Detienen a la activista Kenia Hernández por segunda vez en cuatro meses
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Detienen a Kenia Hernández por segunda vez en cuatro meses; organizaciones denuncian “montaje” contra la activista

La FGE de Edomex la acusa de robar en una camioneta. La activista se encuentra en el penal de Almoloya desde su arresto, a manos de agentes de la Guardia Nacional.
Cuartoscuro
Comparte

La activista social Kenia Inés Hernández Montalván fue detenida el domingo en la caseta de peaje de Amozoc, Puebla, y conducida al Centro de Reinserción Social de Almoloya, Edomex. Se trata de su segundo arresto en los últimos cuatro meses. Su abogado, Antonio Lara, presidente del Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero AC, denunció que se trata de “un montaje”. “Pretenden acusar a Kenia de que se subió a un camión a robar a los pasajeros. Está fuera de toda noción de la realidad. Hace cuatro meses la acusaron de que el robo con violencia lo hace en un auto privado. Ahora que subió a robar a un autobús”, dijo.

Está previsto que la primera audiencia del caso se celebre este martes a las 8:30 horas en la cárcel de Almoloya. Lara aseguró que la detención se produjo con violencia y que los agentes que procedieron al arresto vestían uniformes azules sin distintivo, aunque se identificaron como integrantes de la Guardia Nacional. Reivindicó la inocencia de su defendida y consideró que se trata de una estrategia puesta en marcha por las autoridades del Edomex para castigarla por su activismo social. 

La orden de aprehensión fue solicitada por la Fiscalía del Estado de México y aceptada por el Juez de Control del Distrito Judicial de Toluca con residencia en Almoloya. 

Recluida en la prisión, Hernández recibió la visita de oficiales de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Comisión Estatal de los Derechos Humanos del Edomex (CEDH) y el Mecanismo de protección para Personas Defensoras y Periodistas, del que la activista es parte ya que tuvo que ser extraída de Guerrero a causa de las amenazas de muerte que recibió.

Lee: ¿Quién era Óscar Eyraud, activista Kumiai que defendía el agua en BC y fue asesinado?

El arresto se produjo cuando Hernández y otros ocho compañeros regresaban de participar en una actividad en Puebla. 

“Antes de llegar a la caseta de Amozoc había un retén, lo habían puesto para nosotros. Dijeron que iban a revisar la Urban pero no mostraban ninguna orden. Así que los policías empezaron a forcejear con los compañeros y a golpearlos. Una compañera fue arrastrada y sometida hasta la patrulla”, explica Flor Hernández, integrante del colectivo Zapata Vive y una de las activistas que acompañaba a Kenia Hernández en el momento del arresto.

Explica Hernández que pasaron varios minutos hasta que los policías dijeron que venían a arrestar a su compañera. Sin embargo, según denuncia, no mostraron orden de aprehensión alguna. “Creemos que en ese momento no la tenía, que primero la arrestaron y luego buscaron la orden”, dice el abogado Antonio Lara.

Según el relato de la testigo, en un primer momento, las dos únicas policías mujeres tuvieron dudas en entrar para bajar a la fuerza a los activistas. De hecho, Hernández recuerda que fueron insultadas por el hombre que parecía el mando, un oficial que vestía de civil. Finalmente, fueron varios hombres los que bajaron a Hernández a la fuerza. Como ella se resistía a entrar en el furgón policial la golpeaban en las costillas hasta que lograron meterla en la camioneta. 

“Soltaron a los compañeros y nos dijeron que nos marchásemos, que no iba con nosotros”, dice Hernández.

Finalmente, Kenia Hernández fue arrestada y conducida al penal de Almoloya. Ahí lleva encerrada desde el domingo por la noche. En la audiencia de hoy el juez deberá decidir si continúa el proceso en su contra y si la acusada puede seguir el caso en libertad. 

Por el momento no hay más información sobre la acusación que la que dispone el abogado. Animal Político consultó con la FGE del Edomex, que indicó que “si el Poder Judicial otorgó la orden de aprehensión es porque encontró que hay los suficientes elementos para que fuera presentada ante un juez”. 

