De los que rezaron por ganar la rifa del avión hasta los que acusaron fraude
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

“Una vez tuve suerte”: de los que rezaron por ganar la rifa del avión hasta los que acusaron fraude

Un centenar de personas se juntó en una carpa afuera de la Lotería Nacional, frente a una pantalla gigante para dar seguimiento durante tres horas a la numerología con sus cachitos en la mano.
Cuartoscuro
16 de septiembre, 2020
Comparte

Hace 27 años que Juan Isidro Macario no vuelve a ganar un sorteo de la lotería, pero no hay ocasión en que no vuelva a comprar más cachitos. Así que aquí está hoy otra vez, con sus ocho boletos del metafísico sorteo del “valor del avión presidencial”, atento Juan Isidro a los números que los llamados niños gritones van anunciando desde adentro de la sede de la Lotería Nacional, pues alguna experiencia tiene este hombre de 77 años en sorteos y en premios devaluados.

“Tengo años de jugar; una vez tuve suerte, por eso sigo jugando; me saqué el premio mayor en el año 93, pero Salinas de Gortari quitó los ceros del peso y devaluó todo. El premio mayor que me tocó era de 200 millones de pesos, pero quedó en 200 mil pesos”, se acuerda Juan Isidro detrás de su cubrebocas. “A ver si le pego de vuelta. He jugado bastante y nomás ya nada, ya no me dan la lotería. La última vez fue en 1993 y ya de ahí sólo pierdo y pierdo”.

Lee: Sin gritos, júbilo, ni multitudes y con un viva para la esperanza: Así fue el Grito de AMLO

Un centenar de personas se juntó en una carpa afuera de la Lotería Nacional, frente a una pantalla gigante y unas bocinas, para dar seguimiento durante tres horas a la numerología con sus cachitos en la mano.

Cien boletos entre 6 millones emitidos ganarían premios de 20 millones de pesos, pero ninguno estaba aquí. Algunos jugadores vinieron de Hidalgo, el Estado de México y Guanajuato estrictamente a eso: a ver la pantalla en silencio y anotar en trozos de hojas, porque esto se trata de poner atención para no perderse los números invocados. Hasta anoche se sabía que algunos premios los ganaron hospitales y escuelas, no personas.

“Son 100 premios, aún tenemos chance”, murmuraba una mujer cuando salieron los primeros 10 ganadores.

“Sí, ahorita sale, ahorita sale”, rezaba otro joven.

“Así es como engañan al pueblo”, rezongaba un hombre que atravesó el gentío grabando con su celular a los incautos.

Todavía no llegaba a la mitad el sorteo e Ignacio Rodríguez, proveniente de Celaya, ya acusaba fraude, porque los números surgidos del azar no le cuadraban.

“¡Es un fraude! ¿Tantos números 5?”, gritaba tras su cubrebocas amarillo, que tenía impresa la imagen de Andrés Manuel López Obrador. “¡Son chingaderas, por ley de probabilidad eso no se puede!”.

“¡Shhhh!”, lo reprendían. “¡Ya cállese!”.

Ignacio Rodríguez insistía en su teoría: “¡López Obrador es honesto, pero los de la Lotería manipularon!”. Se regresó a Celaya con las manos vacías.

Cada cachito costó 500 pesos. La Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y el director de la Lotería Nacional, Ernesto Prieto, compararon este sorteo con el episodio en que la población regaló al gobierno de Lázaro Cárdenas sus pertenencias –sus gallinas y sus anillos de matrimonio, precisó la ministra en retiro– para contribuir al pago de indemnizaciones a las petroleras expropiadas.

“La Lotería Nacional siempre ha estado cerca de la gente que menos tiene, pero, también, la gente que menos tiene está ahora con nosotros”, dijo Prieto. “No quiero hacer comparaciones, pero esto me recuerda a los años 30, que la gente iba a apoyar para lograr una transformación”.

Proveniente de Iztapalapa, René Valdez Becerril presume cinco cachitos en los que gastó 2 mil 500 pesos, aunque asegura que no los compró por los premios, sino para apoyar al sector salud (el gobierno aseguró que compraría equipo médico con los ingresos de la venta). René saca los boletos de una bolsa de nailon donde los escondió para cuidarlos de “los rateros”, que él ver por doquier, pero especialmente entre los priistas y los perredistas, dice.

