Outsourcing: qué es y cómo algunas empresas violan derechos laborales
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Outsourcing: qué es y cómo lo usan algunas empresas para pagar menos y violar derechos laborales

De acuerdo con especialistas, la subcontratación de personal no es una mala figura, pero hay empresas que la han usado para violar derechos laborales. Se ha convertido en comercio de trabajadores, lo cual, en teoría es ilegal.
Cuartoscuro
12 de noviembre, 2020
Comparte

El presidente Andrés Manuel López Obrador presentó una iniciativa de Ley para que el outsourcing (o subcontratación) quede prohibido.

Este jueves, Luisa María Alcalde Luján, titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, explicó que la propuesta incluirá modificaciones a la Ley Federal del Trabajo, del IMSS, del Infonavit, y hasta algunas leyes fiscales, para  “acabar con los abusos de esta figura”.  

Desde 2012, la subcontratación se regula en la Ley Federal del trabajo, según la cual: “El trabajo en régimen de subcontratación es aquel por medio del cual un patrón denominado contratista ejecuta obras o presta servicios con sus trabajadores bajo su dependencia, a favor de un contratante, persona física o moral, la cual fija las tareas del contratista y lo supervisa en el desarrollo de los servicios o la ejecución de las obras contratadas”. 

Lee: AMLO presenta iniciativa para regular outsourcing; se prohibirá la subcontratación

Isaac Maximino Ibarra Barajas, director de Ibarra Barajas y experto en temas fiscales, nos pone un ejemplo: Una empresa que se dedica a vender automóviles también necesita gente que se dedique a dar el servicio de seguridad o de limpieza, entonces esa empresa subcontrata personal para no desviarse de una actividad que no es su fuente de ingresos. 

Para esto, “contrata a otra empresa que le brinde ese servicio”, señala Ibarra Barajas. También puede buscar de esa manera a contadores, vendedores o encargados de Marketing, por ejemplo. El especialista señala que la subcontratación es tan común en México, que existe dentro del mismo gobierno. 

¿Por qué se habla de malas prácticas en la subcontratación? 

Ibarra Barajas reconoce que por desgracia, algunas empresas abusan de esta figura y contratan a la mayoría de su personal a través de otra empresa. De esa forma evitan que todos las personas que trabajan en su compañía reciban beneficios que por Ley les corresponde, como el reparto de utilidades.  

El reparto de utilidades es una prestación a la que tienen derecho los trabajadores sobre una parte de las ganancias que genera una empresa o el patrón durante el año. Pero si están subcontratados, no tienen acceso a este beneficio pues aunque trabajan en esa empresa, su patrón es otro. 

“La subcontratación a veces también se usa para hacer un subregistro, la empresa que contrata a esos trabajadores los da de alta en el IMSS con un salario inferior al que realmente reciben”, señala Ibarra Barajas. 

Para Abigail Quiroz Vargas, presidenta de Fundación Trabajo Digno, la subcontratación es un instrumento, y si resulta benéfico o malicioso depende del uso que se le dé. Pero “el problema es que se le ha dado un uso diferente al que era su naturaleza”, dice. 

Entérate: Call centers y home office: innovaciones durante la pandemia

De acuerdo con la especialista en derecho laboral “en un inicio el objetivo era permitir que las empresas se pudieran enfocar en el corazón de su negocio y despreocuparse de los demás, pero se ha abusado de ese esquema y se le ha estado utilizando como un medio para evadir las responsabilidades patronales. Aunque trabajen para ti, tú no eres su patrón”, señala. 

Las fallas de la subcontratación

“Algunos tienen salarios precarios, no tienen seguridad social, están registrados con un salario menor ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), y los contratan y despiden cada mes para que no hagan antigüedad”, describe la especialista en derecho laboral. 

Abigail Quiroz Vargas reconoce que hay algunos outsourcings que son serios y respetan a sus trabajadores. Pero la mayoría “son empresas de papel” como ella les llama, pues cambian de razón social cada año y eso les permite violar los derechos de los trabajadores sabiendo que dificilmente podrán pagar las consecuencias en un juicio laboral. “Si la empresa ya no existe, ¿a quién le cobras?”, reclama.

“Lo más grave es que se considera como un vil comercio de trabajadores, por ejemplo,el negocio de una cafetería es vender café. Pero el negocio de las empresas de outsourcing es comerciar con el trabajo de los trabajadores. Y ahí está la contradicción  porque en la constitución dice que no son objeto de comercio las personas ni el trabajo de las personas”, dice Quiroz Vargas. 

