Enfrentamientos marcan el 52 aniversario de la matanza de Tlatelolco
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Intento de marcha y enfrentamientos con la policía, a 52 años de la matanza de Tlatelolco

Cientos de personas recordaron a las víctimas de la masacre de Tlatelolco mientras un pequeño grupo se enfrentó con la policía.
Cuartoscuro
Comparte

La conmemoración de la matanza de Tlatelolco, de la que se cumplieron 52 años, concluyó con enfrentamientos de jóvenes encapuchados con policías de la Ciudad de México. Al tiempo que el comité del 68 y organizaciones de la sociedad civil celebraban un mitin en la plaza de las Tres Culturas con participación de 2 mil 500 personas, según la Secretaría de Gobierno de la capital, un grupo de un centenar de integrantes mantuvo diversos enfrentamientos con la policía a lo largo de Eje Central. El balance de heridos: dos periodistas, tres policías y un ciudadano. 

Los riesgos por la pandemia de COVID-19 llevó al comité a cancelar la marcha. Durante toda la jornada se realizaron diversos actos de recuerdo en la plaza de las Tres Culturas. A las 15:00 horas comenzó un acto cultural en el que participaron sobrevivientes de la masacre, organismos sociales, padres y madres de los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa y normalistas de escuelas rurales.

Leer más: 2 de octubre: manifestantes enfrentan a policías, solo un contingente llega al Zócalo

No todo el mundo estaba conforme con eso de no marchar. No habían dado las 4 de la tarde y un pequeño contingente encabezado por una pancarta del Partido Comunista de México inició una marcha hacia el Zócalo. Actualmente la plancha está ocupada por las tiendas de campaña instalas por el Frente Nacional Anti AMLO (Frenaa), una organización de oposición al presidente, Andrés Manuel López Obrador. Por eso, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, advirtió que decidirían si permitían el acceso a la plaza dependiendo de las circunstancias. 

El primer grupo que se puso en marcha cruzó el Eje Central sin problemas. A su paso era visible el gran destacamento policial desplegado por el gobierno de la Ciudad de México. Llegados a la calle 5 de mayo, el contingente pudo enfilar hacia el Zócalo, vigilado por agentes de policía. El eje era una pasillo vigilado por uniformados. Aunque la mayor parte de los asistentes seguían en la plaza todas las miradas estaban puestas en la posibilidad de disturbios. 

Y estos llegaron media hora después. Casi al mismo tiempo que el contingente comunista enfilaba hacia el Zócalo avanzaba por el eje un grupo de unas 100 personas, vestidas de negro y en su mayoría encapuchadas. Al contrario que lo que ocurrió con el grupo anterior, en este caso los agentes formaron una barrera para impedir el paso. Fue en ese momento en el que se registraron los primeros incidentes cuando algunos de los encapuchados aventaron algunas piedras y bombas molotov contar la barrera de uniformados. Los policías, formados con escudos, respondían vaciando sus extintores.

Los manifestantes querían alcanzar el Zócalo, pero estaban superados por la policía en número. Y, sin darse cuenta, estaban encapsulados. Trataron de avanzar hacia 5 de mayo, pero era imposible. Retrocedieron hasta Tacuba, pero se encontraron con la misma barrera. Aventaron algunas piedras contra los policías y periodistas que se encontraban en uno de los extremos.

Encapsulados y sin opción de avanzar, el grupo pasó un par de horas decidiendo su próximo movimiento. Mientras, el mitin en la plaza de las Tres Culturas ya estaba en marcha. En Eje Central, sin embargo, no había mucha opción. Los jóvenes en medio de la calle , ya relajados. En las esquinas, los policías, formados con los escudos. La mediación de la Brigada Marabunta permitió desatascar la situación. Los jóvenes entregarían en una bolsa algunos de los palos y bombas molotov y la policía les permitiría regresar hacia la plaza.

Así que, dicho y hecho. Tras la mediación, los jóvenes entonaron “A las barricadas”, una de las canciones emblemáticas del anarcosindicalismo español durante su guerra civil de 1936, y emprendieron el regreso, encapsulados por los uniformados. El contingente avanzaba lento, entre cánticos contra la represión y los feminicidios y el paso lento de los policías. En un momento, los agentes pidieron que los manifestantes se retirasen la capucha, pero estos se negaron. “No son capuchas, son nuestros cubrebocas”, respondieron, irónicamente. 