“Los compré para ayudar a la sociedad y no ser como los partidos tan gachos. Ahorita es el momento de cambiar el país. Este boleto no es para mí, es para beneficio de la salud del ser humano, que tanto han estafado los pinches políticos. Esto es para ayudar a la comunidad, a la salud y al gobierno, que el gobierno no es López Obrador, es todo el pueblo”, sostiene el hombre de 48 años.

–¿Y no le molesta que el avión presidencial no se ha rifado y sigue guardado?

–¡Es una ganancia extra! –replica–. No se está rifando, pero el día que se venda, será una ganancia extra para el país, no nos hagamos.

La reunión de estos jugadores afuera de la Lotería Nacional comenzó a vaciarse conforme se perdieron las esperanzas.

El gesto de un hombre sonriente, aun detrás de su cubrebocas, contrastaba entre tantas miradas serias. Era Jesús García Macedo, un expendedor que desde hace 43 años vende billetes de lotería; por cada boleto del sorteo “del avión”, la Lotería Nacional le pagó el 10% de comisión, y él se quedó sin un solo cachito.

“He vendido como 40 premios mayores en mis 43 años que llevo en esto. He hecho a muchas familias millonarias, he sacado de la ruina a muchos empresarios que estaban quebrados y, sacándose la lotería, recuperaron sus negocios, y esos empresarios a su vez han ayudado a otra gente dándole trabajo”, razona.

Cerca de la Lotería Nacional, en la Avenida Juárez, una comerciante de accesorios típicos del Mes Patrio decidió introducir un nuevo producto que destaca entre los sombreros, las matracas, los bigotes charros y los paliacates: aviones a escala de plástico que emulan al Boeing 787 Dreamliner, a un precio de 50 pesos.

–¿Por qué ofrece aviones aquí en su negocio?

–Es lo que se está vendiendo ahorita –justifica la comerciante, quizá sin saber que el gobierno ha intentado vender su propio avión desde hace 21 meses, sin éxito.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Shinzo Abe: asesinan al exprimer ministro de Japón cuando daba un discurso

Shinzo Abe murió en el hospital después de que le dispararan mientras daba un discurso en la ciudad occidental de Nara.
8 de julio, 2022
Comparte

El exprimer ministro japonés Shinzo Abe fue asesinado este viernes cuando daba un discurso en la ciudad de Nara, en el sur de Japón.

El exmandatario de 67 años falleció en el Hospital de la Universidad Médica de Nara, donde estaba recibiendo tratamiento médico tras el incidente.

Colapsó inmediatamente tras los disparos y fue trasladado de urgencias al hospital, donde los médicos pasaron cuatro horas y media tratando de salvarle la vida.

El corresponsal de la BBC en Tokio, Yuko Kato, califica la noticia como “el peor desenlace posible“.

“Independientemente de lo que mucha gente piense de la gestión de Abe, Japón ahora está unido por el dolor, la ira y la conmoción”, agrega.

El tiroteo ocurrió sobre las 11:30 hora local (02:30 GMT) del viernes y su presunto autor, un hombre de 41 años, fue arrestado.

Tras el anuncio de su muerte, un médico del hospital confirmó en una rueda de prensa que había encontrado heridas en el lado derecho del cuello, pero dijo que no había encontrado ninguna bala.

Además, aseguró que su equipo no había detectado signos vitales cuando el ex primer ministro llegó al hospital.

El médico experto concluyó que, tras caer en un estado de paro cardiopulmonar en la escena del crimen, Shinzo Abe murió desangrado.

El primer ministro de Japón, Fumio Kishida, calificó el ataque como un acto de brutalidad y aseguró que estaba “sin palabras“.

“Tengo un gran respeto por el legado que dejó Shinzo Abe y le doy mi más sentido pésame”, agregó, y describió a Abe como un “amigo personal” y alguien con quien “pasaba mucho tiempo”.

“Recibí valiosos consejos y apoyo de Abe”, prosiguió.

