y considerado uno de los artistas plásticos latinos más cotizados.

La pieza se titula Nimbus, un conjunto geométrico elaborado en acero pintado con colores brillantes que da la sensación óptica de levitación de cada elemento sobrepuesto. La escultura fue vendida en la Galería RGR, ubicada en San Miguel Chapultepec, en la Ciudad de México.

Aquel mismo día, de la cuenta de Tochos fueron transferidos 24 mil 480 dólares a Gladstone Gallery Inc., especializada en arte contemporáneo, con salas de exhibición y venta en Bruselas, Bélgica, y en Nueva York. La información consultada por MCCI no precisa la pieza artística que fue adquirida.

El 2 de marzo de 2016 hubo una nueva transferencia, ahora por 47 mil 682 dólares (unos 850 mil pesos) a favor de la empresa de joyería Taller Talavera Inc., ubicada en el número 145 de Avenue of the Americas, en el SoHo, el barrio de Nueva York famoso por sus boutiques de diseñador, galerías de arte y tiendas de lujo.

Taller Talavera es propiedad de Aurora López Mejía, una diseñadora mexicana que hace décadas emigró de su natal Guadalajara a Estados Unidos; vivió primero en Los Ángeles donde llegó a diseñar piezas para Liz Taylor, y donde conoció a Michèle Lamy, una destacada figura de la moda francesa, quien es una de sus clientas en su estudio del SoHo, el cual instaló en 2004, de acuerdo con los documentos consultados por MCCI en el registro mercantil de Nueva York.

Su especialidad es la creación de talismanes personalizados de oro macizo y piedras preciosas, que diseña en colaboración con sus clientes, para que cada pieza tome forma en detalles memorables.

La diseñadora informó que, efectivamente, había facturado una venta a nombre de Lozoya, pero no en marzo de 2016 sino el 17 de febrero del mismo año; el pedido de un diseño exclusivo de pulsera, anillo y un par de aretes lo había realizado la esposa del ex director de Pemex.

Lozoya y Cristiano Ronaldo compartían domicilio

Tochos Holding Limited, la empresa de Lozoya a través de la cual se triangularon los sobornos de Odebrecht, tenía su domicilio legal en Vanterpool Plaza, en Tortola, la mayor de las Islas Vírgenes Británicas, en un edificio en el que también estaba la sede de una firma ligada al futbolista Cristiano Ronaldo.

Vanterpool Plaza es un pequeño edificio de dos pisos, ubicado a unos pasos del club de yates de la isla; en la parte baja hubo hasta hace poco una farmacia y en la parte superior, están las oficinas del despacho de abogados Icaza, González Ruiz & Alemán que era una agencia que representaba a Tochos.

Ese despacho y ese mismo domicilio ha sido la sede de miles de empresas “de papel” o “de gaveta”, llamadas así porque sólo existen en actas y carecen de instalaciones y empleados. Entre las compañías que compartieron dirección con Tochos estuvieron Tollin Associates y Koper Services, vinculadas al futbolista Cristiano Ronaldo y al entrenador portugués José Mourinho.

El diario alemán Der Spiegel publicó en diciembre de 2016 que Cristiano Ronaldo había canalizado 63 millones de libras esterlinas entre 2009 y 2014 a través de Tollin Associates y Mourinho había transferido sus derechos de imagen a Koper.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Por qué el objetivo debe ser aprender a vivir con la COVID, no luchar contra él

Eliminar al coronavirus de la faz de la Tierra sería extraordinario. La erradicación total de un virus solo se ha logrado una vez en la historia.
Getty Images
18 de febrero, 2021
Comparte

El gobierno británico dijo recientemente que espera transformar la COVID-19 en una enfermedad manejable, como la gripe.

Las vacunas y los nuevos tratamientos, argumentan ministros y sus asesores científicos, reducirán la tasa de mortalidad y nos permitirán vivir con el virus, en vez de estar luchando constantemente contra él.

