Senadoras reclaman a Gatell manejo de epidemia y se suspende comparecencia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

'Ha sido un desastre': Senadoras reclaman a Gatell manejo de epidemia y se suspende su comparecencia

“El manejo de la epidemia en el país ha sido un verdadero desastre, ha estado lleno de omisiones", le dijo a López-Gatell una senadora de Movimiento Ciudadano.
Cuartoscuro Archivo
12 de octubre, 2020
Comparte

El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, y el titular de la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Coferpis), José Alonso Novelo Baeza, no pudieron terminar su tercera intervención en su comparecencia en el senado. El presidente de la Comisión de Salud, Miguel Navarro, decidió suspender la sesión cuando la legisladora panista Martha Márquez mostró una pancarta en la que acusaba de inepto a López Gatell.

La oposición ya le había hecho diversos reclamos a los dos funcionarios por lo que consideran un mal manejo de la pandemia y del abasto de medicamentos, como los oncológicos.

Verónica Delgadillo García, de Movimiento Ciudadano, aseguró que “el manejo de la epidemia en el país ha sido un verdadero desastre, ha estado lleno de omisiones, de negligencias y de errores. Ojalá que todo eso quedará ahí, pero estamos hablando de vidas, de miles y miles de personas que perdieron todo lo que tenía, incluso un ser querido”.

La senadora aseguró que desde el inició de la pandemia estaba claro que las cosas no iban por buen camino, “por eso el 16 de marzo pedí públicamente su renuncia como subsecretario y como responsable de la contingencia del coronavirus, porque usted demostró desde ese momento su falta de seriedad, que en un momento tan crítico como el que vivimos usted iba a poner a la política por encima de la ciencia, de la salud y la vida, porque demostró tener una preocupación mayor de quedar bien con su jefe, el presidente”.

Delgadillo García le dijo a Gatell que se había lavado las manos de su juramento como médico y “eso lo hace a usted un criminal. Criminal es no haber preparado a nuestro país durante los tres meses que tuvo antes de la llegada del coronavirus. Criminal es no haber atendido las recomendaciones nacionales e internacionales de hacer pruebas, pruebas y más pruebas. Criminal es haberle dicho a la gente que el cubrebocas no era útil, cuando sí lo era. Y ahora lo promueve porque ya no le quedó de otra, pero ni siquiera es capaz de lograr que el presidente lo utilice. Criminal es haber terminado la jornada de sana distancia antes de tiempo. Criminal es que México sea el primer país con más muertes de personal médico”.

La legisladora le preguntó ¿cuántas muertes más valen su renuncia? Porque parece que 83 mil no son suficientes. ¿Qué hace falta para que renuncie por dignidad o al menos por respeto a su profesión y al momento crítico que estamos viviendo en México? ¿Qué hace falta para que esta pesadilla pare?”

Por parte del PRI, la senadora Silvana Beltrones Sánchez, secretaria de la Comisión de Salud, señaló que desde el inicio de la pandemia se ha presentado un baile de datos y pronósticos. “¿No valdrá la pena aumentar el número de pruebas y así tener una valoración realista de la situación antes de llegar a las 100 mil muertes?”.

La senadora reprochó que “en medio de una crisis por el desabasto resulta que ahora 32 mil medicamentos oncológicos desaparecen”, y pidió aclarar cuánto tiempo tarda la Cofepris en otorgar un registro sanitario y cómo están resolviendo el tema de distribución si le están comprando a los laboratorios extranjeros.

Mientras la senadora del PAN Alejandra Noemí Reynoso Sánchez cuestionaba sobre que habían caído los niveles de vacunación en el país, así como que la escala de la pandemia por el covid estaba subestimada y poco reconocida en México, la senadora Xóchilt Gálvez desplegó una lona en tanto otros senadores de su partido como Lilly Téllez, mostraban en sus curules carteles con las frases: Basta de mentiras y existen otros datos.

Sobre el robo de medicamentos oncológicos, la también senadora panista Martha Márquez lanzó, dirigiéndose al titular de Cofepris: “Doctor Novelo, ¿sabe quién es el que se robó los medicamentos oncológicos? Usted, usted y el subsecretario y el presidente, sí, señores, sí, porque ustedes decidieron realizar este desastre con Novag”.

