Tecnología para la seguridad, un aliado para enfrentar robo a transportistas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Contenido patrocinado
Especial
Tecnología para la seguridad, un aliado para hacer frente al robo a transportistas
El robo a transportistas genera daños a los conductores pero también conlleva que generalmente la mercancía hurtada termina en el mercado negro. La tecnología puede ser un aliado de las empresas dedicadas al transporte de mercancías.
Especial
18 de noviembre, 2020
Comparte

Entre el 1 de enero del 2015 y el 31 de agosto de 2020, se abrieron en México 59,183 carpetas de investigación por el delito de robo a transportista, un promedio de 6.3 crímenes de este tipo al día.

De acuerdo con las estadísticas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el 81% de estos robos a transportistas fueron con violencia, además de que 8 de cada 10 casos ocurrieron en seis entidades del país: Estado de México (35.6%), Puebla (14.2%), Michoacán (11%), Nuevo León (9%), Tlaxcala (6.1%) y Jalisco (5.6%).

Según el estudio Seguridad de la cadena logística terrestre en Amércia Latina, elaborado por la Comisión Económica para Amércia Latina y el Caribe (Cepal) México, Brasil, Sudáfrica, Estados Unidos, Rusia, India y Reino Unido son los siete países más riesgosos a nivel mundial para el transporte terrestre de mercancías en función del número de siniestros denunciados ante la autoridad.

México, Brasil, Rusia y Sudáfrica son los países más inseguros del mundo en tema de robo de cargas por números absolutos.

El robo a transportistas genera, entre otra efectos, daños a los conductores del transporte ya que cada vez que enfrentan un robo están expuestos al maltrato físico y psicológico.

Foto: Especial

Además esta situación conlleva varios problemas adicionales, uno de ellos es que generalmente la mercancía robada termina en el mercado negro, y el reto que representa el reponer los más pronto posible esa mercancía.

“La comercialización de mercancía robada tiene diferentes impactos sobre el productor de dichos bienes, es una especie de efecto cascada que se detona a partir del robo del producto.

En primera instancia, no solo estás perdiendo el valor de la mercancía, en la mayoría de los casos, quien lo roba no tiene la intención de consumirlo, por el contrario, busca ponerlo disponible en el mercado negro, normalmente a un precio atractivo, lo suficiente como para que los consumidores prefieran adquirirlo en estos lugares, antes que en un lugar establecido con mercancía lícita. 

Otro riesgo relacionado con este punto es que también el producto original puede sufrir alteraciones en su calidad, generando nuevos riesgos asociados en contra de la marca e imagen de dicha compañía o incluso sobre la salud de los consumidores -Por ejemplo, cuando el contenido del producto es rebajado o retapado para maximizar una ganancia-.

Lo segundo, es que, al interrumpirse su cadena de suministro con este robo de mercancia, provoca el riesgo que sus anaqueles o estantes en donde se comercializa su producto puedan sufrir desabasto, lo que se puede traducir en posible pérdida de clientes si tu competencia tiene sus anaqueles llenos. El embarcador tiene que generar un segundo embarque y enviar un nuevo lote de mercancías con la pobre aspiración de venta al equivalente a solo uno.

Tercero, a pesar que normalmente puedes contar con un seguro contra robo, las incidencias de robo no controladas y con tendencias incrementales afectarán invariablemente el costo de la prima del seguro; es de esperarse que las aseguradoras que operan en México empiecen a adoptar medidas de gestión del riesgo como en otros países como Brasil, en donde se deberá demostrar una fuerte capacidad de Gestión en el Riesgo Logístico, de lo contrario los costos o techos de pólizas tendrán limitaciones o restricciones para los embarcadores. resume Daniel Cantú Tamez, gerente de Gestión de Riesgos de Solistica, una empresa de grupo FEMSA dedicada a ofrecer soluciones logísticas en Latinoamérica. 

Estos episodios de inseguridad generan que las empresas dedicadas al traslado de mercancías tengan que diseñar e invertir en medidas de seguridad que les permitan ofrecer a sus clientes, en la medida de lo posible, la garantía de que sus productos o bienes de consumo llegarán a su destino en tiempo y forma.

Sin embargo, la experiencia en otros países, como Brasil -donde la situación de delincuencia en las carreteras es más grave que en México- o Colombia, también ha ayudado a Solistica a desarrollar procesos que incrementen la seguridad en el traslado de las mercancías.

Antes de detallar en qué consisten estos procesos, basta decir que esta empresa mueve en Brasil mercancías con un riesgo de robo muy alto, como electrónicos, medicamentos y productos de belleza y a pesar de ello tiene el techo de póliza más alto del mercado y cero robos totales con los clientes a los que ofrece el servicio más alto. 

ADMINISTRAR EL RIESGO

El diseño de un sistema de Gestión de Riesgos (GRIS) ha sido fundamental en Solistica para hacer frente al tema de la inseguridad en las carreteras del país.

Y es que los sistemas para monitorear vía satelital a las unidades de transporte de mercancía, desarrolladas y adoptadas a finales del siglo pasado, requieren de nuevos elementos como respuesta a la sofisticación de la delincuencia, ahora se trata de establecer parámetros de lo que podría suceder durante el recorrido, mediante la implementación de estrictos planes de viaje para evitar exposiciones innecesarias durante los trayectos.

