Mandan a cárcel militar a guardias por muerte de mujer en Chihuahua
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Meten a cárcel militar a elementos de la Guardia Nacional detenidos por la muerte de mujer en Chihuahua

Por tratarse de integrantes de la Sedena comisionados a la Guardia Nacional, los seis inculpados por la muerte de una mujer en Chihuahua fueron trasladados a una cárcel militar en Mazatlán, Sinaloa.
Cuartoscuro
Por Arturo Angel y Francisco Sandoval
28 de octubre, 2020
Comparte

Los seis integrantes de la Guardia Nacional (GN) detenidos por su presunta responsabilidad en la muerte de una mujer que se manifestaba en la presa La Boquilla, en Delicias, Chihuahua, en septiembre pasado, fueron trasladados a una prisión Militar, adscrita a la Tercera Región Militar en Mazatlán, Sinaloa. 

Se trata del Teniente de Infantería José Luis “F”; el Sargento Segundo PM Bernabé “L”; el Cabo Conductor Omar “A”; el Cabo PM Rubel “L”; la Soldado PM Jaqueline “R” y la Soldado PM Nayeli “S”, de acuerdo con un documento oficial de la Guardia Nacional en poder de Animal Político.

Te puede interesar: 80% en Guardia Nacional carece de certificación como policía, predominan en esta fuerza militares y marinos

“Por tratarse de militares comisionados a la Guardia Nacional y por una cuestión de seguridad”, los seis inculpados por la muerte de Jessica Silva, de 36 años de edad, y las lesiones graves provocadas a su esposo Jaime, ambos agricultores originarios del municipio de Meoqui, Chihuahua, fueron traslados a la cárcel militar de Mazatlán, informaron fuentes judiciales consultadas por este medio.

 Ante el riesgo de que un grupo criminal ingresara a un penal local en Chihuahua para agredirlos o que dentro del mismo se organizara un motín contra ellos, se tomó la decisión de trasladar a los seis militares a Mazatlán, Sinaloa.

El lunes 26 de octubre se realizó la audiencia inicial de los militares comisionados a la Guardia Nacional, en ésta la defensa legal de los presuntos responsables pidieron un plazo de 144 horas, que finalizan el domingo,  para que se defina si los vinculan o no a proceso penal.

La orden de aprehensión la cumplimentó personal de la policía ministerial militar a petición del Ministerio Público Federal, quienes acudieron a las instalaciones de la Coordinación Estatal Chihuahua de la GN.

La detención la encabezó el Mayor de Infantería Juan Mario Martínez Lara, Policía Ministerial Militar, al mando de 21 militares de la Secretaría de la Defensa Nacional, para cumplimentar la orden de aprehensión contra los seis sospechosos, adscritos a citada Coordinación Estatal, señala el documento de la GN.

De acuerdo con la Fiscalía General de la República (FGR) los 6 detenidos se encuentran a disposición de un juez civil de distrito en Chihuahua y se les imputaron “delitos contra la administración de justicia, homicidio calificado y tentativa de homicidio”. 

La muerte de Jessica y las agresiones a su esposo Jaime ocurrieron el pasado 9 de septiembre, en un enfrentamiento con elementos de la Guardia Nacional en la presa La Boquilla, Chihuahua, mientras los elementos trasladaban a tres personas detenidas.

De acuerdo con la versión oficial, uno de los elementos de esta corporación fue quien disparó, por accidente, contra la mujer que perdió la vida tras la manifestación.

El comandante de la GN, Luis Rodríguez Bucio, calificó el hecho como un “desgraciado, lamentable accidente”, y aseguró que se están llevando a cabo todas las investigaciones para conocer a fondo lo sucedido.

Una solicitud de transparencia hecha por Animal Político arrojó que desde su creación, en la presente administración, hasta el 18 de agosto del presente año, ningún militar o exmilitar comisionado o adscrito a la GN había sido dado de baja o sancionado por irregularidades en su actuar; sin embargo, respondieron que en 2019 un total de 40 expolicías federales se separaron del servicio y otros 33 fueron removidos por irregularidades en su actuar.   

A estos casos, se suma una investigación por parte del área de asuntos internos de la corporación contra un grupo de guardias nacionales que en abril se reunieron con supuestos miembros de grupos de la delincuencia organizada.