Esos medicamentos, agregó, “que hoy le faltan a los niños con cáncer se los robaron ustedes porque así es el servicio público, porque ustedes decidieron en todos los ámbitos iniciar este desastre con los medicamentos y con esta empresa Novag. Y pues que le digo, señor comisionado, usted es responsable del desabasto, usted es el culpable”, lanzó la senadora, sin aclarar a qué se refería en específico con el desastre de Novag.

Novelo, por su parte, señaló que la Cofepris en las administraciones pasadas estaba llena de corrupción y que se permitió comercializar medicamentos que no tenían registro sanitario ni en sus países de origen.

“En el Comité de Moléculas Nuevas, conformado ahora por especialistas libres de conflictos de interés y que evalúan productos que vienen de otros países, en administraciones pasadas entraban a evaluación productos que no tenían registro sanitario en el país de origen, lo cual es increíble y al mismo tiempo ingresaban productos que no tenían probada eficacia”.

López-Gatell, por su parte, dijo que no perdía la esperanza de que los que planteaban eso pruebas, pruebas, pruebas, y el cubrebocas vean la evidencia, vean las conferencias vespertinas de las que se han hecho 220.

“Les invitamos nuevamente a que se integren, con todo respeto, que esta disonancia cognoscitiva no les haga mantenerse en el reducto de la minoría, de la autorrepresentación de su papel minoritario en la conciencia pública, les invitamos a ser parte de la solución. Lamento que se sustraiga de la realidad, veo curules vacías nuevamente, como en la comparecencia de mi maestro Alcocer, pero no perdemos la esperanza”.

En ese momento el subsecretario señaló que la senadora Martha Márquez iba a abandonar la sesión y preguntó con sorna si se llevaría las mantas que ella y Gálvez habían colocado, pero en lugar de salir del salón, Marquez se dirigió a él, le dio gel antibacterial y sostuvo una pancarta en la que se emulaba  las advertencias que tiene que tener ahora los alimentos y bebidas, aunque en la pancarta se advertía sobre la supuesta ineptitud del subsecretario.

Ante eso, el presidente de la Comisión de Salud suspendió la comparecencia y los funcionarios ya no pudieron concluir su tercera intervención.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Por qué es normal tener algún efecto secundario leve tras la vacunación contra la COVID

Es posible experimentar dolor de cabeza, fiebre o malestar. Los expertos dicen que esto es un proceso normal del sistema inmune.
Getty Images
15 de marzo, 2021
Comparte

Experimentar algún efecto secundario leve tras vacunarse contra el coronavirus es normal y hasta puede ser un signo de que la vacuna está funcionando.

Tras la inmunización, es posible que aparezca algo de fiebre, malestar, dolor o cansancio. Cada individuo puede experimentar uno de estos síntomas, una combinación de los mismos o ninguno.

Pero estos efectos secundarios desaparecen generalmente a las pocas horas o días.

La enfermedad es muchísimo peor que la inmensa mayoría de efectos secundarios de la vacuna. Las vacunas salvan vidas con un alto grado de protección”, le dice a BBC Mundo el virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester, en Reino Unido.

Los expertos recomiendan estar alerta tras recibir la vacuna ya que, en caso de producirse una una reacción alérgica grave, esta ocurre a los pocos minutos y horas de la inoculación.

Esto último, sin embargo, está demostrando ser bastante poco probable.

De acuerdo a un estudio liderado por especialistas del Hospital General de Massachusetts, en Boston, Estados Unidos, la prevalencia de una reacción anafiláctica es de entre 2,5 y 11,1 casos por millón de dosis de la vacuna de Pfizer, por ejemplo.

Y la mayoría de esos casos se da en pacientes con historial de alergias.

Dicha estadística puede variar ligeramente según el tipo de población o de vacuna, pero da una medida de lo poco probable que es desarrollar una reacción alérgica.