Cómo ocurrió el ataque

  • Abe se encontraba haciendo campaña en la ciudad de Nara, en el sur de Japón, a dos días de las elecciones de la Cámara alta del Parlamento japonés previstas para el domingo.
  • Estaba dando un discurso de campaña en apoyo al candidato político Kei Sato, un miembro actual de la Cámara alta que se postula para la reelección en Nara.
  • Se escucharon dos disparos y se cree que Abe recibió uno de ellos en el cuello.
  • El exmandatario colapsó inmediatamente y fue trasladado de urgencia al hospital más cercano.
  • Los agentes de seguridad que se encontraban en la escena abordaron al atacante, quien está ahora bajo custodia.
  • Un arma no identificada fue filmada en el suelo después del ataque. Se cree que el atacante usó un arma casera, pero la policía no ha confirmado esta versión.

La policía incautó el arma del atacante, quien fue identificado como Yamagami Tetsuya.

Un hombre, que se cree que es sospechoso de disparar al primer ministro japonés Shinzo Abe, es retenido por agentes de policía en la estación Yamato Saidaiji en Nara.

Reuters

Tetsuya le dijo a los investigadores que no estaba contento con el ex primer ministro y que tenía la intención de matarlo, según fuentes policiales.

El atacante es exmiembro de la Fuerza de Autodefensa Marítima (fuerza naval) de Japón, reportaron los medios locales.

Los ataques de este tipo son muy raros en Japón, un país en donde existen estrictas restricciones sobre la posesión de armas de fuego y donde apenas se registran incidentes de violencia política.

Su legado

Abe fue primer ministro de Japón entre 2006 y 2007, y de nuevo entre 2012 y 2020, siendo el mandatario que más tiempo ha servido en ese cargo en la historia de Japón.

Hijo del excanciller Shintaro Abe y nieto del exprimer ministro Nobusuke Kishi, Abe pertenecía a la realeza política y todavía era considerado una figura poderosa en la política japonesa.

Era conocido por su agresiva política exterior y una estrategia económica característica que popularmente se conoció como “Abenomics”.

Shinzo Abe

EPA
Abe fue primer ministro de Japón entre 2006 y 2007, y de nuevo entre 2012 y 2020, siendo el mandatario que más tiempo ha servido en ese cargo en la historia de Japón.

Es, hasta el momento, el primer ministro con más años de servicio en el país asiático.

Su primera etapa como primer ministro fue breve, duró poco más de un año a partir de 2006, y estuvo marcada por el escándalo.

Pero hizo una reaparición política en 2012 y se mantuvo en el poder hasta 2020 cuando renunció por motivos de salud.

Abe renunció luego de semanas de especulaciones, revelando que había sufrido una recaída de colitis ulcerosa: la enfermedad intestinal que provocó su renuncia en 2007.

Fue sucedido por su aliado cercano en el partido Yoshihide Suga, a quien luego reemplazó Fumio Kishida, el actual primer ministro.

El exlíder japonés fue uno de los políticos más influyentes de Japón en los tiempos modernos.

Su asesinato ha provocado conmoción y condena tanto en Japón como en el extranjero.


Análisis de Rupert Wingfield-Hayes

Corresponsal de la BBC en Japón

La primera pregunta que mucha gente se estará haciendo es ¿qué arma usó el atacante y cómo la consiguió?

La respuesta parece ser que puede que él mismo la haya fabricado.

Las fotografías que han surgido del sospechoso mientras estaba siendo detenido muestran lo que parece ser una escopeta de dos cañones improvisada o hecha en casa.

Un arma no identificada en el suelo cerca de la escena del crimen.

Reuters
Un arma no identificada en el suelo cerca de la escena del crimen.

La violencia con armas de fuego es muy rara en Japón, donde es extremadamente difícil poseer una.

La violencia política también es extremadamente rara.

Abe contaba con un equipo de seguridad. Pero parece que el atacante aun así pudo acercarse a Abe sin ningún tipo de control o barrera.

El tiroteo de una figura tan prominente es profundamente impactante en un país que se enorgullece de ser tan seguro.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=D5BLb0wvWbE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.