El 24 de abril, en la conferencia mañanera, el titular de la GN, Luis Rodríguez Bucio, informó que estos elementos estaban siendo investigados, pero hasta la fecha no han dicho públicamente qué ocurrió con la investigación.

En ese momento, Rodríguez Bucio dijo que “después de ver las fotografías de con quién se habían reunido, se inició una investigación por la propia Unidad de Asuntos Internos que es la responsable de ver la conducta de toda la Guardia Nacional, está en el proceso el tiempo que se lleva la investigación”.

El pasado 19 de octubre, Animal Político público que de acuerdo con una demanda de amparo interpuesta por una Mayor del Ejercito de la Guardia Nacional, una policía civil por definición, ha sido dirigida y manejada desde el inicio por militares del Ejército en activo, que igual dan órdenes como jefes policiales que como comandantes de las fuerzas armadas, por lo que en los hechos nunca han estado separados de la estructura y jerarquía castrense, pese a que así lo ordenaba la reforma constitucional que dio luz verde a la nueva corporación.

Lee más: Opacidad, simulación y dudosa eficacia: la Guardia Nacional a un año de su creación

Civiles en papel, militares en la operación

Aunque constitucionalmente la GN es una fuerza policial civil sujeta a la Ley Nacional del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en los hechos sus elementos operan bajo reglas, códigos y jerarquías cien por ciento castrenses, confirmó una abogada y exdirectora de dicha corporación.

La detención de los guardias implicados en la agresión en Chihuahua por parte de policías militares y su reclusión en una cárcel castrense, es un ejemplo mas de esta situación que consideró como “irregular”.

La funcionaria – que pidió reserva con su identidad – explicó que si bien, la GN está conformada en su mayoría por elementos asignados desde el Ejército, estos deberían quedar “funcionalmente separados” de sus funciones castrenses. En consecuencia, la Sedena no debería tener injerencia alguna en temas administrativos ni operativos.

Sin embargo, la reforma legal también contempló un periodo de tolerancia de dos años para que los elementos asignados pudieran ajustarse a perfil que marca la Ley del Sistema Nacional de Seguridad, situación que ha provocado que en los hechos los guardias sigan manejándose como soldados, y no como policías.

Por ejemplo, detalló la funcionaria, la mayor parte de los guardias no han sido dados de alta como policías en el registro del Sistema Nacional de Seguridad Pública ni cuentan con su credencial única de identificación policial. Dicha situación impide darle seguimiento a un régimen disciplinario de cada uno de los guardias o asentar las conductas delictivas en las que puedan incurrir.

“Esto provoca, por ejemplo, que si la ley del Sistema Nacional de seguridad contempla que si un policía falta de forma injustificada tres días en un mismo mes se incumple un requisito de permanencia y ese elemento debe ser dado de baja. Eso en el caso de los elementos de la Guardia no se puede porque ni siquiera han sido dados de alta en el sistema. Siguen dados de alta en el Ejército” indicó.

Se ha dado paso, añade la abogada, a una situación ambigua y a un “conflicto de indisciplina” que ocasiona casos como el de Chihuahua donde de forma irregular, el Ejercito intervienen en la detención y resguardo de guardias que están siendo procesados por la vía civil.

“Lo que debió ocurrir en este último caso es que se les aplicara un procedimiento cien por ciento civil y que habiendo sido cumplimentada la orden de aprehensión por policías civiles y trasladados por policías civiles a un centro de reclusión civil, entonces ahí se expusiera ante el juez que por una situación de seguridad fueran trasladados a una instalación militar. Pero esa debió ser la ruta y no como se hizo desde el inicio” indicó.

La abogada desestimó a su vez el argumento esgrimido por las autoridades federales sobre que los guardias detenidos en Chihuahua son “militares comisionados”, pues dijo que no existen soldados comisionados en la GN. Se trata, insistió, de efectivos asignados a la misma tras ser separados funcionalmente de su función castrense, y que deberían ser tratados como civiles.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Foto: EPA

El escándalo de Amazon tras admitir que algunos de sus conductores orinan en botellas de plástico

El gigante de las compras online había afirmado falsamente que sus conductores no se veían obligados a realizar esta práctica.
Foto: EPA
Por BBC
4 de abril, 2021
Comparte

Amazon reconoció que parte de su personal orina en botellas de plástico, después de que surgieran pruebas que lo corroboran.

