En San Luis Río Colorado, Sonora, se ha desatado una lucha a muerte por el control del corredor de la droga
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

En San Luis Río Colorado, Sonora, se ha desatado una lucha a muerte por el control del corredor de la droga

Luego de algunos meses de tregua, en parte debido a la cuarentena por el coronavirus, la delincuencia organizada se ha reactivado y los que antes eran aliados y socios ahora son acérrimos enemigos.
Por Humberto Melgoza Vega
23 de octubre, 2020
Comparte

La violencia que ha venido escalando en las semanas recientes tanto en San Luis Río Colorado, Sonora, como en la zona del Valle de Mexicali, Baja California, es, a decir de las autoridades federales, fuentes policiacas y expertos en el tema consultados, parte de la disputa por el control de la venta y tráfico de droga entre grupos de la delincuencia organizada que antes eran aliados con el Cartel del Pacifico (o Sinaloa) y que operan en estas dos ciudades fronterizas del noroeste de México.

Los asesinatos más recientes en esta zona forman parte de este historial de violentos reacomodos. Apenas el miércoles pasado por la noche fue asesinado el exagente de la Policía Municipal, Orlando Méndez, en San Luis Río Colorado, Sonora.

Lee: El incierto papel del Cártel de Sinaloa en la estrategia para acabar con los Zetas en La Laguna

Además, el sábado 17 de octubre, fueron asesinados, en la carretera Mexicali-San Luis Río Colorado, Everardo Cota y Fernando Márquez Tamayo, hermano mayor del expolicía Marco Polo de los mismos apellidos, asesinado el 1 de mayo pasado junto con su hijo de 3 años en un fraccionamiento privado de Mexicali.

La propia alcaldesa de Mexicali, Marina del Pilar Ávila, en reciente entrevista con el semanario Zeta de Tijuana reconoció la presencia del Cártel de Sinaloa, que históricamente ha controlado la capital de Baja California, y la incursión de grupos de Sonora, quienes delinquen y se esconden en ambos valles, serían los generadores de violencia, tratando de expandir su territorio.

“Efectivamente, en el Oriente hay una situación de delincuencia organizada, narcomenudeo y pandillerismo. Aquí la estrategia son operativos con Sedena, Guardia Nacional y Policía Municipal, en el Valle de Mexicali tienen que ver con delincuencia organizada porque están pegados con San Luis (Río Colorado), son dos cárteles, uno de Sonora y Sinaloa, básicamente son estas dos bandas y se está atendiendo esta situación”, manifestó Marina del Pilar en la entrevista con Zeta.

Leer más | Coordinación, cambios culturales y ataques financieros: Así se redujo la violencia del narco en La Laguna

Una lucha intestina

La disputa por la plaza de San Luis Río Colorado inició desde que una célula criminal identificada como los “Salazar” o “Salas”, originarios de Navojoa, Sonora, vinculada al Cártel de Sinaloa, se expandió hacía San Luis Río Colorado hace tres años. Como no lograron ponerse de acuerdo con los presuntos traficantes locales encabezados por dos hermanos de apellido Lara, conocidos como “Los Cuates”, comenzaron los ajustes de cuentas, de uno y otro bando.

Los Salazar, vinculados al narcotraficante Adán Salazar, presuntamente primero mataron a uno de los Cuates Lara y el 2 de mayo de 2019, mientras era velado en la funeraria sobre la calle 17 de San Luis Río Colorado pretendieron acabar con el hermano sobreviviente, aunque fueron repelidos a balazos.

En ese incidente, donde la Policía detuvo a cuatro pistoleros, dos por bando, fallecieron entre el fuego cruzado los hermanos Gerardo y Araceli Villaseñor, residentes del Golfo de Santa Clara, quienes habían llegado a expresar sus condolencias y se convirtieron en “víctimas colaterales”.

Ante la muerte de uno de los cuates Lara, su hermano en presunta alianza con el expolicía Marco Polo Márquez Tamayo y José Eduardo Pérez Jiménez alias “El Charal”, buscaron venganza, generando más asesinatos en la zona. Entre las víctimas se encontraban policías municipales de ambas ciudades.

Fue el 15 de diciembre de 2019, tras recibir el reporte de la presencia de personas armadas, que policías municipales de San Luis Río Colorado abatieron a “El Charal”, quien era buscado por autoridades de Sonora y Baja California.