A las 6 de la tarde, como manda el recuerdo, en la plaza de las Tres Culturas se hizo el minuto de silencio recordando a los muertos hace 52 años. Mientras, el pequeño contingente de manifestantes regresaba en aparente paz.

Algo ocurrió a la altura de Flores Magón, ya cerca de la plaza Tres Culturas, que los enfrentamientos volvieron a desatarse. En realidad, los manifestantes lanzaban piedras y los policías se protegían con escudos y aventaban algún extintor. 

Terminados los disturbios, el grupo se dispersó, mientras en la plaza continuaban los discursos. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Con las dos dosis de la vacuna me sentía invulnerable. Estaba equivocado"

El periodista de la BBC Andrew Marr advierte de los peligros de descuidar las medidas de seguridad incluso si ya has sido vacunado.
4 de julio, 2021
Comparte

No puedo estar seguro, pero si hago un repaso a las últimas semanas tengo muy claro que me contagié de la variante Delta del coronavirus durante la cumbre de las naciones del G7 (Grupo de los Siete), en Cornualles, probablemente el domingo 13 de junio.

Fue un día muy largo: me levanté antes de las 5:00, con todos los inconvenientes y el estrés de una transmisión desde el exterior, con nuestros invitados negándose a moverse de su “anillo de acero” , y luego con grandes dificultades de transporte para tratar de regresar a Londres, lo que significa que no estuve en casa hasta después de medianoche.

Sentirme hecho polvo el lunes no fue una sorpresa, pero seguí adelante con mi vida.

El martes, sentí que me había pillado un resfriado de verano: estornudos, dolor de garganta y un ligero dolor de cabeza.

Pero en medio de la temporada de alergias, no me pareció nada siniestro.

Había recibido dos dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech mucho antes. No es que estuviese siendo imprudente, pero me sentía en cierto modo invulnerable. Estaba equivocado.

Seriamente enfermo

Al día siguiente, el miércoles, me hice dos pruebas de coronavirus.

Ambas fueron negativas y seguí con mis asuntos cotidianos: recados, compras, entrega de cuadros para mi exposición de arte en Bermondsey, al sureste de Londres…

Seguía sintiendo que tenía un fuerte resfriado.

Sinceramente, si no hubiera estado trabajando en la BBC con colegas más jóvenes que no se habían vacunado, podría haber continuado e intentado presentar mi siguiente programa dominical.

En lugar de ello, fui a hacerme una prueba PCR al centro del norte de Londres.

A las 08:00 de la mañana del día siguiente, recibí un resultado positivo y las autoridades sanitarias me comunicaron que debía ponerme en confinamiento durante 10 días a partir de los primeros síntomas, es decir, en mi caso, hasta el viernes 25 de junio.

Lo hice. Nick Robinson, bendito sea, me sustituyó en el último momento.

Dos días después de mis primeros síntomas, empecé a sentirme seriamente enfermo.

Tenía fiebre, dolor muscular, temblores, un fuerte dolor de cabeza y síntomas similares a los de un resfriado.

delta

Getty Images
La variante Delta fue localizada por primera vez en la India.

No podía oler nada, ni mi loción para después del afeitado, ni café, nada.

Empezaba los libros y los abandonaba, y volvía a arrastrarme a la cama para volver a dormir.

Ni siquiera me interesaban mucho las noticias.

Un día me sentía mejor y al siguiente peor.

Empecé a preocuparme por el covid de larga duración.

De todos modos, para mí, todo terminó felizmente. Me recuperé bastante rápido y, al parecer, completamente.

Cuando terminó mi cuarentena, me sentía bien.

Unas reflexiones

Pero tengo las siguientes reflexiones.

En primer lugar, los primeros síntomas de esta nueva cepa, identificada por primera vez en la India, son muy, muy similares a los de un resfriado leve, y es increíblemente infecciosa, de modo que ten cuidado.

En segundo lugar, si tienes alguna duda, hazte una prueba PCR.

variante delta coronavirus

Getty Images
El periodista alerta de lo infecciosa que es la variante Delta.

Tercero, con un resultado positivo, por el amor de Dios, ponte en aislamiento.

Puedes pensar que tienes superpoderes porque has recibido las dos vacunas. Y, sí, la vacuna parece que protege muy bien contra el ingreso en el hospital: en ningún momento tuve dificultades para respirar.

Pero eso no significa que no puedas infectarte.

Y no significa que la enfermedad que se esconde detrás de esas anodinas palabras, “síntomas leves y moderados”, no sea desagradable.

En resumen, mantén la precaución, mantente a salvo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=WhrDWNcNQEM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.