La compañía se disculpó con un político estadounidense por negar falsamente que los conductores se hubieran visto, en ocasiones, obligados a recurrir a esta práctica.

Mark Pocan, del partido demócrata de Wisconsin, EE.UU., hizo las acusaciones en Twitter, y ahora Amazon las ha dado por válidas.

“Le debemos una disculpa al representante (demócrata) Pocan”, dijo el gigante del comercio electrónico en un comunicado publicado en su sitio web.

“El tuit era incorrecto. No contemplaba nuestra gran población de conductores y, en cambio, se centraba erróneamente solo en nuestros centros de distribución”.

La empresa añadió que todos sus centros logísticos tienen decenas de aseos que los empleados pueden utilizar “en cualquier momento”.

Manifestantes Amazon

Reuters
Algunas voces acusan a Amazon de tratar de evitar que sus trabajadores formen un sindicato.

Además, Pocan criticó a Amazon por oponerse a los esfuerzos de los trabajadores para sindicalizar un importante centro en Alabama.

“Pagar a los trabajadores US$15 por hora no te convierte en un lugar de trabajo progresista cuando dificultas la formación de sindicatos y haces que los trabajadores orinen en botellas de agua”, escribió la semana pasada en un tuit.

Fue entonces cuando la cuenta oficial de Amazon respondió: “No se cree realmente lo de orinar en botellas, ¿verdad? Si eso fuera cierto, nadie trabajaría para nosotros”.

“Lo cierto es que tenemos más de un millón de empleados increíbles en todo el mundo que están orgullosos de lo que hacen y que reciben excelentes salarios y atención médica desde el primer día”.

Prácticas “despiadadas”

Varios medios de comunicación citaron entonces a numerosos empleados de Amazon que confirmaron que no les quedó otra opción que orinar en botellas de plástico mientras trabajaban.

También describieron prácticas de trabajo despiadadas, tanto en sus centros como entre el personal de reparto.

The Intercept también informó de que obtuvo documentos internos que sugerían que los ejecutivos de Amazon estaban al tanto de lo que ocurría.

Según los testimonios de los trabajadores y pruebas documentales recogidas por la publicación, la práctica de orinar en estas condiciones estaba “extendida” y se debía a “a la presión por cumplir las cuotas” que sus superiores establecían. En algunos casos, “los empleados incluso defecaban en bolsas”, señala el medio.

Por ejemplo, Halie Marie Brown, una mujer de 26 años residente en Manteca, California, que trabajó como conductora de reparto para un contratista de entregas de Amazon, le contó a The Intercept que esta situación “ocurre” porque hay una obligación “implícita” debido al ritmo de trabajo establecido.

“De lo contrario acabaremos perdiendo nuestros trabajos por demasiados paquetes como no entregados”.

La retractación de Amazon añade: “Sabemos que los conductores podrían tener, y tienen, problemas para encontrar baños debido al tráfico o a veces a las rutas rurales. Ese fue especialmente el caso durante la covid, cuando muchos baños públicos estuvieron cerrados”.

Amazon

Getty Images
La compañía asegura que en sus centros logísticos sí hay un número suficientes de baños para que los utilicen todos sus trabajadores.

La compañía afirmó que el problema es “una cuestión antigua en todo el sector” y aseguró que “les gustaría resolverlo”.

Pocan rechazó la disculpa el sábado, tuiteando: “No se trata de mí, sino de sus trabajadores, a los que no tratan con suficiente respeto ni dignidad. Empiecen por reconocer las inadecuadas condiciones de trabajo que crearon para TODOS sus trabajadores, luego arréglenlo para todos y, finalmente, dejen que se sindicalicen sin interferencias”.

Los trabajadores de Amazon en Bessemer, Alabama, votaron la semana pasada en una votación histórica para decidir si quieren ser representados por el Sindicato de Minoristas, Mayoristas y Grandes Almacenes.

Amazon se opuso firmemente a esta iniciativa.

Amazon

Getty Images
Amazon luchó con éxito contra los esfuerzos sindicales en Estados Unidos, pero en Europa sí existen estos sindicatos en la empresa.

Los resultados no se esperan hasta la próxima semana. Si votan afirmativamente, se convertirá en el primer sindicato de Amazon en Estados Unidos.

Amazon luchó con éxito contra los esfuerzos sindicales en otros lugares de Estados Unidos. Sin embargo, la mayoría de sus instalaciones europeas están sindicalizadas.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.