¿Pero es esto posible?

Objetivo inalcanzable

Eliminar la COVID de la faz de la Tierra sería grandioso, por supuesto, dadas las muertes y la destrucción que causa.

Pero el único problema es que la erradicación solo ha sido lograda con un virus: la viruela, en 1980.

Tomó décadas llegar a este punto, y científicos y gobiernos solo pudieron lograrlo gracias un serie de circunstancias únicas.

Primero, la vacuna era tan estable que no necesitaba ser refrigerada y, cuando era suministrada, era obvio de forma inmediata si había funcionado o no.

También era evidente cuando una persona se había infectado. No era necesario para ello hacer un test de laboratorio, lo cual era una gran ventaja a la hora de contener brotes.

La COVID, como todos sabemos, es completamente diferente.

La estrategia “COVID cero”

En cambio, el movimiento llamado “cero COVID” tiende a hablar de eliminación. Esto significa básicamente reducir el número de casos a cerca de cero en un territorio y mantenerlo así.

Viruela

Getty Images
Una serie de circunstancias únicas hicieron que la viruela pudiese erradicarse en 1980.

Uno de los defensores de más alto perfil de esta teoría es la profesora Devi Sridhar, experta en salud pública de la Universidad de Edimburgo, en Escocia.

Sridhar cree que deberíamos tratar a la COVID-19 como al sarampión, que ha sido mayormente eliminado en los países ricos.

La profesora argumenta que las continuas restricciones para reducir el número de casos junto con un sistema más efectivo de rastreo y testeo, más vacunación, permitiría contener al virus y regresar a una “suerte de vida doméstica normal”, donde la apertura de restaurantes, bares y la realización de eventos deportivos y musicales fuera posible.

Pero el precio a pagar, dice, sería restringir los viajes internacionales e imponer restricciones en las fronteras, así como “cuarentenas breves y severas” cuando los casos suban de forma inevitable.

Deepti Gurdasani, epidemióloga clínica de la Universidad de Londres, es otra defensora de esta estrategia. Ella es una de más de 4.000 signatarios de la petición “COVID cero”, que hace un llamado para que se debata esta propuesta en el parlamento británico.

“La vida podría retornar a algo parecido a la normalidad. Podríamos incluso abrir corredores de viaje con otros países que han seguido ese camino”, dice.

El problema del enfoque del sarampión

Quizás sea una perspectiva tentadora, pero una que muchos creen que está fuera del alcance o que requeriría restricciones tan sostenidas que los costos económicos y sociales serían enormes.

“COVID cero no es compatible con los derechos individuales y las libertades que caracterizan a las democracias de posguerra”, señala el profesor Francois Balloux, director del Instituto de Genética del University College de Londres.

Países como Nueva Zelanda, Taiwán y Australia han logrado esto porque pudieron evitar que el virus se afianzara, y todo parece indicar que una vez que las poblaciones de estos países estén vacunadas, comenzarán a levantar las restricciones en las fronteras.

Aeropuerto

Getty Images
Una condición de la estrategia COVID cero es el cierre de fronteras.

Pero ningún país que haya visto la propagación del virus como ocurrió en Reino Unido ha logrado suprimirlo hasta el punto de eliminarlo.

Las vacunas en teoría son una nueva herramienta para alcanzar esto, como ha pasado con el caso del sarampión.

Pero hay una falla significativa en este argumento, explica la profesora Jackie Cassell, experta en salud pública de la Universidad de Brighton.

El sarampión, dice, es un virus “inusualmente estable”. Esto significa que no cambia de una manera que le permita evadir el efecto de la vacuna. De hecho, la misma vacuna se ha utilizado esencialmente desde la década de 1960, y también proporciona inmunidad de por vida.

Ya está claro que, “lamentablemente”, este no es el caso de este coronavirus, dice Cassell.