Al momento de su muerte las autoridades le atribuían a “El Charal” y su grupo de sicarios al menos 21 homicidios violentos, entre ellos el del policía Ignacio Villagómez, en abril de 2019 luego de una infracción de tránsito en Ciudad Morelos, Mexicali; además el de los oficiales David Ramírez Sierra y los de Raúl Ramos y Ricardo Castro, acribillados el 4 de diciembre mientras estaban en un restaurante de comida china al final de la calzada Monterrey en San Luis Río Colorado; luego se sabría que se trató de una confusión por la unidad que tripulaban y que en realidad el objetivo era otro mando policiaco.

Los sonorenses, por su parte, continuaron -con la supuesta venía de los hijos de Joaquín Guzmán Loera “El Chapo”- la cacería de sus enemigos, entre estos el expolicía Marco Polo Márquez Tamayo quien el primer día de mayo de este año, fue asesinado en un fraccionamiento privado en Mexicali, ataque en el que también perdió la vida su hijo de solo 3 años.

“El Tamayo”, como todos le llamaban, había salido huyendo de San Luis Río Colorado para refugiarse en la vecina ciudad, porque lo buscaban para matarlo hasta que finalmente lograron ubicarlo: un pistolero solitario burló la caseta de vigilancia, saltó la barda y cumplió su cometido.

Ya en dos ocasiones habían ido a buscarlo a su domicilio en San Luis Río Colorado, y al no encontrarlo le rociaban de balas la casa.

Él mismo compartió en Facebook el video de las cámaras de seguridad donde se ve al grupo fuertemente armado, en 3 camionetas con estrobos, y en la publicación le reclamó al jefe de la Policía Municipal si necesitaba ayuda para sacarlos.

El sábado 17 de octubre, sobre la carretera Mexicali-San Luis Río Colorado, Everardo Cota y Fernando Márquez Tamayo, hermano mayor de Marco Polo, fueron asesinados, en un ataque que se investiga hasta el momento.

A la lucha por la plaza de San Luis Río Colorado, se suma la supuesta llegada al Valle de Mexicali de un narcotraficante conocido como “El Ruso”, exintegrante del Cartel del Pacifico y quien se encuentra peleado con los hijos de “El Chapo”, lo que a su vez generó un nuevo episodio de violencia entre éste personaje y los sonorenses.

La tarde-noche del pasado 12 de agosto de este año una nutrida balacera que se registró en céntrico domicilio puso en alerta a los sanluisinos.

Videos que circulan en redes sociales dan cuenta del prolongado uso de armas largas, ráfagas y de repetición.

Fuentes federales presumen que la casa de seguridad era de la gente de El Ruso, quien a su vez están tratando de apoderarse de las operaciones criminales que se realizan en San Luis Río Colorado.

Extraoficialmente se sabe que gente de los sonorenses, quienes se percataron de la presencia de operadores de “El Ruso”, fueron recibidos a balazos cuando acudieron a dicho domicilio.

Al día siguiente, elementos de la Fiscalía General de la República catearon el domicilio de avenida Guadalupe Victoria 20 y 21 donde encontraron un arsenal, cartuchos para rifles de asalto R-15 y AK-47, chalecos antibalas.

También, los federales aseguraron dos vehículos de modelo reciente, un Jeep y una Expedition, ambos con reporte de robo en Estados Unidos, y en su interior varios cargadores para arma larga.

Se presume que la división en el cártel de Sinaloa, a raíz de la sentencia a cadena perpetua del Chapo Guzmán, quien fue hundido por las delaciones de Vicente Zambada, está provocando una guerra entre los que antes eran aliados, la cual inició en Culiacán y se está extendiendo a la frontera entre Sonora y Baja California.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Reuters

Rieli Franciscato, experto en tribus amazónicas, muere tras ser alcanzado por una flecha en el pecho

Franciscato pasó gran parte de su carrera tratando de proteger a las tribus indígenas del Amazonas y este miércoles fue murió tras recibir un flechazo en Brasil.
Reuters
14 de septiembre, 2020
Comparte

EEl reconocido experto en tribus del Amazonas Rieli Franciscato murió este miércoles al recibir un flechazo en el pecho mientras realizaba una visita a la tierra de una tribu indígena no contactada.

El incidente ocurrió en la región de Seringueiras, un territorio remoto del Amazonas brasileño ubicado en el estado de Rondonia (noroeste).

Según la policía, Franciscato, de 56 años, se encontraba en una misión monitoreando el contacto de indígenas aislados con otra gente, como parte de su trabajo para la Fundación Nacional del Indio de Brasil (Funai).

La Asociación de Defensa Etnoambiental Kanindé, que él ayudó a crear en la década de 1980, explicó que la comunidad indígena que lo habría atacado no pudo haber distinguido entre un amigo o un enemigo foráneo.

