Conteo oficial muestra 100 mil muertes, van más de 260 mil por pandemia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

El conteo oficial muestra 100 mil muertes, pero van más de 260 mil defunciones por la pandemia

Esta cifra incluye a las personas que tuvieron otras causas de muerte que no se conocen oficialmente; a quienes no fueron atendidos en algún hospital o aquellos que murieron en su casa. Se trata del impacto de la pandemia en México.
Cuartoscuro
Por Nayeli Roldán y Proyecto Li
19 de noviembre, 2020
Comparte

Este 19 de noviembre, México registró 100 mil muertes confirmadas por contagio de coronavirus. Pero en realidad el número de fallecidos a raíz de la pandemia ya llegó a 260 mil.

Esta cifra incluye los 100 mil muertos oficialmente reconocidos como víctimas del COVID-19 y el resto -160 mil- “no se conocen las causas” todavía. Son pacientes -la mayoría- que murieron en sus casas, porque no encontraron lugar en algún hospital o porque simplemente les dio miedo ir ante el riesgo de contagio.

Leer más: El impacto de la pandemia: 130 mil muertos en cuatro meses, solo 51 mil reconocidos por COVID

Le llaman “exceso de mortalidad” y sirve para dimensionar el impacto de la pandemia en México, basados en cifras oficiales.

¿Cómo se explica el exceso? Si bien cada año se registra casi el mismo número de muertes en cada país, cuando ocurre un fenómeno extraordinario como una guerra o, en este caso una pandemia, suceden más fallecimientos. Esto se conoce como exceso de mortalidad, es decir, muertes adicionales a las esperadas.

En el caso mexicano, las muertes “de más” alcanzaron las 210 mil 529 mil entre el 1 de abril y hasta el 30 de septiembre –el periodo de la pandemia–. De ese total, solo 80 mil 660 habían sido confirmados con COVID-19 .

Esto significa que por cada fallecido por COVID había 2.6 muertos, proporción que prácticamente se ha mantenido en el cálculo mensual de muertes adicionales, aún cuando las entidades hayan presentado mayor número de decesos en meses distintos.

De ahí que, al llegar a 100 mil fallecimientos confirmados por COVID este jueves, el número proyectado con base en las cifras oficiales sería de 260 mil muertos tras nueve meses de pandemia, donde se ha mantenido el mismo factor de 2.6 muertes por cada confirmada de coronavirus.

Se trata de un número mayor a los 60 mil decesos que, según dijo en junio el subsecretario Hugo López-Gatell, sería un “escenario catastrófico” para el país. Sin embargo, dicho número se alcanzó desde agosto pasado.

Animal Político y Proyecto Li ha realizado el cálculo de muertes adicionales a las esperadas, con base en el Registro Nacional de Población (Renapo) y los registros civiles totales, en el caso de las entidades que registran sus datos con retrasos o inconsistencias. En tanto, la Secretaría de Salud solo incluye a 25 estados en su cálculo. 

Aunque la proporción reportada oficialmente por la Secretaría de Salud en su último reporte de exceso de mortalidad del 10 de octubre, sin incluir siete entidades, registraban 203 mil muertes en exceso, de las cuales 80 mil fueron confirmadas con COVID . Por ello, su proporción es de 2.4 muertes. 

En conferencia de prensa, López-Gatell lamentó que medios de comunicación estén enfocados en “la perspectiva alarmista” desde el inicio de la epidemia, por publicar las estadísticas.

“La epidemia es terrible en sí misma, no hay que agregarle dramatismo. Poner en primeras planas estadísticas pues me parece que no ayuda demasiado”, dijo el funcionario.

También dijo que se convierte la noticia “en un tema de ventas o bien un mecanismo de confrontación política”, no solo con el gobierno y sino con la sociedad.

“La cifra redonda, cuando llegamos a 100 mil (muertes), pareciera como un atractivo de publicidad de un hecho tan dramático y es poco respetuoso para las personas que han perdido la vida y sus familias”, finalizó.

El rebrote 

Al iniciar noviembre, el director de Epidemiología, José Luis Alomía alertaba que en nueve entidades federativas se observaba ya un incremento epidémico en el número de casos, pero siete de ellos han superado su primer y segundo pico epidémico, lo que llamó “efecto rebrote”.

“Les decimos efecto de rebrote porque en su momento este incremento de su curva epidémica que habían tenido en las últimas semanas, había superado ya su primer o segundo pico, es decir, tienen una tendencia ascendente y es mayor que la observada”. 

Se refería a Chihuahua, Durango, Ciudad de México, Querétaro, Aguascalientes, Coahuila y Zacatecas, con incremento tanto en los contagios como en las hospitalizaciones.

Sin embargo, hasta este 18 de noviembre solo Chihuahua y Durango regresaron a semáforo rojo por el incremento de contagios, mientras que la Ciudad de México, con incremento también, ha establecido mayores restricciones en actividades económicas, pero aún mantiene el semáforo en naranja. 

También están en naranja Guerrero, Estado de México, Hidalgo, Querétaro, San Luis Potosí, Guanajuato, Jalisco, Colima, Zacatecas, Aguascalientes, Nuevo León, Coahuila, Sonora y Sinaloa. 