“Los embarcadores se enfrentan a diferentes riesgos en los trayectos de sus mercancías, entre ellos están el robo, faltantes, accidentes y retrasos en sus entregas. Nuestro proceso implica establecer en un Plan de Gestion de Riesgo personalizado por cliente, tipo de mercancía, rutas, horarios y puntos de interés para definir un plan de viaje donde se establece que es lo que tiene que suceder y en caso de desviaciones generar alertas al centro de monitoreo o incluso donde el equipo de rastreo instalado en el vehículo pueda tomar decisiones, como generar paro de motor automático, sin la intervención del centro de monitoreo.” explica Cantú Tamez. 

Es por ello que se desarrolló este sistema basado en tres pilares: personas, tecnología y plan de viaje. 

Foto: Especial

El primer pilar consiste en promover una fuerte capacitación para el operador, pero también con el establecimiento de políticas, indicadores por desviaciones y sistemas de gestión de consecuencias, a fin de garantizar que las decisiones que tome sean adecuadas y que sepan que la tecnología con que está equipada su unidad, trabaja para ellos.

“Buscamos que las personas estén facultadas y habilitadas para la toma de decisiones. Es el primer frente de batalla, por así llamarlo, para prevenir las incidencias en la vía pública”, añade el directivo de Solistica.

El segundo componente de este sistema es el de la tecnología y, entre otros factores, incluye la instalación de sensores y “actuadores” en el vehículo que activan protocolos sin necesidad de la intervención del operador o incluso del monitorista que vigila la unidad desde un centro de monitoreo. 

“Buscamos que la tecnología trabaje para las personas, al tener implementado un proceso de monitoreo por excepción (Solo atender las desviaciones) logramos que se automaticen la mayoría de los procesos o protocolos, esto nos entrega una eficiencia importante, el ratio de vehículos monitoreados por persona se ha incrementado hasta 500 vehículos en ruta sin sacrificar los niveles de servicio comprometido”  explica la empresa. 

¿Qué hacen estos “actuadores” cuando se detecta un posible robo o contingencia?

Foto: Especial

En primer lugar retarda el acceso a la carga el suficiente tiempo para que el delincuente desista de su intento por sustraerla, también se puede evitar que un tercero tome el control del vehículo y desviarlo de las rutas principlales, o bien que acceda a las cajas secas o refrigeradas donde se traslada la mercancía. Para ello se cuenta con Chapas internas y quintas ruedas electroneumaticas que su apertura se controla en el plan de viaje o centro de monitoreo.

“Otro ejemplo de alertas y protocolos es cuando se abre una puerta de cabina en un lugar que no es el destino, esto, dependiendo de la configuración acordada con el cliente, puede provocar paro de motor, activación de sirenas y mensajes en altavoz disuasivos para los delincuentes.”, comenta Cantú Tamez.

Además de estas medidas, para cada traslado se define previamente y a detalle el viaje con base en el plan de gestión de riesgos por cliente.

“Nuestra plataforma, que es un desarrollo interno, está diseñada para maximizar el enfoque del monitorista, solo le entrega alertas que incluso ya pudieron haber generado acciones automáticas sobre el vehículo o envío de información a personas clave de origen interno o externo, así el monitorista tiene un alcance mayor en su tramo de control y el beneficio es que tiene mayor disponibilidad en tiempo para la toma de decisiones complejas.”, explica.

Y es que Solistica no es una empresa pequeña. Lucía Mota, gerente de Gestión de Flota, señaló que cuentan con una flota de equipo pesado (propia y no propia) de 5,000 activos tan solo en México, no obstante, en el Centro de Productividad tienen 15 monitoristas para atender unos 150,000 viajes mensuales.

LOS ACCIDENTES, TAMBIÉN A RAYA

Las unidades con las que cuenta Solistica van desde camiones de dos ejes de 14 metros de longitud y capacidad para 19 toneladas, hasta tractocamiones de dos ejes con semirremolque con una longitud de 31 metros y capacidad para 75 toneladas de carga. Y más allá de la situación de inseguridad pública, otra prioridad es evitar accidentes en carreteras. 

“Sin duda que los accidentes también son prevenibles y tienen una metodología similar a la que tenemos en seguridad, también las rutas se pueden categorizar y se puede, con base en la estadística, establecer en qué lugares es necesarios que el operador tenga precauciones adicionales antes de llegar a esas zonas en particular”, enfatiza Lucía Mota. 

Desde el centro de monitoreo se vigilan diversos parámetros en los operadores como tránsitos críticos que es cuando se emiten alertas por acercamiento a vehículos, salida de carril, vuelta brusca, colisión inminente o colisión de peatón, entre otros factores.

Además, explica Mota, se generan alertas cuando se detectan excesos de velocidad (no más de 80 kms/hora en el día y de 71 km/hora en las noches) y en materia de descanso se prohíbe exceder 14 horas de trabajo en un periodo de 24 horas y los operadores deben tomar descansos de 30 minutos por cada 5 horas de manejo.

Por todo esto el 4 de noviembre de 2019, Solistica recibió el Premio Nacional de Seguridad Vial otorgado por la Asociación Nacional de Transporte Privado. Desde el 2005, más de 710 operadores de Solistica han sido reconocidos por este organismo gracias a su excelencia en seguridad vial.

Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.