De acuerdo con la especialista, a los trabajadores subcontratados “se les pone en calidad de mercancía” y eso se evidencia en los contratos en donde se describe a los trabajadores como objetos o insumos que una empresa “suministra” a otra.  

Pero por si fuera poco Quiroz Vargas encuentra en esta figura una práctica que fomenta la desigualdad porque “hay trabajadores de primera y de segunda”. “Aunque trabajen en el mismo lugar, jamás van a tener las prestaciones ni el trato que tienen los que sí están contratados de forma directa”, explica. 

El problema de la subcontratación ha escalado niveles tan altos, que hay empresas que crearon su propio outsourcing, y ellos mismos se “suministran empleados” sin contratarlos. 

Por ejemplo, “ las grandes tiendas departamentales, empresas bancarias, cadenas de comida hicieron una figura más grosera, si tu compras en tu recibo tiene una razón social, pero si tu trabajas para la misma tienda tu patrón es otro”, explica. 

De acuerdo con la especialista si todo esto sucede, es porque las instituciones regulatorias lo permiten. 

¿Eliminar esta figura es una buena idea? 

De acuerdo con Ibarra Barajas, eliminar al outsourcing como insinúa el presidente, podría ser negativo. “Hay muchas empresas que dependen del outsourcing, por ejemplo,  una empresa que tiene 2 mil trabajadores y tiene que crear un área específica de recursos humanos que le administre la nómina, la verdad es que es más benéfico contratar una empresa que se haga cargo porque no es solo es el recurso económico también implica tiempo, administración e infraestructura”. 

Quiroz Vargas dice que eliminar los outsourcing de la noche a la mañana es imposible, y no les puedes hacer eso porque son empresas privadas y jurídicamente es imposible.

“Prohibirlas tampoco es lo más sano, porque no obstante de que el 90% se ha utilizado mal sí hay un 10 % que sí es, es el outsourcing especializado que le facilita la vida a las empresas con el tema administrativo, y es el que sí se justifica”, explica.

Lo que debe buscar la ley

“No es una mala figura, lo complejo es descubrir cómo de manera fraudulenta quieren abusar de esa figura”, dice Ibarra Barajas. Y una forma de hacerlo, es revisar si la empresa de outsourcing solo le ofrece sus servicios de personal a un solo cliente, “si es así es claro que eso es una simulación”, explica.

Ibarra Barajas dice que la ley se ha modificado de una manera muy acertada para controlar una empresa que se dedique a subcontratar personal. “No puede ser que una empresa pueda mandar trabajadores, que haga limpieza y también tenga abogados o vendedores, ese personal debe ser especializado y es la razón de ser del personal que se necesita subcontratar.”

Actualmente, la Ley Federal del Trabajo dice que la subcontratación no podrá abarcar la totalidad de las actividades que se desarrollen en el centro de trabajo; deberá justificarse por su carácter especializado; y no podrá comprender tareas iguales o similares a las que realizan el resto de los trabajadores al servicio del contratante. 

Sin embargo, el especialista reconoce que se necesita hacer una reforma más a fondo. “Para una empresa, uno de sus mayores gastos de producción es su nómina y sin embargo, no es deducible al 100 por ciento. Yo creo que se le pegaría más a las empresas factureras y a las que realizan un outsourcing fraudulento si se diera más beneficios al empresario”, señala.

“La medida correcta es estimular al empleador para que quiera estar dentro de la formalidad y beneficiar a los trabajadores dándoles de alta con un salario real ante el IMSS”,insiste.

Pero para Quiroz Vargas la solución está en regular la figura de la subcontratación de mejor manera e imponer una verdadera corresponsabilidad entre el outsourcing y la empresa que contrata sus servicios. 

Además de lograr una regulación que impida a las empresas cambiar de nombre cada año para evitar responsabilidades, o dar un domicilio fiscal que no existe.  “El punto es un equilibro y una mejor regulación para controlar estas empresas”, menciona. 

“No puedes proteger a las empresas a costa de los trabajadores, ni a los trabajadores a costa de las empresas porque si no hay empresas no hay trabajo”, refiere la especialista.  

Sin embargo, Quiroz Vargas aclara que si este esquema desaparece no habrá pérdida de empleo como se ha especulado. “Si te prohíben o te limitan la subcontratación de todas formas necesitas los servicios de esos trabajadores entonces la necesidad del trabajo va a seguir existiendo. Los puestos de empleo no se pierden. Las empresas van a tener que buscar la manera de contratarlos, la necesidad de trabajo no va a desaparecer.”