Los colectivos que acompañan a Hernández, por el contrario, creen que es un episodio más de la criminalización en su contra. “Creo que el gobierno del estado de México y las principales concesionarias de los peajes ven en Kenia una mujer defensora, activista, bastante incómoda”, dice Antonio Lara, de Zeferino Ladrillero. En su opinión, el protagonismo de la mujer en protestas en las que se libera el paso en los peajes es lo que provoca las detenciones. “Han satanizado y estigmatizado un ejercicio de protesta”, aseguró.

Lee: Atacan a Regina Zoé, mujer trans y activista en Colima; su estado de salud es delicado

Kenia Hernández es oficial de las Policías Comunitarias de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias en el Estado de Guerrero, partícipe del Movimiento por la Libertad de los Presos Políticos y en el Encuentro Internacional de Defensores y Víctimas de Violaciones Graves a Derechos Humanos y miembro de la Dirección Política Nacional de Encuentro Nacional por la Unidad del Pueblo Mexicano y dirigente del Colectivo Libertario Zapata Vive.

Su anterior arresto tuvo lugar el pasado 6 de junio, cuando policías estatales y ministeriales la detuvieron junto a tres menores de edad en la caseta “Hortaliza-Valle de Bravo” en el Edomex. De allí fue trasladada al penal de Chiconautla, Ecatepec, Estado de México, donde permaneció privada de libertad hasta el jueves 11 de junio, cuando la jueza Susana Álvarez Marín del Juzgado Penal de Primera Instancia de Ecatepec, le concedió seguir con su proceso penal en libertad para determinar su situación jurídica. La acusación era de haber robado 500 pesos en un vehículo particular.

Ahora vuelven a acusarle de robar, aunque en este caso en una camioneta. “Se trata de la misma metodología, acusar de robo con violencia. Pero liberar el peaje no es un delito en este país”, dijo Antonio Lara.

Su abogado explicó que el objetivo principal es que las autoridades liberen a Kenia Hernández y, si hubiese proceso en su contra, que pueda llevarlo en libertad. No obstante, no descartó interponer denuncias contra los agentes que practicaron la detención, tanto por presuntas irregularidades durante el arresto como por la violencia empleada para detener a la activista.

Hoy martes a las 17.00 horas está previsto un mitin ante la secretaría de Gobernación en la que diversos colectivos exigirán la libertad de Kenia Hernández. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Explosión en Polonia: qué se sabe sobre el impacto de un misil y por qué los líderes mundiales piden 'máxima cautela'

Un error en los sistemas de defensa aérea ucranianos podría ser el causante de la explosión que mató a dos personas en Polonia, según los indicios de la OTAN.
16 de noviembre, 2022
Comparte

La explosión que el martes mató a dos personas en Polonia cerca de la frontera con Ucrania no fue un “ataque deliberado”, y no hay indicios de que Rusia planee atacar el territorio de la OTAN, según ha dicho el secretario general de la alianza atlántica.

El incidente fue, posiblemente, uno de los momentos más tensos para la OTAN desde el inicio de la invasión rusa de Ucrania.

Una investigación está en marcha para esclarecer los hechos, pero el organismo considera que es “probable” que el incidente fuera causado por las defensas antiaéreas ucranianas, ha explicado Jens Stoltenberg.

Polonia, que en un principio había dicho que se trataba de un misil de “fabricación rusa”, también asegura ahora que los indicios apuntan a los sistemas de defensa ucranianos, según ha confirmado su presidente, Andrzej Duda.

Polonia es miembro de la OTAN y, en caso de ser atacada, debe ser defendida por los países de la organización, lo que elevaría el conflicto a una escala completamente diferente.

Gráfico de la zona donde se produjo la explosión en Polonia.

BBC

En el momento de la explosión, Ucrania estaba siendo objeto de la ola de bombardeos rusos más intensa desde que se iniciara el conflicto, en el que se lanzaron más de 100 misiles contra objetivos civiles e infraestructuras de distintos puntos del país.