La organización lamentó su muerte y recordó que el experto “dedicó su vida hasta el último segundo haciendo lo que más amaba: luchar por los pueblos de la selva”.

“Era un excelente profesional, serio y dedicado. Nos deja una gran nostalgia y un impecable legado de décadas en la Amazonía”.

https://twitter.com/LemusteleSUR/status/1303889856624578560?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1303889856624578560%7Ctwgr%5Eshare_3&ref_url=https%3A%2F%2Fwww.telesurtv.net%2Fnews%2Fasesinan-defensor-derechos-indigenas-rondonia-brasil-20200910-0025.html

¿Qué le pasó?

La Funai no ofreció detalles sobre la muerte de Franciscato.

Pero según testigos, él y su equipo fueron atacados cuando se acercaban a una tribu indígena.

El experto, que estaba acompañado por la policía local, trató de refugiarse detrás de un vehículo, pero fue alcanzado por una flecha que lo golpeó cerca del corazón.

Un policía que presenció el incidente dijo que Franciscato logró sacarse la flecha.

Gritó, se sacó la flecha del pecho, corrió 50 metros y se derrumbó, sin vida“, contó el policía en una grabación de audio que fue publicada en las redes sociales.

Gabriel Uchida, un fotoperiodista local que también presenció el incidente, le dijo a la agencia de noticias AFP que Franciscato había estado tratando de observar a la tribu conocida como el “grupo aislado del río Cautario“.

Además, agregó que la tribu “es conocida como un grupo pacífico”.

“La última vez que aparecieron en la región fue en junio (…). Era un grupo más grande, muy pacífico. Incluso dejaron regalos en una casa”.

Tres miembros de una tribu indígena.

Reuters
Los investigadores han logrado ponerse en contacto con tribus aisladas de la Amazonía brasileña sin incidentes en el pasado.

“Esta vez, solo había cinco hombres armados, un grupo de guerra. Eso significa que algo debe haber sucedido para que buscaran ‘venganza'”.

En 2018, el misionero estadounidense John Allen Chau fue muerto por una tribu en las islas del archipiélago Andamán y Nicobar del Océano Índico, que le disparó con flechas y dejó su cuerpo en la playa.

La historia del joven le dio la vuelta al mundo.

¿Qué ha estado pasando en la región?

La ONG indigenista Survival International explicó que Franciscato fue llamado a la zona después de que varias tribus no contactadas aparecieran en los últimos meses.

Grupos ganaderos y madereros han destruido gran parte del bosque de la zona en los últimos años y han amenazado con seguir destruyéndolo.

Mediante un comunicado, Survival International dijo que la muerte de Franciscato es consecuencia de “la enorme presión” que las haciendas ganaderas están ejerciendo sobre estas tribus y su selva.

Los grupos indígenas en la Amazonía y en otras partes del mundo suelen reaccionar violentamente ante los forasteros que ingresan en sus tierras.

Los líderes indígenas dicen que los incidentes con mineros ilegales, agricultores y madereros en sus tierras ancestrales se han vuelto mucho más comunes desde que el presidente brasileño Jair Bolsonaro asumió el cargo en 2019, prometiendo desarrollar la región amazónica.

Un bosque del Amazonas en llamas.

Getty Images
El presidente Bolsonaro ha sido criticado por los altos niveles de deforestación que han ocurrido durante su mandato.

Grupos conservacionistas culpan a Bolsonaro y a su gobierno de quitarle recursos a organismos como la Funai y el Instituto Brasileño del Medio Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables (Ibama) y de ignorar las actividades de los agricultores y madereros que limpian tierras en el Amazonas, acelerando la deforestación.

Bolsonaro ha cuestionado durante mucho tiempo la necesidad de contar con grandes reservas indígenas en la selva tropical y ha defendido la apertura de áreas protegidas para la agricultura y la minería.

El Amazonas, la selva tropical más grande del mundo, es hogar de unas 100 tribus aisladas, según Survival International.

Durante su trabajo en la Funai, Franciscato dirigía un programa para proteger a los grupos indígenas aislados.

“Rieli dedicó la vida a la causa indígena. Con más de tres décadas de servicios en el área, deja un inmenso legado para la política de protección de esos pueblos”, aseguró el coordinador general de Indígenas Aislados y de Reciente Contacto de Funai, Ricardo Lopes Dias.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ARrMFeZEfmU

https://www.youtube.com/watch?v=GlC2empuaB4&t=2s

https://www.youtube.com/watch?v=XBfltfjAEZk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.