Solo Campeche se encuentra en semáforo verde y otros once estados en amarillo (Quintana Roo, Tabasco, Chiapas, Oaxaca, Veracruz, Tlaxcala, Puebla, Morelos, Tamaulipas, Nayarit y Michoacán). 

Sin embargo, el cambio en el semáforo que se refleja en la permisión o restricción de actividades, es una decisión que pasa por el factor económico, toda vez que detener las industrias y negocios impacta en la economía de cada estado y, por ende, en los ciudadanos. 

Por eso es que, por ejemplo, el presidente Andrés Manuel López Obrador firmó un decreto para adelantar la entrega de aguinaldo para burócratas desde el 9 de noviembre, previo a la realización del Buen Fin, que durará hasta el 20 de noviembre. 

Si bien se espera que esto reactive la economía, también han traído incremento en la afluencia de personas en las calles, según han reportado notas periodísticas. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Reuters

Agua en la Luna: la NASA confirma la existencia del líquido en el satélite de la Tierra

Científicos de la NASA anunciaron que detectaron, de manera inequívoca, la presencia de agua en la superficie iluminada de la Luna.
Reuters
26 de octubre, 2020
Comparte

En la Luna hay agua.

La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) confirmó este lunes que detectaron presencia del líquido en varios cráteres del satélite natural de la Tierra.

“Aún no sabemos si podemos usarlo como recurso, pero conocer sobre el agua en la Luna es clave para nuestros planes de exploración Artemisa”, dijo Jim Bridenstine, el jefe de la NASA.

Los hallazgos fueron realizados en la superficie iluminada de la Luna con ayuda del observatorio SOFIA, un telescopio infrarrojo aerotransportado, el más grande de su tipo en el mundo.

Los descubrimientos se publicaron este lunes en dos artículos en la revista Nature Astronomy.

¿Cómo detectaron el agua?

El primero de estos estudios se refiere al descubrimiento realizado gracias a SOFIA.

Este observatorio, a bordo de un avión Boeing 747 modificado, vuela por encima del 99% de la atmósfera de la Tierra, por lo que ofrece una vista casi sin obstáculos del sistema solar.

Ilustración de un astronauta en la Luna

NASA
La NASA quiere establecer una base permanente en la Luna.

Al hacer rebotar la luz infrarroja del telescopio en la superficie de la Luna, los científicos pueden decodificar exactamente lo que refleja esa luz.

Diferentes sustancias aparecen con diferentes colores y, en este caso, los investigadores detectaron el color exacto “característico” de las moléculas de agua.

Los investigadores creen que el agua detectada se almacena en burbujas de vidrio lunar o entre granos en la superficie que la protegen del duro ambiente.

En el otro estudio, los científicos buscaron áreas en sombra permanente, conocidas como trampas frías, donde el agua podría quedar capturada de manera permanente.

Los investigadores encontraron estas trampas frías en ambos polos y concluyeron que “aproximadamente 40.000 metros cuadrados de la superficie lunar tiene la capacidad de atrapar agua”.

¿Qué significa este descubrimiento?

Si bien anteriormente había habido signos de agua en la superficie lunar, estos nuevos descubrimientos sugieren que el compuesto es más abundante de lo que se pensaba.

Ilustración

NASA
Ilustración del cráter Clavius ​​de la Luna y una molécula que representa el agua atrapada en el suelo lunar de ese lugar.

“Nos da más opciones para posibles fuentes de agua en la Luna”, dijo a BBC News Hannah Sargeant, científica planetaria de la Open University en Milton Keynes.

Hay bastantes misiones a las regiones polares de la Luna programadas para los próximos años. Pero a más largo plazo, hay planes para construir un habitáculo permanente en la superficie lunar.

“El dónde poner una base lunar se centra mayormente en dónde está el agua”, añadió Sargeant.

“Ya estamos trabajando en las ideas para una base lunar y adónde vamos a ir. Íbamos a ir a la Luna de todos modos. Pero esto nos da más opciones y lo convierte en un lugar aún más emocionante para ir. Es más prometedor”, agregó.

Jacob Bleacher, de la Dirección de exploración humana de la NASA, dijo que los investigadores aún debían comprender la naturaleza de los depósitos acuosos. Esto les ayudaría a determinar qué tan accesibles serían para los futuros exploradores lunares.

Los expertos dicen que la extracción del agua podría sentar la base para una futura economía lunar.

Sería mucho más barato producir combustible para cohetes en la Luna que enviarlo desde la Tierra.

Entonces, cuando los futuros exploradores lunares quieran regresar a la Tierra o viajar a otros destinos, podrían convertir el agua en hidrógeno y oxígeno, elementos que comúnmente se usan para impulsar los vehículos espaciales.

Ilustración de un astronauta en la Luna.

NASA
La NASA planea volver a mandar seres humanos a la Luna en 2024.

Por lo tanto, el reabastecimiento de combustible en la Luna podría reducir el costo de los viajes espaciales y hacer que una base lunar sea más asequible.

La doctora Sargeant explicó que esto significaba desarrollar “una manera más sostenible de realizar la exploración espacial”.

Con información de Victoria Gill, corresponsal de ciencia de BBC News.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=16AhQaStWxg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.