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Trabajo híbrido: 'Las mujeres se ven mucho más afectadas que los hombres'

Muchas empresas evalúan las alternativas para que el personal vuelva a la oficina de una manera presencial. Una de ellas es el trabajo híbrido. ¿Cuáles son las ventajas y desventajas para las mujeres?
12 de noviembre, 2021
Comparte

Conectividad, reuniones virtuales, trabajo remoto, etc.

Durante la pandemia de la Covid-19 adoptamos muchas palabras relacionadas a la nueva manera de trabajar.

Al mismo tiempo, en estos más de 18 meses, muchos empleos se automatizaron y hubo un replanteamiento de prioridades que hizo que varios negocios se transformaran y otros dejaran de existir.

Y las mujeres fueron las más perjudicadas.

Según estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), solo en 2020 más de 13 millones de mujeres perdieron sus empleos en América Latina debido a la pandemia.

Mientras que otro informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) revela que la tasa de participación laboral de las mujeres se situó en 46% en 2020, mientras que la de los hombres estuvo en 69% (en 2019 alcanzaron un 52% y un 73,6%, respectivamente).

Un comercio en la Ciudad de Buenos Aires con la leyenda "cierre definitivo".

Getty Images

Al tiempo que observan la curva de contagios de covid y la vacunación en el mundo, muchas empresas analizan las posibilidades para volver a una cierta “normalidad” laboral.

En esta etapa surgió una nueva palabra: el trabajo híbrido.

No existe un consenso sobre su definición, pero podría ser algo como “estar en la oficina tres días a la semana, y en casao donde quierasotros dos días. Creo que eso es lo que generalmente se entiende por trabajo híbrido. Pero depende mucho del negocio”, dice Claudia Goldin, profesora de Economía de la Universidad de Harvard.

Fernanda Hurtado, gerente general de Fundación Generación Empresarial de Chile y especialista en gestión de empresas, coincide con esto último.

“Al trabajo híbrido lo veo con una definición bastante localista. Las regulaciones van a tender a ser un poco más abiertas para que cada empresa u organización pueda dar sus marcos y quizás lineamientos respecto a lo que ellos entienden como trabajo híbrido”, le dice a BBC Mundo.

Pero ¿cuáles son las ventajas y desventajas del trabajo híbrido? ¿Y cómo afecta a las mujeres esta nueva modalidad laboral?

“Apretón de manos por Zoom”

Mujer frente a una pantalla de computadora ofreciendo su mano.

Getty Images

La implementación de cualquier tipo de sistema de trabajo trae ventajas y desventajas.

Pero sobre todo abre nuevas posibilidades que tal vez antes eran impensables.

“En el entorno anterior, lo que yo llamo BCE (Before Covid Era – en español “era antes del covid), siempre existía el caso de alguien que cerraba un trato en Pekín y tenía que viajar, o debía participar en un conjunto de reuniones con clientes en Sao Paulo y tenía que estar ahí”, ejemplifica la profesora Goldin.

Según la experta, si esas son las demandas de un empleo, entonces aquellos que son padres y que tienen responsabilidades de cuidados no pueden participar porque no pueden viajar cada semana.

Pero “si todas estas cosas se pueden hacer de forma remota, si el apretón de manos se puede hacer por Zoom, entonces esto abre nuevas posibilidades para quienes son padres“, afirma.

“Quien tiene las tareas de cuidado en casa es generalmente la mujer y, si no tiene niños pequeños, a menudo tiene padres a su cargo”, le dice a BBC Mundo la especialista en el rol de la mujer y brecha de género en la fuerza laboral.

Mujer con una niña dando una explicación mientras trabaja de manera remota.

Getty Images

“Entonces, el sector de cuidados, que es el no remunerado, tiene una restricción, y lo que llamamos trabajo híbrido, que es en realidad un trabajo remoto, amplía las posibilidades. Aunque no necesariamente todo sume”, dice Goldin.

Problemas estructurales

Antes de enumerar las potenciales dificultades de las mujeres con respecto al trabajo híbrido, es importante destacar algunos puntos relacionados a las estructuras laborales y familiares.

Muchos de los empleos que se perdieron en América Latina durante la pandemia están ligados al comercio, los servicios, alimentación y turismo.

“Todas estas áreas son altamente intensivas en contratación femenina. Entonces muchas mujeres, por una razón estructural del mercado laboral y de la pandemia, se quedaron sin trabajo”, analiza Fernanda Hurtado.