¿Qué tan común es desarrollar efectos secundarios y por qué los expertos lo consideran algo normal que no debe preocupar?

Reacción natural del organismo

Vacunación en Uganda.

Getty Images
Experimentar efectos secundarios es común y muchas veces es una señal de que el sistema inmune está respondiendo bien.

“Es difícil dar números concretos sobre qué tan probable será desarrollar un efecto secundario leve porque cada población o individuo responde de manera distinta”, aclara Julian Tang.

En Reino Unido, uno de los países más avanzados en la campaña de vacunación, una de cada 10 personas experimenta algún efecto adverso leve.

Pero esto, insisten los expertos, es algo “completamente normal”.

“La vacuna, al igual que un virus, no deja de ser un agente extraño que provoca que el organismo reaccione y produzca anticuerpos“, explica a BBC Mundo la doctora Josefina López, quien participa en la campaña de vacunación en Madrid, España.

“Para protegerse, el cuerpo genera una respuesta inflamatoria. Y eso puede hacer subir la temperatura y que aparezcan dolores y malestares. Es un proceso normal que puede ocurrir con cualquier vacuna, no solo con las del coronavirus”, agrega la especialista.

Para hacerse una idea, una respuesta inflamatoria también puede aparecer ante algo tan común como un golpe o herida.

“La inflamación es algo que el cuerpo también experimenta durante un impacto severo en la rodilla tras caerse. Entonces sientes dolor, enrojecimiento e hinchazón en la zona”, le explica a BBC Mundo el profesor Wilbur Chen, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland, en Estados Unidos.

Persona vacunándose.

Getty Images
Uno de los efectos secundarios posibles es sentir incomodidad en el brazo vacunado.

En ese sentido, es normal “esperar que haya posibles efectos adversos no solo a una vacuna, sino también a un medicamento o incluso alimento. Hay que pensar en que estas reacciones como el indicio común de que la vacuna funciona. Cualquier síntoma se resolverá generalmente a los 2 o 3 días”, señala Chen.

¿Cuándo pueden desarrollarse los efectos secundarios?

Llevamos pocos meses de vacunación y eso implica que los estudios se actualizan constantemente.

Los efectos adversos en personas jóvenes pueden ser más notorios, lo cual no implica gravedad”, dice López.

Esto es porque “habitualmente las personas mayores experimentan un deterioro de la respuesta inmune que es normal al envejecer”, apunta Wilbur Chen.

En las vacunas que requieren dos dosis, como la de Pfizer, Moderna o Sputnik V, parece haber cierta inclinación a experimentar algún efecto secundario tras recibir la segunda dosis.

“La primera dosis genera una respuesta inmune media y la segunda la refuerza. Es por ello que la segunda genera una respuesta más robusta y se asocia más a experimentar algún efecto secundario”, explica a BBC Mundo el doctor Andrew Badley, de la Clínica Mayo, en Estados Unidos.

Jualian Tang también alerta que el tipo de síntomas puede ser magnificado por la percepción de los pacientes.

“Muchos pacientes, nerviosos o ansiosos por vacunarse, pueden experimentar algún dolor leve y luego reportarlo mayor de lo que es. La psique también influye”, dice el experto.

Centro de vacunación contra la covid-19 en Chile.

Getty Images
Los ancianos suelen experimentar menos efectos secundarios que personas más jóvenes.

¿Qué hacer entonces si se experimenta algún síntoma?

“En mi caso, cuando me vacuné con el compuesto AstraZeneca/Oxford, me dio un poco de fiebre y malestar y simplemente tomé paracetamol”, revela Julian Tang.

Antiinflamatorios como el paracetamol o el ibuprofeno pueden ayudar a aliviar los efectos secundarios de las vacunas, aunque se recomienda consultar con un médico antes de tomarlos.

No es recomendable tomar estos medicamentos antes de vacunarse a modo preventivo.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) en EE.UU. aconsejan aplicar una toalla limpia y húmeda y mover y ejercitar el brazo vacunado para aliviar cualquier posible incomodad.

En el caso de tener algo de fiebre, ayuda beber mucho líquido y vestir ligero.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.