Ahora se cree que sus sistemas de defensa para interceptar los misiles rusos pudiera haber errado el curso.

La OTAN y su secretario general no consideran, sin embargo, que Ucrania sea responsable de intentar defenderse, y han intentado rebajar la tensión.

Rusia tiene la responsabilidad final al mantener su guerra ilegal contra Ucrania”, ha acusado Stoltenberg.

La explosión tuvo lugar en una granja de la población polaca de Przewodów. Inmediatamente después, las autoridades polacas llamaron a consultas al embajador ruso en Polonia para “dar explicaciones inmediatas detalladas” de lo ocurrido.

Jens Stoltenberg.

EPA
Jens Stoltenberg.

Desde el principio, sin embargo, la OTAN y el gobierno polaco evitaron culpar a Rusia de la explosión. Ambos se refirieron a lo sucedido como un “incidente trágico”, y líderes mundiales como los presidentes de EE.UU., Francia o el primer ministro británico pidieron “la máxima cautela”.

El propio primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, instó a la gente a mantener la calma en la noche el martes.

“Hago un llamado a todos los polacos para que mantengan la calma ante esta tragedia… Debemos actuar con moderación y precaución”, dijo Morawiecki después de la reunión de urgencia que mantuvo el Consejo Nacional de Seguridad polaco para analizar la situación.

Ucrania, sin embargo, se apresuró a responsabilizar a Moscú del ataque, pidiendo la implicación de la OTAN en el conflicto.

Los temores

Los embajadores de la Alianza Atlántica fueron convocados de urgencia para analizar lo sucedido, ante el peligro de que un ataque en territorio OTAN pudiera expandir el conflicto.

“Uno de los miedos más persistentes desde que se iniciara la guerra el pasado mes de febrero ha sido precisamente la posibilidad de que el conflicto aumentara drásticamente su alcance“, analiza Matthew Sussex, del Centro de Estudios Estratégicos y de Defensa de la Universidad Nacional Australiana.

Esos miedos son legítimos, asegura en un artículo de “The Conversation”, “especialmente dada la retórica belicosa y la política arriesgada que emana del Kremlin”.

Sussex opina que, aunque las preocupaciones sobre una posible escalada nuclear han dominado los titulares, “el camino más seguro hacia una guerra más grande sería un ataque, involuntario o no, contra un Estado de la OTAN. Si los miembros de la OTAN se involucraran, eso provocaría lo que los propagandistas del Kremlin han estado diciendo durante meses: un enfrentamiento existencial entre Rusia y el oeste europeo.

Pero la cautela se ha impuesto.

El presidente polaco, Andrzej Duda, ha señalado este miércoles que no hay indicios de que el misil que impactó en la granja fuera un ataque intencionado sobre Polonia, y que era “muy probable” que fuera causado por las defensas antiaéreas ucranianas. Se trata, ha dicho en una rueda de prensa, de un “desafortunado incidente”.

En ningún momento, según ha confirmado el secretario general de la OTAN, Polonia ha invocado el artículo 4 del tratado de la alianza, que los miembros pueden usar si consideran que su seguridad está amenazada.

Ucrania negó el martes la responsabilidad del incidente, pero ha pedido “acceso inmediato al lugar de la explosión” y poder llevar a cabo una “investigación conjunta” sobre el incidente, según ha dicho el jefe del Consejo NAcional de seguridad y Defensa de Ucrania, Oleksyi Danilov en Twitter.

El primero en pedir cautela fue el presidente estadounidense, Joe Biden, que el mismo martes aseguró que “era poco probable que, debido a la trayectoria, fuera disparado desde Rusia”, dijo a los periodistas desde Bali, donde se celebraba la cumbre del G-20.

Rusia, que desde el principio ha negado la autoría del ataque, alabó las palabras de Biden.

El primer ministro británico, Rishi Sunak, también indicó que era importante “establecer los hechos”, pero aseguró que “nada de esto habría ocurrido sin la invasión rusa de Ucrania”, y acusó al presidente ruso Vladimir Putin de lanzar ataques indiscriminados contra civiles.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.