Los restaurantes se adaptan a la nueva normalidad para sobrevivir
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Contenido patrocinado
Especial
Los restaurantes se adaptan a la nueva normalidad para sobrevivir
Durante los días más intensos de la epidemia de COVID-19 los restaurantes cerraron o limitaron su operación a servicio para llevar. Sin embargo han recibido algunos apoyos.
Especial
1 de octubre, 2020
Comparte

El ritual es el mismo cada vez que llega un comensal: le toman la temperatura, le dan gel antibacterial, le piden que conserve el cubrebocas el mayor tiempo posible, lo llevan a la mesa y ahí le muestra un código QR para que con su celular consulte la carta, los cubiertos le llegan en bolsas de plástico. Anfitriones, meseros y el personal de cocina con cubrebocas y caretas todo el tiempo. 

Esta es la nueva normalidad que se vive en los restaurantes del país. Los tiempos de la pandemia obligan a extremar las medidas de seguridad e higiene que se buscan respetar en todos los restaurantes, sean del tamaño que sean. Algunos sustituyen el código QR por el tradicional pizarrón a la entrada del local donde se anuncia el menú, otros también tienen un tapete sanitizante, en muchos el volumen de la música es moderado, pero ninguno opera igual a como lo hacía apenas en febrero de este año.

No hay uno que luzca abarrotado como podía ocurrir antes que el COVID-19 llegara para cambiar los hábitos de todos. Ahora, la sana distancia es ley y por ello la mayoría de las mesas deben permanecer vacías… en estos días, las mesas al aire libre ahora son las más solicitadas.

Es difícil encontrar una actividad que no haya sido alterada por la pandemia, pero la industria restaurantera ha sido de las más afectadas.  Muchos establecimientos de este sector, ya sea pequeños, medianos o grandes, tuvieron que cerrar cuando inició el confinamiento, mientras que otros solo ofrecieron servicio a domicilio o para llevar. 

 

UN SECTOR DE VITAL IMPORTANCIA

La importancia del sector restaurantero en la economía del país no es menor. La cifra más actualizada del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) que se desprende de los censos económicos 2019 indica que en el país había 581,530 unidades económicas dedicadas a los servicios de preparación de alimentos y bebidas alcohólicas y no alcohólicas.

El instituto calculaba en 440,032.95 millones de pesos los ingresos en 2018 de todos los restaurantes del país, una cifra que casi duplica el presupuesto para el 2020 aprobado por el Congreso local para la Ciudad de México.

Pero independientemente de ello, tal vez lo más importante de los miles de restaurantes del país es su aportación a la generación de empleos, pues estos lugares ocupaban a 1 millón 997,750 personas, la mayoría de ellas, 56%, mujeres, por lo que es una de las ramas económicas con más personas ocupadas en el país.  Y además es un sector que venía en crecimiento. Los censos económicos de 2014 del INEGI reportaban que el sector tenía 1 millón 433.4 mil personas ocupadas, es decir, en cinco años tuvo un incremento de 39%.

Pero todas estas cifras son previas a la pandemia de COVID-19.

El 28 de julio de este año, el presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac), Francisco Fernández Alonso estimaba en 90,000 la cantidad de restaurantes cerrados producto del confinamiento. 

Actualmente el organismo empresarial alerta del riesgo de pérdida para el 50% de los negocios y la probabilidad de cierre permanente para más de 30 mil establecimientos más, solo durante los últimos 4 meses.

De acuerdo con el organismo, la mayoría de los establecimientos que cerraron definitivamente eran micro, pequeños y medianos negocios. Lo cual va en línea con los datos del INEGI, pues 96.44% de los restaurantes en el país tiene 10 o menos personas ocupadas. En estos negocios, había 1 millón 447,924 personas ocupadas en 2018.

ADAPTARSE Y SOBREVIVIR

Apenas tuvieron luz verde para abrir sus puertas y recibir de nuevo a los comensales y los restaurantes pusieron manos a la obra. Hicieron suyas las recomendaciones de las autoridades para garantizar la seguridad de sus espacios, la salud de los comensales y se esfuerzan por salir lo más pronto posible del bache en el que los metió el COVID-19.

Uno de los principales objetivos es mantener las oportunidades de empleo para los casi 2 millones de personas que dependen de este sector.

Una parte para que se vea la luz al final del túnel la han puesto los comensales que poco a poco regresan a las mesas de sus restaurantes favoritos para mantener la muy tradicional costumbre mexicana de socializar a través de la comida. 

Y aunque los protocolos establecidos por las autoridades de sanidad piden a los restaurantes ocupar solo el 30% de sus espacios para comensales y hasta el 40%, en aquellos que cuentan con espacios abiertos, el personal que atiende estos lugares se esfuerza porque los clientes se vayan satisfechos.

Además de restauranteros y comensales, diversas iniciativas han surgido para apoyar a este sector. Una de ella es “Tu Cocina Local”, la cual ha sido impulsada por la CANIRAC y la Industria Mexicana de Coca-Cola (IMCC) y busca recuperar la estabilidad económica y afluencia de comensales, los pequeños y medianos restaurantes se han reinventado para hacer frente a la pandemia.

La propuesta busca fomentar el consumo local en fondas, taquerías y demás negocios de alimentos y bebidas que hayan transformado sus servicios, para cubrir sus gastos y evitar despidos o el cierre de sus puertas. Esta transformación implicó hacer entregas a domicilio, programar pedidos para llevar, y adoptar las plataformas y aplicaciones digitales. 

Otro de los apoyos que han recibido los restaurantes en México en los que participó IMCC es la capacitación que recibieron miles de personas para responder a las necesidades que plantea la nueva normalidad.

También ayudó en la distribución de miles de caretas producidas en PetStar, planta de reciclaje de la IMCC. Adicionalmente, en miles de restaurantes y pequeños establecimientos del sector recibieron información y materiales de protección como manteles lavables y separadores, para que estos lugares refuercen sus medidas de sanidad a fin de ofrecer a sus comensales espacios seguros.

La idea fundamental es estas iniciativas es fomentar que entre todos nos cuidemos en esta etapa de nueva normalidad, y este cuidado implica tanto adoptar las medidas de higiene como ayudar a sobrevivir a los pequeños negocios que fortalecen la economía de las localidades debido a su impacto en el empleo. 

 

#HagamosEstoJuntos

Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.