Y también hay que sumarle una razón de estructura familiar.

Durante la pandemia, muchos países suspendieron las clases presenciales en las escuelas. Eso hizo que el cuidado de los niños, que en la mayoría de los casos recae sobre las mujeres, se acrecentara y las obligara a salir del mercado laboral.

"En el trabajo híbrido, las mujeres se ven mucho más afectadas que los hombres porque en el fondo el trabajo doméstico y el cuidado aún no se han solucionado"", Source: Fernanda Hurtado, Source description: Gerente general de Fundación Generación Empresarial de Chile, Image:

Otro de los cambios que trajo la pandemia fue la aceleración de los procesos de transformación digital y de automatización, especialmente en el área del comercio.

“Entonces muchas mujeres ya no encuentran el empleo que tenían antes porque se automatizó”, describe Hurtado.

“No es tan fácil encontrar empleo. Y también es muy difícil encontrar el empleo que se tenía antes en las mismas condiciones”, añade la especialista.

El trabajo híbrido y las mujeres

Si bien este esquema de trabajo híbrido podría ser un aparente beneficio para muchas mujeres encargadas de las tareas del cuidado tanto de niños como de adultos mayores, especialistas advierten que este trabajo flexible puede terminar perjudicándolas.

“El trabajo híbrido implica movilidad. ¿Qué tan cerca estás de tu trabajo? ¿Cuánto tiempo te resta de lo que tú tenías que seguir haciendo en tu casa? En estas condiciones, las mujeres se ven mucho más afectadas que los hombres, porque en el fondo el trabajo doméstico y el cuidado aún no se han solucionado”, detalla Hurtado.

Reunión en Zoom con una participante en una pantalla y el resto de un equipo reunido en una mesa.

Getty Images

Estar en la casa y a cargo del cuidado de los niños, de asistirlos en la educación remota, atender a adultos mayores y hacer tareas domésticas porque aún no se restableció la normalidad en el trabajo de limpieza en casas particulares, además de cumplir con un empleo remoto, puede ser agotador.

“Esto amplifica la carga no sólo laboral sino que personal. Y la eficiencia y efectividad laboral se ven sumamente afectadas”, detalla Hurtado.

“Toda esta dificultad tiene que ver con una estructura y con un patrón cultural tremendamente potente”, añade.

“Un gueto”

Por las razones de cuidado antes mencionadas, las mujeres suelen elegir trabajar desde la casa si el empleador lo ofrece.

Según una reciente encuesta de la compañía de medios Skimm especializada en el sector femenino realizada entre 1.600 mujeres millennials que trabajan en Estados Unidos, el 65% dijo tener un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida personal con el empleo remoto, valorando el ahorro de tiempo en el viaje al trabajo y los momentos con la familia.

Sin embargo, dos tercios de ellas también creen que están perdiendo oportunidades al no estar en la oficina, donde pueden discutir sus metas y desarrollo profesional.

“Las mujeres desproporcionadamente desean hacer algunos de los trabajos de forma remota, y los hombres o mujeres sin hijos o aquellos que tienen unos 50 años no”, describe la profesora de Harvard.

“Esto podría ser una desventaja para la madre joven que no está en el lugar de trabajo al mismo tiempo . Me refiero a que podría darse el caso de que en este mundo híbrido pudiéramos crear un gueto con el ‘trabajo desde casa'”, opina.

"En este mundo laboral híbrido se puede terminar creando un gueto con quienes hacen el 'trabajo desde casa'"", Source: Claudia Goldin, Source description: Profesora de Economía de la Universidad de Harvard., Image:

“Y si se crea un gueto, entonces podría ser que al final de una reunión ella presione el botón de salir del Zoom y se desconecte, pero todos los demás sigan allí, presentes en el lugar. Y ella se quedó fuera” de posibles conversaciones extras tras la reunión.

Esto “podría perjudicarla”, advierte Goldin.

Por otro lado, la profesora destaca que el trabajo híbrido podría ser una buena oportunidad para aquellas mujeres que ocupan altos cargos empresariales, pero que no pueden viajar en caso de acuerdos comerciales con clientes en el extranjero ya que con las nuevas comunicaciones ellas pueden ser incluidas en esas reuniones.

“Pero creo que todavía no estamos en ese punto. Aún tenemos un sector de la salud que nos está diciendo qué hacer y luego tenemos a los jefes que lo interpretan y todavía están tratando de resolver” las medidas a tomar, entre ellas el trabajo híbrido.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=oU7peZoW3e8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.