El desafío es mantenerse por delante del virus

Las variantes que han surgido en Sudáfrica y Brasil le permiten al virus cambiar para evadir parte de la inmunidad creada por las vacunas.

El virus que circula en Reino Unido también ha mutado y ha conseguido un cambio clave -conocido como E484- que permite que esto suceda.

A medida que se vacunen más personas, es probable que esto aumente. Esto se debe a que las mutaciones que pueden sortear la respuesta inmune de alguna manera tendrán una ventaja selectiva, señala Adam Kucharski, profesor de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, quien ha llevado a cabo una investigación sobre brotes globales desde Zika hasta Ébola.

“No podemos salvarnos de esto. Puede que necesitemos actualizar las vacunas”.

Vacuna

PA Media
Las vacunas en teoría son una nueva herramienta para detener la propagación del virus.

El desafío es, entonces, “estar por delante del virus”, explica. Pero esto no es, según cree, tan difícil como parece.

Los coronavirus cambian menos que la gripe, dice, lo que significa que las vacunas deberían seguir siendo efectivas en una gran medida.

Es más, el hecho de que las mutaciones que se están viendo compartan algunas características clave nos da una buena idea de la ruta que están siguiendo. “Es de esperar que sea más fácil de actualizar que la vacuna de la gripe, donde hay muchas cepas diferentes”.

Aunque advierte que se debe tener sumo cuidado en este momento, ya que una población que está construyendo inmunidad en un momento en que hay mucha infección alrededor proporciona un caldo de cultivo ideal para que las variantes escapen de esas vacunas.

Kucharski dice que es demasiado pronto para saber si llegaremos al punto en que el coronavirus pueda tratarse como una gripe, ya que aún no hemos visto por completo el impacto que tendrán las vacunas.

Eliminar el riesgo

Esta precaución es comprensible, ya que los científicos quieren ver primero la evidencia del despliegue del programa de vacunación en el mundo real. Salud Pública de Inglaterra está llevado a cabo un estudio en que analiza esto, y se espera que se publique antes de que se levanten las restricciones.

Pero todas las indicaciones de los ensayos clínicos y la experiencia de Israel, que lidera el tema de la vacunación de la población en el mundo, es que tendrán un impacto significativo en las infecciones, y donde no, al menos contribuirán a evitar casos serios de COVID-19, complicaciones cuando los síntomas se prolongan, así como muertes.

Coronavirus

Getty Images
Todo indica que podemos llegar a un punto en que, como dijo el principal asesor médico de Inglaterra, Chris Whitty, la COVID no sea un riesgo.

Para aquellos que todavía son susceptibles porque se niegan a vacunarse o porque la vacuna no ha funcionado en ellos, el avance en los tratamientos será vital.

Todo indica que podemos llegar a un punto en que, como dijo el principal asesor médico de Inglaterra, Chris Whitty, la COVID no sea un riesgo.

Esto no significa que nadie morirá. Whitty ha hablado de llegar a un tasa de muertes “tolerable”. Y ciertamente muchos esperan que el próximo invierno sea un desafío, con especial preocupación de que las comunidades más desfavorecidas sean las más afectada, por el temor de que la aceptación de la vacunación haya sido más baja en estas áreas.

Pero es fácil olvidar que la gripe también puede matar a gran escala. En 2017-18, por ejemplo, más de 20.000 personas murieron en Reino Unido a causa de la gripe.

Fue un invierno duro y frío y las muertes por otras causas, como enfermedades cardíacas y demencia, también aumentaron, lo que llevó el exceso de muertes invernales a cerca de 50.000. La sociedad apenas parpadeó.

“Hemos convivido con los virus durante milenios”, dice el profesor Robert Dingwall, miembro del Grupo de Amenazas de Virus Respiratorios Nuevos y Emergentes del gobierno. “Haremos lo mismo con la COVID”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=5BNNcz1-soc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.